15 de abril de 2010

ARREGY, AGRADECIDOS POR PODER IR . SFH 7

.
Los colegas Susana López y Raúl Larriba de Ingeniería Sin Fronteras del País Vasco no han sido menos de 5 veces a lo largo de nuestra amistad que me hablaban de un vallecillo perdido en la montañas de Haití, claro que mucho antes del temblor del cambio. Me hablaron de sus test y formación in situ con hornos y cocinas solares, de la cultura culinaria de este pueblo y de lo interesante de la cocina de concentración para poder servir energéticamente mientras se fríen viandas, de su proyecto de un centro de salud, de unas monjitas muy especiales que localmente hacían lo que podían para ayudar a los perdedores de la zona, todos.

Mientras preparábamos la primera acción sobre el terreno del Solar For Hope, ensayo de cooperación solar realizado por ciudadanos urbanos total: un cocinero, un mecánico y un periodista, Arregy, y sus desviaciones de nombre que hemos manejado, Arreguy, Aregay, etc... siempre estuvo en el listado y las ganas de ir siempre fueron intensas. Carlos lo ubicó como objetivo desde el principio, y con su trabajo de comunicación, allá tenía a uno de sus 5 españoles con sus visiones del Haití post rotura que este fin de semana verán los lectores del papel en El Mundo.

Llegamos a Jacmel, después de dos horas con salida caótica de Puerto Príncipe, y sorteado un puerto de montaña donde la visión del interior de Haití, de su foresta tropical que queda en pie (quizás aqui esta ese 2% que queda) y del aire limpio que necesitabamos como el agua, ha sido supremo regalo. Jacmel sale en las guías como de lo más bonito de la región, playas y puerto de pescadores. José Andrés ha aparecido con dos carretillas llenas de papeo, no es la primera vez.
El carbón vegetal color negro muerte, a sacos y cubillos, la carne llena de moscas, y la habilidad de sortear el gentio con carretillas a toda pastilla, han hecho de la visita al mercado, un flipe total. Aquí la normativa de sanidad es algo que no se sabe que es y si apareciera alguno de los inspectores con los que me he cruzao en ocasiones en ciudades limpias, tendría un shock traumático garatizado.
Como bulle la gente, y como dicen más de tres, es tremendo lo que se podría hacer con un país con 9 millones de emprededores.
Vamos con dos 4x4, la tartanilla comentada en otro post con el fato solar y otro donde van dos fotógrafos americanos y el equipo de prensa del SFH, Carlos.
La pista sale al poco de Jacmel y el bonachón de Oswald, nuestro conductor, se nos pierde más de dos veces hasta que hay que tomar medidas. Yo con la diarrea dando avisos, papel higiénico en la mano por si acaso y unos baches tremendos, vivo una subida a Arregy que nada tiene que ver como con el cielo, vaya, camino de épica. Después de un cruce con indicador, algo no muy habitual y preguntando a todo quiski, llegamos a la cima del valle y resulta que no es, que eran 20 minutos más abajo, bueno, aquí mi estomago ya ha llegao tocao y pensar y vivir la perdida de tiempo y la bajada bacheada me han hecho acabar mareao perdió dando gracias a la vida cuando el cobijo de las hermanas de Madre Laura ha aparecido y un parábola K14 en el jardín me ha hecho como sentirme en casa.

Allá estaban Julian, Elena y Dori de ISFPV, junto a Miguel, Jon e Iker de Lanbi Elkartea, dedicados a facilitar la educación en la zona. Las hermanas Agathe y Lina, varias veces contactadas para los preparativos, nos sientan a la mesa y me tiro de cabeza al arroz, la lentejas y un bandejón de papatas fritas que me hacen sentirme en el paraíso, regado con bendita agua, de marca Fonbella, de la que me miro la etiqueta y me voy a la que se bebe en las tierras de mi cotidianidad por las que me muevo. Aquí, en parte, tiene sentido saludable para un visitante ocasional hidratarse con algo más de seguridad.


No hemos tardao la sobremesa que dos cocinas comenzaban a tomar forma mientras llegaba la tormenta y la alegría iba incresendo. De las cocinas solares parabólicas todos los que andamos locos con ellas sabemos que no es fácil trasladarlas como cultura y acción. Por ello el SFH ha elegido lugares tranquilos con personas multiplicadoras. Mientras el último agua caía de la vertical, un speed de los mios sobre todo lo que representa y para que sirve y como sacarle partido allá donde la energía cuesta mucho, a esas parabolas mágicas, creo que ha dejao a más de tres con ganas de prepararse un ollón de patatas al horno y hasta un bizcocho.

Fotos de retrato para Julian cooperante, que Carlos ha incluido en su repor, médico de profesión y fotografo total, (gracias Julian por las fotos de la entrega de materiales), voluntario sin remedio en causas justas. Fotos y entrevista a la hermanas y diálogos cruzados sin parar sobre el lugar, sus gentes, sus vidas, la energía, los accesos... Un nuevo centro de salud que ya tiene financiación desde la solidaridad de ese país tan verde y tan querido allá por el Cantábrico es en la actualidad la obra magna todavía en plano y con tierra ya comprada que Julian y el equipo de ISFPV aportan al lugar en su planificación, siempre pensando en los jornales que va a propiciar a las gentes del lugar que van a construir su dispensario. Nos ilusiona lo comentado sobre que en el jardín del centro, las cocinas parabólicas cumplirán un papel destacado como sistema para la preparación de la comida de los familiares que acompañarán a sus enfermos, y que podrán conocer in situ las virtudes de no buscar, transformar y quemar tanto negro carbón cuando el divino sol invade esos futuros metros cuadrados.

Tres flamantes cocinas alSol 1.4, dos de ellas montadas y una es caja a la espera del estreno, los correspondientes termo box y una colección de recipientes, han quedao a disposición entregadas en nombre de todos los donantes que se han sumado a la llamada de SFH. Ahora mismo no se si la camiseta de Los Tetes con su cachondo chupete, desde Nou Barris, ha salido en alguna foto, pero no me la quito esto días, están cerca nuestro, su compromiso e ilusión por participar en ayudar a Haití superaba a nuestra propia ilusión. Otra vez los saltamontes de Fadisel y el training a los profes ha causado expectativas ilusionantes, el material escolar donado por Ecoreciclat ha sido recibido y casi bendecido, los bolis de almidón de maíz y las explicaciones de que es eso de los biopolimeros no superan a lo visual de esas forma de mazorca que igual sirve para que los peques puedan imaginar una vida más colorida y sostenible. Ibamos a ubicar la azada de rueda de Ecoprac pero lo hemos descartado por las condiciones peculiares de cultivo, y su destino será finalmente el proyecto de soberanía alimentaria de CESAL, nada más cruzar la frontrera.

Las linternas y lamparas de camping donadas por Carreofur, y el taller práctico de los sistemas fotovoltacios portátiles para cargar móviles y portátiles ha causado sorpresa y agradecimiento, ya que aunque cuentan con una instalación solar fotovoltaica, hay veces que sin saber bien porqué (lástima de las prisas que no me han dejado echarle un vistazo al convertidor) aunque Raúl y Susana y en breve, ya deben tener en su lista de tareas la revisión. La gran mesa del comedor colectivo se ha llenao de voluntad, y si es cierto que puede parecer la cosa un papa noel solar, pero colega, porque no cogía más en el transporte del gran fato. En Arregy hemos doblado la entrega de materiales, faltaría.

Hasta la cafetera que hemos traído para demos y el téster que llevamos para verificar pequeños ajustes allá se han quedao y el electricista del pueblo quizás resuelva la tarea de la revisión de la instalación solar. José Andrés ha empezado a descargar algunas de sus pertenencias mientras se despedia emocionao y con la petición de las hermanas y los cooperantes al unísono de una preparación de comida solar con su toque especial de chef. Demos tiempo.

Los fotografos van y han ido a la suya y antes de llegar atormentan a Carlos con lo díficil del retorno si hay tormeta, y tal y cual, Carlos esta a punto de mandarlos a la ...playa, me cuenta. Sus prisas me agobian y yo los mando directamente a uno lugar menos agradable. Meterme prisa mientras doy el el tallercillo de iluminación solar es parecido a un atentado.

Se marcha el primer buga de creativos, y me quedo con Oswald al que no le arranca el coche, ¡¡ Haití, Haití y las ganas de apoyar la economía local contratando tartanas ¡¡ y aparecen al momento Jon e Iker de Lanbi Elkartea con la batería del 4x4 del proyecto, que llevan 7 años conociendo el lugar y que si no fueran de tez blanca pasarían por locales sin dificultad. Primera reparación. Despedida y al rato, a los gritos de Oswald y en una pendiente tremenda, no tardan en parecer con su 4x4 y cargaos de colegas locales para cambiar de nuevo la batería, arrancar, y seguir. Mientras estamos allá una llamada anuncia que el primer buga se ha quedao tirao pero con el motor roto. Pobres fotografos y menuda aventura. Llegamos y el chofer anda con la bomba de la gasolina, al rato arranca y le damos besos en la frente, la noche más oscura imposible y pillo a José Andrés con los locales pasándoles desde su mac uno de sus repor en la TV. Aquella escena de nuestro coche que no se puede parar, del otro que sale pa lante porque el conductor es mucho más que eso en habilidades, la improvisada pantalllas a colores y los tres vascos como por su casa, hacen que sea magia lo que si estuvieramos solos sería cangelo total.

Foto a los tres que nos acompañan hasta el asfalto, visto el panorama móvil. Iker me cuenta que son y como funcionan la hermanas de Madre Laura,. Llegan al lugar más necesitado, están 20 años de media hasta que generan comunidad y servicios, entregan todos sus bienes y se marchan al siguiente. Yo ateo sin remedio, y viendo la bondad de estas religiosas católicas en acción directa, dejo que entre una parte de su credo a mi alrededor, valorando como heroínas a esas mujeres que dejan todo para entregarse al servicio de los perdedores. Quizás en Arregy no sean 20 años, quizás sean muchos más. Nos sorprendió la pista y unos tramos empedrados, obra es de las gentes de Lanbi, (enlace a su último informe y web) que están moviéndose para que los 5.000 m2 cuadrados que quedan, generen empleo local y mejoren ese acceso sólo para 4x4, que aquí si que tienen sentido.

Llegar al hotel y meterse debajo de la ducha ha sido como un regalo, aunque el más preciado es sertirse parte por unos días de este país único.

Manolo Vílchez
.

No hay comentarios: