21 de marzo de 2011

Celebrando la llegada de la primavera y mucho más

Tiene para mi un alto valor simbólico escribir este post y es que acaba que quedar inaugurada la primavera de calendario. Y como todas las primaveras, para los que vivimos en algo parecido al paraíso climático, le toca ser momento de renovación, de brotes, de temperaturas agradables, de alteraciones de lo vivo.


Y comienza plena esta primavera, entre las mil cosas que pasaran en ella, mañana es el Día Mundial de la Poesía y el Día Mundial Forestal. aunque este es el año grande de los Bosques, y pasado mañana es el Día Mundial del Agua. Y ayer comenzaron a caer otras bombas sobre la energética Libia y en Yemen caen predemocratas en actos de servicio, y en Siria arde un palacio y en el cercano Marruecos los jóvenes claman cambio y en tantos lugares de este mundo que no salen en el noticiario y muy poco en la redes, mil o mas luchas por la la libertad, la justicia y la dignidad, siguen su camino. Mañana, también hará 10 días que Japón cayó en desgracia telúrica y también nuclear. Si, la primavera que aquí ya está, va a ser especial como cada una de ellas, pero está es la que nos toca.

El jueves en Plaza Sant Jaume gritamos Paz energética y hoy en Madrid ha sonado con mucha fuerza grito similar, paz energética sin nucleares. Y no por el momento solo, es un grito con más 40 años de historia, y si nos ponemos es un grito tan necesario y muy parecido a los gritos que reclaman Paz y democracia en tantos lares. Los recursos energéticos y sus fuentes de transformación tienen mucho que ver con tanto grito aquí y allá, con tanto dolor y temor, aquí y allá, con tanta injusticia. Pero eso, la primavera ya está aquí.

Ando mosqueao con la previsión del tiempo online, la estatal tenia esta mañana un nubarrón sobre Barcelona del que salían unos goterones tremendos y la previsión local daba sol de fiesta. Para unos atrevidos cocineros solares la previsión es importante, porque cuando se dispone uno a elaborar papeo sin emisiones, las nubes son nada deseadas. Bueno, aunque está René en Finestrat que también se ha sumao por su parte hoy a celebrar tantas cosas como nosotros y ha inflao a garbanzos y lentejas a sus paisanos poniendo tres kilos de aluminio reflectante mirando al sol. El más tranquilo porque se ha especializado en cocinar con el sol con cielos del 2. Y que es eso del 2, pues nada, que el mencionado alSolChef René Bijloo ha presentado al mundo su tabla de cielos para el tema del cocinar por la paz energética. Y esta mañana los dos paisanos llegando con bártulos atravesando uno de los más hermosos parques públicos temáticos de Barcelona, el de nombre Mossèn Cinto Verdaguer, en Montjuïc, andábamos con el cachondeo de anda, cielo 1, toma ya la previsión, joer que viene la nube, cielo 2, ondia que se queda, cielo 3, en fin, como fuese el cielo que tocará, allá estábamos.
Y esto de andar por medio un parque moviendo parabólicas y pensando en la guardia urbana a ver que dicen, tiene que ver porque llegó por email la infor del evento, y entre el dolor por el pueblo japonés, la rabia por el drama nuclear y la conmoción por las nuevas bombas sobre Libia, (gracias Ignacio Escolar por el repaso crítico) y la primavera a una horas, había que ir, vamos si teníamos que venir.

 

El evento de nombre Eat-In parte de la propuesta del movimiento Slow Food para que un grupo de personas ser reuna en espacios públicos para compartir alimentos preparados en casa (aquí, pues nosotros, pues que no, que lo preparábamos allá mismo). El evento es una protesta en contra de la comida-basura ( le dedico un rato abajo al menú de día de comida-tesoro). Y sugiere la convocatoria: Prepara un platillo, puede ser una receta de tu abuela o algo que te guste cocinar, que sea fácil de compartir con los demás. Para este primer encuentro se ha propuesto un PICNIC de fiambrera. 

 

Pues nada, nosotros pa celebrar tanto le hemos puesto a las fiambreras convocadas una parábola alSol 1.4 y una K10, de la que hemos sacao con cielo 1,5 (apunta René, los susodichos incorporamos los cielos medios, pa innovar y darle mas meneo al tema), pues eso, que si un bizcocho de un kilo  (receta) y una fideúa de 7 (receta).


Café y tisana a la fresa han completao la ofrenda a la primavera, toito sin emisiones, toito sin tener que ver nada con la industria electronuclear (por cierto, me ha dao por seguir mandando a la mierda a todo lo que tiene que ver con el tema, aunque me he moderao por eso de estar con gente maja, pero es que como que me llegaban los gritos desde Madrid y entre mover fideúa, hablar con la gente paseante interesada sobre bosques, sobre agua, sobre energía, y seguir pensando en el reactor 3 de Fukushima, como que no he podio evitarlo).




 El alSolChef Carles Duran, con los resultados, a él tampoco le gustan la nucleares, pero es más fino cuando habla sobre ellas.

Pero atentos y aquí dejo constancia, la coca de recapte, tremenda; los rollitos griegos al trigo sarraceno con yogurt, supremos; las ensaladas variadas, insuperables; la quinoa con verduras, única; la quiché, ufff; la pizza curiosa, pues curiosa; y los postres, mama mía, que las tartas de manzanas, mejor imposible; los cookies contundentes, pero contundentes, todo regado con agua más que bendita, vinos cercanos (ahh, ese regalo solar) y cerveza artesana local , Cervesa del Montseny y los panes de  verdad de BarcelonaReykjavi. Mira, que quieres que te diga, pero el paraíso y el evento, parecidos estoy seguro.


José Carlos, el agitador principal del evento, que salió de México hace un tiempo, ha recalao en BCN en su búsqueda de información para un trabajo de investigación sobre el sistema de Mercado Municipal, todo lo que hace que esos templos de la energía nutricional funcionen como funcionan para elevar sus resultados a la labor del movimiento internacional Slow Food y concluir su tesis doctoral. Andaban él y los colegas de Slow Food Barcelona contentos, hemos sido más de treinta y todos saludablemente nutridos hasta en eso del compartir, tan interesante actitud para el mejor mundo anhelado. Anuncian los colegas más Eat-In, y le anunciamos que los alsoles igual repetimos, a ver si toca celebrar un paso más allá en el evolución de la conciencia crítica de especie, con líos porque nos gusta pero con más Paz y justicia en el mundo. En fin, que a la siguiente, aunque la previsión de lluvia a mares, igual allá estamos, pero sin fiambrera, con todos los respetos solares. Aquí enlace correo de la coordinación Eat-In, por si ya te estás pensando apuntarte a la siguiente.

Pués el martes 22, de 10 a 12 horas, inundaos de sentimientos poéticos y como símbolo, a modo de una vela por la Paz en este mundo patas arriba, sacamos en alSol una cocina solar a la calle, para hervir agua, si, sólo para eso que no parece gran cosa pero que para nosotros tiene un elevado valor, no nos hará falta electricidad nuclear, y pondremos en el agua las cáscaras secas de una mandarina que lleva toda la semana en un bolsillo olvidado. Sus esencias saldrán por un rato al aire de Barcelona, solemnemente le daremos a los aires de la primavera un toque, un anhelo de que llegue lejos el aroma, citrico, un soplo por la paz energética, por la paz entre humanos y de estos con los demás vivientes.

Manolo Vílchez

1 comentario:

René Bijloo dijo...

Pero si vais uniformados y todo, y nosotros sin delantal ni nada...cómo se notan las diferencias :-)