29 de junio de 2013

La economía solidaria

Nuria del Río muestra un billete de cinco 'boniatos' durante la Feria. | C. F.Nuria del Río muestra un billete de cinco 'boniatos' durante la Feria.|C. F.
  • La Feria de Economía Solidaria de Madrid reúne a más de 10.000 personas
  • Hubo 130 expositores en Matadero, la mayor parte cooperativas
  • En España funcionan más de 70 monedas sociales y 300 bancos de tiempo
"¿Y esto no es economía sumergida?", le preguntaron a Julio Gisbert, a su paso por la Feria de la Economía Solidaria de Madrid. "Ante una economía fallida como la que tenemos, es lógico que la gente busque alternativas", respondió el experto en monedas sociales. "En Argentina, después del 'corralito', más de seis millones de personas participaron en grupos de intercambio y de trueque. En España, ahora mismo, funcionan más de 70 monedas sociales y 300 bancos de tiempo… En situaciones como la que vivimos, es más fácil pedir perdón que pedir permiso".

Con un pie en la economía oficial (trabaja en la Obra Social de La Caixa) y con otro en la economía 'paralela' (es autor de 'Vivir sin empleo'), Julio Gisbert habla ya de la coexistencia inevitable de los dos sistemas. Por un lado, el sistema que nos ha llevado a este punto: monetario, especulativo y competitivo. Por otro, el que reclama los 'viejos' valores de la cooperación, la solidaridad y la ayuda mutua.

La Feria de la Economía Solidaria que congregó a más de 10.000 personas en el Matadero el pasado fin de semana fue si acaso el mejor muestrario de esa 'otra' economía. Hubo 130 expositores, la mayor parte cooperativas, cubriendo un amplísimo abanico: de la alimentación a las energías renovables, de la banca ética a los seguros solidarios, de la información a la informática, de la asesoría legal al alquiler de bicicletas…

Julio Gisbert, autor de 'Vivir sin empleo', en Matadero Madrid. | C. F.Julio Gisbert, autor de 'Vivir sin empleo', en Matadero Madrid. | C. F.

Lejos de los agobios y de las sensación de bazar continuo de otras ferias, el cónclave de la economía solidaria fue fiel al lema de 'Otra formar de hacer economía' (empezando por la entrada gratuita). 'Cooperar para transformar' fue otra de las consignas más repetidas, con el aliciente que da el uso de la moneda social. Se realizaron en total más de 40.000 intercambios en 'boniatos', canjeados por euros en uno de tantos puestos alineados en el emblemático Matadero.

 

Un movimiento en expansión

Este fin de semana, la feria de la economía solidaria llega a Zaragoza, mientras en Valencia abre sus puertas la Fira Alternativa (26 años al pie del cañón). El 14 y 15 de junio, la cita en es Pamplona, y en septiembre en Bilbao, y a finales de octubre de nuevo en Barcelona, donde todos los intercambios se realizarán en 'ecosoles'. Las ferias y los mercados sociales se multiplican por nuestra geografía y se retroalimentan a través de la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria (REAS).

"El movimiento de la economía solidaria lleva trabajando en España desde hace casi 30 años", advierte Nuria del Río, organizadora de la Feria de Economía Solidaria de Madrid con la REAS, mientras muestra con orgullo el billete de cinco boniatos que circuló estos días en el Matadero. "Los movimientos sociales llevan un tiempo resucitando y reinventándose. Yo diría que esto es fruto del trabajo de hormiguitas de mucha gente de los sectores sociales y económicos, más comprometidos y más solidarios, que han salido al encuentro del hartazgo de la gente. Como se dice popularmente, se ha juntado el hambre con las ganas de comer".

La comida da sabor a la economía 'paralela', y ahí tenemos proyectos como la Ecomarca de Cyclos, poniendo en contacto a productores locales y grupos de consumo. O El Canto del Huerto, que reparte a domicilio verduras ecológicas. O La Repera, frutería y catering de zumos y cócteles ecológicos.
La Feria de la Economía Solidaria sacó a la calle lo mejor del Mercado Social madrileño, donde pronto será posible hacer de casi todo, pagando en 'boniatos' en vez de euros. Así lo contaba Diagonal, el medio más comprometido con la causa: te despiertas con Som Energia (cooperativa solar), desayunas con productos de tu grupo de consumo traídos a casa por La Veloz (cooperativa de mensajería), presentas tu propio proyecto de cooperativa a Coop57 (que se encarga de buscar financiación), abres una cuenta en Fiare (banca ética), te apuntas a clases de chino en Cronopios (cooperativa de idiomas)…

 

Trabajo en red

'Su crisis, nuestras alternativas'… Es uno de los lemas que más se escuchan en las ferias solidarias. Nuria del Río nos remite a la Carta de Principios para recalcar los principios básicos de la 'otra' economía, que pone en el centro a las personas, al medio ambiente y al desarrollo sostenible, que funciona por democracia directa y aspira a la transformación social

"Que esta economía que promovemos se convierta en la 'alternativa' depende de varios factores. Lo principal no es cambiar una hegemonía por otra, sino una tendencia por otra... La 'tendencia' consiste en preguntarse a quién afectan mis elecciones económicas, con quién sentarme y con quién no, para que las cosas vayan mejor para 'el común' de la sociedad".

Expositor de fruta y cócteles ecológicos en la Feria. | C. F.Expositor de fruta y cócteles ecológicos en la Feria. | C. F.
"A veces, lo más económico es lo que no se hace", precisa Nuria del Río. "Y no estoy hablando de decrecimiento, sino de mirada global, de ver el circuito económico completo y ver las consecuencias de nuestras decisiones… La otra tendencia es la formación de redes y alianzas, la necesidad de fortalecerse y actuar juntos, para sobrevivir a la crisis o los recortes. Pero ahí nos falta también mucho por avanzar para tener esa perspectiva global".

"Sembrar continuamente, no podemos parar de sembrar", insiste Nuria del Río. "Es el signo de los tiempos: compartes lo que tienes y alguien continúa tu tarea un poco más tarde, o la lleva un poco más lejos. También es fundamental encontrar tiempo para el encuentro… Esta Feria, al fin y al cabo, ha supuesto una 'oportunidad de cooperación masiva' por etapas y por círculos concéntricos. Es una nueva forma de construir tejido social".

Cerramos el círculo con Julio Gisbert en su taller de monedas sociales, invitándonos a mirar más allá de nuestro propio horizonte y tocar con nuestras propias manos la libra de Bristol, el sol violeta de Toulouse y el sampaio de Brasil, como anticipo a la Segunda Conferencia Internacional de Monedas Complementarias que se celebrará el 19 de junio en La Haya (como contrapunto a la reunión del G-8 en Belfast por las mismas fechas).

"Hasta ahora ha existido un desinterés claro entre la dos economías", asegura Gisbert. "Pero la banca ha empezado a responder. Y lo mismo están haciendo las empresas. La economía informal sigue siendo minoritaria, pero está creciendo muy rápidamente en estos momentos de crisis. Creo que las instituciones no tardarán en reconocer esa 'coexistencia'. Acabaremos teniendo quizás dos apartados en la cartera: uno para el dinero global y otro para la moneda social. Aunque lo más posible es que acabemos pagando en una u otra moneda con cuentas manejables con el teléfono móvil. La tecnología se ha convertido en una gran aliada de la innovación social y económica".

Carlos Fresneda (corresponsal) | Londres

1 comentario:

espect555 dijo...

Acabo de descubrir los articulos del Sr. Carlos Fresneda y quisiera expresarle mi agradecimiento por permitirme descubrir una realidad tan interesante como útil de la cual no tenía información. Mil gracias.