13 de diciembre de 2012

El Gobierno británico da luz verde al 'fracking'

Protestas contra el uso de 'fracking' en Londres. | Justin Tallis

    Protestas contra el uso de 'fracking' en Londres. | Justin Tallis
  • La fractura hidráulica causó dos pequeños terremotos en Lancashire
  • Las perforaciones estuvieron suspendidas 18 meses para evaluar el impacto
  • Las reservas británicas podrían superar 1,7 billones de euros

El Gobierno británico ha decidido dar finalmente luz verde a las extracciones de gas pizarra. El ministro de Energía y Cambio Climático Ed Davey ha decidido autorizar el uso generalizado de la polémica técnica conocida como 'fractura hidráulica' o 'fracking', que causó hace 18 meses dos pequeños terremotos en el condado de Lancashire, en unas perforaciones realizadas por la compañía Cuadrilla.

"La extracción podrá seguir adelante con nuevas medidas de control para reducir el riesgo de actividad sísmica", ha declarado Davey. "El gas pizarra constituye una gran promesa para el futuro energético del país, para la reducción de las emisiones de CO2 y para la creación de miles de empleos".
Según estimaciones de la Sociedad Geológica Británica, el Reino Unido cuenta con unas reservas de gas pizarra estimadas en 1,7 billones de euros, principalmente en el noreste del país. El ministro del Tesoro George Osborne es el principal impulsor de la 'fiebre del fracking' y planea la apertura de una Oficina Especial del Gas Pizarra.

Los mapas iniciales estiman que hasta el 64% de la campiña inglesa podría perforarse a la busca del controvertido 'maná' energético, que se ha convertido en el caballo de batalla de los grupos ecologistas en todo el mundo (incluida España) desde el impacto de la película 'Gasland', de Josh Fox.
Los críticos cuestionan principalmente la contribución del 'fracking' a los movimientos sísmicos y a la contaminación de los acuíferos. La fractura hidráulica consiste en una perforación vertical hasta la capa de pizarra, donde la perforación se vuelve horizontal. Con la ayuda de explosivos se provocan pequeñas grietas, en las que se inyectan miles de toneladas de agua alta presión, mezclada con arena y productos químicos, para fracturar la roca y liberar el gas.

Sin entrar en el impacto directo que el 'fracking' puede tener en las zonas de explotación, el ministro Ed Davey ha defendido la extracción del gas pizarra en el nombre del cambio climático: "¿No es mejor producir el gas en este país que tener que importarlo desde la otra parte de mundo?".

Carlos Fresenda / Londres

No hay comentarios: