5 de febrero de 2010

ACCION DE GREENPEACE CONTRA EL PROCESO DEL CEMENTERIO NUCLEAR

.
y por la tumba lo más rápido posible a la industria electroatómica delirante

las tramas del poder son curiosas, convivir con una tecnología de producción de electricidad a base de hervir agua en algo parecido a una olla a presión, generadora de mierda y sus riesgos a gestionar durante miles de años, no parece inteligente por mucho charlatán que salga con que no falta mucho para sacarle a la basura rendimiento, mientras temblamos con el uso del uranio de países soberanos que no son felices con nosotros. Hay que saber que la única actividad e instalaciones que no atiende ninguna compañia de seguros del mundo, son los riesgos de las centrales nucleares, ¿por que será?

Va bien saber lo que nos dicen sobre algunas cosillas que va bien saber, los nada sosprechosos de ir contra el bien común, los científicos del GCTPFNN, sobre lo que hay acompañando a este mal sueño de lo nuclear:

En cada carga de combustible nuclear gastado hay, entre otros elementos radiactivos, más de 200 kg de Plutonio (con 4 kg de Plutonio-239 se puedehacer una bomba atómica). El Plutonio-239 es un elemento inexistento en la Naturaleza, que se ha formado dentro del reactor por absorción de un neutrón por parte del Uranio-238, que es el isótopo del Uranio que no es fisionable. El Plutonio-239, es un elemento altamente tóxico (la ingestión de una sola particula de una millonesima de gramo de Plutonio es suficiente para causar un cáncer de pulmón) y radioactivo (tiene un período de semidesintegración de 24.100 años). Esto quiere decir que al cabo de este tiempo su radioactivitad se habrá reducido a la mitad. Y sólo al cabo de 20 periodos de semidesintegración (482.000 años) se puede dcir que el Pu-239 será inofensivo para el medio ambiente. Habrán de pasar 6.025 vidas de 80 años ó 16.268 generaciones (condiderando 30 años como una generación) para qué el Plutonio-239 formado dentro del reactor nuclear deje de ser peligroso.

es por ello que igual se entiende mejor lo que acaban de hacer los trabajadores de Greenpeace, con la misma voluntad de aquellos que se metieron debajo de las gruas cuando desde los barcos, lo que hoy nos tiene en vilo, se tiraba al fondo del mar no muy lejos de Galicia. Ahora, donde un Ministro de Industria hacedor de la cama del poderoso lobby nuclear, parece que piensa más en instalarse en buen despacho cuando deje el actual, bloqueando el compromiso de un calendario de cierre de todas las bombas que quedan en nuestro territorio y que impiden que avancen las energías renovables, es más, parece que estas le molesten por las primas necesarias que precisan para competir con todo lo sucio y peligroso que ahora tenemos para producir electricidad y riesgos ambientales y sociales. Además, tal como tenemos el patio, la renovables y su implantación son socialmente necesarias por el enorme potencial de generación de empleo y de felicidad ambiental que es sabido pueden proporcionarnos.

A continuación el comunicado de prensa, que puede servirte para conocer lo pobres que somos en política social y lo necesario que es que se escuche al sentido común y se actúe con la inteligencia hacia el bien comun, que es lo mejor para las mayorías.

Aquí, como colaborar en la campaña contra el cementerio nuclear de Greenpeace
Aquí, artículo de opinión sobre el proceso del cementerio nuclear en terra.org

M.V.

Acción de protesta contra el cementerio nuclear ante el Ministerio de Industria
GREEPEACE LLEVA "RESIDUOS NUCLEARES" AL MINISTRO DE INDUSTRIA,
MIGUEL SEBASTÍAN
La organización ecologista acudirá a los tribunales para impungar la Resolución que dió inicio
al proceso del ATC


Veinticinco activistas de Greenpeace han llevado esta mañana diez "bidones de residuos radiactivos de alta actividad" al Ministro de Industria, Miguel Sebastián, para pedirle que anule su antidemocrático proceso de búsqueda de un emplazamiento para construir un cementerio nuclear centralizado y su centro de experimentación nuclear, con el que sólo ha logrado cosechar un rotundo rechazo social y la ausencia total de consenso territorial y político al respecto. Los activistas portaban, además, varias pancartas con el lema "Cementerio nuclear no".

Este proceso, iniciado por el Ministerio de Industria mediante la publicación en el BOE el pasado 29 de diciembre de una Resolución solicitando municipios candidatos a albergar el cementerio nuclear, se ha caracterizado por la falta de transparencia, la ausencia de mecanismos participativos y la falta de información veraz a la población y a los municipios.

En ese sentido, el proceso puede considerarse ilegal pues vulnera claramente los principios jurídicos contenidos en el Convenio sobre el acceso a la información, la participación del público en la toma de decisiones y el acceso a la justicia en materia de medio ambiente, conocido como Convenio Aarhus (1). Por este motivo, Greenpeace acudirá a los tribunales para impugnar la citada Resolución.

Como han demostrado los hechos, la estrategia seguida por el Ministerio que dirige Miguel Sebastián ha consistido en tentar a los alcaldes con dinero público (de los fondos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, ENRESA) para tratar de conseguir que los municipios se ofreciesen como candidatos a albergar el cementerio nuclear, sin importar ni si quiera si se había tenido en cuenta la opinión de los vecinos, la de los pueblos de su entorno, y la de su comunidad autónoma.

"El proceso ha sido un esperpento. ENRESA ha ido fomentando "cacicadas" en los pueblos. Hemos constatado que ENRESA ha alentado a los alcaldes de diversos municipios a que primero aprobasen en Pleno la candidatura y que luego, si querían, informasen a sus vecinos de la decisión tomada. Algún alcalde, como el de Villar del Pozo (Ciudad Real) presentó la candidatura sin tan siquiera realizar el Pleno correspondiente", ha declarado Carlos Bravo, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

Paralelamente, ENRESA y el Ministerio de Industria han llevado a cabo una intensa campaña de desinformación con el fin de promocionar el cementerio nuclear (denominado "Almacén Temporal Centralizado", ATC), minimizando sus riesgos, mintiendo sobre la supuesta urgencia del mismo y falseando aspectos económicos relacionados, como el verdadero coste de mantener en Francia los residuos radiactivos procedentes del reprocesamiento del combustible nuclear gastado de la central Vandellós-1 (cerrada en 1990 tras un accidente), enviados al país vecino desde 1972 hasta mediados de los 90.

Además estos organismos han obviado deliberadamente informar sobre la verdadera naturaleza del denominado "Centro Tecnológico Asociado" al ATC, en realidad una instalación experimental nuclear para investigar con técnicas de transmutación nuclear. Su funcionamiento implicaría tener que poner en marcha un reactor nuclear experimental, instalaciones para el reprocesamiento y elaboración de elementos combustibles nucleares para ese reactor, con los riesgos de accidentes nucleares y escapes de radiactividad inherentes a su funcionamiento, y generación de nuevos residuos. Ya en 1971 se produjo un grave escape de agua altamente radiactiva en el reactor experimental JEN-1, en la antigua Junta de Energía Nuclear, hoy CIEMAT.

A pesar de todo su esfuerzo, el Ministerio sólo ha logrado publicar una lista con 13 candidatos, de los 8.112 municipios que existen en España. En dicha lista, publicada a última hora del miércoles, incluían a un municipio (Campo de San Pedro, Segovia) que presentó su candidatura fuera de plazo (a pesar de que días antes la Corporación emitió un comunicado declarando que no iba a presentar su candidatura). También incluyó al municipio segoviano de Santiuste de San Juan Bautista. que el lunes 1 de febrero celebró un Pleno para retirar la candidatura que había presentado el viernes 29 de enero, de lo cual informaron los medios de comunicación. Varios pueblos más, como Torrubia de Soria, incumplen claramente algunas de las bases de la propia convocatoria del Ministerio.

Nota: (1) El convenio Aarhus, fue elaborado en la ciudad de Aarhus (Dinamarca) el 25 de junio de 1998, ratificado por España mediante instrumento de 15 de diciembre de 2004 y en vigor en nuestro país desde el 29 de marzo de 2005
.

No hay comentarios: