19 de noviembre de 2010

HUMILDE REVOLUCION ENERGETICA, ...EN EL PLACHADO DE ROPA

Como aprendiz de agitador de sacarle al sol por efecto parabólico todos los servicios energéticos posibles, principalmente los de procesado de alimentos, osea cocinar sin emisiones, uno anda mirando alrededor y buscando otros usos. Y mira por cuestiones de la ilusión de que este mundo patas arriba gire rumbo a toda vela hacia las renovables y salga del mundo energético construido por unos pocos para otros pocos a base de crimen y sufrimiento humano.  En fín, haylos y guapos, otros usos, me quedo con uno de ellos.

Hace tiempo que vengo recolectando planchas de alisar la ropa, de las de antes de las eléctricas, que fueron hasta de gas en medio Europa hasta que explotaron varias y se socializo la arruga como interesante y casi obligada, mucho antes de de Domínguez la elevara a culto. Aquí la electricidad resolvió el tema y quedaron los necesitados de alisado, sin problemas. Pero mira por donde que estoy pensando en hacer a Haití exportadora de planchas, porque allá se fabrican artesalmente y la gente plancha con el calor del carbón, la mayoría, y planchan para desde su pobreza noble jodida por las injusticias de los tiranos, suyos y foráneos, por el cólera de la tierra , hace poco también del cielo y por mala suerte, el cólera epidemia (no me es fácil sacar algo dulce pero lo hago como terapia). 

De Haití llegaron la semana pasada dos planchas como las de antes aquí,  gracias al SFH y  a la cortesía del I+D del World Central Kitchen, enseguida fueron solarizadas con un pulido y una pintura anticalorica, mangos de madera protegidos y listas para recibir del sol, limpia energía planchadora. No tardé en llamar a mi madre, que le pega a cocina solar de a diario, y en preguntarle por su planchadas históricas, y tengo ya el master a distancia aunque la espero de regreso para ponerla a planchar y enseñarme el arte sobre la tabla. Ella usaba parecida a la haitianas, pero con brasas de la lumbre. Y sus problemas tenia con la ceniza y el proceso. 

Imaginaba en Haití, un planchado, sacando negro carbón de la lumbre pobre de los pobres, para dejar impoluta sus humildes galas para ese domingo donde expresarse con sus ritos y sus dioses y quizás preguntarse, porque Haití no tiene suerte.

Aquí el argumento y el paso a paso, y todo ello en la era del iPad, pues nada, le pongo el iPlanchado sin CO2 y me quedo tan a gusto. Y todo en honor a los que ya han plachado con el sol en lugares duros en acceso a la energía, a los que espero que pueda planchar (no te olvidamos Haití) y a Dieter e Imma Seifert, de los que recibí las primeras nociones, y a mi madre, por todo lo que planchó y porque ojalá no tarde, que nos espera una colada entera y la recogida de sus impresiones. Luego llegará el tratado de planchar sin emisiones, sin humos, sin combustibles, sin gastos, con alegría, con humildad, con solidaridad.... en fin.

Desde donde tengo la suerte de realizar labores plateamos una propuesta de aprovechamiento del servicio energético de un concentrador parabólico alSol para planchado de ropa, que como complemento al principal aprovechamiento del procesado de alimentos, permite en los países donde se emplean planchas de hierro colado con cámara para brasas o carbón vegetal, sustituir a estos combustibles y sus inconvenientes de uso, por un cómodo y eficaz servicio solar.


Planchas de hierro colado para carbón, utilizadas en Haití. A la izquierda unidad solarizada con tratamiento anti calórico negro mate y protección del asa de madera

2.Colocación en punto focal de un parabol alSol K10 con temperatura media de más de 180ºC. Se recomienda el uso de dos unidades, una en uso y otra en foco


3.Aplicación de planchado, es posible aumentar el rendimiento colocando en el interior masa térmica como puede ser arcilla compactada, extraible, permitiendo su uso habitual con carbón en caso de necesidad.



4. Planchado sin emisiones, en tiempos similares a los habituales, sin molestias ni protección contra residuos, sin costes de combustible y tiempos para el ciclo de gestión de estos.

Desde alSol, agrdecidos y sabedores de que el sol siempre nos acompaña...

Manolo Vílchez

No hay comentarios: