19 de mayo de 2011

Por ellas, compañeras de sueños reales

Llevo desde el 15M, tambien de antes, pero pongamos fecha para el arranque de una revolución no violenta, más enamorao del sistema social que me acoge, que es el que conozco, que es el que me cuida y al que cuido con mis impuestos y con mis hábitos. Mira que cosas que me emociono cada dia cuando subo, ya caida la noche, con mi bici plegable los 50 metros de catedral de ascensores que me separan de las dos horizontales, la que me transporta y por la que me muevo, respeto y cuido todo lo que es del Metro y la red de transporte publico pone a mi disposición y que me sirve mucho y bien. Mira, todo lo público tengo muy claro que es una parte mio (llevo toda la vida pagando sanidad, protecciones sociales, impuestos generales..) y es de todos, quizás por eso, cada privatización me duele tanto que no quiero que perdamos más.

Llevo más de 15 años intentando entender en que mundo me muevo, que responsabilidad tengo en él y cual tienen los otros, a todos los niveles. Pero desde el domingo me siento más a gusto con mis compañeros de especie, por fin comienza la construcción de una conciencia crítica, pienso, después de tanto y ahora que es ya, tan urgente.


Esta mañana rumbo a mi kurro (privilegio el mio de trabajar en lo que me llena, trabajar por poco, si, lo justo, por voluntad y por ética, y lo poco se que es demasiado para quien no tiene nada, pero no lo cambio) me he encontrao la más emocionante representación de la revolución de paz, de democracia, de esperanza, y todo delante mio. Cada uno montamos nuestras escenas para encontrar sentido a nuestros destinos. Me ha costao volver a picar el multiviaje, pero intuir que dos compañeras de especie manejaban pancarta artesana en mano y esperaban el tren rumbo a BCN, ha podido más que llegar a la hora prevista al laboreo.

Eran dos ciudadanas rumbo a sus labores sociales, Ros de 33 años y Luisa con 29, viviendo en Cornellá y con el mundo por delante, activas mucho antes, en el reverso de la pancarta los restos de la que usaron el día de la huelga general, ahora que continúan con más fuerza sus andanzas activistas. Forman parte del colectivo @precarias, durmieron la primera noche en plaza de Catalunya, han asistido a las asambleas y cuando me crucé con ellas, pancarta a punto, para allá iban. Me hablan de como los sectores se van sumando, de como todas las luchas sociales van confluyendo porque unidas mayor es la fuerza de cambio, sanitarios, educadores, parados, hipotecados... la absoluta mayoría de la que somos parte.

Llega el tren y nos despedimos, aprieto el pedal, me espera un compromiso, pero la fuerza se ha renovado, como que me he ido con ellas allá donde hay que estar, defendiendo el mejor mundo posible para todos y todas, que cada minuto que pasa, está más cerca. ¡ Democracia real ya !

Twiter y Fb, pero sobre todo el piar, nunca pensé que serian tan excitantes, recordado hace unos meses cuando lo que tienen una sociedad mucho más dura allá al sur del Mediterráneo, le dieron a sus revoluciones, sigo a periodistas, escritores, comunicadores, paisanos, cineastas, activistas, y sobre todo acampados (cuanta belleza escrita, cuanto ilusión volcada ), todos están vibrando como me pasa a mi y a tantos, que con su espontaneidad están inaugurando la nueva fase de la democracia, se augura participativa real, más transparente, más justa real, y menos y hasta nada dominada. ¡ Bienvenida revolución !, la nuestra, entre tantas necesarias.

Gracias Ros y Luisa por ser para mi las representantes directas de la democracia que anhelo, por vuestra frescura, convicciones y labores, y por estar en una de esas plazas del pueblo. No es y ha sido la plaza, si acaso, nuestro mejor punto de encuentro y revoluciones sociales?

Desde la plaza del Sol, esa donde se despiden y reciben los años de calendarios com pompa y fiesta grande, ahora se despide la política del siglo XX y se debate y comienza a crear gran parte de lo necesarío para este siglo en el que estamos.





Aquí el vídeo donde arranco este sueño sin retorno a donde estábamos:

No hay comentarios: