16 de noviembre de 2010

MAS CULTURA ACTIVISTA PARA EL CAMBIO

Tres publicaciones y un vídeo más dos enlaces, de interés general, recomendados por técnicos sanitarios, que no autoridades, en soluciones para la supervivencia de una especie estúpida en un planeta finito, con las únicas contraindicaciones de generar molestias a las minorías de la humanidad que se enriquecen mientras este mundo siga siendo un basurero material y humano, sin orden ni gestión.

Juantxo Uralde presentó ayer en BCN su libro El Planeta de los Estúpidos, ...casi un programa político, como definieron los colegas de la mesa, útil en su nueva etapa impulsando la Fundación Equo, antes de que sea una opción verde y ya necesaria como el agua, el aire y la tierra fértil, con papeleta de voto allá para el 2012. Narra en su libro el periplo de ciudadano activista desde peque hasta que desplego la pancarta allá en la cena de los lideres del mundo “clasico”, en Dinamarca, cuando el clima quedó tocao por la estupidez de todos, si de casi todos, ante el sistema de sociedad que tenemos montao, al servicio de los dueños de los recursos de la tierra, y que conste, sistema del que de momento las mayorías acomodadas somos fieles consumidores y muchos, accionistas y para con las mayorías en desarrollo, donde darle continuidad es imposible. Un viaje por lo vital de un equoactivista que sintetiza las amenazas ya en curso y alumbra soluciones desde la escala colectiva, que formada por individuos, tiene que armar un buena, desde ayer mismo, para el mejor mañana.

Juantxo sabe que, como trabajador de lo importante, maneja información de primer nivel sobre identidades y rectificaciones a los daños ambientales, que son daños a la humanidad sin derechos y la vida biodiversa, daños que nosotros como especie generamos en la casa común y a todo lo vivo que ella pulula, y que como en el libro subtitula, es ahora con salida, un estercolero por el tufo a mierda tóxica directa o figurada, de la mayoría de las estructuras que marcan el rumbo a nuestro muy posible colapso civilizatorio. La ecología social y política, económica, tecnológica, justa y solidaria es la salida no estúpida, si inteligente en el camino que tenemos delante. Aunque para ello debamos comenzar muchas cosas desde casi cero. Claro que no le faltan enemigos y burlones al reto, pero es aquí donde la pasión y la lucha ya lleva un buen tiempo, ahora toca la revolución ecológica, sin sangre es absolutamente posible y lo es simplemente para sobrevivir, que no es poco y todos, que no solo humanos, también las especias más humildes, como cita el equopaisano: sapos, abejas, gorriones... Y a esperar que nos parta un rayo cósmico mucho mejor que uno radiactivo, o parecido, allá en el camino ilusorio hacia lo eterno.

Claro que hice mi inversión en el libro, que como no podía ser de otra forma esta gestionado desde el bosque por el mejor camino, el del FSC, y es un libro amigo de la organización donde Juantxo se hizo mayor y político verde. Editado por Temas de Hoy de Planeta, con extensión a la red social, esa con película de cine.
Le pillo a Carolina la foto, ya que me quede sin batería, ...y es que la edad

Otra activista del copón ...ecológico, Annie Leonard, acaba de pasar a libro su archivo emocional y técnico de esos 21 minutos de vídeo (visto mínimo 12 millones de veces, donde explica la historia de los bienes de consumo, las cosas, que al hacerlas y tenerlas (digamos la mitad de la familia), han cambiado la seguridad y el clima de nuestras vidas (aquí de toda la familia humana). Parecida a Juantxo por sus edades de activismo, Annie Leonard no se corta un pijo, y le ha metido mano, cara, body, nombre y verdad verdadera en movimiento animado al ciclo de vida, industrias y consecuencias de los cosméticos, del agua embotellada, a los productos electrónicos, al mercado de emisiones, y sigue, a pesar de que su particular fascio le ataca todo lo que puede. Carlos la entrevisto no hace mucho (aquí el post del otro día y en breve más). En este están todos los vídeos apañaos para ser entendidos si no controlas el inglés). Juntos compartimos una paella sin emisiones allá cerca de donde vive en colectividad (que ello narra con detalle, como formula social para consumir menos mundo, osea, menos cosas). La Historia de las cosas ha sido editado por el Fondo de Cultura Económica, muy recomendable para estúpidos sin cura, para los estúpidos que estamos en cura intensiva y acelerada, y hasta para los ex-estúpidos, etc...

Desde Ecopolítica lanzan la edición traducida del informe 21 horas, por qué una semana laboral más corta puede ayudarnos a todos a prosperar en el siglo XXI, aquí disponible en pdf. Como indican es un ejercicio de prospectiva refrescante para dar otro sentido al "trabajo" en el marco de la crisis ecológica. Tienen previsto realizar presentaciones a nivel local. Puedo imaginar que si trabajamos menos, igual lo de la libertad es verdad de una vez por todas, y menos cosas mal hechas de las comentadas por Annie haremos, y que la hechas serán mejores y apropiadas, y que el resto del tiempo a currar restauraciones en este mundo patas arriba, con mas tiempo para amores lo que sean, para artes todas, para dar sentido divino a la era de la proestupidez vivida, para repartir las cosas de lo finito entre todos, para recordar a la ONU como un invento superado, en fin, paro.

Tim Jackson, autor del libro 'Prosperidad sin crecimiento' en mi sesión mensual de flipar con los vídeos de TED subtitulados, y menudo el menda, de economista de los subidos a portavoz ilustrado en la búsqueda de puentes entre las utopías radicales de la escuela de decrecimiento y el nuevo keynesianismo medioambiental , el tan cacareado New Deal Verde, ahora casi utópico). Me pillo interesantes comentarios y visiones , aquí y abajo embebo la sesión. Cuando citó al buscador Ecosía como modelo de empresa nuevo mundo, vaya, me alegré un montón, auqnue desde que lo descubrí lo he usado menos de lo previsto, llevo 124 m2 de bosque estimulado.


Recuerdo de Michael Pollan su performance de cuanto petróleo había en una hamburguesa, llenó tres vasos, uno por los recursos e infraestructuras, otro por transporte y otro por agroquímicos, pues bien, en la TVE de todos, desde ese programa con nombre de especie humilde y verde, se meten valientes en el coste medioambiental del comercio de alimentos, para que nos aproveche a todos. "Lo que vale un pimiento" se emitirá el 19 y 21 de noviembre en La 2; y el 26, 27 y 29 de noviembre en el Canal 24H. Consulta los horarios aquí desde el web del Escarabajo Verde y ya puestos, disfrutate los documentales pasados, sobre todo el de la factura del oro negro...



Bueno, dos libros necesarios para avanzar ilustrados hacia el más emocionante periodo de la historia humana ante las decisiones extraordinarias a tomar para las fases de cambios en tantas cosas que están podridas, luego un informe para con lo aprendido y más, trabajar y vivir como nunca hasta ahora hemos hecho, y remata un ilustrado agitador de los escenarios del casino económico con lección magistral para aplicar los sueños de Juantxo y Annie y de tantos, mientras un documental para aprender que comemos petróleo, (quizás compita en la parrilla, cuando le toca el domingo mira por donde, con toda Fórmula de la mierda nº 1), ese petróleo que es viejo sol pero que se acaba pronto. Mezclese  todo, porque es compatible y nutritivo y hágase la digestión aquí en la tierra mientras nos ajustamos de la mejor forma, en el inmenso universo humano.

Los políticos hablan (necesitamos el recambio del 90 %), los lideres actúan, (aquí toca  cambiar a  los falsos y seleccionar y animar rápido a los verdaderos) y los estúpidos van a menos, ...¿y tú, que tal? 

¡ Oye, una cosilla, ...que no se te ocurra venirme con estupideces !

Manolo Vílchez

3 comentarios:

René Bijloo dijo...

Cometer errores no significa que seamos estúpidos. Algunos titulares son excesivamente comerciales, copiando de modelos de marketing imperialistas...
El que no se equivoca, no puede aprender. Y no hay mal que por bien no venga. Enjuiciarnos así no es más que una arrogancia inversa por parte de los que ahora se creen estar del lado de los que tienen la verdad de su parte. Eso es fácil y ya se ha visto un millón de veces. Las mismas estupideces de siempre... Prefiero a los que animan en lugar de los que critican, sacando provecho. A un niño tampoco se le ayuda llamándolo tonto si hace algo mal. Creo que éste no es el camino. Si quieres, sigo. saludos.

René Bijloo dijo...

The age of stupid y ahora el planeta de los estúpidos. Es de lo más ocurrente. No podemos acabar sacando estas conclusiones, vayamos a los hechos sin descalificarnos para vender DVDs o libros y sigamos aprendiendo.

manolo dijo...

acaso queda tiempo para seguir explorando los avatares de la humanidad? ese tiempo sosegado ya paso, ahora lo que nos queda es la provocación, la acción directa y política, y situarnos donde toca a cada cual, toca sobrevivir y no dejar de avanzar como especie.
El planeta de los estúpidos es una llamada a la acción, el titulo una provocación, como un grito casi final.
Ademas creo que el título no es demasiado apropiado segun las leyes del marketing, no te quedes en lo superfluo.
Por supuesto los que tienen que identificar su espacio, estos pueden venir con todas las "estupideces" lógicas de la edad, y nos ayudamos todos, pero para los adultos, ya no podemos.
Espero que la provocacion titular de los formatos sirva para agitar la inteligencia con que que tenemos que afrontar ya la real realidad.