21 de julio de 2012

Marxismo 2012


            Fotos: C.F.
  
"Dinos lo que piensas del marxismo"...
  
Los militantes de la vieja izquierda preguntan con curiosidad a los seguidores de la nueva izquierda, reunidos bajo el mismo techo en la Friends Meeting House de Londres, decorada de riguroso rojo y bajo el lema "Austeridad, resistencia y revolución".
    
Por el escenario pasarán David Harvey, Toni Negri, Alex Callinicos y otros "popes" del marxismo de toda la vida. Pero también habrá sitio para el blogero egipcio Hossam El-Hamalawy, para el director de cine Haris Hakistefanou ("Deudocracia") o para el escritor Owen Jones, autor de "Chavs: la demonización de la clase trabajadora".
    
Estamos ni más ni menos que en el Festival del Marxismo, un cónclave relativamente marginal hasta hace un par de años, cuando empezaron a llegar auténticas hordas de jóvenes, golpeados muy directamente por la crisis y hastiados por la falta de respuestas de los partidos políticos.
    
"El concepto de lucha de clases vuelve a estar ahí, más patente que nunca en las últimas décadas", asegura Owen Jones, 27 años, hijo de un notorio sindicalista brit'anico. "Los gobiernos no pueden seguir diciendo que estamos todos en el mismo barco porque no es cierto. Al 1% no le ha afectado la crisis, las clases medias están desapareciendo y los que menos tienen, en torno al 30% de la población, se están convirtiendo en una nueva subclase".
   
"Las políticas de austeridad van precisamente dirigidas contra quienes menos tienen", advierte Jones. "Se están creando las condiciones para un malestar social rampante, como vimos el año pasado durante los disturbios... No va a haber una revolución sangrienta en Gran Bretaña, pero sí vamos a ver un movimiento clamando por una sociedad que funcione para la clase trabajadora". 



Recién llegado de Grecia, con nueva películo bajo el brazo ("Catastroika"),  Haris Hakistefanou pide a la audiencia que desconfíe del tópico repetido hasta la saciedad por los grandes medios ?"los griegos son una panda de vividores y corruptos que merecen su destino"- y tiren del hilo de su documental para entender lo que está pasando...
    
"En el nombre del neoliberalismo llegó primero la desregulación, después la deuda y finalmente la austeridad, que nos está poniendo la puntilla... La austeridad es en realidad un eufemismo para justificar la ola de privatizaciones masivas que estamos viendo. Quienes nos metieron en este agujero siguen llevando impunemente las riendas de la economía y de la política. Estamos en manos de los "expertos". Ha muerto la democracia". 

   
Dando argumentos a los conferenciantes, el reciente informe de Democratic Audit (divulgado por The Guardian) confirma que la democracia en el Reino Unido se encuentra "es estado de declive terminal". La influencia de los poderes económicos, la desconfianza en la clase política y la galopante abstención (68% en las últimas elecciones locales) "amenazan con subvertir los principios más básicos de la toma de decisiones en un sistema demócratio", advierte el informe.
    
El periodista y activista Tariq Ali habló precisamente sobre el "centro extremo", ese espacio dudoso en el que convergen los partidos tradicionales de derecha y de izquierda y que "está dinamitando desde dentro la democracia en el nombre del capitalismo".
El diputado George Galloway, la "bestia negra" de la izquierda, expulsado del Partido Laborista por sus diatribas contra la guerra de Irak, se dejó caer por el Festival del Marxismo 2012 para denunciar precisamente "la traición del "nuevo laborismo" a una clase trabajadora que se siente cada vez menos representada".
    
El Partido Socialista de los Trabajadores (SWP), con sus impenitentes mensajes anticapilistas, se metió al final en un puño a los más de 5.000 militantes, simpatizantes y curiosos del marxismo, que dudaban entre comprase la nueva edición de "El Manifiesto Comunista" o el último ejemplar de "El trabajador socialista", con un clamoroso titular al que nunca se atreverán los tabloides: "¡Encarcelad a los banqueros!". 

 

Carlos Fresneda / Londres

No hay comentarios: