10 de marzo de 2013

'Solucionadores' a domicilio

[foto de la noticia]
  • No hay arreglo doméstico que se le resista a Xabier Elazen
  • Es uno de los colaboradores de la plataforma Etece
  • En siete meses han completado más de 3.000 tareas
Cambiar dos tomas de luz (30 euros). Colocar grifo (25 euros). Instalar un "home cinema" (50 euros). Encolar seis sillas de madera (50 euros). Montar y desmontar mueble-cama abatible (60 euros).
No hay arreglo doméstico que se le resista a Xabier Elazen, 42 años, que nació con ese don proverbial para que todo vuelva a funcionar. Aunque su habilidad se estaba oxidando desde que arrancó la crisis. Curtido como instalador electricista en incontables obras, toda la energía se le iba en lidiar con los impagos y las cancelaciones. Y en esto oyó hablar de Etece, la plataforma "on line" de encargos y tareas rápidas...
"Soy un tipo muy activo y me estaba empezando a deprimir. Ahora no es que se me haya abierto el cielo, pero al menos he recuperado la ilusión de hacer cosas y tengo al menos una ayuda todos los meses. Mi sueño sigue siendo crear mi propia sociedad. Entre tanto estoy encantado con hacer de 'solucionador'".
"En nuestro servicio, el poder pasa del proveedor al cliente, que es el que fija el precio".
Los 350 "solucionadores" de Etece han completado en siete meses más de 3.000 tareas. Empezaron en Madrid, ahora han saltado a Barcelona y pronto lo harán en Valencia y otras ciudades españolas. La compañía ofrece "tiempo para los que tienen tiempo", aunque en el caso de Xabier Elazen (65 tareas y cinco estrellas que le acreditan como profesional impecable) la cosa va mucho más allá de los recados y gestiones...

"De joven estudié publicidad, pero siempre fui un "manitas". A fuerza de trabajar en las obras he aprendido a hacer prácticamente de todo: lo mismo hago una instalación eléctrica que un arreglo de fontanería o una pequeña reforma en el hogar. Los clientes mandan y creo que hasta la fecha están contentos. Soy detallista y me gusta que los trabajos queden bien hechos".

Ramón Blanco.Ramón Blanco.

Economía colaborativa
Le pasamos ahora la palabra a dos clientes, Guillermo Muñoz y Enrique Jaramillo, emprendedor y abogado, que supieron de Etece por el boca a boca. "Abres el ordenador, describes la tarea y tú mismo fijas el precio y la hora: todo son ventajas", asegura Guillermo. "No se me ocurre un método más directo, eficiente y fiable. Puedes comprobar todo el historial del "solucionador", y tú mismo le votas cuando acaba el trabajo. A mí me han venido a hacer desde una conexión telefónica en la oficina, a instalar un cristal separador o montar un mueble de Ikea".
"El español es desconfiado por naturaleza, pero cada vez estamos más habituados a hacerlo todo por internet y esto se verá como algo de lo más normal en muy poco tiempo", admite Enrique. "Yo he recurrido ya a cinco "solucionadores". Me parece gente muy profesional, nada que ver con la cultura de la chapuza tan extendida entre nosotros".

Etece es en realidad una adaptación a la española de TaskRabbit, que abrió el fuego de la economía colaborativa doméstica en Estados Unidos. La "pionera" Leah Busque, tuvo la idea una tarde en que le faltaba tiempo para ir a comprar comida para el perro allá en Boston. "¿Y si conectamos a la gente que necesita un poco de tiempo extra con la que necesita un poco dinero extra?", fue la pregunta ingenua que dio pie a un negocio que ya da empleo parcial a 5.000 "solucionadores" y ha recibido una inyección de 37 millones de dólares.

"El modelo TaskRabbit tiene el potencial de revolucionar el mundo laboral", asegura Leah Busque. "Estamos en plena transición de las redes sociales a las redes de servicios. La web permite que la gente comparta sus recursos, y eso es lo que estamos haciendo: crear una herramienta que permita compartir el tiempo... Para unos se trata de una ayuda ocasional para llegar a fin de mes, para otros empieza a ser ya un trabajo a tiempo completo".

[foto de la noticia]

En España, sin embargo, el modelo se topa con trabas legales que hasta ahora han limitado su despegue. "En Estados Unidos no necesitas declarar nada por debajo de los 600 dólares de facturación", certifica Ramón Blanco, cofundador de Etece. "Aquí todos los trabajos, por pequeños que sean en duración o en importe están muy fuertemente regulados".
¿Solución? Pedir a los "solucionadores" que sean capaces de facturar. O sea, que estén dados de alta como autónomos (aunque hay otros estados legales permitidos). "El sistema obliga a los parados a no hacer nada mientras cobran el subsidio", se lamenta Blanco. "En mi opinión, esto es un absurdo".

Precios a la medida del cliente

Pero el emprendedor español, fundador de Selftrade y 15 veces internacional de rugby, está habituado a foguearse ante las dificultades del "made in Spain". Para lanzar Etece hizo piña con Daniel Brandy (Top Rural) y Javier Fernández (BuyVip). Entre los inversores cuenta con gente aguerrida en las "startups" Jesús Encinar y César Oteiza (Idealista), François Berbaix, Carlos Muñoz (Vueling) y Aquilino Peña (Sindelantal). En su adpaptación española, el concepto de "solucionador" va más allá de las simples tareas: la ha convertido los "arreglos del hogar" en el servicio más solicitado.

"La gente se ahorra hasta un 35% con respecto a los precios de mercado", asegura Ramón Blanco. "En nuestro servicio, el poder pasa del proveedor al cliente, que es el que fija el precio. Como los "solucionadores" tienen tiempo libre, están dispuestos a cambiarlo por dinero, aunque sea a precios más bajos". La mecánica es deudora del modelo eBay. Un cliente pide una tarea y fija un precio (a veces tiene subirlo si es demasiado bajo y no le salen "solucionadores"). La tarea queda "abierta" en la red hasta que los dos interesados se ponen de acuerdo. Una vez finalizado el trabajo, el pago se hace con tarjeta de crédito o débito a través de la web de Etecé (el precio incluye los impuestos y la comisión por intermediación).

Todo lo nuevo, ya se sabe, levanta por estas tierras dobles suspicacias. A la pregunta de rigor -¿y esto no fomenta la economía sumergida?- Blanco se defiende con contundencia: "No hay pagos en efectivo. Todo lleva factura y las trasacciones se realizan a través de banco. De hecho, luchamos contra la economía sumergida. Hacienda debería darnos una medalla".

"Nos enfrentamos sin embargo a la desconfianza inicial de la gente", admite. "Por eso tratamos de hacernos visibles y hacer muy presentes las opiniones de la gente que ha usado el servicio. También garantizamos que si no se está contento, no se paga. Aunque nuestros "solucionadores" han pasado antes por un "casting" y un riguroso proceso de selección".

Picar la pared de una escalera (100 euros). Montar una cocina de Ikea (125 euros). Pasar una noche y parte del día en una cola (200 euros). Diseñar un logotipo (75 euros). Lavar y cortar el pelo a un perro de raza Shih Tzu (27 euros). Recoger un coche y pasar la ITV (25 euros). Planchar ropa de adulto y de niño (20 euros)...

Tina D., camarera de profesión y con diez años de experiencia como en tareas domésticas, está "contentísima" con su nueva vida como "solucionadora". Con 23 encargos en sus alforjas, todas las semanas bucea en el portal de Etece a la espera de nuevas "misiones" con las que conseguir esa ayudita tan necesaria: "Limpio, plancho, hago catering, cocino, voy de compras, cuido de niños, llevo a la gente coche, hago arreglos de ropa y dobladillos. Tengo buenas referencias que demuestran mi valía...".

Carlos Fresneda | Londres

No hay comentarios: