21 de junio de 2011

Los 'indignados' de Nueva York

Fotos: C.F.

Son pocos, pero montan cada vez más bulla. Están desparramos con sus sacos de dormir y sus pancartas entre un laberinto de andamios, en la esquina de Broadway con Murray Street. Hacen sonar el tambor ante el desfile de paseantes y la mirada escéptica de decenas de policías. Corean consginas como “¡Queremos Justicia!”, “¡Más profesores, menos guerras!” o “¡Solidaridad con Grecia y España!”.

Son los “indignados” de Nueva York, acampados frente al Ayuntamiento y en este lugar que han bautizado como “Bloombergville”, en honor al multimillonario alcalde y a sus multimillonarios recortes presupuestarios...

  
 “Acá estamos no solamente indignados, sino también endeudados”, atestigua Lucas Vázquez, 17 años, estudiante de “high school”. “Se nos cierran las puertas para encontrar trabajo, y nos cuestan cada vez más caros los estudios. Ahoran quieren echar a 6.000 profesores: esto es el principo del fin de la enseñanza pública”.
    
“Lo que está pasando aquí, y lo que está ocurriendo en Grecia y en España empieza a parecerse mucho a lo que pasó en Argentina”, denuncia Lucas, con su acento platense. “Y la causa es siempre la misma: los políticos hacen los “pedidos” de las corporaciones y se olvidan de las necesidades de la gente”.

    
Hoy se cumple por cierto la primera semana de la creación de Bloombergville, y para celebrarlo hay pastel de espinacas y pastas griegas, en homenaje a la estudiantes y a los trabajadores en las trincheras de Atenas. Tarde o temprano habrá tortilla de patata y sangría, a la salud de los “indignados” en la Puerta del Sol.
    
César Arenas, profesor de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), está tendiendo los primeros puentes entre Bloombergville y ¡Democracia Real Ya!... “Aquí cuesta más movilizarse, pero los grupos de izquierda tienen una experiencia organizativa muy interesante. Pese a nuestras diferencias, tenemos muchas afinidades”.
    
Emily Turonis, de Neoyorquinos Contra los Recortes Prespuestarios, estuvo en la Puerta del Sol y ha querido mantener bien viva la llama a su regreso a Nueva York... “Aunque aquí hay una gran diferencia: casi siempre tenemos más policías que manifestantes”.

    
La afroamericana Dinae Anderson, 15 años, estudiante de Harlem, se ha unido a la sentada/dormida ante el temor acuciante por el futuro que se le viene encima: “Cada año ves como se cierran puertas y más puertas. Se nos está negando el dinero para la eduducación, para la salud, para el transporte, para los derechos más básicos”.
     
Mentar a Obama es pinchar definitivamente en hueso en Bloombergville. Emma Smith, 22 años, estudiante de Ciencias Políticas y acampada con una larga veintena de “indignados”, no oculta la sensación de fraude: “Yo fui de las que tenía esperanza en el cambio, pero el cambio no ha sucedido... Seguimos en manos de Wall Street y de los señores de la guerra. Los mismos que causaron la debacle económica son lo que siguen repariéndose los millones mientras los ciudadanos pagamos la factura. Obama, con sus acciones, ya ha desmotrado con quién está”.
     
Dormir afuera, Levantar Voces y Luchar contra los Recortes Presupuestarios”... Esa es la proclama en dos lenguas de los idignados/indignants, que el 22 de junio al mediodía se unirán a la protesta popular ante frente al pórtico de Wall Steet: “¡Trabajo para todos!”, “¡Proteged Nuestro Futuro!” “¡Que paguen los ricos!”...


Carlos Fresneda, Nueva York
Publicado en el blog Crónicas de Nueva York de El Mundo.es

No hay comentarios: