15 de mayo de 2010

INVASION DE SOLARDOMESTICOS EN MADRID

.
Mientras el chorro de sol antiguo es mucho más de lo que el explotador dice y la catástrofe sube de nivel allá los mares, nos corrobora Carlos, he atendido el encargo de mi curro para ir a Madrid a por dos labores que son como tecnologías para chorros de sol actual con los que cocinar recetas metafóricas para el urgente futuro desde decisiones valientes (ingredientes) que ya deberíamos haber cocinado (...que se nos está pasando la comida).

Desde alSol, sorteando los cambios pero con eso que deja y estimula el intuir que estamos en camino acertado rumbo a una economía no basada en lo sucio (que es valioso y quizás vital si no lo quemáramos y dejáramos escapar) hacemos lo que podemos para el mundo que pueda ser y que tan necesario comienza a serlo tenga lo ojos puestos en lo cultural que mueve el uso más sabrosón de lo tecno solardoméstico.

Todavía con el recuerdo y esperando datos certificados de lo que vale cocinar un cocido en Haití en dolares por carbón vegetal (hasta ahora tenemos un dólar), imaginando que es el lugar en el mundo donde antes se amortizaría una de las cocinas que allá pudimos llevar desde el SFH. Con ese recuerdo vivo montar hoy e instalar el prototipo de la nueva cocina alSol K12 serie Gehrlicher ha sido placer, en la oficina central de la empresa que nos ayuda a avanzar en lo tecnológico, añadiéndole las ruedas y mirándola de perfil (que guapa ha quedao) montada en tiempo record gracias, al final, a las habilidades atornillando de Rebecca.

Este jueves en Genera, la feria de las renovables en Madrid, Gehrlicher ofrece un café sin chorro de emisiones a toda persona que guste de ello. Y la flamante maquina de chorros de sol estará tambié, lista para unos días en un lugar llamado Villa Solar que cuento más abajo.

Pillando taxi y atendido el correillo gracias a eso del 3g me llega el vídeo de Cinestrat, del que tengo 2º post pendiente, que me traslada a uno de esos millones de actos humanos que se precisan con urgencia pa cambiar las cosas. Allá, una cocina alSol fue humilde premio para gran labor de los que transforman su trabajo en imágenes de valor.


Con un amigo del alma solar, cocinero de postín, hablamos unidos por el hilo virtual del móvil de nuevo de Haití, de una olla express en proyecto para la máquina solar que nos ha unido, de como encontrar el meme cultural para que ese artefacto que nos tiene locos de pasión, se convierta en virus de los buenos, ...pa toa la gente del mundo.

Al poco me he visto metiendo cocinas en un camión rumbo a Planeta Madrid donde los promotores de actividades del Solar Decathlon Europe con su stand de llamada a la visita a la Villa Solar, ese lugar que en junio elevará el listón del chorro solar a los más alto posible aquí visto, en lo que son viviendas eficaces, inteligentes y necesarias, han tenido a bien contar con las cocinas solares que estarán activas (hoy no, por que el sol no acompañó) junto a otras actividades culturales, soltando desde las ollas al aire los aromas de los buenos alimentos cocinados con las mejores energías.

Al fondo sonaban los músicos, ya caída hacia rato la noche, recogida y a seguir imaginando un mundo lleno de chorros de buena justicia (Garzón, lo siento mucho), de chorros de la mejor apertura a los cambios (llevamos decenios sabiendo que esta pasando por lo que hacemos en esta tierra y no hacemos casi nada), de chorros de paz y riqueza energética (somos ricos en ello, que le pregunten a la biosfera, pero pobres en estrategias, ya hemos ido conociendo diferentes colapsos y seguimos viéndolas pasar), de chorros de sol actual (lástima que no hemos podido seducir a los asistentes con los sabores limpios de la fuente vital energética, que no por ello dirigirlos a esos días de verano, donde el sol que está disponible para limpiar mucho de lo sucio habido y por haber, esta listo y en espera), de chorros de cordura y de buen gobierno (para salir de esta dándole la vuelta a todo, porque nos va la vida buena nuestra y la vida de los otros que nos están todavía, y de los que están pero que con su injusta pobreza nos dejan a cada vez más ciudadanos chorrear imaginación, acción y compromisos para el cambio).

Cenar en El Vergel, allá la media noche, es lo mejor que a unos currantes les puede pasar cuando buscan ecocalidad y se encuentran con un menú que te deja transtornao de placeres. Laura, panadera solar y colega de aventuras disfruta una pizza como celestial mientras yo con la ensalada gourmet de queso de cabra con cebolla caramelizada me elevo como para el cielo pero no me quita el pensar, y esto es así, en los que con negro carbón, ya no a chorros, no podrán prosperar nunca, y no por que no quieran.

Me espera el tren de retorno, que no es de los de a todo chorro, sino de esos que van despacio, despacio (gracias Maria Novo, texto desde Obelisco), de esos que te llevan sin falta al destino. Antes me voy volao a por dos chorros de sabiduría y activismo, el ultimo texto de Jorge Riechmann que leido la presentación se presenta revelador, y la obra de Oscar Patsi, que entre la cantera y el jardín con una revolución de mariposas (gracias terra.org por el chorro de soplos) me lo junto todo y más dichoso no cojo en la litera, donde quizás igual sueño que casi todos los chorros, no los sucios, son urgentes y son virtuosos y ya están aquí o a punto de estarlo.

Manolo Vílchez, desde Matadero Madrid, precioso y preciso lugar para el pueblo
.

No hay comentarios: