12 de enero de 2011

Diez rayos de esperanza en Haití


Reuters

Es fácil, demasiado fácil, caer en las garras de resignación cuando se viven desde dentro las auténticas dimensiones de la destrucción y de la miseria que azotan Haití. "El terremoto hizo que todos los problemas salieran a flote en unas dimensiones mucho mayores de lo que nunca imaginamos", confiesa Jean Succar,de la organización Pure Water for the World. "Nuestro pueblo necesita tanto, tanto..."

Es muy cómodo también encongerse de hombros a este otro lado. Pensar que la ayuda nunca va a llegar. Dar por hecho que la corrupción lo puede todo y que, por tanto, podemos permitirnos el lujo de seguir ignorando a un pueblo donde tres de cuatro habitantes vivía ya bajo la línea de la pobreza antes del seísmo.

Un país donde el saneamiento no llega al 80% de sus habitantes y los arroyos son lodazales de excrementos, infecciones y basura. Donde el 40% de las familias no tiene acceso a agua potable y los niños tienen que caminar de tres a cinco kilómetros diarios con garrafones en la cabeza. Donde el 97% de la superficie está deforestada, y los árboles que quedan tienen los días contados como carbón vegetal, terreno abonado para la erosión, las inundaciones y demás desastres "naturales".
Pero los haitianos pese al 70% de paro 'oficial'- son hacendosos por naturaleza y no pueden quedarse de brazos cruzados. Desconfían del Gobierno y de las grandes organizaciones, pero tienen grandes lazos comunitarios y un espíritu luchador. Los puentes entre la ayuda exterior y los grupos locales mantienen al menos un rayo de esperanza en medio de la desolación...
  • Pure Water for the World. La organización internacional creó su filial haitiana en el 2008 y se ha volcado en el suministro de potable en cisternas a Cité Soleil. Ha lanzado campañas nacionales de higiene en escuelas, hospitales y orfanatos. Ha creado una innovadora fábrica de "biofiltros" en Cité Militaire que garantizan ya agua potable para 250.000 estudiantes en todo el país.
  • Zanmi Lasante. Desde 1978, esta oganización hermanada con la organización norteamericana Partners in Health, ha suplido las tremendas carencias del sistema sanitario haitiano, con clínicas locales y una atención especial a la salud infantil y de la mujer. Su presencia en Haití ha sido vital para combatir la tuberculosis y el sida y hacer frente a epidemias como la del cólera.
  • Handicap International. Más de 80.000 pacientes han pasado por las manos de los doctores y los expertos de este voluntarioso grupo, que ha fabricado gratuitamente prótesis a un millar de amputados y tiene otros tantos en lista de espera. Más de 25.000 pacientes han recibido asistencia psicosocial. Su trabajo se ha volcado últimamente en la formación de personal ortopédico. La asociación ha aportado 21 millones de dólares y 20.000 toneladas de ayuda humanitaria al desastre.
  • Fonkoze. El banco alternartivo de los microcréditos para los pobres organizados. Tiene 200.000 pequeños ahorradores y ha extendido préstamos a 45.000 mujeres. Su radio de acción llega hasta los lugares más recónditos de las áreas rurales a través de sus 41 ramas. Su labor ha sido vital para financiar la reconstrucción de miles de hogares tras el terremoto.
  • Favilek. El grupo creado en 1991 por un grupos de mujeres violadas y maltratadas durante el golpe de estado que derrocó a Aristide, ha pasado a la acción para combatir la violencia sexual en los campamentos. Se ha convertido también en grupo de referencia obligado para reclamar el poder y los derechos de las mujeres haitianas.
  • Konpay. Trabajando Juntos por Haití (la traducción del criollo) es una red de apoyo a grupos de derechos humanos y de defensa de medio ambiente, convencidos de que el deterioro ecológico del país está en la raíz de muchos de sus problemas sociales. Han organizado "encuentros de reconstrucción" en todas la zonas afectadas por el terremoto.


  • Trees for the Future. El grupo con ramificacion en el Caribe ha lanzado una campaña de reforestación en las montañas de Gonaives que pretende replicar en otras parte del país. Intentan poner en marcha planes de agroforestación y acabar con 'ciclo de destrucción' que ha acabado ya con el 97% de la superficie arbolada del país. A partir de mayo comienza una campaña para plantar 500.000 árboles.
  • Habitat para la Humanidad. Con la lección aprendida en el huracán Katrina, esta organización se ha propuesto realojar a 50.000 familias en 5 años (190.00 casas fueron destruidas por el terremoto). Más de 2.000 han abandonado ya las tiendas para un refugio de "transición". El arquitecto Shigeru Ban ha aportado sus diseños da casas de cartón. Arquitectura para la Humanidad ha contribuido por su parte al diseño de siete escuelas y centros comunitarios y ha propuesto una normativa de construcción antiterremotos.
  • Sun Oven y The Solar for Hope. En el ultimo año, Sun Oven, con sede en Illinois, ha enviado a Haití 500 hornos solares y seis "superhornos" de aldea, además de 270.894 raciones de Feed My Starving Children. Convencida del poder de las cocinas parabólica solares para reducir la dependencia del carbón vegetal, el proyecto español The Solar for Hope ha organizado dos expediciones con cocinas fabricadas por AlSol y con el patrocinio del chef Jose Andrés y World Central Kitchen.
  • La ayuda española. Las ONGs españolas han prestado asistencia a más de 140.000 damnificados por el terremoto, según la Agencia Española de Cooperación Internacional. Aparte de las más conocidas, como Médicos sin Fronteras, Cruz Roja, Oxfam o Acción contra el hambre, hay que destacar la labor en Cesal , que ha gestionado tres campamentos para 6.400 refugiados en Cité Militaire, o el trabajo de Solidaridad Internacional en la zona de Jacmel. En la Areguy, Ingeniería sin Fronteras del País Vasco realiza desde hace años un trabajo impagable y ambiciona construir un centro de salud en uno de los parajes más auténticos de la Haití rural.

Carlos Fresneda, Nueva York
Publicado en El Mundo

En el blog:
- Otro Haití es posible
- Haití es un jardín

No hay comentarios: