30 de enero de 2008

agua bien usada, querida agua

Publicado en Natura 21 de El Mundo · 01/2008

Desde que sé que soy más de un 70% agua, siento por el líquido elemento veneración. He acumulado libros, artículos, noticias, experiencias y también sensaciones en torno al agua y su presencia en todo.

Con tal pasión, me marqué un plan de acción acuático: primero, conocimiento a todos los niveles sobre sus propiedades, virtudes y formas de gestión. Y, al mismo tiempo, todo lo que debería saberse y aplicarse para cuidarla y usarla bien. No es poco lo que he practicado y encontrado. Por ejemplo, con un buen amigo me concentré hace ya tiempo en evaluar y mejorar el consumo de la descarga de la cisterna de los sanitarios.

En aquel entonces los mecanismos de descarga parcial (es decir, esos modelos que permiten descargar sólo lo estimado como necesario) no eran habituales. Aparecían los primeros aparatos y la propuesta era retirar el viejo modelo y colocar el nuevo. De nuevo otro gasto económico y de recursos. De modo que la imaginación se disparó y, un buen día, mi buen amigo delante de su 'wc' y con la cisterna destapada me mostró lo que somos capaces de hacer con un poco de ingenio. Cogió dos gomas elásticas y las instaló uniendo la parte fija del mecanismo-válvula con la parte móvil del sistema del tirador. Ajustadas con sencillez y, gracias a la presión elástica que realizaban, aquellas dos gomas dieron un balance increíble. El cálculo fue que salían 30 litros menos por día que daban al año más de 18.000 litros de potable agua ahorrada. Todavía nos preguntamos cuántas cisternas de descarga total se pueden pasar, sin gastar un duro, a descarga parcial. El proceso está explicado en esta página de terra.org

Siguiendo con mi relación con el agua, tengo que decir que me hice casi vegetariano, entre otros factores, cuando me enteré de los miles de litros que se usan para que unos filetes sean lo que son en el plato.

Siguiendo con el ahorro en casa, en la ducha instalé un perlizador, una válvula con reducción de caudal e inteligente entrada de aire por el llamado 'efecto venturi', que todavía hoy me permite disfrutar de la sensación placentera de abundancia cuando por la alcachofa salen aproximadamente la mitad de litros de agua y también la mitad de la energía que hace falta para templarla. Como la distancia entre el calentador de gas fósil traído de Argelia y la grifería de la ducha no es poca, son ya miles los litros recogidos en la garrafa dispuesta para ir almacenando los siete litros estimados de agua fría primerizos que se malgastan por ducha a disfrutar. Las plantas del minihuerto en el balconcillo y las de interior y el cubo de fregar son sus destinos. Ahorrar agua y energía es posible de modo sencillo y, con los buenos hábitos, todos ganamos: contribuimos a salvar un líquido venerable pensando en lo valioso que es para la vida y para los que nunca podrán, todavía hoy, abrir un grifo.

QUIÉN: Manolo Vílchez es colaborador de la Fundación Tierra y facilitador ecológico. Su interés es reducir el impacto ambiental en la vida cotidiana. Consejos: En este artículo, propone soluciones para reducir el consumo de agua en el hogar y recomienda visitar la página www.agua-dulce.org

Aquí enlace al pdf del suplemente Natura 21, un regalo de información ambiental

1 comentario:

Verdes dijo...

Mirad lo que Los Verdes de Andalucía han hecho con el primo de Rajoy … muy bueno http://www.youtube.com/watch?v=-HweiIKNVbw