27 de enero de 2013

Nostalgia del papel escrito

Vuelvo con cierto toque de nostalgia a El País en papel, habito dominguero venido a menos, ya que después de 6 meses es el primero. La idea principal ha sido realizar un test de lo que vivo en la red social informativa, esa que tengo selecta y me llega desde las que considero mejores plumas y creativas mentes, para ilustrarme con sus orientaciones. Y si, la prensa papel aporta olor, cierta comodidad desconectada y halos de nostalgia, no más. Hoy en El País, y como siempre, mi selección desayunando en pantuflas, parte de lo leído y apreciado lo dejo aquí enlazado por si puede generar cadena de favor a los que gustan de informes.

Manuel Vicent en su columna en la contra es el primero, siempre es el primero, hoy magistral con su Diáspora, que el resume como: España se ha permitido el lujo de tirar cerebros a la basura durante siglos, lo que equivale a un crimen histórico contra la inteligencia. Mi sensación coincidente con el maestro es que hemos tirado y seguimos tirando el mayor activo de la prosperidad, y así nos va e irá.

Pasando las hojas desde la última, es alegría cuando Carlos Boyero lanza sus gritos, esta vez bajo Droga Dura, identificándome con el crítico como solateras en casa y flipando con las 4.5 horas díarias de TV de mis conciudadanos, yo que de ella también echo mano, no más allá de El Intermedio, algun debate de la Sexta y cuando me pilla el Como se Hace del Discovery Max.

En Las dos tormentas el maestro Joaquín Estefania comenta la dolorosa realidad de las dos luchas actuales e indica: Ha ganado terreno una idea perniciosa, que no se puede luchar contra la crisis y el cambio climático. Suelo comentar con colegas que nuestra generación en estos 10 próximos años va a tomar grandes decisiones, de una envergadura nunca medida, sobre el devenir de la civilización, quizás yo optimista con ello cuando siento cada vez con mas fuerza como los dueños del sistema dictan el camino a seguir que les interesa, a ellos y a sus capitales, siendo nosotros el 99% todavía débiles, todavía dispersos, todavía pocos para influir en la senda de nuestro destino como especie.

El reportaje de título Cortijos Nacionales con la foto del actual cazador y director de Parques Nacionales, Basilio Rada, me lleva de paseo por el país de caspa y pandereta donde pago impuestos y sueño un mundo mejor. Que error que un menda que potencia la actividad cinegética y recorta en conservación tenga mando sobre esos espacios donde queremos preservar la hermosa tierra, aunque sea en mini porciones. No puedo apoyar a un gestor puesto por gestores de mas que dudoso interés por los bienes comunes.


Y el remate me llega y tan cierto como lo cuento, al ver la fotografía en blanco y negro de un avión tirando un racimo de bombas sobre la Barcelona del Eixample. Me ha tocao la fibra joder, ver lo que paso cuando la locura fascista mataba a los abuelos de algunos de los que ahora quieren decidir su rumbo independiente hacia el incierto futuro. Y que dolor imaginar esas bombas todavía cayendo, quizás con mas precisión, para defender uranio y combustibles fósiles en la cercana África, o con mas dolor sobre Siria, de la que se habla poco, quizás por lejana a los intereses de la casta más influyente. Pero aquí, 74 años después se intenta que rindan cuentas los que queden de aquellos 21 aviadores que mataron a gentes de bien. Quizás tarde, pero necesario, quedan 90 mil desaparecidos a los que encontrar en este país que no ordena su memoria histórica, que seguirá siendo pobre, hasta que lo consiga.


Y todo esto para salir de lo abrumante, del noticiario sobre esas instituciones políticas corruptas y lamentables que deciden sobre gran parte de mi presente y futuro, de ver como las llamadas élites lo son sólo para robarnos la alegría y todo lo común, lo publico. Abrumando de sentir el tener gestores que no van ya con la realidad de esta apasionante gran obra humana, llena de defectos pero en evolución, y a pesar de todo, cuando me llega el noticiario de las plataformas Stop Desahucios, Eurovegas No, y de tantas otras que defiende la salud, la educación, la justicia, ...o de propuestas, lo de desobedecer a lo que consideramos injusto no esta mal, no te parece? o cualquier noticia de organizaciones que trabajan por el bien común de verdad verdadero ¿a donde me tendría que ir perdiéndome lo que nos ofrece el futuro que aquí comienza ahora mismo? 

Por cierto, lo de la colaboración interespecies, nos hace mucho más grande como especie empática con las demas al ser la dominante, i deberia hacernos empáticos con la nuestra propia, es seguro que todo es mucho mas hermoso de lo que podemos imaginar. Aquí el comentario de esa historia de amor entre humanos y un delfín agredido. 


Manolo Vilchez

No hay comentarios: