29 de diciembre de 2010

Marcos García: "La bicicleta tiene nombre de mujer"

Es comunicador social de la bicicleta y ha realizado campañas para que el ciudadano se enamore también de las dos ruedas

A Princesa me la quitaron y lo pasé realmente mal. Estuve un tiempo con Carla y también con Manuela y no olvido la figura de Rambla, pero aquello pasó. Ahora tengo a Marina, que es contorsionista, y también a Perla, con la que viajo siempre que puedo, a la velocidad de las mariposas.” A ambas las cuida y mantiene y manifiesta estar muy satisfecho con las relaciones.

Marcos confiesa que, desde el momento que pones nombre a tus bicicletas, no hay duda de que mantienes con ellas una especial relación emocional. Que sus máquinas verdes lleven nombre femenino tiene que ver con la pasión y el respeto de nuestro bicicolega hacia las compañeras de especie. A Gema, su actual pareja, la conoció en una excursión organizada por los Amics de la Bici, como no podía ser de otra forma. En fin,una pareja emocionalmente vinculada y unida sobre las ruedas del vivir.Estudió primero arquitectura, lo dejó y acabó diseño gráfico porque siempre le atrajo caminar o pedalear por la calle y mirar rótulos y comunicación gráfica. De los 36 años vividos, hace diez que salió de A Coruña hacia Barcelona y en el tren le acompañaba su bici.

Ya en la ciudad de Barcelona, hizo un máster en comunicación, pasando del diseño hacia una visión más global. Se considera pues un comunicador social y, gracias a su pasión por la bici como herramienta de mejora de la sociedad, le gusta ser y es un comunicador social de la bicicleta, esa que es buena para él y para el resto de la gente del planeta.

Vive en esa ciudad con más del 83% de sus calles ciclables y trabaja en el Ayuntamiento de Terrasa, en el departamento de imagen y comunicación. Coge la bici y el tren para unir ambas ciudades. La bici plegable apareció en su vida hace unos años, las considera una revolución para la vida urbana por su comodidad en el transporte público y con ascensores sin problemas, por poderla meter en todas partes y ocupar menos que un carrito de niños. Incluso las ve ideales para rutas interciudades, garantizando el transporte. La suya es la Marina de antes. 

Su periplo bicicletero comenzó en la universidad, donde con 18 años, y ante un reto leído en la Gacetilla del lugar, acudió a la llamada de “Si te gusta la bicicleta pero no eres Indurain”, e ingresó sin pensarlo en las filas de A Coruña en Bici, la asociación local de promoción de la máquina perfecta, donde comenzó el idilio de por vida. Pronto llegó al cicloturismo, ese arte de viajar sin hacer ruido ni ensuciar el aire, con todos los sentidos en activo para descubrir y gozar paisajes y placeres varios, a lomos del velocípedo con alforjas. Perla, la del comienzo, es la destinada en la actualidad a esos menesteres, antes tuvo otras.


Formó parte de la organización de un bicicongreso estatal en tierras gallegas, y ahora participa en eventos similares con amenas ponencias. Ya en Barcelona, al poco de bajarse del tren y tomar posiciones, se alistó en la homóloga biciasociación Amics de la Bici, ya conocida desde sus labores en la Coordinadora estatal endefensa de la bici, Conbici, en la que ahora participa desde el secretariado aportando la experiencia y opinión de los avances conseguidos en la ciudad donde pedalea como modelo para que otras avancen más rápido. Participa también en varios grupos de trabajo, como el de transporte y, como no, el de publicidad para la movilidad sostenible. En Amics de la Bici comenzó maquetando el mítico Full de la Bici, el cuadernillo informativo para socios, en offset, simple pero intenso, que hizo su papel en tiempos de un precoz internet y hasta no hace mucho.

Aquí siguió con la inquietud social y el interés por mejorar la gran ciudad desde la bicicleta como medio de transporte y para el ocio. Y por ello comenta que la asociación, que hace unos años hizo 25 de actividad, ha sido uno de los pilares de la situación de la bicicleta en Barcelona, desde la continua reivindicación y actividades de socialización. Vio crecer los carriles bicis y la explosión del Bicing, el sistema de bicicletas de alquiler que hizo mucho más visible una ciudad donde entraba ya en la normalidad cotidiana la máquina anhelada.
Continúa en la lucha, porque el coche manda, y a la pregunta de cómo ve la ciudad en 10 años, responde que le gusta imaginar que será como las ciudades ciclistas por excelencia, Copenhague, Friburgo, Amsterdam... Aunque aquí lo supone difícil por la fuerte cultura del motor (demasiadas carreras en la TV) y visiona como clave el cambio de mentalidad de la ciudadanía mientras avanzan los cambios sobre el terreno, donde las zonas 30, más y mejores carriles bicis, más zonas pacificadas al tránsito fósil y más transporte público harán más segura y práctica la movilidad inteligente para una gran parte de la población.
La Avenida Diagonal estará cambiada, aunque le duele la reciente consulta popular, “la gente votó dejarla como está, al servicio del coche”. Él espera verla diferente, reformada, llena de bicis y con el elegante tranvía, parriba y pabajo. Se nota que ama la ciudad por la que pedalea. 


Como diseñador gráfico metido en el campo de su pasión rodante, sigue con el diseño de diversas campañas, como el concurso de fotografía en memoria del colega Vicenç Bagán, la sonada operación
Ring Ring... o la de las fiestas de la ciudad, cuando diseñó el peculiar y mítico plano de la urbe como una bici: Biciciutat surgió de una idea propia, con nombres de calles como la rambla de la Tija, el paseo de la Roda, la vía Barretana... Siguió con lo gráfico del Fes-te veure (Hazte ver), una campaña para fomentar la biciluminación nocturna. Lo más reciente ha sido un maillot especial, surgido de la idea desde Amics de la Bici y de las excursiones cicloturistas, donde la gente lleva maillots muy llamativos con publicidad gratuita para las marcas. Pensaron que era mejor que, en vez de publicidad,se lucieran mensajesque fuesen reivindicativos, como “una bici + un coche -”, el “no cotamino, no gasolino”, el “bici + tren”, o la señal que también diseñó de la campaña de separación entre coche y bici, de 1,5 metros, que se aplicó también a una faja reflectante por parte de la administración del tránsito. Todo lo tiene en diseño abierto, para que cualquier entidad pueda utilizarlo. 


Comenta sus ponencias en los congresos bicicleteros, como una presentación donde busca la conexión con las artes de todos los tiempos: pintura, escultura, arquitectura, poesía, cine... (ver Integral Práctica) y su última comunicación en el 8º Congreso de la Bici en la Ciudad, “Bicicleta tiene nombre de mujer”, donde bicicleta e igualdad de género se dan la mano y donde visiona que, cuantas más mujeres utilicen la bici, más rápido se conseguirá el sueño de la bicimovilidad global.

Esta es la historia a y por los pedales de un ciudadano que ha tenido y tiene a la bici como compañía en su periplo vital. “La bicicleta es como la innovación: si te paras, te caes. La bici es un símbolo, siempre tienes que ir pedaleando para ir hacia adelante, aunque en las bajadas te dejas ir y en la subidas te toca echar mano de las reservas.” Pero al final es pedalear para un mundo mejor, por eso la bici es un vehículo solidario y ecológico, es el vehículo de la vida de Marcos, ¿y va a ser el tuyo?

Manolo Vílchez


Integral práctica
Para contactar por correo con Marcos: yomarcos.g arroba gmail.com

Páginas de organizaciones y habituales de Marcos:
Ponencias:
Blogs:
EBProject, por EspaiBici
El de la bici, por Juan Merallo
Campañas:

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Para mí, discúlpenme, la bicicleta es un medio para el que no nací. No tengo equilibrio. Pero valoro en gran medida sus ventajas ambientales.
Mi opción es ir a pie en distancias relativamente cortas o el transporte público para más largas. Aún así, reconozco que el coche me soluciona mucho la vida. He adoptado una nueva actitud para colaborar: ahora comparto el trayecto para economizar emisiones contaminantes y, de paso, ayudar al bolsillo. Me resulta muy sencillo desde que se instauró este servicio en webs gratuitas, como la que uso: www.comuto.es
De momento, es mi pequeña aportación. Gracias!

Anónimo dijo...

Hola, yo creo que la mejor manera de moverse por las ciudades (en mi caso Barcelona) es en bicicleta y en concreto en las bicis de alquiler, como es el caso del Bicing; podría explicar mil razones, pero la principal es la comodidad y no tener que esperar a que pase el metro o el autobús, he leído en foros que la gente se queja porqué no hay bicis cuando llegan, a mi me pasa lo mismo, pero esperando un momento siempre llega alguna.

tona dijo...

Cada vez somos más las personas que circulamos en bici!! Pero todavía falta muuucho para poder circular por las ciudades sin peligro. ¿Y en el tren? En los FGC sólo hay una plataforma delante y otra detrás... poquísimo espacio para compartir con cochecitos...

En fin Marcos, felicidades!! Iniciativas como la tuya nos ayudan a todos!!!

bici electrica dijo...

Para mi uno de los principales inconvenientes de usar la bicicleta es el tema del aparcamiento. Tengo una bici eléctrica desde hace dos años, y depende el desplazamiento que tengo que hacer, tengo que pensar de antemano donde voy a aparcar la bicicleta, porque hoy en día la de dejas 10 minutos aparcada en la calle, y cuando vuelves a saber que te encuentras.