21 de noviembre de 2012

Lo que las tecnologías hacen más allá de lo esperado

Hace dos semanas llegó al taller de alSol el fogón de leña tecnológico Biolite Camp Stove. Hemos invertido en ello porque andamos preparando un proyecto propio y desarrollo para la cooperación internacional donde el quemar leña de la forma más efectiva y con el mejor resultado energético es la premisa.



Es nuestra pequeña aportación para cuando pasen, que pasarán, situaciones de emergercia por causas naturales (agitadas algunas de ellas por el cambio climático, como ha sido Sandy).

El post de la quinua dejó referencia hace unos días y el análisis con expertos colegas en Biocultura también está disponible en versión videonota.
Claro que las gentes de Biolite, con su cuartel general en Brooklyn, se han encontrao de golpe con un test real de uso de su producto, y ello fue noticia internacional. Pero lo que les ha ocurrido es que los hechos les han alterado su cotidianidad, no menos ha hecho Sandy en la vida de millones de personas allá por donde arrasó, Haití entre otros países.

En Biolite, aparte de acabárseles el stock, se han lanzado a la cooperación, no lejos, sino en el mismo Manhattan y con organizaciones sociales: las estaciones de carga de móviles y preparación de tés calientes en el frío otoño postSandy donde la electricidad no llega está aliviando el acontecer de gentes del primer mundo.

Y más allá de lo esperado, una pequeña empresa con la ambición de servir al mundo se encuentra en su salsa donde menos lo esperaba. Aquí enlace al post donde narran y visionan la acción de estos días.

               

Yo, con las cocinas solares parábólicas que tenemos el privilegio de facilitar a una enorme diversidad de destinos, me he puesto también a imaginar que, ante una situación de emergencia energética local, estas servirían para lo que mejor hacen, coger del sol el limpio flujo energético y con tecnología base pasiva transformarlo en servicio de procesado de alimentos.

Y me he ido un poco más allá y ha aparecido la bicicleta para moverse, y los métodos de cultivos biointensivos urbanos para nutrirse, y la solar fotovoltaica para autoconsumir electricidad, y la maravillosa red de comunicación horizontal que por primera vez nos brinda ser una especie comunicada, para librarnos con la visualización de datos de todo lo canalla y animarnos para la más extraordinaria revolución, la de todas las personas de este mundo formando parte y en libertad de sus destinos.

La tecnología, cuanto mas avanzada y sostenible, mejor. Cuanto más nos envuelva, más garantías tendremos de enfrentarnos con alegría al incierto futuro del vivir sobre este hermoso planeta.

Manolo Vilchez

No hay comentarios: