21 de septiembre de 2012

'Nuestra ciudad, nuestro dinero


El alcalde de Bristol y un panadero de la localidad posan con una libra local. | C.F.


El alcalde de Bristol y un panadero de la localidad posan con una libra local. | C.F.

  • 400.000 vecinos pueden usar ya los billetes, equiparables a la libra esterlina
  • La idea es fomentar que la riqueza se quede en la localidad
  • El apoyo del Ayuntamiento y de un banco ha sido decisivo
  • Quieren propiciar desde lo local un giro a otro tipo de economía

Día de fiesta en Bristol. El 'lord' alcalde Peter Main se viste de sus mejores galas para presentar al mundo entero la moneda local y comprar con el primer y flamante billete una hogaza de pan. En medio de un repicar de campanas, a las puertas del mercado de St. Nicholas y ante decenas de cámaras y curiosos, se consuma finalmente la histórica transacción
De ahora en adelante, más de 400.000 vecinos pueden usar la libra de Bristol, la primera gran ciudad británica que ha decidido crear su propia moneda 'complementaria' o alternativa, por aquello de estimular la economía local.
"La gente percibe la banca y el dinero como un sistema implacable e impersonal, totalmente alejado de nuestras necesidades reales", asegura Ciaran Mundy, tres años embarcado en el difícil parto de la original divisa. "Lo que estamos intentando en Bristol es algo nuevo: queremos cambiar el ADN del dinero y reivindicar otro tipo de valores que han muerto aplastados bajo el poder financiero".
"La idea no es tanto subvertir el orden global, sino más bien propiciar un pequeño giro desde lo local hacia otro tipo de economía", precisa por su parte Mark Burton, de la red de Transición, que ya ha puesto en marcha monedas locales en pueblos como Totnes, Lewes y Stroud y en barrios como Brixton, al sur de Londres. En cualquier caso, el dinero complementario se había percibido hasta ahora como opción marginal y hasta cierto punto invisible para la mayoría de los británicos.

Todo queda en casa

Hasta que llegó Bristol, con su larga tradición progresista, y decidió embarcar a cientos de escolares y a decenas de artistas en el diseño de unos billetes radicalmente distintos, bajo el lema: "Nuestra ciudad, nuestro dinero, nuestro futuro".
En el de una libra vemos el nombre de la ciudad, dibujado los símbolos más reconocibles de su historia, su vegetación y su fauna. En el de cinco libras puede verse a un tigre escribiendo clandestinamente en una pared 'O Liberty!'. La moneda local puede cambiarse por libras esterlinas -a idéntica cotización- en varios puestos instalados en la calle. Todos los billetes llevan la estampa genérica del "Pueblo de Bristol".
[foto de la noticia]
Los billetes han sido diseñados por ciudadanos de Bristol. | C.F.
El apoyo del Ayuntamiento local ha sido decisivo para el salto cualitativo. El respaldo del Bristol Credit Union, que actúa como depositario y garante de las primeras 85.000 libras locales en circulación, fue también fundamental para superar los recelos iniciales del Banco de Inglaterra. Pero lo más importante ha sido sin duda el impulso de 300 comercios locales y de miles de ciudadanos, que se han comprometido no sólo a usar los nuevos billetes, sino a abrir cuentas personales de libra electrónica de Brixton usando el innovador sistema de 'pago por SMS' (txt2pay).
"En algunos sitios ha podido fracasar por falta de impulso o por desconocimiento, pero creo que si en alguna ciudad puede funcionar este sistema es precisamente en Bristol", asegura Joe Whitecroft, el panadero de Source que fue el primero en aceptar la divisa local. "Mi intención es ahorrar hasta las 1.200 libras de Bristol y comprarle una vaca a un granjero en las cercanías de la ciudad".
También en España las monedas sociales y complementarias se están abriendo paso como respuesta local a la crisis. En Villanova i la Geltrú, donde circula desde hace tiempo la 'turuta', se celebró en julio el primer encuentro estatal de iniciativas de este tipo. Los diferentes 'ecos' de Cataluña, el 'bilbodiru' en el País Vasco, el 'zoquito' de Jérez o el 'puma' de Sevilla son algunas de las alternativas incipientes que han despertado el interés de medios extranjeros como The Guardian y The Wall Street Journal.

Mezcla de tradición y tecnología

"Aquí pesa mucho el orgullo local y en estos tres años todo el mundo ha oído hablar ya de la libra de Bristol", explica Peter Main, el 'lord' alcalde de Bristol, del Partido Liberal Demócrata, que ha logrado el apoyo de todas las fuerzas políticas a la iniciativa. "La gente es consciente de que consumiendo en libras esterlinas en una cadena de supermercados, lo más probable es que su dinero 'vuele' a cualquier otro lugar esa misma noche. Con la libra de Bristol nos aseguramos de que una parte del dinero que gastamos permanece aquí, circulando entre los negocios locales".
Wesley Thorne, de la dulcería Treasure Islands y la chocolatería A bar of Chocolate, está deseoso de estrenar el sistema de 'pay by text', de ahí el poderoso reclamo de la entrada: "Orgullosos de aceptar libras electrónicas de Bristol". "Sinceramente, creo que es el sistema de pago del futuro, y aquí nos estamos precisamente adelantando. Con tu móvil conectas directamente con tu cuenta, marcas el código de la tienda y la compra está hecha".
Phone Junkies, Chaos Cycles, The Rock Shop y casi todas las tiendas intransferibles del mercado de St. Nicholas han abierto sus puertas a la libra de Bristol. Incluso en el Hot Sauce Emporium -el imperio de las salsas picantes- han lanzado una promoción especial para los usuarios de la moneda local, igual que en los concurridísimos restaurantes en las callejuelas de este mercado que tiene algo de intrincado bazar árabe.
"La libra de Bristol ha conquistado sin duda la imaginación de los vecinos y se ha convertido en un referente para todo el mundo", admite el cofundador del sistema, Ciaran Mundy. "Ahora sólo falta que el nuevo dinero circule, que funcione realmente como estímulo de nuestra economía local y que sirva de modelo para muchas otras ciudades en estos tiempos difíciles".
Carlos Fresneda
Publicado en El Mundo.es Econonomía

No hay comentarios: