30 de octubre de 2009

12.000 MILLAS DE ODISEA EN BICICLETA

Durante dos años, el corresponsal de El Mundo en Estados Unidos Carlos Fresneda ha recorrido el país de la contradicciones (también conocido como Estados Unidos de América) y ha seguido la estela cada vez más visible del “cambio” que viene.

FOTO: Ryan Mlynarczyk y Mandy Creighton en la ecoaldea de Itaca / C. Fresneda

On the Green Road/En la Ruta Verde (1)


Se llaman Ryan y Mandy. Salieron en bicicleta de Sebastopol (California) hace algo más de un año y han atravesado el país de costa a costa. Acaban de emprender a todo pedal el camino de vuelta: su meta es cruzar bajo la línea de meta el Día de la Tierra, en abril del 2010.

El contador particular que llevan en sus piernas marcará entonces las 12.000 millas o 19.000 kilómetros. La suya es una odisea propia de una “road movie”. La película se titulará “Within Reach” (“Al alcance”) y será la mayor aventura jamás contada por los vericuetos de la “otra” América.

Conocimos a Ryan Mlynarczyk y Mandy Creighton en un lugar de resonancias míticas: Itaca (Nueva York). Se les veía cansandos pero contentos. Con las fuerzas justas, después de las “cabalgadas” diarias de 42 millas (73 es su récord), y preguntándose todas las noches si merece la pena seguir pedaleando.

“Cuando sabes lo que quieres, el mundo conspira a tu favor”, sostiene Mandy, con la renovada convicción de sus 31 años. “¿Por qué hacemos esto?”, se pegunta Ryan, dos años mayor que ella. “Digamos que hemos salido al encuentro de gente que ha perseguido su propio sueño; esperamos encontrar el nuestro por el camino”.

On the road, Ryan y Mandy han reinterpretado el camino de Kerouac y tantos otros, a la busca de una quimera de horizontes infinitos. Su viaje tiene sin embargo un giro insólito e “intencional”, con un largo centenar de paradas en comunidades, barrios y ecoaldeas que poco o nada tienen que ver con el “sueño” americano.

“El cambio está ocurriendo ya en este país”, certifica Ryan. “La gente está descubriendo que crear comunidad y vivir en armonía con la naturaleza es el camino hacia la sostenibilidad. Y las respuestas están surgiendo a nivel local, sin esperar a que se den por enterados los políticos”.

Mandy y Ryan confiesan que ellos comulgaron con el credo consumista de sus compatriotas, hasta que un viaje proverbial a Centroamérica en 1999 les hizo abrir los ojos. Allí se conocieron, aunque separaron sus caminos a la vuelta. Ryan iba para abogado, y después para fotógrafo. Mandy no acababa de tenerlo claro, su vida avanzaba sin rumbo y a todo tren.

“¿Te animas a cruzar Estados Unidos en bicicleta?”. La propuesta de Ryan debió parecerle de lo más tentadora. Los dos vendieron sus coches y se entrenaron durante un año a conciencia. Iniciaron su periplo en octubre del 2008 en una bicileta solar hasta Fresno, y luego continuaron en un tándem hasta Arizona. Pronto descubrieron que lo mejor era hacer el camino como perfectos “bikepackers”, con la mochila al hombro, en bicicletas separadas.

En Nuevo México descubrieron la comunidad de sus sueños, el rancho del Colibrí . Pero decidieron seguir su búsqueda en Austin, Texas, y de ahí a Nueva Orleans, a compartir el sueño de los vecinos del Noveno Distrito Bajo con la ayuda de Brad Pitt. Vivieron luego la utopía práctica de The Farm, donde perive el espíritu de la era hippie. Subieron por Carolina del Norte, sudaron junto a los ciclistas de Nueva York y enfilaron finalmente hacia la ecoaldea de Itaca ecovillageithaca.org. Allí volvieron a escuchar el canto de las sirenas.

El tiempo apremia, y Ryan y Mandy andan ya por Comstock, en Michigan, y puede que algo más allá. Se acercan peligrosamente a las 5.835 millas y el invierno se echa encima. Pasarán por Greensburg, el corazón verde de la América profunda, y dejarán para el final esel corredor “revolucionario” que discurre entre Seattle y Portland, la ciudad posible.

Seguiremos periódicamente a Ryan y Mandy en su travesía. Aspiramos a llegar con ellos hasta la línea de meta y descubrir, sobre la marcha, que todos los días son el Día de la Tierra.

Carlos Fresneda, desde Ithaca

27 de octubre de 2009

EL SOL Y UNA PAELLA SIN EMISIONES EN EL DIA DE ACCION GLOBAL 350 Y UNA SEMANA VITAL


El día claro y despejado como premio a lo tramado elevó el sentirse, en una colina de Granollers, parte de una comunidad global que recibiendo con más o menos intensidad la energía del mismo sol, había en la antípodas iniciado ya el día 24 de octubre hacia más de 12 horas y conforme este planeta viajaba entorno al astro energético, la dulce luz del día iba abriendo el calendario de acciones del por primera vez, el sentir de un auténtico movimiento y colectividad global, miles de acciones se iban poniendo con su creatividad al servicio del cambio de este mundo, con la llamada más potente hacia los lideres gestores del bien común. Todos unidos por una cifra, la que ya sin más remedio todo el mundo va a sentir como suya y como loable objetivo a cumplir, 350. No he podido resistir iniciar el día sin un vistazo al web de la campaña donde la primera foto llegada desde un amanecer en un campo de aerogeneradores y ya eran miles las que iban a apareciendo, una sensación de refuerzo para con nuestra modesta acción. Leo en la zona en español las impresiones escritas de Kelly Blynn, la coordinadora para América Latina, que coindician con una entrevista el viernes noche uniendo la oficina en Nueva York de la organización con Radio Euskadi y mi móvil, donde después de hechar un vistazo al listado de acciones estatales, tuve el privilegio de hacer de cronista local y animar a participación.

El chaval de 9 años repartiendo manzanas ecológicas a sus vecinos, la carrera contraCO2corriente organizada en Madrid por la gente de Emisión Cero para recorrer hacia atrás 350 metros, las 350 cesta de verdura local ecológica en Mallorca, los escaparates de Adolfo Domínguez en todo el mundo, la gran timbalada en Barcelona, el encuentro de activistas en el centro de Vitoria son las que comento y tengo junto a todas las demás ganas de verlas en imágenes. Nunca he sentido tanta emoción por un día a punto de llegar con una sensación algo parecida a aquellos infantiles esperando regalos.

Aquí como cientos de ciudadanos vivieron su acción:


Justo antes del día de acción, Ayer, en Madrid un aviso sobre un símbolo de la ciudad pega un toque al gobierno, miratelo aquí:


Imagina por un momento que colocamos bien visible en nuestra vida un contador de concentración de partes por millón (ppm) de CO2 en el cielo, quizás en la pantalla de nuestros móviles, en el salvapantallas de nuestro ordenador, en un marco de fotografías digitales...Ahora marca 387 ppm, y que el suma y sigue camina rumbo al 450 y que caminando a ese ritmo nadie sabe que nos puede pasar con la alteración climática y sus caprichos inesperados. Y que los que más saben nos dicen que nuestro mundo tal como lo conocemos dejará para siempre de ser un paraíso alterado para convertirse en un espacio de supervivencia con caos normativo global, y es que la previsión sobre los descontroles es así.

Imaginar ese contador, es más, colocarlo en lugar bien visible y como llevarlo hacia atrás es ahora un reto planetario para nuestra especie. Puede parecer que se dibuja un escenario de ciencia ficción o de los infiernos que hablan las teorías religiosas, pero la absoluta realidad que de una vez por todas debemos aceptar, es que nada nos libra ya de la alteración química de los gases que ha hecho posible vivir como vivimos y como afrontar sus consecuencias para invertir la tendencia tendría que emocionarnos cuanto antes.

Para que el contador llegue a la cifra más deseada en este mundo hace falta que los lideres políticos reciban aliento y aviso contundente de las mayorías, no es fácil para nadie enfrentarse a las decisiones valientes que necesitamos, además cuando sigue habiendo tiranos y sinvergüenzas por doquier que no verán nunca más allá de sus sucios intereses. Hace falta una revolución social y ecológica, por lo tanto política, que es urgente, ya que nunca hemos estado vivos con 387 ppm y subiendo, hace falta ser una sociedad global de bajo impacto en carbono (aunque echando un vistazo parezca labor imposible), por lo tanto, hay que darle una vuelta total a la tortilla y pasarlo bien seria lo inteligente.

La paella realizada sin emisiones en una cocina solar íntimamente ligada a mis labores profesionales, junto a Carles, socio y hermano de batallas y a los organizadores del encuentro intercultural FES-TORRE en Granollers, nos ha tenido activos durante una parte de la mañana, sabedores que miles de otros humanos giraban entorno a la cifra del 350 y al sol con una pasión similar. Carles con atención suprema preparó los folletos informativos sobre la campaña, imprimió los números de la cifra, preparó las viandas, y todo y así lo percibí, con un sentimiento de ser parte de algo que ya es historia, de algo que comienza, y se que lo ha hecho con pasión, y hasta con amor.

Preparar la foto con toda la creatividad posible y convencidos de que era la contribución visual a una galería con miles de localizaciones globales ha reforzado nuestro activismo, justo antes de hincarle el diente a la elaboración realizada sin emitir un gramo de CO2, y si como tributo a todas las personas y sus organizaciones que este día han decidido iniciar el camino hacia un combate crucial.

Desde este próximo fin de semana la Plaza Universidad en Barcelona será el epicentro (punto de información y acción) de unos días cargados de activismo social para estimular los documentos que llegarán a Copenhague en diciembre, para animar a delegados de países y de la ONU que estarán afinado puntos del tratado que sustituye al caduco de Kyoto. Es una oportunidad histórica (cada día a partir de ahora formará parte como todos de la historia, pero por primera vez lo será ante la decisión global más importante de nuestra existencia, decidimos este año si caminamos hacia un futuro pacífico o hacia uno descontrolado). Todas las organizaciones ambientales del mundo siguen su camino hacia la ciudad del norte pasando por la cercana mediterránea que debería relevarse en armas pacíficas para explicar lo que las mayorías sentimos, nos ocupa y nos preocupa. Ha llegado la hora de ser mucho más valientes, ha llegado la hora de que todos seamos escuchados, ha llegado la hora de cambiar el mundo aunque sea sólo sea para sobrevivir en condiciones de suficiencia y sin grandes sobresaltos, es la hora de agradecer todo lo recibido de los que estuvieron antes y dejar para los que vendrán el mejor de los jardines posibles.

De como hacerlo, no va a ser fácil, pero por supuesto pienso que será, uneté sin dudarlo a la energía que lo hará posible, es una energía llena de creatividad, de inteligencia, de pasión y de reponsabilidad, es la energía de la acción y los más loables sentimientos humanos, es la energía del cambio, es la superenergía de las mayorías, es en suma tú energía.

Para unirse y ser parte de la energía del cambio:
Barcelona Climate Change Talks 2009 (página oficial)
Calendario actividades paralelas página oficial Barcelona Climate Change Talks 2009
y para localizar calendarios de organizaciones ambientales:
Activistas por el cambio de Greenpeace
, ya son más de 3750
Votar por el Planeta, de WWF
El clima no esta en venda campaña unitaria impulsada para la ocasión por el movimiento socioambiental de Barcelona
Campaña 350: puedes firmar telematicamente esto: estoy preparado para un tratado climático internacional que sea exigente, justo y vinculante. Llamo a que los líderes políticos aprueben las políticas climáticas basadas en los datos científicos más actuales y que sean políticas lo suficientemente fuertes como para volver a las 350ppm. Seguro que 350 te informa de sus actividades a realizar en BCN.

Manolo Vílchez

26 de octubre de 2009

LA CAMPAÑA 350 SE EXTIENDE CON DEMOSTRACIONES POR TODO EL MUNDO

La movilización contra el cambio climático 350.org dio la vuelta al mundo con más de 5.000 acciones en 176 países a lo largo del fin de semana. No teníamos un movimiento global y ahora por fin lo tenemos, proclamó desde el púlpito de Times Square el impulsor de la campaña, Bill McKibben, arropado en la lejanía por el premio Nobel de la Paz Rajendra Pachauri y por el arzobispo Desmond Tutu.

Manifestantes en Times Square. Foto Issac Hernandez

La campaña gira en torno a las 350 partículas por millón (ppm) de CO2 en la atmófera, el límite considerado por el climatólogo de la NASA James Hansen como la línea de seguridad a partir de la cual el cambio climático puede ser incontrolable. En la era preindustrial, la concentración era de 280 ppm; en la actualidad rondamos ya los 387 ppm y con la progresión actual se llegaría a los 465 a mediados de siglo.

Ningún país ha puesto aún las cartas sobre la mesa en la negociación de Copenhague, advirtió McKibben en Nueva York, epicentro del movimiento global que llegó hasta las calles de Pekín, pasando por Barcelona, las Maldivas, las pirámides de Egipto, el Taj Majal, la cordillera del Himalaya y las islas Galápagos. Por eso hemos querido adelantarnos y dejar claras las reglas del juego, recalcó el infatigable activista y autor d El fin de la Naturaleza.


Taller de cocina ecológica para cocineros y cocineras de comedores escolares, Amposta, Tarragona

Paella solar en Granollers, Barcelona

La gran batucada celebrada en Barcelona

La carrera hacia atras de ContraCO2Corriente de Emisión Cero en Madrid

En Estados Unidos se celebraron más de un millar de acciones, incluido el círculo que rodeó la Casa Blanca en Washington. El entusiasmo de los activistas se estrelló sin embargo con las ambiguas señales de la Administración Obama sobre el cambio climático y con la encuestas que denotan un enfriamiento por parte de la opinión pública norteamericana.

Según el dirario londinense 'The Times', el presidente norteamericano renunciará muy posiblemente a asistir a la cumbre del cambio climático en Copenhague. A cambio, según fuentes cercanas a la Casa Blanca, Obama aprovechará su discurso de aceptación del Nobel de la Paz en Oslo (el 10 de diciembre) para hacer un llamamiento a la acción política para reducir las emisiones de CO2.

En un discurso pronunciado la semana pasada en el Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT), Obama criticó duramente a los cínicos que cuestionan el cambio climático y aseguró que su único propósito es evitar o demorar el cambio que todos sabemos que es necesario. Según una reciente encuesta del Pew Center, el porcentaje de norteamericanos que considera que el cambio climático es un problema muy serio ha caído del 44% al 35% en los últimos seis meses.

Carlos Fresneda, desde Nueva York
Publicado en Ciencia de El Mundo, 25.10.09

Un sol y su energía desde México para un mundo 350

-Enlace a la galería de imágenes 350 de las acciones celebradas el pasado sábado, 24.10.09, con galerías de las mejores imágenes seleccionadas
-Enlace a blog 350 Barcelona
-Enlace a galería de imágenes de aquí
-Enlace al listado de acciones celebradas aquí
:

23 de octubre de 2009

350, EL NUMERO MAS IMPORTANTE DEL AÑO

Apunten este número y no lo olviden: 350. La cifra redonda representa ni más ni menos que la línea de seguridad del planeta, de acuerdo con el climatólogo de la NASA James Hansen. Por encima de las 350 partes por millón (ppm) de CO2 en la atmósfera, las temperaturas pueden aumentar de un modo incontrolable. Y andamos ya por las 387...

350 es también el nombre/número de la campaña global contra el cambio climático que mañana movilizará a decenas de miles de activistas en 174 países. La chispa brotó en Vermont (Estados Unidos), impulsada por el infatigable Bill McKibben, autor de la “El fin de la naturaleza”. En cuestión de meses, la mecha ha prendido y ha dado la vuelta al mundo, con la manifiesta intención de armar todo el ruido posible de aquí la cumbre de Copenhague.

De Times a Square a la Gran Vía, de las pirámides de Egipto al Taj Majal, del Himalaya a la isla de Pascua, el mundo se movilizará este 24 de octubre como nunca antes y en torno a un número que encierra nuestro propio futuro.

“Si los políticos quieren jugar al tenis con el clima, van a tenerlo que hacer a partir de ahora con una red y dentro de la línea de las 350 ppm”, nos confiaba McKibben en una reciente entrevista

“Es el único juego que podemos aceptar los ciudadanos... Con la progresión actual avanzamos hacia los 465 ppm a mediados de siglo, y ésa es la receta para la catástrofe”.

“Tenemos que presionar a nuestros líderes antes de que sea demasiado tarde”, advierte McKibben, que no oculta su desencanto –compartido por tantos norteamericanos- por la pólvora mojada de Obama en la cuestión del cambio climático. “Vamos a presionar al presidente allá donde vaya, y vamos a aprovechar sobre todo su visita a China”, anticipa May Boeve, coordinadora de la campaña en Estados Unidos. “Queremos hacer el 350 lo más visible posible, sin temor a presiones ni censuras”.

May Boeve y Kelly Blynn, coordinadoras de la acción 350 en la oficina de New York

De las más de 4.500 acciones mundiales, trescientas están programadas en China, incluido un insólito festival de Acción contra el Clima en las calles de Pekín. En Washington, un inmenso círculo rodeará la Casa Blanca. Latinoamérica se sumará a la campaña con medio millar de actos, de las islas Galápagos al extinto glaciar Chacaltaya en Bolivia. Desmond Tutú ha apadrinado la campaña para Africa, Vadana Shiva agitará la llama en India, y habrá acciones sonoras en Irak y Afganistán.

En Madrid se celebrará una carrera “contra CO2 corriente”, en Mallorca se repartirán 350 cestas de verdura ecológica, y 350 comensales degustarán por toda nuestra geografía las paellas preparadas en cocinas solares... Barcelona será luego, del 2 al 6 de noviembre, el punto de convergencia de esa campaña mundial que pretende poner el número irrenunciable sobre la mesa de negociaciones de Copenhague.


Apunten la cifa: 350. Y échenle mañana toda la imaginación que puedan. Ante la duda, pinchen en todo caso el video . Quedarse en casa no vale.

Carlos Fresneda desde Nueva York

22 de octubre de 2009

BYE BYE, AMERICA (ecoeeuu...)

Nueva York es una ciudad con una fuerza especial, más de 8 millones de almas deambulan por ella con que se yo cuantos turistas y visitantes varios. Manhattan aloja en sus verticales a muchos de ellos y entre la mezcla de sus quehaceres y espacios diversos los dos primeros días de estancia te entrega la ciudad energía a tope, a partir del tercero te la pide y depende de que vayas cuando te vas de ella el balance siempre suele quedar positivo por los pelos o por las melenas.

Haciendo paquetones llenos de herramientas para el cambio y las mudas y calzados básicos he temblao con el supuesto coste por sobrepeso que me iba a caer por la tarde allá en el aeropuerto. Acompañando a Carlos y sus hijos a supercole público donde se realizan, Halloween envolvía por todas partes, y algunos papis con un puesto en la puerta vendían los tickets para el fiestorro por llegar estos días y que intuyo como el carnaval norteamericano.

Observando al personal me encuentro con un jodido Hummer, esos tanques fuera de lugar que se pasean por la ciudad, esta vez igual para traer a uno de los nenes, y me entran ganas de activar algún aviso al humanote que hay dentro paque recapacite y deje de ser un cochino (por aquello de si los que van por el mar los llamamos marinos a los que van con sucios coches les llamaremos... pues eso).

Menos mal que me encuentro a un saltibamqui disfrazao de spiderman a pies pedales y flipo, por moderado coste te monta en el carromato y a base de de saltos y contrapesos con su propio peso realiza piruetas con los clientes sentaos, un espectaculo a pedales inexperado, como tantas cosas en el gran manzanón.

Camino de una especial oficina al lao de la zona cero donde un día cambio el mundo Carlos para a visitar al equipo de grabación de televisión por satélite que en un rato lo tendrá a él enfocao como corresponsal en EEUU de El Mundo, que hoy hace 20 años, tiene un fiestorro preparao del compón, con muchos de sus corresponsales por el mundo en directo desde su VEO TV, que junto a la radio hacen del grupo un multimedia total. Pero lo que más nos pone es que hoy también inauguran web para todo el continente y en ella el blog “in the green round” donde el maestro comunicador dejará a partir de ahora mucha de su obra de la América del cambio y que na más que este online vendrá a este blog redirigida. Hoy para inaugurar les ha tocao a dos ecoheroes que esta recorriendo EEUU a lomos de sus bicis visitando muchos de los lugares que Carlos ya conoce y muchos otros que no ha podio visitar. La sinergía entre ambas partes es de elogios mutuos e intercambio de vivencias.

Pero en la oficina citada no es poco lo que ocurre, visitamos a la plana mayor de la mayor acción ambiental global de nuestra historia, la oficina del 350 donde May Boeve y su equipo nos reciben y nos cuentan maravillas sobre la actualidad de la campaña que pretende informar al máximo de humanos de esa cifra en partes por millón de concentración de CO2 es la atmósfera la tenemos que conseguir como sea para seguir anhelando la felicidad global. La campaña ya ha llegado a casi todos los países del mundo, y cuenta en Spain con más de 70 acciones y en China, atención con más de 300, en EEUU van por 1700 y de esto y más Carlos tendrá ya colocado hoy a disposición de todos su post. Cojo el móvil con llamada desde radio Euskadi pidiendo precisamente que hable el viernes de la campaña (soy un apasionado declarado) y les digo que ni flores, que les paso a los hispanoparlantes que flipan con la conexión, hoy a las 21 horas en antena, desde esa oficina central y a unas horas del comienzo del gran momento una portavoz lanzará emocionantes datos sobre como vamos a comenzar a cambiar este mundo por completo y de abajo a arriba camino a Copenhague en unas semanas donde se decidirá si lo del cambio climático que es el cambio de nuestro modelo de vida energético ipsofacto, va en serio o no.

Al salir, paseo por Wall Street, ese lugar donde unos días antes en pleno estreno de lo último de Michael Moore, Capitalismo, unas historia de amor, me lo veo al menda envolviendo con cinta de aquellas de la policia la valla del lugar, no pasar, delito, gritando que no se está mal en la carcel del condado y pidiendo que él no se quiere ir de su país, que alguien haga algo. Yo para reconocerle sólo se me ha ocurrido una vez en el lugar de los hechos de unos buenos y de tantos chungos posar para con el dedo a lo muy yanki, decirle a esa institución que no mola nada. Me siento por un rato un poco Moore.

Enseguida pruebas del corresponsal en la zona cero vía satélite, mientras el blog está alumbrando. Fotos a lo que será la torre más visitada del mundo que ahora en esqueleto de acero no pasa del segundo piso y a toda pastilla a por los bultos y con taxi en la puerta rumbo a preparar el vuelo. 100 pavos (así le llaman aquí a los dolares) cuesta la broma de llevarme más de lo que me toca según contrato. Al venir fueron dos cocinas alSol las traídas sin problemas por los pelos y ahora van dos sistemas de pedaleo para generar vatios que como solardomésticos futuros de alSol pintan que dan gusto y pensan un quintal, como diría mi padre.

A 10470 metros de altura, a 970 Km por hora y con -51ºC fuera, el impacto de mi vuelo en emisiones de CO2 no me va a dejar tranquilo una buena temporada, y sin seguir podiendo atravesar el oceáno a lomos de un delfín, acaba en unas horas un viaje EpiCO para el alma y para el cambio, faltaría, ahora toca compensar trasladando lo aprendido, sentido y oteado desde mi más intima localidad. No se si volveré algún día a EEUU, me espero a que los aviones chuten con hidrógeno, mi tasa de kms a volar me de pa ello (esto es un invento deseo) y la América del cambio sigan llegando magistralmente (como estando en ella) de las manos y la creatividad de un ecoheroe muy especial del yo cambio.

18 de octubre de 2009

FLIPANDO EN COLORES EN YOSEMITE NATIONAL PARK (ecoeeuu9)

Uno que decidió un dia ver que era eso de pasar de la horizontal a la vertical por puro placer del reto y la superación, he tenido mis lugares y espacios. Pero para todo escalador de roca caliente y para todo alpinista que se precie el Valle de Yosemite es un lugar mítico y algunas de sus moles forman parte sin más remedio del imaginario de todo conquistador de lo inútil: el Capitan, el Half Dome, el Centinela son mismamente verticales míticas.

John Muir, el papi de los parques nacionales de este país tan grande y muchas más cosas de esas que tienen que ver con el amor a la naturaleza, fue el primer blanquito que paseo por el impresionante valle. A partir de aquel día y de las imágenes y vivencias capturadas, tuvo a bien venir al mundo el Sierra Club, y la gente comenzó a adentrarse en ese valle único lleno de cascadas y moles graníticas. Yosemite fué el primer parque nacional del mundo y lugar de vacaciones y éxtasis campestres de muchos norteaméricanos amantes de la belleza que la naturaleza ofrece en el lugar. La media hasta no hace muchos decenios era de una visita de dos días, ahora y dada la locura de consumir rápido todo, muchos américanos no pasan más de 4 horas en ese paraiso, pobrecillos. Pero para los que si apreciamos y veneramos el tributo geológico y biológico para gozos de los sentidos y de la vida hoy ha sido épico penetrar en el valle subidos en un Toyota Prius a velocidad eléctrica, con el mínimo ruido, y pronto ha pasao lo de saltar volaos a extasiarnos con el impacto acuático de la primera cascada, la de Bridavell, recibir sus iones negativos a tutiplain y emocionarnos con el día.

Al poco llega El Capitan, el flipe en colores mentales y físicos nos invade sobremanera, me siento hasta un poco el John Muir que fliparia igual subido a lomos de su caballo ante la primera visión del gigante, subiría por el cauce del rio, quizás lo hizo a pie o por los senderos no humanos con la ayuda equina. Como para el equipo solar, Carlos reportajeando la América vital para el cambio, Isaac disparando su arte capturado de espacios y momentos y uno mismo soñando con recuperar la fuerzas y habilidad para subirse por las verticales de culto, todos nos hemos sentido Muir, era la primera vez y aquello de ...toma ya, ...ufff, uauhhh. ...mira mira, ...que pasada, acompañados de silencios de respeto.

Intuyo el Camp 4, mítico camping donde reponsan los escaladores antes y después de ventilarse las verticales, que algunas, las más cañeras, no bajan de tres días.

Y como los osos son habituales y acuden como el oso Yogui a papearse todo lo que pillan entre cangelos varios dentro de las tiendas, colgar de una rama el petate con las viandas lo hace hasta el menos puesto. En el prado dorado frente al impresionante de 900 metros, desde donde cientos de miles de humanos ha seguido telescopio en tripode las hazañas durante los más de 50 años de aventuras y donde es típico hacerse el retrato, vamos, que he tardao.

El Centinela nos otea petreo como no puede ser de otra forma, hasta se podia sentir su aplomo por siglos inmovil. Al poco la mayor cascada de los Unidos Estados, partida en tres y mira que son las cosas que nos premia por poco, la llovida tremenda de días atrás hace que los amantes del valle y los afortunados como nosotros nos disfrutemos un caudal de postal, cuando antes no estaba después de los rigores del veranete. Y lo que son las cosas, venga mear, que no me ha ido mal para sacarme parte de los sintomas de jet lag. No las he contao, pero brageta abajo por lo menos 7 veces durante el día.
Los colegas se me han subió a un tronco de escenario bucólico y casi se quedan fritos entre atronadoras rompidas del liquido elemento y un solete extraordinario con un cielo limpio que hacia tiempo que no me disfrutaba. Seguro que pasabamos de los 1000 vatios por metro cuadrado, madre que paellas sin emisiones, he pensao. Un apuesto ranger vigila que nadie intrépido se le valla la olla y se estampe entre tanto roca húmeda buscando la toma clave acuática.

Llegada al Village, que es el espacio mimetizado de servicios a tope, lo tipico; bareto, restaurante, super super total, mecánico, buses sin techo para los de las cuatro horas mayormente, librería tremenda y el museo de culto, foto con Muir que estaba allá y llevaba tiempo quieto, y una instalación de como vivian los que primero llegaron al lugar, sus casetas de biotectura, las fotos de la de John donde seguro tramo armarla a tope con la protección de todo lo hermoso que encontraba y se disfrutaba el buen hombre.

Y un cartel, Ron Kauk, mama mia, el mito de las verticales tiene pase de su película Return of Balance comentada a las 19 horas, Carlos intuye a otro ecoheroe.

Viandas y al autocar hibrido que se mueve como una pluma por las pistas dejando en tierra a los excursionistas, los tres enfilamos la ruta de la Vernal Fall, ruta recomendada por el ecoheroe Stemats, el señor de los hongos, a Carlos en su reciente entrevista. Paseo comodo venga subir, y pronto el suave estruendo del líquido vital caido de más de 50 metros, camino al lado, camino elaborado, húmedo, excitante. Llegamos arriba donde el rio llega manso antes del gran salto, que grande es el jardín de la Tierra, buscamos horinzontal y nos damos una siesta en el paraiso como regalo del épico día. Flipamos con los colores de los árboles de altura, con la fuerza del agua, Issac hace cábalas cuando contabilizo el agua en kilovatios de energía,

y me quedo tieso cuando veo salir a un árbol portentoso de una grieta imposible, mientras el reportero no para de abrazar a todo arbol que pilla.

Bajada emotiva al valle, con paradas para meditar un rato y paseo hacia el Half Dome, mama mia, con anaranjado atarceder, en la alturas se otea el balconcillo mitico donde los más atrevidos se hacen fotos únicas. Llegan las sombras y llegamos justo a tiempo para que el heroe de las verticales Ron Kauk (wiki) nos reciba en la puerta del teatro, al no llevar tickets nos invita a pasar y oleee. El reportero se presenta, y el artista nos pilla rápido de donde somos, le explicamos porque venimos y pronto comienza Carlos a preparar la entradilla, tendrá que venir otro día en otro momento sinérgico a hacerle los retratos Issac y a dejar constancia de alguien que ha convertido la pasión de subirse a las piedras en un arte de bailarin defensor de la naturaleza porque se la acaricia de lleno.

Como admirador de su arte le rindo honores al buen hombre. Salimos antes de hora y nos entrega el dvd y su libro Spirit of the Rock, nos desea suerte en el viaje a San Rafael, conoce la cita a la que vamos mañana, la conferencia de los Bionners, que después del día vivido con 12 horas sin parar salvo la siesta de altura se presenta como sumun del viaje EpiCO en busca de lo auténtico y necesario por estas tierras del ancestro Muir, por lo menos para los tres de ese Prius que nos permite licencia para movernos con impacto algo moderao, aunque impacto es, pero con los anhelos de descubrir lugares para el cambio y encauzar nuestros sueños de un mundo por lo menos igual de bello que el que nos disfrutamos.

Página web oficial del Yosemite National Park
Bionners

17 de octubre de 2009

LA CRISIS ACELERA LA TRANSICIÓN HACIA EL CAPITALISMO NATURAL

Amory Lovins no encaja en la figura del economista ni en la del ecologista. Estudió Física porque era lo más cercano que había a su pasión de toda la vida: el estudio y la aplicación de la energía. A las puertas de su casa ultraeficiente, o en el invernadero donde crecen los plátanos, Lovins parece más bien un agrimensor o un 'energicultor', empeñado en calcular hasta el mínimo impacto de su quehacer diario...

PREGUNTA.- ¿Estamos viviendo el final del capitalismo tal y como lo conocíamos?

RESPUESTA.- El capitalismo estará aún con nosotros durante bastante tiempo, me temo. Pero al menos somos conscientes de lo destructivo e ineficiente que puede ser el mercado si no se le ponen límites... Lo que necesitamos ahora es ensanchar la noción el capitalismo, y reconocer que existen cuatro formas de capital: el dinero, las mercancías, la naturaleza y la gente. Si incluyes los dos últimos factores -en vez de tener presentes tan sólo los dos primeros como hasta ahora- tenemos el capitalismo natural. El punto de partida es así de simple: sin una naturaleza saludable, no hay economía.

P.- Muchos piensan que conciliar capitalismo y naturaleza es una utopía o un sacrilegio...

R.- No pienso que sean incompatibles. Es más, creo que ha llegado el momento de hacer negocios teniendo de verdad en cuenta el bienestar de la gente y la salud del planeta. Cuando Paul Hawken, Hunter Lovins y yo acuñamos el concepto hace 10 años, creó cierta polémica. Pero hoy en día está muy aceptado y es bastante influyente.

P.- ¿Y la crisis económica no está haciendo acaso más difícil la transición hacia el capitalismo natural?

R.- La crisis ha sido el reflejo de un sistema que está muriendo, mientras otro lucha por nacer. La crisis está en todo caso acelerando la transición hacia el capitalismo natural. Es cierto que los emprendedores y bastantes empresas están luchando por tener oxígeno en medio de la crisis, pero las dificultades económicas están sirviendo sobre todo para enterrar inversiones dudosas y proyectos infinanciables, como las centrales nucleares.

P.- En uno de sus últimos trabajos usted vaticina que la energía nuclear caerá bajo su peso económico...

R.- Es cierto. Ni siquiera en 2005, con Bush y Cheney en la Casa Blanca, la industria fue capaz de encontrar financiación para construir nuevos reactores nucleares en Estados Unidos. En China y en Francia, los dos países que más fuertemente apuestan por la energía nuclear, la 'ilusión' se sustenta sólo por el apoyo estatal. La nuclear es la que más subsidios tiene, y aun así el kilovatio hora cuesta hoy por hoy tres veces más que el generado por el viento.

P.- Francia está presionando a España y a otros países vecinos para exportar su tecnología nuclear...

R.- El modelo energético de Francia no ha variado en 35 años, así que difícilmente puede servir como ejemplo para el futuro. Yo le diría al Gobierno español que, además de los criterios ecológicos, tenga en cuenta los estrictamente económicos. La energía nuclear no es competitiva. No hay un solo proyecto que se sustente sólo con capital privado: los inversores no son tan estúpidos.

P.- El petróleo y el carbón se niegan a perder terreno...

R.- No podemos quemar petróleo y carbón siempre. En este país, la opinión pública se está cuestionando ya la construcción de nuevas centrales térmicas. Hay soluciones más sencillas y baratas, y mucho más respetuosas con la salud del planeta.

P.- Muchos analistas predicen sin embargo que las energías renovables o 'blandas' no servirán para saciar la sed energética del planeta...

R.- La energía eólica está ya creciendo a un nivel exponencial, y la energía solar seguirá el mismo camino en cuanto sea más competitiva. Tenemos que ser capaces de cogenerar la energía, mejorar los sistemas de captación y distribución, conseguir la máxima eficiencia y perfeccionar los diseños.

P.- ¿Qué le parece la política energética de Obama?

R.- En el flanco de la energía tiene gente muy competente, haciéndolo lo mejor que puede. Otra cosa es que exista la voluntad política a todos los niveles para impulsar la transición energética y acometer el problema de cambio climático. Pero las cosas están mejorando.

Carlos Fresneda
Publicado en Natura, nº 40 de El Mundo, 13.10.09

LA CUNA DE LA ECOEFICIENCIA

Un viaje al hogar y oficina de Amory Lovins, el padre de la eficiencia energética

A los pies de las Montañas Rocosas, en el corazón del alto desierto, ha ido construyendo Amory Lovins la casa de sus sueños durante los últimos 27 años. El padre de la eficiencia energética, recién nombrado por la revista 'Time' como uno de los 100 hombres más influyentes del mundo, ha demostrado cómo se puede vivir mejor consumiendo hasta 10 veces menos electricidad, sin necesidad de calefacción, en un baño perpetuo de luz natural y en un aire que poco o nada tiene que envidiar al de las cumbres cercanas de Aspen.

Pocos pueden permitirse el lujo de arrancar un plátano en casa o tener una 'jungla' interior como la de Lovins (otro día hablaremos de su pasión por los orangutanes), pero todos podemos sumarnos en nuestra medida a lo que él llama «la revolución de los negavatios».

Por negavatios entiende Lovins «los vatios no consumidos gracias a un uso eficiente de la energía». El punto de partida es así de simple: es mucho más barato ahorrar energía que generarla, y es sin duda el camino más directo hacia la reducción de emisiones mientras las renovables van ganando tracción.

Issac Hernádez

«Cualquier hogar y cualquier oficina pueden ahorrar el 30% de la factura eléctrica con medidas muy sencillas que están al alcance de todos», sostiene Lovins. «Pero no podemos conformarnos con cambiar las bombillas o comprar electrodomésticos de bajo consumo. Hay que ir mucho más allá. Hay que renovar por completo el diseño y los criterios de construcción para reducir al máximo las necesidades energéticas».

En esa busca lleva Amory Lovins desde que empezó a construir su casa y a levantar de paso los cimientos del Rocky Mountain Institute (RMI). Hogar y oficina, ocio y negocio, pasión e investigación se dan la mano bajo el mismo techo, compartido en total con más de 80 compañeros de viaje (contando las dos sedes del instituto en Snowmass y en Boulder, Colorado).

«Somos lo que yo llamo un tanque de pensamiento y acción», presume Lovins. «Nos centramos no tanto en los problemas como en las soluciones. Somos más prácticos que teóricos. Creemos en la transformación, y no en el 'status quo'».

Allá en los años 70, cuando la revolución contracultural empezó a dar sus primeros frutos, Lovins acuñó el concepto de «energías blandas» y convenció entre otros al presidente Jimmy Carter para que instalara paneles solares térmicos en la Casa Blanca. La 'contrarreforma' de Ronald Reagan dio al traste con la transición energética, pero Amory Lovins siguió experimentando en su casa-laboratorio de las Montañas Rocosas y acumulando la sabiduría destilada y compartida más tarde en libros de gran impacto como 'Capitalismo Natural' o 'Factor Cuatro'.

Su casa de Snowmass se fue convirtiendo entre tanto en punto obligado de referencia y en banco de pruebas de todo lo que iría llegando con el tiempo. El edificio de 372 metros cuadrados fue diseñado con los criterios de máximo aprovechamiento pasivo de la luz solar: fachada acristalada al sur capaz de generar el 99% de calor necesario (con dos estufas para un caso persistente de mal tiempo). La temperatura del aire se mantiene entre los 17 y 19 grados, con un alto índice de humedad gracias a la jungla-invernadero que ha dado ya 29 cosechas de plátanos.

Una instantánea sensación de bienestar se apodera del recién llegado nada más traspasar el templo de la eco-eficiencia de Amory Lovins, controlado por más de un centenar de sensores y protegido por 'superventanas' con cristales rellenos con criptón, que dejan pasar la luz pero bloquean el flujo de calor y ruido. Los muros de 40 centímetros de mampostería de piedra completan el aislamiento térmico de la casa, desde la que pueden contemplarse las cumbres nevadas de las Rocosas con una relajante placidez tropical.

Las placas térmicas (para el agua caliente) y fotovoltaicas (para la electricidad) han pasado por varias puestas al día desde que Lovins construyó la planta original del edificio con su ex mujer, Hunter, y un centenar de voluntarios entre 1982 y 1984. La casa empezó produciendo una quinta parte de la electricidad necesaria y la cifra aumentó gracias a la incorporación de dos grandes paneles fotovoltaicos giratorios. En 2002 produjo por primera vez la electricidad suficiente para alimentar también las oficinas del RMI, que ocupan dos tercios de la construcción y donde se respira la misma sensación de hogar.

Si las bombillas fluorescentes supusieron ya un ahorro del 25% con respecto a las incandescentes, los diodos emisores de luz (LED) prometen bajar aún más el consumo, al igual que la renovación de los electrodomésticos. Lovins recalca la importancia del auténtico sumidero de energía doméstica: la nevera. El modelo híbrido que ha instalado en su casa consume el 8% de uno convencional y ahorra suficiente electricidad «para evitar que se queme en un año una cantidad equivalente de carbón al que cabría en su interior».

«La eficiencia energética es sin duda la inversión de menor riesgo y de mejor amortización de toda la economía», asegura Lovins, que ha trasplantado todo lo aprendido sobre el terreno en su casa de dos plantas en Snowmass a los 102 pisos del Empire State. El coloso de Manhattan está pasando por un lavado 'ultraeficiente' de cara que le obligará a cambiar las 6.000 ventanas y renovar por completo el sistema de refrigeración y calefacción, ahorrando así el 38% de la energía y de sus emisiones.

Convencido de que el cambio en las ciudades se tiene que producir edificio a edificio, Amory Lovins ha embarcado ahora al RMI (junto a Urban Re:Vision) en el diseño de «la manzana sostenible». El proyecto aspira también a preparar a las metrópolis para la llegada del coche eléctrico y del garaje inteligente.

«En menos de una década, los coches podrán ser estaciones energéticas sobre dos ruedas, capacitados para almacenar energía y devolverla por la noche a la red», vaticina Lovins. «El transporte, la vivienda y la red eléctrica formarán parte integrada en este nuevo paradigma de la energía».

«¿No es acaso demasiado tarde para reinventar la rueda?», le preguntamos al profeta de la eficiencia. «La revolución está llegando al mundo del automóvil, que es seguramente una de las herramientas menos evolucionadas desde el punto de vista energético y del diseño», responde, embarcado desde hace más de 10 años en la construcción de un 'hipercoche' ultraligero e híbrido que mejore hasta cinco veces la eficiencia y supere incluso en seguridad, conducción y precio a los automóviles que hoy por hoy envenenan el aire de nuestras ciudades.

A sus 62 años, sigue recorriendo el mundo y asesorando a decenas de empresas y a jefes de Gobierno sobre cómo subirse al carro de la revolución energética, que en su opinión se apoyará tanto en la eficiencia como en la transición hacia las renovables.

Su legendario 'Factor Cuatro': (doble de productividad con la mitad de recursos) ha dejado paso en los últimos años a una nueva y más ambiciosa obsesión: el factor 10, o cómo disminuir hasta un 90% el consumo de energía con idénticos resultados... «Puede que no lleguemos a ser 10 veces más eficientes, pero la meta está ahí y merece la pena intentarlo».

Carlos Fresneda
Publicado en Natura, nº40, de El Mundo, 13.10.09
Snowmass (Colorado, EEUU)

EL 350, UN NUMERO CON PREMIO GARANTIZADO

Cuando me encontré con el 350 me pasó lo mismo que quizás a ti, ¿350 qué? Cuando vi que la cifra estaba vinculada con el cambio climático lo primero que me pasó por la cabeza era si correspondía con el número de humanos que, a pesar de todas las recomendaciones científicas, lo niegan. O quizá a un listado con dicho número de gestos que alguien había pensado para reducir su propio impacto sobre el clima.

Luego me enteré de que una mente sabia dedujo que en esa cifra el paraíso real que tenemos podría seguir siendo para nosotros y para los que nos sucederán. Todo seguirá igual si las partes por millón (ppm) de CO2 concentradas en la atmósfera no superaran a la que, desde hace meses, es la cifra más presente de todas las que he recordado durante mi existencia. Luego me adentré en la página web, que es líder mundial en el 'ranking' de las más visitadas por la gente preocupada y que siente que ha llegado el momento de dejarse de tonterías y pasar a la acción, por supuesto con ilusión y alegría.

Habrá quien a todo ese sentir lo tache de apostolado o catastrofismo ecologista, pero nada más lejos de la realidad. Parece que el paraíso se acaba. Demasiadas mentes inteligentes llevan decenios pidiendo atención y reducción de emisiones. El paraíso se llama Tierra y si llamas a la NASA te dirán que de momento sólo hay una y que si subimos dos grados la temperatura global planetaria aquí 'flipamos' todos, pero sin diversión. El edén parece que se está acabando. Estamos ya en 387 ppm y vamos hacia las 450, ¡ufff, qué calores!

Ha llegado el momento de la responsabilidad. Y, ¿cómo podemos cada uno de nosotros unirnos para que la Tierra que generemos entre todos no tenga muros que se resistan? Debemos tener la responsabilidad del buen hacer de una vez por todas; la del buen gobierno de la gran casa sin sangre ni ladrones por medio; la suficiente responsabilidad para no caer en manos sucias. Y es que parece que es el momento de cambiar este mundo por completo.

El 24 de octubre es el primer día de acción climática global. Una fecha que acontece poco antes de la gran decisión común para nuestro clima en Copenhague. Ya no será para apagar la luz, sino para generar con fuerza inusitada la energía humana que pueda ayudarnos como especie a dar un paso valiente hacia adelante, a dejar de depredar y convertirnos en jardineros del más fabuloso vergel que existe. De momento no hay otro y te rodea y te cuida y te aporta recursos renovables infinitos. Hay que fijar el termostato en el equivalente a 350 ppm. Hay trabajo para todos, enorme trabajo y del bueno. Yo ya les he dicho a más de 350 colegas que el 24 de octubre hay que remar.

El 350 es, quizás, la cifra más excitante de nuestras vidas y hacer todo lo posible juntos para conseguirla allá en el cielo es el premio más supremo.

Manolo Vilchez
Publicado en Natura, nº40 de El Mundo, 13.10.09
Enlace a suplemento Natura 40 en pdf

15 de octubre de 2009

EL SOL LLEGA A LA HABANA DE BROOKLYN (ecoeeuu6)

Las dos cervezas locales made in Brooklyn me han puesto de un alegre inesperado, la negra se parece en sabores a la VollDamm de la que mi socio Carles es aficionado y de él me he acordao mientras digería el burrito con queso y guacamole que allá en las alturas debe ser parecido. La rubia se acerca a la Estrella, y la he dedicado como acompañamiento para proceder con una veggie burguer que unido a la mazorca de maíz con toque del chef del lugar me han hecho sentirme como en el cielo y cerca del sol, compitiendo pero no ganando y que conste, con los delicatessen de Isabel, la chef de casa de los Fresneda. Con todo en plena digestión me he llegao al medio litro de café (la cagué al no pedir expreso, palabra clave para los spanishs cafeteros visitantes). Y todo mientras observo a ritmo de buena música a los currantes del especial restautant que andan a trapo preparando la deco para el anunciado fiestón del Halloween, llenando de esqueletos y arañas el local. No he podido dejar na en los platos por una cuestión cultural y responsable, por lo que me he puesto lo que se dice ciego perdio.

En frente de la mesa donde escribo está el sistema de filtro de agua que me invita desde un rotulo a seguir con detalles en el water, al que sin duda iré en un rato a desalojar los excesos y restos de la ingesta de líquido local que gracias al mismo sol que me une a tantas cosas hace de este lugar un lugar especial a visitar si uno es sensible a los energético limpio y renovables y a los placeres de comer sencillo y gozar. Es como una foto al cielo sostenible, además del sistema de filtraje acuatico, un angelillo cachondo con maiz no transgénico y ventilador para refresco con bajo impacto.

El Habana Outpost es el primer restaurant solar de Nueva York, y de los pocos del mundo. Como lo que promueve es el hacer las cosas con eso del sostenible, llego mucho después que el metro que lo tiene pegando justo a la valla a modo de salida tipica y ecouniendo esa ciudad enorme con este pequeño lugar donde reiventar el mundo del comer con menos impacto. Por cierto, una cocina parabólica alSol 1.4 no quedaría nada mal aquí y asi lo dejo caer documentado a las gentes del lugar.

Disparo paz haciendo fotos para el recuerdo y para mostrarlas aquí, porque para un chalao de la revolución energética venirse a comer al lugar un menú antes comentado, no es poco, sabiendo que parte de la luz que me ilumina en el interior se genera en el exterior con una conexión a red fotovoltacia situada sobre una porchada, el agua que arrastra mis residuos es la que el sol gestiona desde el ciclo cerrado gracias a la lluvia sin pasar por complejidades, y que las mesas y el comodo butacón proceden de la reutilización, los redisuos se gestionan como deben y lo local laboral y comestible prima en la carta.

Eventos culturales del barrio, mercadillo los fines de semana, seminarios sobre energía solar, actividades de cocina para peques, también son recetas de este especial lugar que tiene una entrada desde la terraza como camino a lo celestial y una fuente que rememora cuando esa esquina era jardín de quizás uso no publico. El chef Héctor desde su cocina furgoneta situada en la terraza y con acceso desde el bareto por la puerta noble, te dice los minutos en los que tendrás a punto el pedido y si te descuidas un colega te llama por el nombre para atender los compromisos adquiridos.

Frente a mí y a base de mojitos se comen a besos un blanco y una negra, uniendo pasiones a ritmo de jazz, menos mal que la chica de la barra me atiende en dulces tonos que permiten a mi ingles de supervivencia un descanso y a la lengua materna un subidón. Una especie de virgen postmoderna con unas mazorcas de maíz (sin duda el artista las pinto una sin alterar) da la bienvenida al paraiso WC, lugar de culto al agua y al ciclo de la vida, faltaría.


Tiene la historia aires de creatividad basada en los valores locales, deco del agresivo vallado convertido en llamada floreada y colorista y unos grafitis de elogio a las renovables como le toca al sitio. De la página oficial enlazo al espacio imágenes oficiales, preciosas todas. Hasta el papel higienico lo es más por llevar 4 sellos de calidad ambiental y ser fabricó con el empleo de energía eléctrica producida por el viento. Y para saber mucho más de que va esa Habana al Sol del Brooklyn, aquí el web.

Todos los que sirven en el lugar destacan por se jóvenes y atentos, y hace 4 años que se sirven mojitos y margaritas, las cervezas locales y las veneradas del cercano México, los cubiertos son compostables al igual que la vajilla, cierran a finales de octubre y esperan a que llegue la primavera, por el verano me aseguran desde la barra que las colas llegan a la calle muchos días. No está muy concurrido el lugar, los enamoraos, otra pareja cortejando, tres colegas tirando de burritos más uno que entre en busca del menú del día y una que se va con su elegancia y bien servida. En lo electrolimpio todo el año llegará el sol y su renovable energía a prestar servicios energéticos desde los 4 Kw aprox que instalados en ese jardín de Brooklyn no pararan de generar electricidad verde, y que si en uso cotidiano genera un 40% aprox. de lo que se consume los 5 meses chapado el chiringuito le dan igual un balance neutro.

Si no es por Carlos no llego al lugar, de una de sus carpetas pendientes me sacó la información básica que tiene en espera. Esta ciudad dá para una historia cada hora y para todas las horas de varios años y de eso el cronista mayor de este ecoreino y de toda la otra América le tengo encumbrao en lo más alto de la comunicación para el cambio. En el Habana Outpost tiene el maestro prevista una incursión en unas semanas en busca de su creador Sean Meenan que ya está en la lista de los ecoheroes que no tardaremos en disfrutarnos los que seguimos la estela del cronista.
.

14 de octubre de 2009

ENTREVISTA A BILL MCKIBBEN

Autor de “El fin de la naturaleza” y fundador de 350.org
Obama no ha sabido comunicar la urgencia en la lucha contra el cambio climático”
Necesitamos una movilización mundial para salvar la cumbre de Compenhague”
No podemos ir más allá de las 350 partes por millón de CO2”

La vida de Bill McKibben gira desde hace meses en torno a un número: 350. El autor de “El fin de la naturaleza”, uno de los libros pioneros en la lucha contra el cambio climático, ha decidido pasar a la acción y ha orquestado una campaña mundial para fijar la “línea seguridad” en las 350 partes por millón de CO2 en la atmósfera (el límite recomendado por la mayoría de los expertos). Desde su refugio otoñal en Vermont, McKibben ha urdido una red global con el objetivo de hacer visible “el número del compromiso y de la esperanza” . Desde la cordillera del Himalaya a las cumbres del Kilimanjaro y el Machu Pichu, desde las profundidades de Nueva Zelanda a las calles de Pekín y Barcelona, los ecos de www.350.org resonarán en todo el planeta el próximo 24 de octubre.

PREGUNTA: ¿Cuándo veremos un cambio real de Estados Unidos en la cuestión del cambio climático? ¿Hasta qué punto Obama no ha estado a la altura de lo que se esperaba?

RESPUESTA: La verdad es que me siento muy frustrado. La elección de Obama supuso un gran impulso para el movimiento ecologista; teníamos la sensación de haber derribado un muro, de haber abierto las puertas a un abanico de grandes posibilidades... No me ha defraudado la postura de Obama sobre el cambio climático, pero sí la falta de acción real. Hasta el momento, no ha sabido comunicar la urgencia real del tema, ni ha hecho un intento para llegar a la opinión pública. Hasta que no se suba al Air Force One y lleve a los periodistas a Barrow, en Alaska (y de ahí, tal vez, a la estación de McMurdo en la Antártida), no sabremos si se está tomando en serio el tema.

P: ¿No existe el riesgo de que la ley de cambio climático sea una víctima colateral de la reforma sanitaria?

R: Podría resultar finalmente así. Todos pueden salir “quemados” del Congreso este otoño. Mi frustración se extiende también hacia los congresistas y senadores: parecen incapaces de hicarle el diente a dos temas al mismo tiempo.

P: ¿Qué le parece la ley del cambio climático aprobada por la Cámara de Representantes? ¿Qué cabe esperar del texto que debate el Senado?

R: Parece que el texto que debate el Senado va a ser más fuerte, y recupera objetivos como la reducción del el 20% de las emisiones en el 2020, pero cabe la posibilidad de que sea debilitado como ocurrió en la Cámara. En cualquier caso, por algo hay que empezar. En este país llevamos 20 años sin una política del clima.

P: ¿Volverá a interpetar Estados Unidos el papel del “malo” de la película en Copenhague, como ocurrió en Kioto?

R: Lo que está claro a estas alturas es que EEUU no va a liderar la cumbre de Compehague. Veamos si al menos se avanza algo en las conversaciones bilaterales con China en noviembre, y si de ahí pueden salir las líneas maestras para un posible acuerdo... Pero lo máximo que podemos esperar es que mi país no sabotee la cumbre, que no intente torpedear lo que hagan otros. A nivel interno van a seguir habiendo muchas presiones para no firmar un tratado sobre cambio climático: no olvidemos que hace falta contar con el apoyo de dos tercios del Senado, y nadie prevé a estas alturas que 67 senadores se comporten de un modo racional.

P: ¿Cuánto habrá que esperar pues para que exista realmente una respueta y una acción colectiva en Estados Unidos?

R: En eso estamos... Vivimos un momento de auténtica explosión del activismo, y va siendo hora de que cosechemos los resultados. La campaña 350.org surge precisamente a raíz de un movimento, Step it Up, que recorrió el país para concienciar sobre el cambio climático al electorado durante las presidenciales. Decidimos ir más allá, y poner en marcha una movilización mundial para presionar en la recta final hacia Compenhague. Buscamos un elemento unificador y lo encontramos en un número que simboliza la “línea de seguridad” común a todo el planeta.

P: ¿350 es acaso el número fatídico?

R: Es más bien el número del compromiso y la esperanza, el límite razonable admitido por la mayoría de los científicos. 350 partes por millón de CO2 es la cifra que, según el climatólogo de la NASA James Hansen, nos permitirá “preservar el planeta en un estado similar al que ha permitido la civilización y al que se ha adaptado la vida en la Tierra”.


P: Pero andamos ya por encima de los 385...

R: Ese es precisamente el reto: reducir las emisiones para quedarnos por debajo de la línea de seguridad. Si los políticos quieren jugar al tenis con el clima, van a tener que hacerlo a partir de ahora con una red y dentro de la línea de los 350 ppm. Es el único juego que podemos aceptar los ciudadanos... Antes de la revolución industrial, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera era de 280 ppm. Con la progresión actual, avanzamos hacia los 465 a mediados de siglo. Los expertos aseguran que por encima de los 450 tendremos efectos catastróficos.


P: ¿En qué consiste exactamente la campaña? ¿Qué ocurrirá el 24 de octubre?

R: El 24-O será el día de acción. Tendremos 350 escaladores desplegando una pancarta en los Himalayas, habrá 350 buceadores haciendo lo propio bajo el agua en la gran barrera coralina del Pacífico. Habrá un gran despliegue en la isla de Pascua y en otros lugares emblemáticos. En España hay programadas también varias acciones, como las 350 paellas solares. Si todo funciona bien, el mundo hablará con una voz unánime y el efecto será tremendo. Puede que no ganemos la partida, porque nos estamos enfrentando a fuerzas muy poderosas, pero el mundo sabrá al menos lo que está en juego.


P: Usted habló por primera vez del cambio climático en “El fin de la naturaleza”, hace veinte años ¿Cuánto hemos avanzado desde entonces?

R: Han sido veinte años de oportunidades perdidas. Si hubiéramos empezado entonces, habríamos podido afrontar el reto de una manera gradual.


P: En “Economía Profunda” usted aboga por la reinvención de la economía desde lo local ¿Qué ocurrirá después de la crsis?

R: La crisis más grande que hemos sufrido desde la Gran Depresión no es sólo la última herencia de la era Bush, sino el último estertor de un modelo que tenemos que abandonar. Los tiempos del crecimiento económico ilimitado quedaron atrás. Tenemos que ir más allá del crecimiento y construir un modelo que funcione para todos sin comprometer el futuro del planeta.

Carlos Fresneda, enviado especial (Burlington/Vermont)

Publicado en Natura nº40 de El Mundo, 13.10.2009


13 de octubre de 2009

CON EL PACIFICO NOBEL A CASI NADA DE DISTANCIA (ecoeeuu5)

Mirando desde la habitación del hotel el acontecer virtualizado desde mi pantalla ligo en mi pobre inglés algo referente a los premios Nobel y Obama, se lo comento a Carlos y primero cree que es una broma y luego pega un bote y me aclara que le han dado el premio al ocupante de la blanca casa paseada ayer. Nos miraoms y mira tu or donde alla al lado estamos. Lo celebramos, faltaría y todo pasa a 1 km del lugar donde en un rato el premiado se dirigirá a los medios para comentar sobre la jugada. Mientras Carlos se pone manos a la obra laboral comunicadora tramando la noticia con sus colaboradores yo me localizado la CNN y la cuenta atrás para ver al menda recién Nobel y a ver que cuenta.

El buen hombre dice que cree que no se lo merece y con habilidad táctica utiliza el premio para llamar a pasar a la acción a todo el resto de la banda. Debe ser delicao para Obama atender los elogios que una parte del mundo le manda quizas para que le eche valor al tema, cuando tiene a muchos secuaces queriendo mordele su yugular cuanto antes no vayan las cosas a cambiar de verdad. Los atisvos de una reforma sanitaria han servido para que los fachas le llamen comunista, mentiroso en la camara alta, y para que los afortunados del sistema de su país se asunten e insulten con la idea de que todos tengan derechos saludables parecidos. Tiene lios en Irak bastante conocidos y llenos de sangre a mansalva, tambien en Afganistan, complicado tiene el tema y poco sobre ello le dejan hacer. Imagino que sueña con un mundo lleno de renovables como hacemos nosotros, sabiendo que él tiene más mano que casi todos para que ese mundo se construya sobre las cenizas de una bella época de petróleo para pocos, con carbón para seguir quemando durante demasiado rato y nucleares dando por saco. No debe ser facil ser un Nóbel con tantos que no iran nunca a la fiesta. Pues pa nosotros es un mañana histórica.

¡¡ Felicidades y fuerza mister Obama ¡¡ ¡¡Yes we can y que les den !!...

Se desmonta un poco la mañana y prefiero componer cosas que escaparme solo un rato a ver los faltos de la muestra de la competición de casas solares, me van a faltar imágenes, cachis, pero no sensaciones ya acumuladas. El 16 fallan, veremos quien se merece los honores primeros, porque yo a cada casa le pongo un 10 mínimo.

Me veo en el paseo a los bicitaxis del lugar, esperando usuarios a las puertas de un museo, me miro uno y de apoyo al pedaleo como los trixis de BCN, na de na. Eso si, los bicitaxistas tienen todos el mismo buen tono de piel y una sonrisa siempre. También los segways pululan por la city como transporte para turistas. Y las bicis siguen pasando, más de las pensadas. Y como no me ha dao para ver mucho del Solar Decathlon, aquí algunas de las imágenes para el recuerdo.

Desde el taxi me indica Carlos que aquellos que hay en una esquina estan idos total pero hacen daño, y es que le han puesto un bigote al póster del premiado a lo muy Hitler comparandolo con el alemán nefasto. En este país hay pa todos o algunos tanto, que abruma. Resulta que los chalaos expertos en hacer ruido para hacer daño y aprovechando que a Iran le ha dao supuestamente por jugar con nucleares para hacer bombas, la orquesta de fachas de verdad indica que Obama es el anticristo, el nuevo nazi ya que no protege a los de Israel, cuando debe ademas de estar pasándolas canutas con el jodido lio de guerreros del monopoly que tiene entre los suyos, sus aliados y algunos de los pueblos de este mundo.

El taxi no sabemos bien por donde nos lleva pero un tren regional veloz nos traslada a Manhattan en un rato, lleno a tuti plain me quedo con los baretos de los nuestros aunque con el ancho y largo para pies de ellos. Los trenes en este país también fallan, en este nos avisan de que se ha roto un motor y que en la siguiente estación paramos un rato a ver si lo pueden reparar. La cosa no es para tanto, parece y desde la ventana Philadelfia suena a música, y Carlos me comenta el espectacular carril bici que bordea el río de la ciudad.

Le hemos dedicao un rato a alucinar con el nuevo chef solar de lujo supremo y a planificar el viaje a California donde nos esperan, como en mucho imaginario de la gente de aquí, el clima templado y algunas visitas que si cuadran, igual me quedo como atontao de tanto flipe.