14 de noviembre de 2010

PASTILLAS PARA VER EL MUNDO DE OTRA FORMA Y ...ALIVIAR EL DOLOR

El maestro cronista de un país sureño, soleado y tocado por los avatares de le evolución de los sistemas humanos, como todos, acaba de marcharse. Fue tan bueno su trabajo, que en la grisura y cutrez consiguió sonrisa y esperanza,  y aquí nos quedan sus destellos de iluminación para la libertad de los pueblos, y sobre todo de este compartido.

Pero como son los genios que hasta el último momento generan servicio y beneficio. Berlanga tuvo a bien actuar por última vez en su vida para una película de no ficción, para una alegoría a los avances en Humanidad para humanos. Médicos sin Frontreras está donde más falta hacen, por esos mundos donde lo duro del vivir es lo cotidiano. Ahora todos podemos colaborar al mismo tiempo que como  eficaz placebo aliviamos nuestras dolencias de espíritu, de moral y de ética.


Yo mañana me pillo una buena dosis de pastillas contra el dolor ajeno, de pastillas para el cambio.  Y me leo sus indicaciones, para lo que son útiles:
Las pastillas contra el dolor ajeno son indicadas para el tratamiento sintomático de dolor ajeno de intensidad alta, leve o moderada. El principio activo de las pastillas contra el dolor ajeno es el amor. Este principio es parte de un gesto humanitario que actúa directamente en las zonas más necesitadas y su fin es ayudar a aquellos que lo necesitan.

Nos sumamos al lamento y agradecimiento de MSF al maestro

Gracias por la receta MSF y gracias Berlanga, por tu luminosa vida.


Manolo Vílchez y Carlos Fresneda

No hay comentarios: