28 de febrero de 2011

En Rivas se rueda, vaya si se rueda

 

Y patinadores/as, bicicleteros de toda edad y condición, serviciales para garantizar la seguridad y un sol de invierno con vientecillo travieso, todos juntos y revueltos en la Plaza Ecópolis, ese lugar de donde pueden partir muchos caminos hacia el hacer la cosas mejor. Tenía la convocatoria además un concurso de disfraces, y la mitad normales, la mitad disfrazaos, a la hora prevista salida rumbo al gran carpón de la 2ª Semana de la Sostenibilidad. 

Me he disfrutao el recinto, mirao con detalle externo una de sus esquinas, la de la Casa Solar con su Centro de Interpretación de la Energía, fuera y dentro, y al lao el amarillo edificio que aloja la formación del futuro cercano de la ciudad, el Centro de Recursos para chavales y la Escuela Infantil Rayuela, donde los peques de Rivas sienten viviéndolas, las virtudes de hacer las estructuras y sistemas energéticos mejor.


Foto al canto con la concentración de domingueros rodadores, a patines, en triciclos, a carritos y en bicicletas, más de 200 “rivasvaciamadrileños” concentraos al lado de la laguna de depuración de las aguas, entre risas y jolgorio salida y toitos enfilaos llegamos al recinto ferial, rodando los 4,5 km que separan los dos espacios donde la sosteniblidad o digamos una parte de la tecnología y acciones que pueden ayudarnos a desarrollar nuestra conciencia crítica de especie, se dan la mano en muestra suficiente para satisfacer la inversión del tiempo de la visita. Llegada bicitriunfal, entrega de premios a los mejor disfrazaos y yo padentro.

Con un sol no previsto y una energía eólica que solo en el lugar servía para ventilar todo lo que pillaba en su camino, tocaba sacar de la sombra la máquina solardoméstica. Y al poco un preparado de tofu 3 delicias cortesía de Vegetalia repartía los aromas del sol a visitantes y mercantes. 

t

La furgo de brigada de mantenimiento del ayuntamiento no ha tardao en prestar servicio y ha ido divina para contener la energía solar transformada en viento y aprovechar todo fotón que llegaba limpio y fuerte al recinto de la fería, sacándole a la alSol 1.2 la captura de 1.200 vatios y una potencia efectiva en recipiente de 460 w. Y eso que en invierno cuando sopla el aire fresquillo no es fácil darle a la seducción solarculinaria (Eolo se apropia del calor depositado en la cacerola por Lorenzo). Pero al final, las gentes de organización y los mercaderes y el que escribe nos zampamos el guiso sin emisiones. Reconocer que no competí en esfuerzos con los alSolChefs de cocinalsol.es pero que rico picar delicias con bajo impacto...

No voy a olvidar con facilidad la mirada y la entrega de la colega voluntaria de Greenpeace explicándome noble causa para convencerme de firmar por ella. Que pasión y que futuro cercano de activista curtida en causas de esas que valen la pena un montón. Me acerco al stand de Retorna y nada, que no me ha tocao la bici plegable, yo que la hubiera donao para otro sorteo de esta iniciativa que ha conseguido de forma amena que nos enteremos casi todos los allá presentes que pagando por los envases en un más de 90% los retornamos retornándonos la inversión de depósito.


Vicent y Sandra andan mirando de pillarse cocina para el piso y para la family y han pasao por el stand a mirar de capacitarse en temas de eso de cocinar sin emisiones y cuanto mide este o aquel modelo y si se plegan y demás, al cabo de un rato to resuelto. Claro que con Vicent ya llevamos tiempo dándole a esto de los paráboles y allá por hace unos 12 años, cuando Internet no era lo que hoy es, con una webcam ya transmitimos al mundo uno de los míticos Encuentro Solares de Benicarló, y la nostalgia nos ha llevao al recuerdo analizando repercusiones pa cambiar a mejor el mundo con el twitter y el feisbuc, donde tan amigos que seguimos siendo.


Los colegas de Menudavida, vecinos de fería, recogen bártulos y reparten producción, cae la tarde, recogidos los mios y preparada para el transportista, la cocina queda a la espera del siguiente día para que los de la brigada la lleven de nuevo a la sala de reuniones de la sede de Gerhlicher en Madrid. Un póster del stand de un centro especial de educación y acción en Rivas me regala la imagen de una manualidad con la pinza de tender la ropa por medio, y es que confieso que soy coleccionista de pinzas de tender al Sol, y sigo reclamando para el inventor anónimo del instrumento el mayor reconomiento posible en el podium de la eficiencia energética...
Me bajo rodando a por la maleta, paso delante de Ecopólis, donde juegan grandes y pequeños, no todas las plazas del mundo sirven para la previsto, está sí, está da servicios a todas horas.

En Rivas se rueda hacía el mejor futuro, no me queda duda.

Manolo Vilchez, enviado especial de alSol 

No hay comentarios: