11 de enero de 2010

NO ES MEJOR MAS ALTA, ES MEJOR MAS VERDE

.
Ahora que es noticia quien la tiene más larga, en cuestión de torres para el sueño de tocar el cielo, y que los síntomas de un capitalismo decadente se animan con realizar retos de la arquitectura para gloria de arquitectos, promotores y dirigentes de la zona, y en el caso de la más larga del momento, en Dubai, para alojar historias de ricos no más, acudo a un vídeo de Cameron Sinclair en TED (subtitulado), el fundador de Arquitectura para la Humanidad, donde llama al orden ético a los que diseñan y dirigen que las obras suban y suban ahora que muchas rompen y dejan tiraos a los que ponen sus manos y el riesgo por cuatro chavos, una realidad dura en lugares supuestamente dulces donde se divierten los jerarcas viendo jugar al fútbol a chavales del norte, o al tenis a virtuosos mientras los bólidos de carreras pasan a una velocidad que no sirve para nada. Y todo gracias al fabuloso petróleo quemado por no todos para naufragar en sus miserias.

Ya puestos a ver quien sube mas arriba y ahora que igual los eruditos en ello andan en competición, retaría al sector que promueve esas gigantes chorradas en estos tiempos vitales donde tan necesitados estamos de ordenar nuestra relación entre nosotros, con los demás y con el clima y la Tierra que nos aloja, y además hacerlo con la altura de las circustancias y no de los sueños, a que desvien la atención hacia obras realmente importantes y por las que serían recordados en positivo. Imagino que se levantan granjas verticales urbanas aprovechando las mismas técnicas que para levantar hoteles gestionados por modistos de alto copete y oficinas para despotas, pero en vez de alojar humanos sin profesion alguna, alojar en el centro de las ciudades, vergeles de producción ecológica de alimentos y de puestos de trabajo más verdes saludables imposible.

En ellas se dispone de espacios distribuidores de aromas naturalizadores, tan hechados en falta , visitables para observar las maravillas de la vida que luego nos nutrirán, son torres con alta autosuficiencia y altura a estudiar, con invernaderos que recogen vital calor y luz solar, con aerogeneradores pintados de los más bellos colores y las más sensuales formas y hasta con posibilidad de colocarles leds para flipe visual nocturno cuando el barrio o la ciudad celebren momentos especiales. Sistemas eficaces para la gestión del agua de lluvia y rocios urbanos (será reto que sean los más limpios posibles), donde en la planta 20 se escuche la alegría de la granja y los gallos cacareen para despertar con el alba al personal del barrio, mientras una buena porción de los huevos se producen con felicidad, y mientras verduras de temporada de las plantas 8 a la 19, criadas con las mejores tecnicas biointensivas le sacan al metro cuadrado sobrada productividad y para más, aprovechando el compost de todo lo organico local, convertiendo esas capsulas de vida mágica que son las semillas en frutos para energetizar los cambios que en la urbanidad no han sido posibles antes pero que ahora lo deberían ser como nunca y ademas con admirable disfrutes.

Imagino que un alto porcetanje de mi cesta semanal de productos frescos sin química alguna, los 3 huevos percapita y hasta algún pescao acuapónico los recojo en bicicleta o con el carrito, le dejo la pasta a la cooperativa gestora donde trabajan, entre muchos grajeros verticales, 3 vecinos, y los beneficios para el reparto de excedentes cuando se den y para amortizar la infraestructura y para promover concursos de haber quien saca los mejores sabores a las lechugas y tomates, entre granjas verticales de los barrios, y de aquí al campeonato de proteccion de biodiversidad mundial de todas las variedades que nos propongamos. Los ecoturistas vendrían a probar a la casa de comidas urbana de la planta alta, con vistas extraordinarias a la ciudad sostenible in process, las exquixiteces multiculturales pero sobre todo los codiciados tomates de la planta 14, que no se sabe porque, quizás por las corrientes de aire, tienen un sabor que levanta pasiones hasta de jeques de lugares que están tomando nota. Y si sobran recursos pues estos a seguir fomentando el urbanismo salvaje pero esta vez entendido como silvestre humanizado en todas las ciudades donde sea reto producir el máximo de alimentos cerca de los platos y con ello sea más agradable vivir, comer, respirar y sentirse fuertes ante los retos de cambiar el mundo por completo.

Que no es posible, pues de las granjas urbanas se ha hablado mucho y bien, y ahora que todo cambia, podrian dejar de ser romanticos sueños con opción a reales posibilidades. Visto lo que sube parriba y que no vale para nada, es quizás subir para arriba soluciones para muchos. La arquitectura de las torres se propone cilíndrica en algunos casos, aunque ahora urbeue se están diseñando, coje todo, para permitir aprovechar de forma más eficiente el espacio. La cilíndrica permite una máxima iluminación natural en el centro y sobre los cultivos los expertos estiman que un edificio tipo de estas características podría proporcionar fruta, verdura, agua, pescado y carne para unas 50 mil personas, bueno esto me parece mucho pero si lo dicen porque no suponerlo. Toda una granja con cultivos y ganadería en un rascacielos y en el centro de la ciudad. Todo un schok para los alergicos a la urbe y tecnopesimistas y toda una ventaja de calidad de vida y ecoactivismos para los demasiados urbanos, por que no.

En la imagen un proyecto de OrganiTech, experta en sistemas automatizados de cultivo, y en este caso con una propuesta de sistema acuapónico: cultivo de plantas y proteina animal en ciclo cerrado. Los números indican la distribución: un tanque con una lenta corriente lleva bandejas flotantes de plantas [1] que son nutridas con dispensadores [2] y, a finales de la semana y un largo viaje, estan listas para la cosecha. Debajo de ellos nadan la proteínicas tilapias [3], cuyo amoniaco generado por sus residuos se filtra en grava [4], donde las bacterias se convierten en nitrógeno. Las bombas de este sistema de agua rica en nitrógeno se suministra a las plantas, que consumen el nitrógeno y retornan agua limpia a los peces.

Algunas ventajas de la agricultura vertical:

- Cultivos todo el año; se indica que 2.500 m2 de espacio interior es equivalente a 4.5 hectáreas al aire libre
- No le afectan las previsiones meteorológicas y se reducen las malas cosechas debido a las relacionadas con las sequías, inundaciones y plagas
- Todos los alimentos se cultivan orgánicamente, sin herbicidas, pesticidas o fertilizantes químicos
- Devuelve las tierras agrícolas a la naturaleza, a la restauración de sus funciones y servicios del ecosistema
- Reduce drásticamente el uso de combustibles fósiles (no tractores, ni arados, ni transportes)
- Convierte las propiedades urbanas abandonadas o en desuso, en centros de producción de alimentos
- Crea entornos sostenibles en los centros urbanos
- Crea nuevas oportunidades de empleo
- Puede resultar útil para la integración en los campamentos de refugiados
- Puede ser una gran ayuda internacional para mejoras económicas y de properidad en países en desarrollo
- Puede ser un catalizador para ayudar a reducir o incluso revertir el crecimiento de la población de los paises en vías de desarrollo al adoptar una agricultura urbana como una estrategia para la producción sostenible de alimentos.
- Podría reducir la incidencia de los conflictos armados sobre los recursos naturales, como el agua y la tierra para la agricultura
- No podemos ir a la Luna, Marte o más allá sin aprender primero en la Tierra a cultivar alimentos en granjas autosostenibles.

En fin, la cuestión ética y moral no es quien la tendrá más larga (esto lo dejamos para los que no tienen remedio) sino si seremos capaces de levantar los edificios vitales para nuestras sociedades, que con lo que sabemos y si lo hacemos, podriamos llegar a ser resilentes y sustentables de verdad verdadera, además de disfrutar de bellezas de la arquitectura.

Web de culto vertical nutritivo, Vertical Farms
Artículo en el boletín de Eroski, con ventajas y supuestos incovenientes

Manolo Vilchez
.

No hay comentarios: