7 de marzo de 2010

¡VIVA "AVATAR”!

.
La epopeya “ecologista” de James Cameron se merece el Oscar a la mejor película

De acuerdo. “Avatar” es una película previsible, llena de tópicos, con diálogos facilones y con actores secundarios (con la excepción de Sigourney Weaver). Confieso que la vi tarde y cargado de prejuicios. Las gafas de 3-D, además, me suelen provocar la náusea instantánea. Y a la hora de afrontar la ciecia-ficción, prefiero mil veces la oscuridad inquietante de “Blade Runner”que la golosina visual a lo “Star Trek”.

Pero vibré con “Avatar”, lo siento, y no fui el único. Mi hijo mayor, Miguel, salió del cine dando saltos y asegurando que era la mejor película que había visto en su vida. Tal vez me dejé influir por él, no sé. El caso es que disfruté como aquel niño que veía las películas en Cinemascope en un viejo cine de barrio, con la doble gratificación de comulgar con el “mensaje.

El “mensaje” de Avatar, el maniqueísmo fácil, los malos “malísimos” y los buenos fluorescentes y azulados... De acuerdo. Tendrían que haber ganado los “malos”. Podríamos habernos ahorrado la última media hora de vídeojuego, o haber dejado la partida en tablas, o haber introducido algún elemento acehante y malévolo –más allá de las bestias y los pajarracos- en el paraíso indígena de Pandora.

¿Pero cuál es acaso el “mensaje” de “En tierra hostil”, más allá de la mera tensión visual? ¿A qué se reduce una película de guerra cuando nos privan del contexto? ¿Qué están haciendo los soldados americanos en ese paisaje desértico? ¿Cómo llegaron allí? ¿Quiénes son esas sombras acechantes que desconfían de ellos y ponen bombas y más bombas?

Los ultraconservadores tienen muy claro cuál es su favorita en la noche de hoy. Esto es lo que escribe John Podhoretz en el “Weekly Standard”: “”Avatar” es una masa indigesta de clichés de casi tres horas que se basa en los “westerns” revisionistas de los años sesenta, en los que los indios eran los buenos y los americanos los malos”.

Para Ted Baehr, crítico de WorldNetDaily, las “abominaciones” de “Avatar” se resumen en una:“¡Liberémonos de los malditos humanos!”. Baehr se pregunta si el guión lo ha escrito el mismísimo Al Gore y arremete contra el mensaje ecologista, en la “histérica” tradición de Rachel Carson, autora de “La primavera silenciosa”.

Pues eso. Aunque sólo fuera por su “mensaje” ecológico, “Avatar” cuenta de entrada con todas mis simpatías (como "The Cove" y "Food Inc." en la categoria del mejor documental). Y más en estos momentos en que enarbolar la causa azul y verde te convierte en sospechoso de sacrilegio contra el pesamiento único e hiperproductivista. Acabaremos con los recursos de la Tierra; saldremos a la conquista de Pandora...

web oficial
en la wiki

Carlos Fresneda
Publicado en el blog Crónicas desde EEUU de El Mundo
.

No hay comentarios: