13 de junio de 2013

Vivencias de peregrino


Visionando en la Sexta Columna dedicada al SiSePuede me encuentro entre parte de todos los héroes sociales del momento a la heroina Pilar Aural con su Asociación Pato Amarillo de Orcasitas, dedicada a la autentica voluntad de ayudar a sus semejantes y con ello me voy en el recuerdo a unas semanas atrás en Lavapiés.

Como peculiar peregrino, pedi por Tw horario de apertura del templo, me indicaron que los sábados por la tarde abierto a ritos. Al ser la primera peregrinación de fé de mi vida me lo tomé con calma y todo gracias a estar currando en la gran ciudad y disponer de descanso laboral. Previamente me leí los requisitos para una conversión, pero olvide un objeto, un documento y las lecturas recomendadas.
Bien aseao, recién reafeitao y con mis mejores galas, llego al templo y cerrado, aunque un hueco en la puerta me dejó otear que había iluminación activa en el interior, pensé que era lo normal, pensé en velas. Esperé un rato y nada, hice la foto de la majestuosa fachada y con cierta fustración de peregrino retomé lo pasos a la inversa. Pensé que alguna causa mayor habría hecho que los oficiantes de misas y ritos no pudieran abrir puertas.

Doblé la esquina, delante de las escaleras del metro de la plaza en Lavapiés me llega infor sobre el proyecto Libros Libres, convocándome a visita al espacio de la primera librería de libros gratis. Pero antes de darle al mapa una intuición, como una aviso del más allá, de esas cosas misteriosas, me llevó a dar la vuelta, y antes de enfilar rumbo hacia activismos con libros volví camino hacia la esquina, giro y hostias¡¡ allá estaba el oficiante con sus majestuoso atuendo, en medio de la calle, con los brazos abiertos, atendiendo labores de comunicación. No sé bien cómo definir la llamada misteriosa que me hizo volver, pero para un peregrino poder acceder a su templo de culto por primera vez raya imagino lo divino, eso que forma parte de los misterios del universo o parecido...

Me dirigí con sonrisa desbordante al patífice, le pregunté con todo respeto si podía pasar y me indicoó que sí, pero que esperara un rato porque estaban realizando un grabación. En eso yo mirando y llega otro peregrino con cara de buscar, me pregunta si puede pasar y yo le indico que no creo que haya problema en un rato, que el oficiante volvía al poco. Pasa y sale después de unos minutos, su rostro había cambiado, se le notaba menos tenso. En eso llegan el equipo y pasamos al templo, que sensación¡¡ me giro y otro grupo de peregrinos llegados desde Bruselas, así lo indicaban, pasan volaos detrás de mí, el oficiante y digamos como las veces de monaguilla, nos piden un poco de paciencia e indican que los ritos en un rato. En eso los del Bruselas, con pinta de gente cultivada en artes van comentado que venían de lejos y por primera vez a visitar el templo y hacen la consulta de si se podian casar más adelante, ella elegante señora y el, según ella, un viejo hippie. El buen humor invade el espacio y yo, como lo que debe ser el camino al éxtasis espiriutal, todavía dando gracias a las fuerzas como divinas por haberme reguiado al templo.

En eso la cámara y el redactor acaban parte de sus labores y aparece ya más dispuesto para atender a los peregrinos congregados el máximo representante de la iglesia que nos recibe. Comenzamos con él a recorrer el templo, y con un tono de voz que denota amabilidad y cierto compromiso, en un castellano con esos agradables toques que dan las multilenguas, visitamos y conocemos detalles del altar mayor, de las obras de arte de lo decoran, de las reliquias que los fieles van depositando, de la historia de alguna de ellas. El brillo de los ojos de todos los que nos encontramos en el templo denota entrega total a la curiosa fe que nos une. La chica de Bruselas, cuando estamos en el espacio desde donde se ofician las misas, digamos como detrás de altar, le pide al máximo representante de la iglesia que quiere conocer los detalles para la conversión desde la fe que le impusieron a la que desea. La cámara y focos se activan, nos apartamos para dejar al patífice desarrolle su homilía, en eso se va a buscar los útiles para el proceso y, una vez con ellos, la colega belga dispuesta, le estampa en la cara un plato lleno de nata. Lanzamos gritos parecidos a algo así como patoluya,  patoluya¡¡ claro yo como era nuevo me dejaba llevar por los ayudantes del paticife y venga risas y risas de auténtico delirante peregrino patólico.



Los del equipo de grabación eran del Canal Arte francés, el máximo patífice es el genial Leo Bassi, y el templo de la adoración al buen humor y en ello a un divino dios pato amarillo de bañera que tenemos como objeto de culto, el templo es el Paticano de Lavapiés, de momento la capilla a la que hay que venir por lo menos una vez cada cuando puedas y te apetezca, sobre todo si necesitas reír mientras el laicismo, el ateísmo y el respeto a todo culto impregnan de serio debate agradables y quizás inovidables ratos.

Aquí dejo el video de la conversión al patolicismo, al viejo hippie se le acabó la batería de la cámara y me mandaron en su día gracias patólicas por haber recogido el místico momento. Ya comentamos que igual sale en el documental de Canal Arte y por lo visto en el trailer... allá está ella con su cara ennatada, el como humillante y sabroso rito que forma parte del proceso de conversión, antes hay que intentar leer a los clásicos que rigen los sentires de la fe patólica, presentar el documento que certifique que eres apóstata de la religión anterior, si la tienes, y solicitar audiencia.

Este templo dedicado al buen rollo entre humanos, lugar abierto a todas las creencias y religiones que quieran visitarlo y pasar un buen rato, donde los ateos tenemos garantizados risas y debates entorno a nuestra no fe en dioses y donde desde la creatividad de un genial humano, bufón radical y defensor a ultranza de la justicia y la equidad entre humanos, ese hombre que cuando deja de actuar sigue con la misma pasión hablando de las obras en las que participa, allá, frente al altar, comenta que el 85% de todos los materiales que 5 profesionales y artistas voluntarios han utilizando para crear un escenario extraordinario y lleno de valores, procede del reciclaje de contenedores y de que todos son sentires de esto de estar conformados por átomos unidos y activos en la complejidad y regalo del vivir la vida. Vamos, que tarde en pillarme todo el merchandasing que pude para colaborar con la obra¡¡.


Te recomiendo, que pienses como pienses y creas en lo que creas, te dejes llevar por la descubierta del humor que nos hace más libres y si pasas por Madrid, te acerques a ese barrio combativo, Lavapiés, donde en uno de los bajos de la calle Travesia de La Primavera (no es como divino el nombre?) te espera la obra de genios de las artes y la vida, con sus puertas abiertas los fines de semana. Para saber todo, aquí la web. Si estas lejos, atento a los avisos de streaming en directo, obsequio de la Iglesia Patólica a todos los seres humanos de este hermoso mundo. Aquí video oficial de la visita de presentación de santo risueño espacio.


Yo del lugar y por los momentos, salí transtornao de contento, quizás se deba por ello que me ha dao por coleccionar patos de bañera de goma amarillos y alguno de otro color (lo último un cuadro de Ikea lleno de patos, obsequio de mi extrañada madre...y ya solo me queda que el patícife me estampe en la cara la sabrosa nata y acabar de leer algunos textos¡¡¡


Actualización: Y aquí el programita que se ha emitido en Arte:


Manolo Vilchez

No hay comentarios: