12 de abril de 2010

CAMINO A HAITI - SFH 1

.
El Airbus A330-200 atraviesa el día alargándose sobre el océano azul, a 870 km por hora, más cerca del cielo que lo habitual para mí, terrícola bicicletero, a unos 11.900 metros sobre el agua vital. Cada asiento tiene su pantalla con menú múltiple, por 3 euros acceso a los auriculares, un simple vistazo desde mis cuatro asientos para mi solito (vaya, súper huella de CO2 por proporciones de ocupación) y cuento hasta 7 distintas visiones de la pequeña pantalla. Me he disfrutao El País y Público, con sus brillantes y necesarios columnistas y analistas y un tema central, toda la basura de la corruptela que invade al partido que ansia gobernar, por casi todos sus frentes. Un juez justo que se tiene que sentar en el banquillo porque hay en el tribunal jueces de dudosa neutralidad y todo porque las reminiscencias del fascismo y la actualidad táctica de los políticos que sólo trabajan por el acceder al poder como sea, hacen que uno se sienta pobre en democracia y dolido en lo moral, aunque la lucha quizás sólo acaba de comenzar. Viene sin duda el tiempo de la gente, de las organizaciones sociales, de las empresas responsables, de los políticos honestos que cada vez hacen más falta que lo sean y actúen. En fin, dejo por unos días un país europeo, climáticamente perfecto en los atmosférico, y con tormentas abiertas por mil frentes, que llaman si acaso a cambiar y mucho el rumbo que hasta ahora nos guiaba.

Yo recuperándome de los días previos, comenzando a escribir a las 21 horas cuando todavía queda medio día por delante, a tres horas de llegar a Santo Domingo donde dos colegas del alma me esperan y donde también miembros de la ong CESAL en la zona nos vienen a recibir y echar un cable. Mientras en la pantallita veo como el avión dibujado se acerca a una isla especial, en la bodega del gran avión que me traslada, van 400 kg de materiales mimados, van 14 cocinas solares parabólicas alSol en sus cajas planas, van los recipientes para ayudar a cocinar sin consumir leña o carbón aprovechando la limpia energía del sol, cuando las lluvias que ya han comenzado en Haití, lo permitan. Van decenas de linternas solares y cinéticas (a manivela), lámparas solares de camping que en la estantería de Carrefour (que las ha donado) no dicen mucho sino eres admirador de la autonomía energética o comienza tu pasión por las enegías renovables camino del campong, pero que hemos imaginado que su luz pueda ayudar a ver algo más clara la vida, ayudar a algunos perdedores de este mundo patas arriba, de perdedores en un país que hace tres meses como que perdió su poco futuro, en un país que ojalá la ganas de organizarnos por primera vez como especie unida, tenga para Haití un espacio destacado de acción y reconstrucción de todo.
Los pilotos de Air Europa organizados como logistas solidarios en sus ratos de descanso han considerado a ese proyecto ciudadano de llevar tecnologías domésticas en base a la energía solar a la punta de La Española, The Solar For Hope / Energía Solar para la Esperanza (me permito las mayúsculas) como ayuda humanitaria y los casi dos metros cúbicos sólo tienen el coste de su cuota de emisiones de CO2, al igual que mi cuerpo y el poco peso de materiales personales que me traigo para estos doce días donde queremos hacer lo mejor que podamos el mejor trabajo que sabemos y podamos hacer. Gracias pilotos, gracias Telmo de la Quadra Salcedo por las gestiones y por los sabios consejos. Gracias Santi y colega, del barrio de la Prosperitat, en Nou Barris, por mover la adquisición de las cocinas solares desde la caja del concierto por Haití y por ayudar a mover los cuatro carros hasta los topes. Menos mal del tiempo y la furgo de José Bueno, sin ello no se como lo hubiéramos hecho más fácil.

Hace unos meses me leí el capítulo dedicado a los dos países de la isla en Colapso y lo llevo conmigo fotocopiado, y lo dejo disponible en un pdf, con todo los respetos al autor y editorial y como promo de ese libro que hay que leer si uno quiere saber hacia donde como que vamos en base hacía donde hemos ido antes. Te lo recomiendo para conocer más sobre ese territorio, sus gentes y avatares históricos, sociales y ambientales, donde a una parte le cambió el rumbo hace unos 100 días. Ahora he abierto la guía de Lonely Planet de República Dominicana y Haití, directo me he ido a saber más sobre el país más pobre de este hemisferio por donde vuelo, y en resumen, todas las precauciones y consejos recibidos aparecen impresos y son de ayuda para movernos en un lugar duro, en un momento difícil, pero con la ilusión parecida a esos cientos de miles de ciudadanos que tienen a bien invertir y trabajar para que nuestra sociedad camine hacia un destino más justo para todos, la verdad que lo que ahora siento debe ser lo que los cooperantes de toda índole y condición sienten con su compromiso de ponerse manos a las obras enormes que nos quedan por acometer.

El calor del Caribe es como un veranillo al caso, y no ha sido poca cosa sacar de la cinta los 21 paquetorros, pasar por un sorprendido control de aduanas, abrir algunas cajas y salir al ruedo a buscar la pick up, cargarla hasta los topes y por cortesía de José Andrés, empresario del comer, comunicador y promotor del Solar For Hope, por alojarnos en la zona colonial para disfrutarnos gastronomía local y compartir con Antonio Benete responsable de proyectos en República Dominicana desde CESAL y su mujer, el paso de mapas y documentaciones, los últimos cambios en el paso de la frontera que igual se nos complica y datos sobre los proyectos que la ong realiza en los dos países de la isla. Las 5:30 ha sido la hora pactada para poner rumbo a la otra esquina de la isla.

Manolo Vílchez, para Solar For Hope / Energía Solar para la Esperanza
.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ánimo Manolo, sois muy grandes :-D

Anónimo dijo...

Manolo, estamos más que orgullosos de la labor que estáis haciendo!!!!! Ojalá hubiera en este mundo más gente así, menos preocupados por nuestro ombligo y más por el entorno :-( ¡¡¡Qué gran ejemplo!!! Gracias a el sol (AlSol!), y gracias a vosotros...

Siéndome igual en este punto sonar materialista, en lo único que buenamente creo que podemos ayudarte desde tu país de origen: CUANDO PUEDAS pon un número de cuenta, que te lo movemos en Facebook en Twitter y en donde haga falta!

Un abrazo enorme de tus colegas y amigos micmikeros... ¡¡¡ÁNIMO!!!