16 de marzo de 2011

23 reactores nucleares en EEUU usan el mismo sistema obsoleto de Fukushima

Especialistas japoneses analizan la situación de la central atómica Fukushima. | AP
Especialistas japoneses analizan la situación de la central atómica Fukushima. | AP

Un total de 23 reactores nucleares en Estados Unidos –concentrados en la costa este y la zona de los Grandes Lagos- utilizan el obsoleto sistema de contención usado en la central Fukushima en Japón.

Durante cuatro décadas, los expertos norteamericanos han dado la voz de alarma por los "inaceptables riesgos para la seguridad" de la generación de reactores de agua en ebullición Mark 1, fabricados por General Electric en los años 60 y 70, y dotados de una vasija o edificio de contención menos resistente y robusto que el utilizado en los últimos 30 años en los reactores de agua a presión.

Las "vasijas" de contención, construidas habitualmente con hormigón y acero, son la última barrera de "defensa" de una central en el caso de fusión del reactor nuclear al que envuelven. Su misión consiste en "sellar" la posible fuga radiactiva y evitar un escape al exterior.
"El hecho de no haber prohibido a tiempo estos reactores puede suponer el fin de la energía nuclear", declara este miércoles al New York Times el ingeniero David Lochbaum, director del programa de seguridad nuclear de la Unión de Científicos Preocupados (UCS, en sus siglas en Inglés).

Puntos débiles de los sistemas de contención

Según Lochbaum, que trabajó en tres centrales de este tipo, General Electric identificó los "puntos débiles" de los Mark 1 en los años setenta. Aunque la compañía ha adoptado sucesivas modificaciones para reducir la presión en el reactor en el caso de sobrecalentamiento, hasta la fecha persistía la incertidumbre de cómo responderían las vasijas de contención en situaciones de emergencia como la vivida en Japón.

General Electric sostiene sin embargo que el historial de los 32 reactores Mark 1 que aún funcionan en el mundo ha sido impecable y reitera que en los últimos 40 años no se ha producido una sola fuga en sus edificios de contención.

En 1972, sin embargo, Stephen Hanauer, responsable de Seguridad de la Comisión de la Energía Atómica, recomendó que cesara la fabricación de los reactores Mark 1 por sus riesgos para la seguridad (incluido el diseño de la “vasija”, más pequeña de lo habitual y por tanto más susceptible a la presión o a la rotura por una explosión por combustión de hidrógeno).

A mediados de los ochenta, otro experto de la Comisión Regulatoria Nuclear, Harold Denton, advirtió que los Mark 1 tenían hasta un 90% de posibilidades de "reventar" o "fundirse" en caso de sobrecalentamiento del reactor. Varias compañías eléctricas amenazaron incluso con llevar a los tribunales por los fallos de diseño a General Electric, que se comprometió a efectuar sustanciales modificaciones para mejorar la seguridad de los edificios de contención.
Entre los 23 reactores Mark 1 en EEUU se encuentra el de la central Yankee Vermont, cuya licencia de funcionamiento concluye en el 2012 y no ha sido renovada por varias fugas de tritio, el colapso de una torre de refrigeración y el ocultamiento sistemático de los problemas de seguridad.

Carlos Fresneda, Nueva York
Publicado en El Mundo.es América

No hay comentarios: