31 de enero de 2013

Visita al Ateneo Cultural Los Pájaros

 
Esto de las visitas en este espacio es para compartir las experiencias que me encuentro en el camino, vamos, en la Ruta Solar, un onírico viaje a la sorpresa y los deseos de una economia que es igual a sociedad que coja y haga sin destruir tanto y tan mal.

Tocó visitar en una de esas bajadas a la capital por multicosas, Murcia, tocó pasar otra vez por espacio activista, pero esta vez a documentar, charlar, disfrutar menú y conocer gentes. Y déjame que te cuente tal cual, porque moverse en tiempos de cambios es casi siempre bueno pa to, yo con ánimos de que si no lo haces mucho espero que te animes más a ello.

Utilizo el GPS con voz de ella para llegar a los sitios, pero las veces que me he acercao al Ateneo Cultural Los Pájaros llevo conmigo su colorido plano de acceso. Es como el plano de un tesoro que está fuera de la ciudad.



Rompe la urbanidad de las grandes verticales en una perpendicular de asfalto, la ronda autovía que circunvala una gran parte de la ciudad, y al otro lado, lo que fue gran huerta, ahora poca y habitada pero a otro nivel, las verticales no pasan de los 5 metros de media y lo verde destaca. Aunque la foto la pesqué el mismo día en un centro comercial, y aunque es blanco y negro, quizás conindica en zona donde el Ateneo ahora está, en esta huerta paraíso que tocaba inmensa a la ciudad.



Estamos en la pedanía de la Arboleja, al poco de dejar el Malecón, que anuncia río cerca, el Segura, y que fue levantado por un acaudalado de aquellos tiempos a modo de muralla de contección de 2 km de recorrido y elegante paseo con vistas a lo verde y en uso desde aquellos tiempos.


Nicolás recibe en la puerta, enseña instalaciones y nos ponemos a degustar el menú del día, ensalada (adivina de dónde) pues de la huerta y exquisita en combinaciones, aderezos y texturas, regado con vino local y para cata una cerveza artesanal de paisanos de las cercanías, una Yakka, casi na, las judías a lo pueblo, tremendas estuvieron a pesar de la preocupación de la chef por el nivel de su dureza, algo que no se notó para nada.


En la otra mesa, los promotores de una joven editorial localizada no lejos de donde vivo y dedicada a libros valiosos, dos jóvenes vinculados a Cauca Editorial Nativa me muestran parte de sus obras impresas, entre ellas me encuentro con Crear una vida juntos: herramientas prácticas para formar Ecoaldeas y Comunidades Intencionales y me colocan para la foto uno de los últimos, de pequeño formato pero valor seguro, Los montes arbolados, el régimen de lluvias y la fertilidad de los suelos, de Félix Rodrigo Mora. Cae el primer brindis por todo ello.


Pero no solo editan sino que promueven, y me invade una alegría tremenda que me lleva a comentarios de mi socio Julio Cantos, que van y coorganizan con otros referentes agroforestales como el colectivo Nuevos Recolectores para de aquí a poco ofrecer las "Jornadas participativas para la regeneración del suelo, ciclo de actuaciones para la restauración integral del monte mediterráneo" a las que seguirá en el "Encuentro de invierno de la Red de Permacultura del Sureste", que mira que tenía yo ganas de pillarlos y ya me estoy apuntando. Cae el segundo brindis con los jóvenes editores y activistas nativos.

Ya en el café de olla, Nicolás me explica en qué consite REAS, la Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria y le comento que tengo enmarcado el calendario de 2012 donde el Reas Murcia, donde el Ateneo es miembro activo y punto informativo, me enseña el calendario 2013, me lo pillo al momento y nos sirve para visionar el mapa de las nuevas incorporaciones junto a la coope Biosegura, la Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios, CONSUMUR y los míticos Traper@s de Emaús, entre otros. Para conocer más de los REAS locales, su blog lo dice todo.

Un brindis final sella diálogos sobre posibilidades en breve de animar un espacio de restaurante solar al que llevamos dándole vueltas y cada vez pinta más cerca; atentos en primavera. Pero, antes, la programación multisectorial del Ateneo Los Pájaros y todo sobre el sentir y ser de este muy recomendable espacio de encuentros y activismos, a seguir desde su página y desde la red social. Y le digo a Nico: "oye, ¿el logo no es un búho?", "pues, sí parece y sí es, pero fíjate, también son dos pajarillos mirándose", me dice, y ando yo dándole a ver por qué se quiere visible tanto al búho en la región (pasión que comparto, conste), vamos, que Murcia está en ser el País del Buho, y detrás hay una campaña institucional actual potente e interesante para nombrarse Reserva de la Biosfera de las Sierras y Campo de Murcia. Me encantan las relaciones interespecies, porque a pesar de todo, hay anhelos de aprecio, amor y poesia en ellas, aquí enlace a la campaña y más abajo vídeo vinculante.
Ya en la calle, fachada poeticoactivista; dice Nicolás que en el Ateneo todo cabe y, claro, la sección local del movimiento mundial de poetas grafiteros no iba a ser menos.



Oye, que esto de Los Pájaros impregna mucho, del búho pasamos al verdecillo, pajarico con tonalidad agradable y canto destacao que invade la huerta y en su honor, y en el espacio de huerta del lugar, da nombre a los Huertos Ecológicos y de Ocio que desde hace unos meses promueven una pareja de jardineros.


Jesús comenta detalles y de qué va la oferta mientras cae la tarde e imagino que se recogen al igual que los humanos los verdecillos y las otras especies (disculpillas por la falta de calidad del sonido, esto de probar tecnología es lo que tiene).
Va y me da por imaginar que igual la visita anima a ponerle por lo menos a 1.000 proyectos locales más el nombre del pajarico local y de esta forma nos hacemos un mapa de vida y salud a lo largo y ancho de ese mundo tan posible y amable que podemos disponer. Más información aquí sobre el espacio social con nombre de especie alada.
Salgo del lugar rumbo a obra de teatro para nada lleno de pájaros, sino como volando hacia lo posible, bueno y accesible que puede ser y es, gracias a tanto activista y sus obras. Ver que lo que nos espera es extraordinario.

Manolo Vílchez 
Publicado en el blog Ruta Solar de El Correo del Sol




Vive, ama y ríe


En momentos de incertidumbre total como los que vivimos, uno necesita de vez en cuando aferrarse a una pequeña gran certidumbre. Ante el pesimismo reinante, hay que buscar necesariamente un antídoto, como este simpático mono que pasea su esperanzador mensaje desde una barcaza anclada en los canales de Londres: “Live, love and laugh”...

“Vive, ama y ríe”. No se me ocurre una mejor consigna para arrancar el año, convencido de que todo cambio empieza por uno mismo y por su actitud hacia la vida.
Ahora que el fatalismo y el cabreo se han instalado como gruesos nubarrones sobre el día a día, necesitamos más que nunca ese rayo de luz que nos haga salir de la ofuscación permanente. Tenemos que aprender a ver las cosas desde otro prisma, y tal vez así sea más fácil vislumbrar una salida.
Fijémonos en los portugueses, y en cómo han sabido plantarle cara no sólo a la crisis, sino también al tópico de su tristeza infinita. “O Adeus a saudade”, el reportaje de Marta Oña en RTVE, es uno de esos antídotos que claramente necesitamos por nuestras tierras, donde parece que exista un complot para censurar en los grandes medios todo lo que huele a novedad, solución o esperanza.

“Adiós a la crispación” sería sin duda una manera de celebrar el cambio del tornas en este país que parece vivir en pleno centrifugado de crisis, alimentado por entornos enfermizos contra los que hay que rebelarse lo antes posible.

Habrá quien diga que no está el patio como para vivir, amar y reír, pero ya conocemos (y padecemos) la alternativa. De aquí no salimos con el lamento permanente y la queja inútil. Lo que hace falta es un cambio radical de actitud y una determinación colectiva, frente al “divide y vencerás” que nos imponen desde arriba.

Así que ahora, como cada semana en los dos últimos meses, permitanme que siga la senda del agua y salga al encuentro del cartel que proclama “Live, love and laugh”, en la borda de la barcaza Dilligaf, del amigo Dirk Grimm, alemán afincado en Londres y siempre dispuesto a compartir una cerveza con cualquier desconocido que se detenga ante el reclamo primordial del mono de marras. “Vive, ama y ríe”.



Carlos Fresneda
Publicado en el blog Realidad Paralela de El Correo del Sol

La erótica de la nieve


LONDRES.- Nunca nieva a gusto de todos. Y menos un viernes, si eres enfermera a domicilio y si tienes que pasarte el día al volante, de casa en casa, cuidando enfermos y ancianos que esperan tu llegada como agua de mayo. O como nieve de enero...
     
El caso es que Leanne Myers, 40 años, enfermera y vecina de Durrington (a hora y media escasa de Londres), no había visto nevar de esa manera desde que era niña. Su primera reacción, al salir de casa y ver la capa blanca de ocho centímetros, fue maldecir al hombre del tiempo. Las ruedas del coche patinaban; tuvieron que ayudarla para salir del aparcamiento. Estaba claro que no iba a llegar muy lejos.
    
Y fue así, en lucha desesperada contra las inclemencias, como se dejó seducir por la erótica de la nieve. La idea le vino repentinamente a la cabeza. Sacó el móvil, llamó a su mejor amiga y no admitió peros: “Danielle, trae la guitarra de tu padre y ponte un gorro extravagante y el sujetador más sexy que tengas. ¡Nos vamos a desnudar en la nieve!”.
     
Eso hicieron. Posaron despendoladas y ante los ojos atónitos de su hija Ellie, 12 años, que se quedó sin cole por la gran nevada. “Pero mamá, ¿estáis locas?”, les dijo la niña. “Tú no hagas caso y dispara”, replicó la madre, que a punto estuvo de romper la guitarra y quebrarse algún que otro hueso en un inoportuno resbalón mientras se hacían las fotos.
     
La nieve estira el tiempo, ya se sabe. Y Leanne Myers mató las horas de la tarde, atrapada en casa, colgando sin pudor las instantáneas en Facebook y bajo la consigna “Let’s get naked in the snow!”. Al día siguiente, cuando amainó el temporal, se pasó con su marido por el pub local y le hicieron un “paseíllo” al entrar, entre piropos admiración por sus buenas carnes: “Nos cuesta reconocerte con la ropa puesta”.
      
Ante su sorpresa descubrió que su fama trascendía ya a los 7.000 habitantes de Durrington, Wiltshire. La bola de nieve llegó de Australia hasta Japón, desde donde le fueron nevando instantáneas insólitas de gente posando en cueros o en ropa interior ante el blanco elemento. La cosa acabó en eso que llaman un “fenómeno viral” en la red. Sus 50 amigos en Facebook se dispararon a 5.500 y las fotos desbordaron pronto los límites de la imaginación...

     
“Por favor, enviad imágenes de buen gusto”, suplicó la enfermera de las nieves, que ha decidido encauzar la iniciativa hacia “fines caritativos”. La idea es publicar al menos dos calendarios de desnudos “blancos”, uno para el hospital Odstock y el otro para el centro John Radcliffe, donde fue operada del corazón su hija Ellie, que nació prematuramente.
      
“Estoy por completo en las nubes, no me podía esperar esta respuesta de la gente”, asegura Leanne Myers en confesiones al Sunday Times. “Lo que más me ha asombrado es la inventiva de la gente y las mil maneras de mantener la “dignidad” en cueros”.
       
La foto que más le ha impresionado es la de un vecino con el resplandor de su enorme saxo en plena nieve. Los más atrevidos son los hombres sexagenarios, únicos capaces de rivalizar con las chicas jóvenes que se suben a la moto, a la bici, al trineo o a lo que haga falta. Las bolas y los muñecos de nieve dan también mucho juego para tapar lo justo.
      
Un tipo se cubre incluso con sus alas de ángel de las nieves. Y una pareja ha tenido la ocurrencia de casarase en cueros y con fondo blanco, ante un insólito séquito de invitados desafiando al frío en paños menores. La fiebre ha llegado a China y Japón, en incluso a Israel y Abu Dhabi, con arena del desierto a falta de nieve.
     
“Está claro que la gente se siente mucho mejor después de posar desnudos en la nieve, no hay más que ver sus sonrisas”, asegura Leanne Myers. “Supongo que todos sienten lo mismo que experimenté yo. Te liberas de muchos complejos cuando expones tu propio cuerpo ante el fondo blanco y en medio del frío... Nos hemos divertido mucho, pero ahora estoy muy contenta ahora que ha llegado el deshielo. Me lo piden a gritos, pero no voy a hacer otra “performance” en la nieve”.

Carlos Fresneda
Publicado el 28.1.2013 en edición papel de El Mundo

Assange confirma su candidatura al Senado en Australia

Julian Assange, confinado en la embajada ecuatoriana en Londres desde hace más de siete meses, confirmó ayer que se presentará como candidato al Senado en Australia en septiembre del 2013. El fundador de WikiLeaks aseguró que se presentará en las listas de su propio partido y “junto a un número importante de figuras admiradas por el público en Australia” que han accedido a presentarse junto a él.
      

La noticia, anticipada el pasado mes de diciembre durante una entrevista con Fairfax Media, fue confirmada en el twitterde WikiLeaks y contó con la bendición instantánea de su madre, Christine Assange. “Será un político asombroso”, declaró la madre de Assange a la agencia australiana AAP. “En la Cámara de Representantes normalmente elegimos entre el Partido Siervo de EEUU número uno y el Partido Siervo de EEUU número dos. Así que será bueno tener una perspectiva realmente australiana en el Senado”.

El fundador de WikiLeaks(wiki) asegura que la maquinaria política en Australia está “significativamente avanzada”, aunque no reveló cuál será su estrategia desde la embajada ecuatoriana en Londres, convertida en su cuartel general.
       
Nacido en Queensland hace 41 años, Assange cumple en principio con los requisitos para presentarse como candidato, aunque podría ser “expulsado” del Senado si resulta elegigo y no hace acto de presencia en dos meses. En ese caso, según WikiLeaks, su puesto sería ocupado por el número dos en las listas del mismo partido, aún por revelar.
    
“Si el Partido Nacional Liberal y el Partido Laborista Australiano se alían para expulsar a Assange después de las elecciones, entonces sí que tendríamos un auténtico “intruso” en la política australiana”, podía leerse ayer en el twitter de WikiLeaks.
Cientos de seguidores esperaban el anuncio del salto a la política de Assange el pasado mes de diciembre, durante el discurso con ocasión del sexto mes de encierro en la embajada ecuatoriana. Assange decidió sin embargo postergar la noticia y anunciar la redoblada actividad de WikiLeaks, con la publicación de “un millón de documentos secretos que afectan a prácticamente todos los países del mundo”.
      
Assange, representado por el abogado Baltasar Garzón (wiki), aprovechó la ocasión para dejar la “puerta abierta” a una posible negociación de su situación legal, aunque desde entonces no ha habido no novedades en uno u otro sentido.
       
En declaraciones a sus amigos y allegados, Assange ha expresado el deseo de poder salir de la embajada antes de la primavera, confiado en que las autoridades suecas retirarán los cargos que violación y agresión sexual que pesan contra él. El fundador de WikiLeaks ha reiterado su temor a entregarse a la Justicia por miedo a ser extraditado en última instancia a Estados Unidos y correr  la misma suerte que el soldado Bradley Manning, confinado en una prisión de máxima seguridad.
      
Aunque la vigilancia policial ante la embajada ecuatoriana del barrio de Knightsbridge ha bajado notablemente, Scotland Yard ha advertido que sería detenido en el mismo momento de abandonar la sede diplomática.
      
Durante su confinamiento, Assange agradeció el asilo político concedido por el presidente Rafael Correa y expresó inicialmente su deseo de establecerse en Ecuador y seguir desde allí con las operaciones de WikiLeaks. Su implicación en la vida política de Australia, su país nativo, ha ido sin embargo a más desde que decidió denunciar por difamación a la primera ministra, Julia Gillard, por afirmar que WikiLeaks se dedica a “actividades ilegales”.

Carlos Fresneda / Corresponsal en Londres
Publicado el 29.1.2012 en la edición papel de El Mundo 

Canción del peruano Chico Unicornio escrita para el creador de Wikileaks, Julian Assange



Publicado el 28/01/2013
http://chicounicornio.bandcamp.com
Chico Unicornio - "Assange y San Martín" (Vídeo)
Video: Mauro Frikileaks and Chico Unicornio

Filmed by Cura Ludorum in Guayaquil, Ecuador (Eduardo Hidalgo, Alex Marriot)
Assange shots and London takes by TV News Worldwide Programs (All Rights Reserved by Them)
Special Mention: Artist Daniel Adum and his artistic concept "Chanchocracia"
Original Track recorded and produced by Chico Unicornio
Track mastered by Marcos Sanz

Lyrics:
El presidente de Ecuador me dio el asilo!
El presidente de Ecuador me dio el asilo!
El presidente de Ecuador me dio el asilo!
Así lo quiso!

Entré a tu casa por la pared
cogí algunos mangos de un árbol
fuimos a pintar el correo postal
la chanchocracia de nuevo ha regresado

Assange y San Martín
no hay más que decir al fin
siempre hay alguien que pueda salvar el día!
hoy!

Note: About the original TV News Worldwide material taken in this vídeo All Rights Reserved by them! Thanks to: Rafael Correa, Guayaquil, Ecuador, Cura Ludorum, Barcelona Sporting Club, London, Chanchocracia, Diddy Kong, Russia Today, Sky News, IDG, Euronews, Audiovisualwelding, AP, Equavisa, etc

29 de enero de 2013

Se hace planeta al andar


                 Foto: Isaac Hernández

¿Y usted a qué se dedica? "Yo camino por el planeta... Empecé a caminar como un modo de protesta, tras un vertido de petróleo. Y al final fue una manera de conocerme a mí mismo y descubrir las maravillas que nos rodean. Empecé a observar, a pintar, a escuchar... Caminé sin parar durante 22 años, también hice un voto de silencio durante 17. Ahora me dedico a contar historias...".
     
Con voz pausada, y punteada por su inseparable banjo, John Francis podría pasarse días enteros relatando sus aventuras como el Planetwalker por el continente americano. Pero lo que más sorprende en él es ese afán por quedarse fuera de la cuneta, invitándonos a abrir los ojos por nosotros mismos y a contagiarnos en todo caso la sabiduría acumulada en sus gastadas suelas...
      
"La lección que aprendí en mis largas caminatas es ésta: nosotros somos parte del medio ambiente. El modo en que nos tratamos los humanos se manifiesta en los problemas ambientales. Y el daño que le hacemos a la Tierra es el daño que nos hacemos a nosotros. Así de simple".
     
La historia de John Francis arranca el 17 de enero de 1971. Dos petroleros chocaron ese día en la bahía de San Francisco, y el joven idealista de 25 años no podía creerse lo que veían sus ojos cuando cruzaba en coche el Golden Gate. Decidió unirse a los cientos de voluntarios que combatían la marea negra, pero algo le decía que no era suficiente. Meses después decidió no volver a usar un vehículo motorizado y moverse exclusivamente a pie.
    
Su decisión personal causó estragos entre sus amigos. "¿Crees que andando vas a a cambiar el mundo?", le preguntaban en la comuna donde vivía. "¿De veras piensas que una sola persona puede marcar la diferencia?"... Harto de contribuir a discusiones inútiles, John Francis dio un paso más allá y decidió hacer un 'voto de silencio'.
    
Al principio pensó que su doble decisión -caminar y callar- no duraría más de un año. Pero conforme fueron pasando los meses, más implacable se hizo su determinación.
En 1983 hizo las maletas y decidió embarcarse en una travesía de costa a costa. Finalmente accedió a subirse a un barco y partió rumbo a Cuba y a Antigua (de donde vienen sus ancestros) para acabar en Venezuela y atravesar a pie Sudamérica hasta los vientos huracanados Tierra de Fuego.
    
Fueron en total 22 años de 'caminata' con la mochila a cuestas. No le faltó la compañía anónima de los niños que salían a su encuentro, ni la de los indígenas que le dieron bebida y alimento ("a ellos no hubo que explicarles nada"), ni la de la gente que le miraba extrañada y le señalaba con el dedo: "Ahí va el hombre que 'camina', como si lo normal fuera moverse en coche".
    
A sus 66 años, con el título de embajador de Buena Voluntad de la ONU en sus alforjas, John Francis sigue andando hasta 32 kilómetros diarios y mira hacia atrás con nostálgica satisfacción.
Su libro de bitácora, 'Planetwalker', ha despertado el interés de Hollywood y Will Smith podría meterse en sus zapatos. National Geographic hizo un documental sobre él y ahora está volcado en la acción educativa educativa -'Planet Walk'- para enseñar los pequeños a extraer las lecciones impagables del 'camino'...
   
"Caminar es la mejor manera de calibrar dónde estás, de dónde vienes y hacia dónde avanzas", asegura Francis con voz parsimoniosa y afable, arropada por profundos silencios o por el contrapunto alegre del banjo.
"Una sola persona puede marcar la diferencia, y mostrar a los demás el sendero menos trillado. Pero cada cual debe seguir su propio camino: el mío fue ése, echar a andar como respuesta a un vertido de petróleo. Sobre la marcha aprendí cosas maravillosas".
Unos 56.000 kilómetros calcula que ha caminado hasta la fecha, suficientes para dar la vuelta a la Tierra "y un poco más" (en el caso de que pudiera caminar sobre los mares). Pero su meta no era batir ningún récord; en todo caso "peregrinar" por la causa planetaria.
"El silencio me enseñó a escuchar, y cuando volví a hablar decidí hacerlo en el nombre del planeta", recuerda. "Al fin y al cabo, el Día de la Tierra nació como respuesta al vertido frente a las costas de Santa Bárbara. Mi acción surgió meses después de que ocurriera lo mismo en San Francisco, y espero de veras que el mundo reaccione ante desastres humanos como el del Golfo de México".
    
Cuando John Francis empezó su larga marcha, la ecología consistía sobre todo en "preservar los hábitats y velar por las especies amenazadas". Entre caminatas, y en silencio, fue capaz de licenciarse en Estudios Ambientales y Gestión de la Tierra por la Universidad de Madison...

"Pero las principales lecciones me las dio la naturaleza y también la gente. He aprendido que la sostenibilidad no es más que la relación de los unos con los otros. Mientras exista la opresión, la explotación y las guerras no podemos avanzar. Tenemos que hacer las paces con nosotros mismos para hacer las paces con el planeta".

Carlos Fresneda
Publicado en el blog EcoHéroes de El Mundo.es

28 de enero de 2013

La exploradora de la ciudad verde


              Foto: Isaac Hernández

La ciudad estaba cambiando día a día ante sus ojos. Desde su bicicleta y en su propio barrio, el Lower East Side de Manhattan, Wendy Brawer fue testigo de esa insospechada metamorfosis que empezó a cuajar hace 20 años y que nadie se había atrevido a explorar.  Hasta que la inquieta diseñadora gráfica, con una querencia especial por la ecología urbana, decidió hincarle el diente a la Gran Manzana Verde.
     
Así nació Green Maps, la incubadora de los Mapas Verdes, propagados ya por 700 ciudades y 55 países. Lo que empezó como un simple "plano", con la sana intención de conocer mejor la vertiente ecológica de Nueva York, ha terminado fraguando en una poderosa red gobal y en un catalizador para el cambio en las comunidades locales de todo el mundo, de Barcelona a Pereira (Colombia), de Tokio a Mandala Borobudur (Indonesia), de Santiago de Chile a Guangzhou (China)...
      
"El punto de partida es así de elemental: conoce mejor tu entorno", afirma Wendy Brower, en la oficina neoyorquina de Green Maps. "Pero a partir de ahí se ha generado una historia muy poderosa y una simbología de alcance universal. Los "mapeadores" verdes no se limitan a registrar lo que hay, sino que iluminan también las carencias y ayudan a visualizar la ciudad posible".
      
La evolución de Nueva York en las dos últimas décadas en un clarísimo ejemplo. En el primer mapa la Gran Manzana Verde, fechado en 1991, apenas había 145 puntos de interés "verde". En la última edición, superan ya el millar. Y en la versión interactiva el número se dispara...
      
 Setecientos jardines comunitarios.  Más de 650 kilómetros de carriles-bici. Ochenta y cinco cooperativas de consumo. Cincuenta huertas urbanas. Veinticinco mercados de granjeros. Veinte puntos de recogida del compost. Decenas de proyectos de tejados verdes.
       
"Las ciudades están cambiando mucho más rápido de lo que sospechamos", asegura Wendy. "Los mapas verdes son un intento de abarcar y abrazar esos cambios, de promocionar las iniciativas locales, de trabajar y cooperar por un futuro más sostenible que se está abriendo paso a la vuelta de la esquina".
       
Wendy Brawer despliega con orgullo el penúltimo mapa verde de Nueva York –"Gusanos en la Gran Manzana", consagrado al compostaje- y recalca el poderoso efecto de la cartografía verde: "Si podemos cambiar la percepción que la gente tiene de la ciudad (y eso es exactamente lo que estamos haciendo), podemos cambiar la ciudad al mismo tiempo".
       
Brawer tuvo muy claro desde muy joven lo suyo era el diseño gráfico con un "twist" ecológico. Su propio estudio, Modern World Design, se consagró a iniciativas y campañas muy relacionadas con la vida sostenible en la ciudad, al servicio de lo que ella misma llama "el cliente número uno": nuestro futuro común.
      
Pero la pasión de nuestra "mapeadora verde" –cofundadora de la organización de diseño ecológico 02NYC, asesora de la Unesco y reconocida con incontables premios- fue siempre conciliar el cambio personal con el cambio social. Y así fue como nació la ida de Green Maps..
       
"Hace veinte años salías con tu bicleta y te adentrabas en el páramo urbano, asediada por los coches. Entonces te preguntabas ¿dónde están los carriles bici? ¿dónde están los puntos de reciclaje? ¿dónde puedo comprar comida ecológica y local? Ahora todas esas respuestas salen a tu encuentro en la pantalla de un teléfono móvil".
      
"Cada vez tenemos menos excusas", agrega Wendy, con su voz dulcemente persuasiva. "Las opciones son cada vez más visibles y están a nuestro alcance. Y nuestras opciones hablan por nosotros: puedes unirte a una cooperativa de consumo, puedes ir caminando o en bicicleta al mercado de granjeros... O puedes sacar del garaje el coche todo-terreno, cargarlo en el centro comercial y disparar tus emisiones de CO2. Cada paso que damos, cada pequeña decisión, está dando forma a la ciudad en que vivimos".
        
Los cambios no vienen solos, sino que habitualmente se propagan por "racimos", en zonas muy determinadas de las ciudades donde existen redes que le dan el efecto multiplicador: "Aquí, en Nueva York, hay una gran concentración de activismo en el Lower East Side y también en distintos puntos de Brooklyn. Lo bueno de los centros urbanos es la facilidad con la que las ideas se propagan y se replican".
     
El colombiano Carlos Martínez, brazo derecho de Wendy, confirma sobre la marcha cómo los mapas verdes están teniendo también un fuerte impacto en los países en desarrollo y en comunidades como Pereira, en una región cafetera que se enfrenta a la amenaza de la especulación y el desarrollo insostenible.
     
Hace cuatro años, Martínez involucró a varias escuelas en el "mapeo verde" de Pereira  y en la creación de conciencia ecológica, con la elaboración de murales móviles donde saltan a la vista el pulos entre las amenazas y las soluciones que proponen los propios jóvenes: reforestación, reconversión de viejos vertederos en parques, recuperación de cauces contaminados, embellecimiento de espacios públicos...
     
Martínez, que vive en Jackson Heights y recorre en bicicleta los más de 10 kilómetros hastas la oficina de Green Maps en el East Village, recuerda como las "ciclovías" de Bogotá se han convertido en un poderoso referente mundial... "¿Y qué mejor manera de confirmar el avance de las dos ruedas con un mapa donde puede verse cómo crecen, como si fueran venas, los carriles-bici por la ciudad?".
     
Hay otra manera de ver y entender los "mapas verdes", según Wendy Brawer: "Son una manera de celebrar las cosas buenas que están cerca de nosotros, y de apostar al mismo tiempo por un mundo mejor. Piensa globalmente, "mapea" localmente... Descubre todo lo que tienes a tu alcance, conecta con la gente que comparte tus valores e involúcrate: ayuda a transformar tu entorno".
      
A lo largo de 20 años, Wendy y su tropel de colaboradores han sido además capaces de elaborar un lenguaje universal, tejido alrededor de cerca de 300 iconos, divididos en una docena de categorías: economía verde, tecnología y diseño, movilidad, riesgos, agua, fauna, flora, aire libre, carácter cultural, eco-información, justicia  activismo, obras públicas...
     
"La simbología se va ampliando, al tiempo que el horizonte de las ciudades se van ensachando", advierte Wendy. "Cada vez son más frecuentes los proyectos de permacultura urbana, los tejados verdes, las escuelas verdes, los edificios verdes, los lugares de interés eco-espiritual... También damos relevancia a los riesgos y a los retos: lugares afectados por el cambio climático, habitats en peligro, acuíferos contaminadso, puntos de contaminación acústica".
      
Desde 1995, con el lanzamiento en internet Mapa Verde Abierto, se rompieron definitivamente la fronteras visuales (con el complemento de Google). Green Maps no es ya el cuaderno de bitácora para un mundo mejor, sino el auténtico cocedero de innovaciones ambientales y sociales en todo el planeta, explorado simultáneamente por un pelotón de porteadores y soñadores intrépidos.

Carlos Fresneda
Publicado en el blog EcoHéroes de El Mundo.es

27 de enero de 2013

Nostalgia del papel escrito

Vuelvo con cierto toque de nostalgia a El País en papel, habito dominguero venido a menos, ya que después de 6 meses es el primero. La idea principal ha sido realizar un test de lo que vivo en la red social informativa, esa que tengo selecta y me llega desde las que considero mejores plumas y creativas mentes, para ilustrarme con sus orientaciones. Y si, la prensa papel aporta olor, cierta comodidad desconectada y halos de nostalgia, no más. Hoy en El País, y como siempre, mi selección desayunando en pantuflas, parte de lo leído y apreciado lo dejo aquí enlazado por si puede generar cadena de favor a los que gustan de informes.

Manuel Vicent en su columna en la contra es el primero, siempre es el primero, hoy magistral con su Diáspora, que el resume como: España se ha permitido el lujo de tirar cerebros a la basura durante siglos, lo que equivale a un crimen histórico contra la inteligencia. Mi sensación coincidente con el maestro es que hemos tirado y seguimos tirando el mayor activo de la prosperidad, y así nos va e irá.

Pasando las hojas desde la última, es alegría cuando Carlos Boyero lanza sus gritos, esta vez bajo Droga Dura, identificándome con el crítico como solateras en casa y flipando con las 4.5 horas díarias de TV de mis conciudadanos, yo que de ella también echo mano, no más allá de El Intermedio, algun debate de la Sexta y cuando me pilla el Como se Hace del Discovery Max.

En Las dos tormentas el maestro Joaquín Estefania comenta la dolorosa realidad de las dos luchas actuales e indica: Ha ganado terreno una idea perniciosa, que no se puede luchar contra la crisis y el cambio climático. Suelo comentar con colegas que nuestra generación en estos 10 próximos años va a tomar grandes decisiones, de una envergadura nunca medida, sobre el devenir de la civilización, quizás yo optimista con ello cuando siento cada vez con mas fuerza como los dueños del sistema dictan el camino a seguir que les interesa, a ellos y a sus capitales, siendo nosotros el 99% todavía débiles, todavía dispersos, todavía pocos para influir en la senda de nuestro destino como especie.

El reportaje de título Cortijos Nacionales con la foto del actual cazador y director de Parques Nacionales, Basilio Rada, me lleva de paseo por el país de caspa y pandereta donde pago impuestos y sueño un mundo mejor. Que error que un menda que potencia la actividad cinegética y recorta en conservación tenga mando sobre esos espacios donde queremos preservar la hermosa tierra, aunque sea en mini porciones. No puedo apoyar a un gestor puesto por gestores de mas que dudoso interés por los bienes comunes.


Y el remate me llega y tan cierto como lo cuento, al ver la fotografía en blanco y negro de un avión tirando un racimo de bombas sobre la Barcelona del Eixample. Me ha tocao la fibra joder, ver lo que paso cuando la locura fascista mataba a los abuelos de algunos de los que ahora quieren decidir su rumbo independiente hacia el incierto futuro. Y que dolor imaginar esas bombas todavía cayendo, quizás con mas precisión, para defender uranio y combustibles fósiles en la cercana África, o con mas dolor sobre Siria, de la que se habla poco, quizás por lejana a los intereses de la casta más influyente. Pero aquí, 74 años después se intenta que rindan cuentas los que queden de aquellos 21 aviadores que mataron a gentes de bien. Quizás tarde, pero necesario, quedan 90 mil desaparecidos a los que encontrar en este país que no ordena su memoria histórica, que seguirá siendo pobre, hasta que lo consiga.


Y todo esto para salir de lo abrumante, del noticiario sobre esas instituciones políticas corruptas y lamentables que deciden sobre gran parte de mi presente y futuro, de ver como las llamadas élites lo son sólo para robarnos la alegría y todo lo común, lo publico. Abrumando de sentir el tener gestores que no van ya con la realidad de esta apasionante gran obra humana, llena de defectos pero en evolución, y a pesar de todo, cuando me llega el noticiario de las plataformas Stop Desahucios, Eurovegas No, y de tantas otras que defiende la salud, la educación, la justicia, ...o de propuestas, lo de desobedecer a lo que consideramos injusto no esta mal, no te parece? o cualquier noticia de organizaciones que trabajan por el bien común de verdad verdadero ¿a donde me tendría que ir perdiéndome lo que nos ofrece el futuro que aquí comienza ahora mismo? 

Por cierto, lo de la colaboración interespecies, nos hace mucho más grande como especie empática con las demas al ser la dominante, i deberia hacernos empáticos con la nuestra propia, es seguro que todo es mucho mas hermoso de lo que podemos imaginar. Aquí el comentario de esa historia de amor entre humanos y un delfín agredido. 


Manolo Vilchez

Creatividad española 'made in London'

Pablo Amade, Belén Balado y Manu Sainz de los Terreros, fundadores de Círculo Creativo London. | C.F.
Pablo Amade, Belén Balado y Manu Sainz de los Terreros, fundadores de Círculo Creativo London. | C.F.
  • La idea es tender puentes entre los veteranos y los recién llegados a la ciudad
  • El Círculo sirve de punto de encuentro y de herramienta para crear proyectos

Nieva en Bond Street. Dicen que es el invierno más frío de la década. Pero Pablo, Belén y Manu llevan el sol por dentro y no se dejan amilanar por las inclemencias. Desde que pusieron por primera vez el pie en Londres, tienen la permanente sensación de estar "en primera línea de playa". Aunque no lo parezca.
"Estamos en la ciudad con mayor densidad creativa de Europa y posiblemente del mundo", certifica Pablo Amade, diseñador gráfico, ocho años por estas tierras (entre idas y venidas). "Aquí te cargas de energía positiva y te lo curras de verdad", añade Manu Sainz de los Terreros, editor de vídeo con experiencia en marketing digital, cinco años afincado la capital británica. "Te valoran por lo que eres y nada más llegar se te caen las etiquetas", palabra de Belén Balado, periodista y 'freelance', en su primer invierno londinense.
"Estamos en la ciudad con mayor densidad creativa de Europa y posiblemente del mundo"
Pongamos que los tres rondan la treintena, por abajo o por arriba. No vinieron a Londres "huyendo" de nada en particular, sino más bien "buscando". Se sacudieron el "fatalismo" del cuerpo, pero siguen muy en contacto con lo que ocurre en España. Es más, les gustaría tender puentes entre quienes se lo están pensando y quienes llegaron hace tiempo. Y en eso están.

 

Mucho más que un censo

Desde que lanzaron en octubre la sonda del Círculo Creativo London, no tienen casi una hora de tranquilidad. Decenas de artistas, diseñadores, arquitectos, fotógrafos e ilustradores españoles han respondido a la llamada, abierta también a la gente que trabaja en el marketing, en la moda, en los nuevos medios y en todo lo que cabe bajo el paraguas de la creatividad.
"La respuesta ha sido abrumadora", reconoce Pablo. "Hemos descubierto la necesidad y el deseo que hay de conectar. Lo que hemos intentado es algo más que hacer un censo de la creatividad española en Londres. Queremos ser una plataforma informativa y de 'co-working', y de hecho ya han salido un par de proyectos audiovisuales, fruto del contacto entre la gente".
Decenas de artistas, diseñadores, arquitectos, fotógrafos e ilustradores españoles han respondido a la llamada, abierta también a la gente del marketing, la moda, los nuevos medios...
"Nos interesa destacar la labor de los veteranos y tender una mano a los recién llegados y a los que están por llegar", afirma Manu. "La iniciativa ha tenido una gran respuesta en España, pero tenemos que hacer un gran esfuerzo por dar a conocer todo lo que ya está aquí. Uno de los logros ha sido hacer el primer 'mapa' de creativos españoles en Londres. Y estamos poniendo también un empeño en contar sus historias".

El Círculo Creativo London cuenta ya con un centenar de miembros, más todos los que están en lista de espera (basta con vivir en Londres, rellenar un formulario 'online' y adjuntar un 'portfolio'). Más 750 seguidores se han unido al grupo de Facebook y el próximo 14 de febrero organizarán el primer encuentro en un local de Old Street.

 

Vivero de proyectos

"Es muy importante que nos pongamos las caras y nos vayamos conociendo", advierte Belén Balado -Beba para los amigos- con ese ímpetu de la recién llegada que se come Londres con los ojos. "Nuestra idea es precisamente echarnos un poco al lado y permitir que la gente se conozca e interactúe, y que de ahí salgan ideas y proyectos y posibilidades de trabajo".

"Parece un poco increíble, pero la gente se seguía moviendo en Londres por el boca a boca", añade Beba. "No había un directorio, ni un punto de encuentro para la gente con inquietudes creativas en Londres... Pero la necesidad estaba ahí, y es lo primero que nos dice la gente cuando oye hablar del Círculo: "¡Hacía falta algo así!".
"Nuestras profesiones están cambiando, las barreras se están derribando y nos hace falta un lugar de encuentro. El círculo aspira convertirse en ese espacio virtual y esa herramienta para abrir nuevas puertas".
Pablo Amade, el más anclado en Londres (estudió en St. Martins y trabaja como diseñador gráfico en un estudio en el Soho), ha sido testigo de las sucesivas oleadas de españoles y de la "creciente necesidad de conocernos unos a otros, y compartir proyectos y experiencias".

"Vivimos en un mundo cada vez más interconectado y todo evoluciona mucho más rápido de lo que creemos", añade Manu. "Nuestras profesiones están cambiando también mucho, las barreras se están derribando y nos hace falta un lugar de encuentro. El círculo aspira convertirse ahora en ese espacio virtual y esa herramienta que nos puede servir para abrir nuevas puertas".

Vuelve a nevar en Londres. Como cada fin de semana, Manu, Pablo y Beba vuelven a juntarse seguramente en el Flat Planet de Carnaby Street para seguir dándole vueltas al Círculo Creativo London, que gira y gira (de momento) sin ningún tipo de ayuda privada ni oficial.

Los 'e-mail' se acumulan. Las peticiones esperan respuesta. El foro está que arde. Y hay que darle vida a los "encuentros" en la web, con la fotógrafa Nuria Rius, con la directora de arte Andere Monjo, con las arquitectas Marta Núñez e Isabel Varés, con el ilustrador y maestro del 'papercraft' Lóbulo... "Hay tanto por hacer que casi habría que volcarse en el Círculo con dedicación plena", confiesa Beba. Y la historia no ha hecho más que arrancar. Pueden pasar horas, bajo el lucernario de la Wallace Collection, y el trío de jóvenes españoles no deja bombear ideas y más ideas. 

En sus largas charlas, eso sí, tienen proscrita la palabra crisis. Tienen muy claro de dónde vienen, pero también hacia dónde van. "No podemos olvidar lo que está pasando en España y a la gente de nuestra generación. Pero estamos donde estamos, y una de las mejores cosas de Londres es que aquí no te enfrentas a diario con el fatalismo. El tópico de la ciudad de las oportunidades sigue siendo válido".

Carlos Fresneda (Corresponsal) | Londres

25 de enero de 2013

El portavoz del silencio


            FOTO: Isaac Hernández

En este mundo ruidoso que hemos creado, entre el fragor del tráfico, el sobresalto de los bomberos, el aullido de las alarmas, el martilleo de las obras, el zumbido de las calefacciones y el bramido del monstruo urbano, el "oficio" del portavoz del silencio es tal vez más necesario y urgente que nunca...
     
"La gente teme al silencio como le teme a la oscuridad. En el fondo, es un temor a lo desconocido, porque nos hemos habituado a vivir entre ruidos... Tenemos que aprender a "escuchar" el silencio, y lo que viene después del silencio: esa sucesión de pequeños e infinitos sonidos, que son el pálpito del maravilloso planeta en el que vivimos".
       
Gordon Hempton, de profesión "ecologista acústico", habla de una manera susurrante y casi hipnótica, por debajo de los 60 decibelios (que es lo que suele marcar su medidor de ruido durante un conversación normal). Su ideal de silencio está sin embargo por debajo de los 40 decibelios: lo que puede llegar a registrar –micrófono en mano- en ese santuario natural que él mismo ha encontrado no muy lejos de donde vive.
      
Estamos en las Olympic Mountains, el rincón más fascinante y silvestre del noroeste de Estados Unidos. Y nos disponemos a emprender una aventura insólita, a la busca de la mítica One Square Inch of Silence (una pulgada cuadrada de silencio).
      
La leyenda dice que Gordon Hempton ha sido capaz de alterar las rutas de los aviones que despegan de Seattle para que no interfieran en el "santuario" del silencio. El mismo desmiente el tópico y da fe de su lucha infructuosa por lograr que todos los parques nacionales preserven a toda costa su sonido "natural".
      
Hempton estuvo hace tiempo en Doñana, en la primera de sus tres vueltas al mundo a la busca del silencio, que cada vez se vende más caro. Ultimamente ha atravesado su país en un inaudito "cross country", a medio camino entre Jack Kerouac y John Muir, captando la sucesión de sonidos autóctonos, y escribiendo sobre la marcha un apasionante tratado de geografía acústica.
      
Su epifanía personal, recuerda, ocurrió durante un viaje parecido a los 27 años. Llevaba todo el día conduciendo y estaba agotado. Decidió tumbarse en un campo de maíz a dormir. Le despertó un trueno y sintió cómo le zarandeaba la tormenta. "¿Cómo he podido pasar tanto tiempo sin saber escuchar?", fue la pregunta que se hizo en el ecuador de su vida. Ya no le interesaba ser patólogo de plantas. La respuesta, mi amigo, está siempre en el viento, que diría Bob Dylan...
   
"Cada valle tiene un rumor distinto, una partitura peculiar que está marcada por la altitud y por la fronda de los árboles. Los ríos y los arroyos tienen también su propia música en función del caudal, que interpreta una melodía distinta en cada estación del año".
     
Silencio. Gordon Hempton despliega su micófono bajo el susurro de las coníferas. El viento agita las copas y las ramas chocan. El medidor marca 45 decibelios. El bosque respira hondo. Silencio.
Los alces flanquean la entrada al parque de las Olympic Mountains a cualquier hora del día. Comen el pasto y quiebran las ramas. Apenas irrumpen en el silencio natural. Si acaso cuando chocan sus cornamentas; estamos en época de celo... Pasamos sobre un riachuelo: el agua dispara el medidor a los 69 decibelios.
      
Conforme avanzamos, el musgo se apodera de las rocas y los troncos y lo cubre todo con un halo de silencio verde. Poco a poco nuestros oídos van calando en el misterio del bosque. Gordon habla lo mínimo e impresncindible en su habitat, atento siempre a sus mediciones, que registra puntualmente en un cuaderno, con el sigilo de un duende.
      
Sobre la marcha le formulamos algunas preguntas amortiguadas e indiscretas. Por ejemplo, su sonido favorito: "El de los pájaros al amanecer, en cualquier lugar del mundo... Es un sonido de júbilo, de invitación permanente a la vida. Le dediqué un documental al tema, "Vanishing Dawn Chorus". Un lugar donde los pájaros no cantan por la mañana es un lugar sin futuro".
     
¿Y el sonido que más detesta? "El de un avión a primera hora del día... Es como el eterno recordatorio: por aquí ha pasado el hombre. El ímpetu de la civilización no respeta ni los parajes más asombrosos, como mi querido Yosemite, profanado a todas las horas por los aviones".
     
Dicho y hecho. Apenas llevamos 38 minutos de caminata y el avión de Alaska Airlines (la única línea que sigue volando sobre el parque) altera por primera vez el sonido natural. Esta vez vuela muy alto, y el marcador apenas se inmuta. Cualquier ruido imprevisto puede hacer que se dispare por encima de los 75 decibelios –más o menos lo que detectará en una calle ruidosa de Nueva York- pero una especie de hechizo parace proteger a este bosque y a su defensor más callado y conspicuo.
     
Pasamos revista a los efectos indeseados de la contaminación acústica, a esa epidemia de insomnio, ansiedad, estrés y alta presión sanguínea tan común entre los habitantes de las ciudades. Pero el ruido va quedando atrás, y Gordon Hempton prefiere recordar en todo caso su experiencia cercana al silencio total: "Perdí casi totalmente la audición. Mi mundo se estaba cayendo en pedazos, creí volverme loco. Me di cuenta de lo que es renunciar al mundo de los sonidos. Recuperar el oído dio un nuevo sentido a mi trabajo".
     
De aquella crisis nació la idea de crear la Pulgada Cuadrada de Silencio, que acaba de cumplir ocho años. Decenas de visitantes, siguiéndole a él o dejándose llevar por su instinto, han logrado llegar hasta el lugar, flanqueado un árbol hueco que Gordon ha bautizado como Silence Gate. El medidor registra allí el mínimo de 32 decibelios en la Puerta del Silencio, el punto más cecano a la quietud total.
     
Casi en volandas llegamos hasta el "santuario", marcado con una pequeña piedra roja y una jarra que contiene los pensamientos finales de todos los peregrinos del silencio: "Gracias, Gordon, por crear este oasis de cordura en un mundo estrepitoso".

Carlos Fresneda
Publicado en el blog EcoHéroes de El Mundo.es

19 de enero de 2013

Los 99 muros de Belfast


    El 'guernika' de Falls Road. | Carlos Fresneda VEA MÁS IMÁGENES
  • Se extienden a lo largo de 20 kilómetros y miden a veces más de siete metros
  • Sirven para segregar a protestantes y católicos...

Cayó el muro de Berlín, pero ahí están los 99 muros de Belfast. Se extienden a lo largo de 20 kilómetros y miden a veces más de siete metros de alto. Están hechos de piedra y metal, con alambres de espinos y cámaras de vigilancia que les confieren un aire de campo de concentración. Sirven para segregar a protestantes y católicos...

"Yo crecí en Belfast antes de que se levantaran los muros, pero las últimas dos generaciones han crecido entre ellos y lo ven como algo normal", reconoce Joe O'Donnell, ex vicealcalde de la capital norirlandesa y primer concejal católico (por Sinn Féin) del conflictivo este de la ciudad.
"Tengo 62 años y he vivido también muy de cerca los peores momentos de The Troubles, cuando media ciudad se enfrentaba con la otra media en las calles", admite O'Donnell. "Yo también aspiro a derribar algún día todos esos muros, pero aún nos queda bastante por hacer. Antes que nada hay que derribar los muros mentales".
"Yo crecí en Belfast antes de que se levantaran los muros, pero las últimas dos generaciones han crecido entre ellos y lo ven como algo normal"
Joe O'Donnell, ex vicealcalde de la capital.

O'Donnell dirige ahora el Proyecto Interface de Belfast, que trabaja con 50 comunidades locales intentando promover la aceptación, el entendimiento y el intercambio entre protestantes y católicos. Pese a todo el camino avanzado desde el Acuerdo de Viernes Santo, en 1998, los muros han seguido surgiendo por doquier. Y lo que es peor, la gente los sigue considerando "necesarios".
Según un sondeo del 2011, el 78% de los norirlandeses querría derribar las así llamadas "líneas de la paz" (un eufemismo al más puro estilo orwelliano). Pero el 69% de los residentes que viven en las zonas "limítrofes" de barrios católicos y protestantes siguen considerando las barreras como "necesarias" para garantizar su seguridad.

"Los muros sirven para perpetuar la mentalidad que da pie al conflicto", reconoce Peter Shirlow, profesor de transición post-conflicto en la Queens University de Belfast. "En Belfast, si un niño te pregunta: "¿Por qué está ahí ese muro?", lo más normal es que le respondan: "Para que la gente del otro lado no nos haga daño".

Peter Shirlow, profesor de transición post-conflicto.Peter Shirlow, profesor de transición 
post-conflicto.

Shirlow, 47 años, crecido en barrio protestante y testigo de la explosión de una escuela, pertenece a la primera generación que creció con los muros (erigidos desde finales de los sesenta). Casado con una católica, optimista a pesar de los recientes disturbios, Shirlow reconoce sin embargo que le cuesta imaginar un Belfast sin barreras: "Yo soy positivo sobre el proceso de paz y creo que las cosas irán a mejor en Irlanda del Norte, pero no pongo la mano en el fuego por la caída de los muros de aquí a seis, siete u ocho años".

 

Murallas infranqueables 

 

Los muros no son sólo la prueba palpante del conflicto, sino que siguen siendo la principal atracción turística de Belfast (y casi la única, hasta que construyeron hace un año la Experiencia Titanic). Decenas de taxistas descargan a diario a los turistas europeos, americanos o japoneses que vienen a hacerse la foto de turno junto al Guernika de Falls Road o junto a los graffitis de Cupar Way.
A un lado (el católico) persisten aún las llamadas a las armas, recordando que la paz no será posible mientras dure la ocupación británica. Al otro (el protestante), emergen los fantasmas de los paramilitares en medio de un ondear incesante de Union Jacks. A uno y otro lado, amortiguando la sensación siniestra, abundan los mensajes de esperanza como ese 'It´s all good' (Todo es bueno) en las vallas que rodean la calle Tres de Shankill Road.

En el norte del Belfast, la zona más segregada, el Interface Project ha censado 44 muros. Muchos de ellos fueron levantados en tiempos por el Ministerio de Justicia, secundado por el Departamento de Vivienda o por los propios vecinos, usando metales y materiales caseros. En algunos casos son vallas de apenas metro y medio, o tabiques más o menos gruesos. En otros son auténticas murallas infranqueables que proyectan su funesta sombra sobre las casas o que convierte los patios traseros en auténticas cárceles.

También abundan en los muros de Belfast las puertas metálicas, algunas chapadas a perpetuidad, otras abiertas sólo durante el día y cerradas en el "toque de queda" inaudible que suena en muchos barrios de la ciudad en cuanto cae la noche. Sobre todo en el este de Belfast.
"Los manifestantes lealistas se han empeñado en llevar sus protestas hasta Short Strand, una de las zonas más calientes entre católicos y protestantes", asegura Joe O´Donnell, el director del Interface Project. Allí, rodeados de 66.000 protestantes, viven 6.000 católicos, amparados por muros de siete metros como el que separa la calle Madrid (en memoria de la relación histórica entre españoles e irlandeses).
No hay un alma en Madrid Street en una mañana cualquiera. A nuestro paso se escuchan voces lejanas, postigos que se cierran, el ladrido de un perro. Sale por fin a nuestro paso un hombre entrado en años que ha salido de su casa a fumarse un triste pitillo. Estamos en el número 123, a los pies de la imponente muralla con alambres de espinos y sin ornamentos.
"En Belfast, si un niño te pregunta: "¿Por qué está ahí ese muro?", lo más normal es que le respondan: "Para que la gente del otro lado no nos haga daño".
"Es verdad que impone a primera vista, pero desde que la levantaron nos sentimos más seguros y protegidos", reconoce Phil Fermanagh, albañil jubilado, presto en enseñarnos los impactos de los adoquines y los clavos que frecuentemente "llovían" sobre su casa...
    
"Ahora por lo menos podemos dormir tranquilos y no ver a diario peleas en las calles, ni escuchar tiros por las noches. Yo mismo me he llevado unos buenos puñetazos en el barrio, sobre todo cuando era joven. Sé que no es muy católico, pero crecimos odiando al vecino, y viceversa. Madrid Street fue una de las zonas más calientes durante "The Troubles". Aunque no lo sé, seguro que si preguntas en el otro lado te cuentan otra historia".
    
Para llegar "al otro lado", al vecindario protestante, hay que recorrer el medio kilómetro de muro a lo largo de Bryson Street y persignarse ante la iglesia de St. Matthews (escenario de la famosa "batalla" entre católicos y protestantes que se cobró dos muertos y decenas de heridos en 1970). Doblando la esquina, se pasa por la iglesia presbiteriana de Westbourne y una sensación extraña se mete en el cuerpo...

 

Caen las barreras mentales 

 

"Loyalist East Belfast", leemos en el mural desde el que nos vigilan los "verdugos" de la Asociación de Defensa del Ulster, persiguiéndonos allá donde vayamos con los cañones de sus fusiles pintados. En otro mural, el espectro de la muerte, con una bomba en la mano, nos informa que estamos en "zona segura" para los niños. Un cartel pide justicia en el nombre de Jimmy McCurrie y Bobby Neill, asesinados por el IRA. Por todos los lados, una borrachera incesante de banderas británicas...
    
"Queremos ver la Union Jack ondeando todos los días en el Ayuntamiento y por eso nos manifestamos", reconoce Heather Murray, 37 años y vecina de Susan Street, al otro de lado del muro. Como la mayoría de los vecinos de su barrio, Murray reconoce que no se habla con sus vecinos católicos: "Vivimos en dos mundos distintos, queremos un futuro distinto para el Ulster y creemos en otras cosas. Aunque en el fondo pienso que le rezamos al mismo Dios y que alguna vez escuchará nuestra plegaria".

A pesar del ruido y el fuego, algo está cambiando en este Belfast de los 99 muros. Las barreras mentales están cayendo fuera de esas doce áreas segregadas. La mayoría de sus 270.000 habitantes han decidido seguir avanzando por una senda conjunta y lejana de los recientes disturbios. Hace exactamente un año se puso en marcha el Peace Walls Program, con el objetivo más o menos difuso de derribar los muros.

"La generación de mis hijos y mis nietos ven los muros como algo inevitable en Belfast", confiesa Joe O´Donnell. "Mi sueño es seguir trabajando para erradicar el virus del sectarismo y crear las condiciones para eliminar las barreras físicas y mentales que aún dividen Irlanda del Norte".

Carlos Fresneda (Enviado especial) | Belfast


 


 




 

 

15 de enero de 2013

Objetivos 2013 a partir de ya

Pero antes, GRACIAS agricultores ecológicos, por cuidar la tierra y cuidar la vida; GRACIAS, ingenieros, por conformar el sistema energético sostenible (a pesar de los bloqueos); GRACIAS, activistas sociales, por construir la nueva fase de la democracia; GRACIAS, trabajadores y defensores de todo lo público, de todo lo nuestro, gracias; muchas GRACIAS, economistas, políticos y hasta banqueros que trabajáis para el bien común y no para el bien de los tiranos; GRACIAS, plataformas sociales, stop deshaucios y yayoflautas, gracias por comenzar los cimientos del nuevo estadio democrático, GRACIAS, abogados y jueces, por sentar en el banquillo a lo peor de la ciudadanía hasta hace poco intocables; y GRACIAS, activistas de la bicicleta, que soñáis como yo una movilidad inteligente y limpia donde nuestras máquinas verdes cubran con alegría hasta los 5 km de media y hasta trasladen paquetes grandes y siempre a la velocidad de las mariposas; GRACIAS, creativos, ilustradores, poetas, músicos y artesanos, gracias por vuestras hermosas obras; GRACIAS, vecinos de Bullas, de Santa Coloma, de Huélago y del Mundo, por compartir especie y ganas de proteger la vida buena; GRACIAS, miembros del servicio postal de El Correo del Sol, por visionar ilusiones ecologistas, y entre ellas las mías...

He tenido el gusto estos días de preguntarles a algunos colegas qué harán este año nuevo de calendario que hemos comenzado.

Josep Pàmies me regaló una lufa y me explicó cosas sobre ella.

 Luego dijo esto:

En una fiesta por el nuevo mundo, me encontré con el bicipoeta Òscar Patsí y ya dejé constancia de la intensidad del encuentro. El otro día, le seguí en bicicleta por esa ciudad que más o menos a los dos nos tiene el corazón partío y dijo esto:



Más tarde me envió una foto con título "timbre de compromiso" que resultó ser el objeto con el que declaraba su complicidad para con su amada compa, que para nada es metálica con ruedas, sino humana plena de amor, según observé.
Yo le he copiado el detalle y ya tengo preparada una caja para el objeto. Y todavía no lo sabe, pero ya tengo la bolsa chachi para la Brompton, la mismita que él luce, aunque nunca tendré la habilidad de ponerle poesía a la vida, como él hace cada día.



Acudí a lugar de culto, la oficina de Intiam Ruai, me contaron maravillas actuales en eficiencia, renovables y cultura energética. Y Manel Rivero dejó esto:
Y con su socio Antonio, foto oficial al lado de algunos de sus premios:



Con Bran y Julio nos fuimos a ver a un cantante de rock (Txus, de Mägo de Oz) y el fan más puesto le preguntó cosas interesantes sobre los artistas y sus canciones.

Luego pesqué a Julio C. Gazquez de www.viridetum.org y a Enric Navarro (el rey de las ecozanahorias) comentando sobre el terreno lo que es un lugar mágico vegetal en l'Empordà.

Y volví a la bici, esta vez al esfuerzo vivo del diseño y el reto de fabricar objetos adorables e ideas para el mundo, y Eduard Sentís, breve y directo, lanzó esto:

Y junto a una de sus bicis y uno de sus colaboradores, Josep, mecánico de joyas verdes, en uno de sus sueños materializados desde www.urbikes.com, pactamos seguir realizando sueños alados.


Y el día que llegó el invierno, con un sol espléndido, visitamos un lugar en la ciudad donde se enseña a cultivar alimentos y pasiones. Allá siguen los dos domos de El Rebost Vital, propuesta agitada con arte cultural supremo por los colegas de Fundación Terra. Casi al final, entre flores, dos especiales.

Y Domingo Jiménez Bertrán, que entre otras actividades es vicepresidente de la Fundación Renovables y una de las personas que más tiempo lleva trabajando por la cultura de la sostenibilidad ambiental, y fue el primer director de la Agencia Europea de Medio Ambiente, lo tiene así de claro con respecto al 2013 energético:

Oyendo por radio a un ilustre yayoflauta de Madrid (ya son más 60 en el grupo) que, dirigiéndose a su hijo, le indicaba: ahora, hacer política ciudadana es una necesidad para no dejar en manos de los políticos de casta algo tan vital, tan valioso y tan necesario para mejorar como especie y familia humana... e inspirado en @fanetin le suscribo y amplío: Amig@s, en 2011 nacimos (muchos), en 2012 hemos aprendido y nos hemos encontrado, en 2013 toca cambiar y seguir avanzando hacia el mejor sistema que podamos crear, que estoy seguro será una mejora del actual y un paso más, esta vez crucial para nuestra humanidad.

Y a ti lectora persona, yo, sin vídeo te digo esto, que el miedo no te domine, que la crisis te anime a crecer y superar momentos con fuerza y decisión, que no dudes en cambiar efectos por afectos, que no dejes de participar en la finanzas éticas, en el uso de la mejor energía (gracias Som Energía por ser fuerza disponible para todas), que no dejes de sentirte tremendamente útil en el combate social para dejar a un lado lo mediocre y tirano para que caminemos hacia la justicia social, la equidad y la Paz… Y si te cuadra nos vemos en la Solarquedada allá por verano o nos vemos por aquí, o nos cuentas dónde quedamos de los lugares de tu activismo por la vida buena para todas.

Manolo Vílchez
Publicado en el blog En Ruta Solar de El Correo del Sol