15 de mayo de 2011

Jornada en Biocultura BCN

Todo dependía del sol, y echando mano de eltiempopuntoes, lo más propicio el viernes era subir el sábado a preparar la fideuá para los amigos que fuesen, y hacerlo como no puede ser de otra forma cuando salimos a celebrar la buena vida, siempre sin emisiones o con las mínimas (por lo del transporte).

Y ayer tocó, además celebrábamos como actividad participe el Día Solar Europeo y con Carles Duran y su servicial furgo, cargamento minimalista de dos cocinas alSol, la mesa, y unas cajas con las viandas y caceroleos. Y como dos chavalines contentos nos colamos en el lugar.


Tuvo a bien la organización ubicarnos en la entrada al Festival Mamaterra, que es como el espacio dedicado a los más jóvenes, proyectos de ciudadanos más ecoilustraos, y que fue, me parece, el mejor sitio para situar nuestras ilusiones alSol para colaborar en cambiar este mundo por completo.

Comenzando a buscar la perpendicular del sol aparecen los primeros colegas, y no tarda Jesús Navarro de Tamquen Les Nuclears en dejar sobre la mesa de elaboraciones un paquete de folletos de la manifestación antinuclear del próximo 5 de junio, que por esas fechas y en un país lleno de fachas al mando de ayuntamientos y comunidades autónomas, estará reforzada seguro que con lo último en noticiario sobre Fukushima, allá en el país del sol naciente que la cagó con aquello de jugar a ser dioses atómicos. Arriba imagen sacada desde amistad feisbuquera.





Hablamos de Lorca de Murcia y de como Paco Rabal, y hasta la Lola Flores se mojaron para que Franco se metiera una nuclear por el culo, ya que quería poner una a 30 km del lugar donde crujió la tierra el otro día. Antinucleares por cercanía, por patrios, por humanistas los ha habido siempre, y hace más de 35 años y en tiempos duros, aquí al lado, también lucharon y ganaron. Solo por un momento imagina como estaríamos ahora si por casualidad la nuclear lorquina se hubiese roto, quizás hermanados con Fukushima por la mayor locura energética creada y alabada por la especie humana. Le dije a Jesús, que 35 años después, si que va a estar en Lorca, como media nuclear energética pero sin riesgo alguno para la vida, y es que este año comienzan las obras de la mayor central solar fotovoltaica del mundo, 400 megawatios, casi ná. A la mierda toda la tecnonucleocracia entera...

Pues bien, por todas las victimas energéticas de la historia humana, por las de Txernobil, por las de Fukushima, por los perdedores que nunca estarán en crisis porque estarán sin ella (a ese tercio de la familia humana que siempre sufre para disponer energía para cocinar lo poco que comen) y por todas las revoluciones por llegar, fideuá sin emisiones a partir de las 14 (horas).

Van pasando los colegas (debe saber el personal lector que si vamos a Biocultura en BCN los días de sol, además de a vacilar cocinar sin emisiones es para ver a algunos colegas por lo menos una vez al año). Mientras esparcimos los olores de Sol en la zona de influencia que tenemos, ya no colegas de ver cada año, sino cada más de 2, van llegando. Mario Glavilia, aparece, se mira el cotarro y reflexiona en alto sobre lo que allá esta pasando (el sofrito de 3 kilos de cebolla y pimiento estaba en su punto álgido) ya jubilado me da sana envidia, porque me gana en agilidad, elegancia y frescura con más de 20 años de delantera, ...debe ser porque siempre anda metido en propuestas donde el optimismo va por delante. Con Martí Guixé, diseñador hasta de restaurants solares, y con plato de fideuá servido comentamos como con Antto se está armando la de dios solarizado, y de como durante agosto en Helsinki, todos los días sin nubes, 12 cocinas alSol 1.4, un chef y su equipo, y todo regado con cerveza bio, demostrarán al personal lo que vale un peine...solarculinario, aquí un avance.

Y en eso llegan por sorpresa los colegas de Menudavida, que con ellos si que nos vemos no ya cada año, a este paso, cada mes, entre Madrid y donde estamos. En la sobremesa (mejor sobrecesped) dan el aprobado a la fideuá (vaya, mi ego de chef solar comienza a despertarse) y me hablan de su árbol comestible con ramas de pistacho y datil aromatizado con amor ingrediente y que con toque al horno se presenta por todos los bosques del mundo, en breve, en el centro cultural Matadero, en Madrid. Hablamos sin parar de que este es el Año Internacional de los Bosques, que tal como está este mundo patas arriba, es más refugio que nunca para los humanos abrazarnos a un árbol o a tantos como podamos, para imaginar un planeta bosque, un planeta donde la inteligencia de una conciencia crítica de especie y la creatividad desplacen a todas las taras que oprimen nuestros anhelos de justicia y paz como personas y como colectividades.


Y al poco aparece Juan Valero, gerente de bosques jóvenes y me encasqueta el folleto del proyecto El Camino de las Ardillas, que tendrá a los plantaÁrboles sin fronteras como comandos de acción directa para crear  un corredor por la divisoria de las cuencas mediterránea y atlántica en la Península Ibérica. Me lo cuenta y lo elevo a los altares laicos vegetales, y comienzo a soñar que igual una ardilla se cruce de nuevo la península sin tocar el suelo, ello seria una gran avance para la Humanidad

Madre con bebé a cuestas me cuenta sobre su hijo Biel, que con nueve años sólo piensa en ayudar a que todos los zagales del mundo se nutran lo suficiente y bien. Y mira por donde, aquí el activista, dándole a su misión. Más en Arte en la Cocina.


Me pasa dato de un ciclo de conferencias que tienen a la ciudad y sus transiciones hacia el mejor de los mundos, como eje. Aquí dejo enlace a la programación en Terrasa y Barcelona.

Recogida de bártulos y vuelta a la feria para tomarle la temperatura a lo del consumo más bueno, y a modo de guión comentado con retrato de lo que más me emocionó, entre cata a discreción de leches vegetales, la primera toma de un ajo negro y el stand de las pajas...

Me encuentro en el stand de Vegetalia (que donó el tempe de la fideuá) y que estaba al lado del de Cal Valls, (que siempre sacan de su decoración vegetal del espacio lo que me hace falta para elaborar solar, ayer 1.5 kg de cebolla). En Vegetalia hablo con Sebastián, que al preguntarle por la novedades me habla del ajo negro (del que empiezo a maquinar que si que es novedoso por el color y que de donde lo habrán sacao) pues nada, ajo blanco o morao, macerado durante 40 días. De un bote me ofrece la cata, junto a un colega vegetaliano experto en ajustes de columna, ambos me miran a ver que tal, la gominola negra ya está en mi boca, le hinco el diente y pica lo justo y saborea como algo nuevo con toque dulzón, y me dicen que además refuerza lo afrodisiaco y salgo como pegando botes de flipe primaveral saliéndome del lugar. 


Llego al stand de Ecohabitar, revista, editorial, y agitadora social de todo lo bueno para el buen hacer cobijos y formas de vida, y Toni Marin y Miracles me hablan del inminente nuevo libro de titulo 12 voltios, de un hippie energético que tira con lo mínimo solar fotovoltaico y anima a todos los humanos a hacer los mismo, ...les encargo uno antes de que me lo acaben de contar. Nos miramos el último número de la revista, repito orgasmo ecocultural, hablamos de que Som Enegía se merece dos páginas en la siguiente y Toni (que lo sabe o está al loro de todo lo importante, como si fuera como un eco ojo bonachón de esos de las pelis de ficción) ya está esperando la nota sobre las acciones de la cooperativa de consumidores de electricidad verde venida al mundo hace poco para cambiar la acción eléctrica a un solo color, el verde. Y sale al vuelo el libro Casas de Paja, esplendido y brillante como lo son las dos artistas pajeras que lo han pario para el quirófano de ideas impresas de Ecohabitar. Me pillo uno y los inflo a besos. 


Giro a la izquierda y stand pajero, dos briznas de ese vegetal diverso en forma de humanas, allá están a pie de stand, las amigas, autoras, ecoheroinas, y siempre adoradas y oleeee Rikki Nitzhin y Maren Termens, a las que someto sin opción a no hacerlo, a que me dediquen su obra que sino no me muevo y comienzo a gritar. 
Me entregan en papel, ya que lo consumo en pdf, el último ejemplar de Brizna, el boletín de la Red de Construcción con Paja, de la que tengo el sumo placer de ser miembro y oleeeé. O es que acaso seria posible para un chalao solar como yo no adorar el construir casas de Sol (generalmente madera y paja en su gran volumen de materiales, es decir energía solar 100% procesada por la gran fabrica de la naturaleza). En fin, me informan de los dos cursos que imparten en Girona y ya les digo que a la mínima allá me tienen escuchando sabiduría y disfrutando del practico pajeo, al mismo tiempo. 


Paso de bajada de nuevo por los surtidores de licuados vegetales y me zampo más de 1 litro entre los de avena y arroz llegando al sumun, cuando descubro el de la horchata, que me eleva al cielo vegetal placer supremo, mientras me miro enfrente el bote de ajo negro sobre repisa en el stand de Vegetalia, ...el paraíso debe ser parecido, pienso. En eso me encuentro con Marta Bertrán, vieja joven colega de batallas de ecoficina que anda dándole fuerte a Retorna, lo más inteligente que los humanos han ideado para valorizar sus residuos de envases. Le pregunto como anda la competencia establecida, y me dice que ellos son tan poca fuerza ante tales gigantes del vivir de lo que desechamos, que será ardua la batalla, le digo que yo ya estoy preparado y a la espera de instrucciones.

Ya saliendo, un clásico, Rufino Pérez que sube del sur cargada la furgo, aguacates de culto, mangos y otros tropicales que nunca tiene que volver a bajarlos (vacía la furgo antes del tercer día de feria) y con su estética y ahora imagino que más tranquilo (curiosa por recientes acontecimientos allá por Pakistán) siempre anda feliz pesando y facilitando los frutos del Sol.


Ya en el espacio de stands de cultura y cacharrerio del bueno, saludo a la Nuri Morral, (la alSolchef de la receta de la fideuá, que conste) que se bate el cobre cada Mamaterra inspirando a los más peques en eso de preparar bombones con sorpresa, barritas energéticas y demás juveniles delicatassen. Así de refilón me chequeo la copa menstrual made in Spain. NaturCup se ha hecho con la estela que inicio desde Inglaterra MoonCup y que puedes encontrar aquí. Durante el día curiosamente comenté lo valioso que puede ser para ayudar a la gente sin recursos mucho de lo que suena en la órbita eco, de como una colega de lo social me dijo que tanto la copa como los pañales de no tirar serian muy útiles para las personas con poco recursos, aquello me dejo marcao y no paro nunca de pensar en como los productos que fomentan hábitos ecológicos radicales y saludables, pueden llegan a todos los seres humanos.

Choca un poco ver un stand donde todos los retrataos están en pelotas, y me cuesta poco distinguir el espacio de El Fonoll, el pueblo naturista donde toito se hace luciendo encima sólo la marca Humano/a.
 
Y como el sol me trajo a la Biocultura, ese espacio necesario para emocionarse en el presente con el futuro a consumir, algo dorado me llamó la atención, y que conste que fue por pelos, ya que en la sección bisutera no me paro nunca, tan dao yo a no lucirla. Un rosetón dorao como el oro me atrae (como ha hecho siempre con tantos ese maldito metal lleno de sangre) y flipo soleao cuando me entero que aquello es oro vegetal, que todos los pendientes, colgantes y joyas no tienen que ver con la explotación de los recursos minerales de la tierra sino con la fertilidad de esta. El "Capin Dourado" me cautiva, es una herbácea que sólo se da en un sitio del mundo, Jalapäo, una región del norte de Brasil. Allá los artesanos cogen los tallos secos (la planta esta protegida para perservarla en los tiempos), que es cuando consigue el maximo esplendor, y los convierten en arte pa lucir, pa lucrise una joya vegetal de edición limitada.
Quedo impresonao, me voy en sueños a un mundo de oro vegetal, de abundacia para todos, de impacto cero, de belleza cien, de paz para siempre. 


Ha sobrao fideúa, no problem, Carles y yo siempre nos guardamos una ración para la cena y mientras nos nutrimos, casi siempre recordamos como se procesaron las viandas y los buenos ratos y encuentros habidos y lo que vale la pena enamorarse de lo sencillo en este fascinante planeta lleno a rebosar por todos los miembros de una especie compleja, donde una ínfima parte de ellos, no nos sirven para casi nada en el mundo que tenemos delante rediseñar.

Por cierto en un rato todos a la calle y si llegas tarde, atento aquí para la próxima

Manolo Vilchez

3 comentarios:

Sabrina dijo...

Un verdadero honor conocerte! Gracias por compartir de la comida, de los sueños, de los desafios... Cuenta con nosotros para lo que sea para difundir tu causa más que justa, más que limpia, más que sana!
Un abrazo,
Sabrina Campos
(Bcause Lab)
madre de Biel Baum - el chico de 9 años que quiere ser chef bio para los niños - www.arteenlacocina.com

EcoDeli Vegano, Cátering 100% Ecológico, Food Coaching, Escuela de BioCocina, Slow Food, Food Design, Experimental Restaurant. dijo...

Gracias manolo, por tu amistad, compartir con nosotros y con tod@s tu proyecto y tus ricos platos Al Sol.

René Bijloo dijo...

PEAZO ARTÍCULO, DON MANUEL! felicidades.

Y te echaremos de menos en CINESTRAT este año.