1 de marzo de 2011

El misterio de los delfines muertos en el Golfo de México


    Una veterinaria examina el cadáver de un delfín. I AP
  • 17 crías y siete ejemplares adultos han aparecido varados en los últimos meses
  • Los expertos no descartan una relación con el vertido de BP
Diez meses después del vertido del Golfo de México, no pasan tres días sin que aparezca un delfín muerto en las playas de Alabama o de Misisipí. Desde enero, al menos 17 crías y siete ejemplares adultos han aparecido varados en la orilla, según datos de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA). Greenpeace eleva incluso el balance provisional a 28 delfines muertos.

"He trabajado durante 30 años con mamíferos marinos y es la primera vez que veo morir a un número tan alto de crías", declara a la CNN Moby Solangi, director del Instituto para el Estudio de los Mamíferos (IMMS) de Gulfport, el mismo que detectó la mortalidad inusual entre las tortugas dos semanas después del vertido.

"Es muy alarmante, y aún no sabemos las causas", admite Solangi, que reconoce que no han encontado signos visibles de petróleo en los animales muertos y advierte que habrá que esperar aún semanas hasta conocer los detalles de las necropsias.
La mortalidad registrada en los dos últimos meses es, en cualquier caso, diez veces superior a la habitual entre las crías. El período de gestación de los delfines es de doce meses, por lo que no se descarta una posible conexión con el vertido de BP que derramó más de 800 millones de petróleo en aguas del Golfo de México desde el pasado mes de abril.

"Francamente, es muy pronto para llegar a esa conclusión, aunque es obvio que se trata de una posibilidad que todo el mundo tiene en cuenta”, admitió Blair Mase, al frente del departamento de mamíferos marinos de la NOAA. "Todos estamos muy preocupados por los efectos del vertido de BP, pero tenemos que ser muy cautos antes de identificar una causa específica".
Desde 1991 se han producuido 13 episodios de "mortalidad inusual" entre los mamíferos marinos del Golfo de México, asociada en varias ocasiones a la explosión de algas en períodos excesivamente cálidos. Las temperaturas han sido sin embargo más bajas de lo habitual en los últimos meses.

Aunque los delfines de nariz de botella se acercan peligrosamente a la orilla (hasta 700 casos de mamíferos varados o "rescatados" al año en el sureste del Golfo), los expertos advierten que hasta marzo no suele empezar el goteo y que nunca había sucedido nada similar en enero y febrero.

Carlos Fresneda, Nueva York
Publicado en El Mundo.es América

No hay comentarios: