12 de mayo de 2009

EL VIENTO SOPLA A FAVOR DE CHICAGO

Como madrileño me cuesta reconocerlo, pero el viento olímpico sopla descaradamente a favor de Chicago (con el permiso de Río). El aprecio y la pasión que uno siente por esta ciudad y por su gente crece con cada visita. La penúltima vez fue cuando eligieron a Obama. En esta ocasión, como diría Dylan, la respuesta está en el viento...

Chicago acoge estos días la mayor conferencia mundial de energía eólica, Windpower 2009. La ciudad del viento hace honor a su nombre y despliega alegremente las palas, con tres empresas españolas hinchando las velas americanas (Iberdrola, Acciona y Gamesa) y una larga decena pisando fuerte (MTorres, Xubi, Danobat y compañía).


“Uno de cada tres megavatios de viento instalados en Estados Unidos lleva la estampa española y hemos generado más de 5.000 puestos de trabajo”, asegura José Donoso, presidente de la Asociación Empresarial Eólica. “Estamos viviendo un momento histórico, pero no podemos olvidar que la gran apuesta de Obama la hicimos nosotros antes”.

El pabellon de ACCIONA en el Windpower 2009


A nuestro “dream team” del viento le tienden la alfombra roja en el ciudad de Michael Jordan. El ecohéroe local Bil Becker, creador de las innovadoras microturbinas de Aerotecture, se deshace en elogios lejanos: “España ha marcado el camino, nosotros no hacemos más que seguirlo... La era de quemar combustible ha tocado su fin. El futuro es del viento, del sol y de la eficiencia”.

Bill Becker explicando las virtudes de la microturbina de AEROTECTURE

Las aeroturbinas de Bil Becker, eficientes al menor soplo, empiezan a florecer ya en los tejados de Chicago, con 14 proyectos instalados y el respaldo moral del alcalde, Richard Daley, que antes sembró la ciudad de “tejados verdes”. A tiro de piedra de la torre Sears está precisamente el tejado verde y ventoso del Pepsico Sustainable Center, con cuatro turbinas “areosolares” que combinan el potencial de las dos energías y generan la mitad de las necesidades energéticas del centro.

“Son silenciosas, no vibran, son respetuosas con los pájaros y captan el viento en todas las direcciones”, se jacta Becker, que nos invita a pinchar su vídeo en Youtube para verlas en acción . “Pesan unos 110 kilos, están fabricadas con acero tubular y plástico policarbonado. Tienen una capacidad de producción de 1 a 1,8 kilovatios. Dos de ellas bastarían para abastecer las necesidades de un hogar medio europeo”.
>Las microturbinas "AEROTECTURE" de Bil Becker en el Pepsico center de Chicago


Dejamos atrás al ingeniero Becker y nos topamos con otra las pequeña grandes estrellas del Windposer 2009: el “cubo del viento” de Green Energy Tecnologies (www.getsmartenergy.com). Con todos los respetos hacia la candidatura olímpica de Chicago, su presidente Mark Cironi tiene ya un pie puesto en Madrid: “La cultura del viento está muy arraigada en España, y nos interesa muchísimo como mercado”.


Cironi nos explica en directo la magia del “windcube”, que aprovecha “el efecto del túnel del viento”, conocido en física como el prinicipio de Bernoulli... “El cubo capta y amplifica el viento, y es mucho más productivo que cualquier aerogenerador de su tamaño. Es ideal para superficies urbanas y zonas pobladas. Podemos llenar los techos de los centros comerciales con “windcubes”...”.

Mark Cironi con el "WINCUBE"


Las innovaciones del microviento comparten techo con las turbinas de los gigantes, reproducidas a “escala” en el Windpower de Chicago. El espectro de la crisis no ha conseguido arredrar a los pioneros del viento, peleando como están por el objetivo del 25% renovables para el 2025. Queda un largo camino (la energía eólica no llega aún al 2%), pero el 40% de la nueva energía generada en el 2008 fue de procedencia eólica y Estados Unidos arrebatará este año a Alemania el primado mundial por potencia instalada.


“La revolución de las renovables es imparable”, advirtió en Chicago el magnate texano T. Boon Pickens, que consumó hace un año su conversión del petróleo al viento. “Vamos a eliminar nuestra peligrosa dependencia del petróleo y vamos a revitalizar la América rural. Tenemos un plan: generar 200.000 megavatios en el “túnel del viento” que baja de Canadá hasta Texas. La economía “verde” es la mejor salida a la crisis”.

Carlos Fresneda, desde Chicago

No hay comentarios: