17 de octubre de 2012

Un día energético nutricional

Los dos ciudadanos que escribimos en este espacio nos vinculamos a un tercero hace ya dos años y medio en una aventura de esas que cambian cosillas en la vida de cada cual. Un viaje a Haiti a los 100 días de su ruptura sísmica le sirvió al periodista para reencontrarse con un país conocido en otros tiempos atrás y dolido y jodido y superándose en aquel momento, a un ecologista le sirvió para analizar como la energía se movía por aquellos lares, como el uso del carbón vegetal para cocinar se había cargao el futuro geológico y casi social, pero regresó más fuerte con aquello de que los sueños solarenergeticos sin más remedio, podrían ayudar, y a un cocinero le sirvió para entrar de lleno en la realidad que une pobreza, energía y alimento. A aquel viaje le llamamos The Solar for Hope y aquí dejamos constancia.

http://www.endinghunger.org/docs/WFD_contest/First%20place%20-%20A.%20Kawatkar%20-%20India.jpg 
A. Kawatkar - India 

Se ha celebrado el Día Mundial de la Alimentación, y unos chavales, miles, han pintao sus mundos y aquí han dejao constancia desde la FAO. Y de los tres de marras, cada uno por su camino nos hemos ido de una forma u otra a Haiti, el periodista informando sin parar de lo bueno ambiental que hay en el mundo que cambia sin poder parar, el ecologista que ha querio hacer unos panes sin emisiones y se ha quedao por un imprevisto con las manos en la masa, pero lo volverá a intentar en unos días, y el cocinero, el reforzado en lo solidario desde aquel día, parió su organización al poco y hoy la presenta ya lanzada al mundo, uniendo su ilusión y la de su equipo a ese eje transversal que une lo que comemos a la energía con la que lo procesamos y al mejor futuro para todo lo vivo en este hermoso planeta. Desde el twitter leemos Cambiando el humo de las cocinas. Enseñando a comer más sano y mejor, a ser sostenibles. Ello con el nombre World Central Kitchen, recetas para el cambio desde la cocina humanitaria de José A. Andrés.




Desde Londres Carlos Fresneda, y desde Bullas, Murcia, Manolo Vílchez

No hay comentarios: