14 de octubre de 2011

Y sin embargo se derriten...



El fotógrafo y montañero David Breashears alerta sobre la aceleración en el “repliegue”  de los glaciares del Himalaya 

Como los grandes pioneros de la alta montaña que fotografiaron por primera vez el techo del mundo, David Breashears pensaba que los glaciares del Himalaya eran inmutables. “Todos creíamos que iban a estar aquí para siempre”, asegura. “Nunca imaginamos que las acciones de la especie humana pudieran tener un efecto apreciable a 8.000 metros de altura”.
       
Y sin embargo, a lo largo de sus ocho expediciones al Everest, Breashears tuvo la sospecha –y después de la certidumbre- de que la tercera masa de hielo y nieve del mundo (después de los dos polos) se estaba “replegando”.