19 de diciembre de 2009

EL ÚLTIMO SUPERHÉROE DE NY


"Hey, Spiderman, ¿Me das una vuelta?"

El último superhéroe de Nueva York se llama Shaun Emerson y recorre las calles de Village con su disfraz de 'hombre araña', tirando con toda su fuerza del coche-humano y entreteniendo a propios y extraños con sus acrobacias.

"¡Te queremos 'Shaunie'!".

Shaun/Spiderman ha conquistado el corazón y el imaginario de los neoyorquinos en estos cinco meses de trepidante acción. Hasta la Gran Manzana se vino desde Miami con su 'ricksaw' o 'jinrikisha' (el nombre original en Japonés). Su sueño era competir con el 'Cowboy Desnudo' y demás fauna urbana de Times Square. Pero la policía le paró pronto los pies.

"No subo más allá de la calle 14 porque el tráfico es infernal y la policía me hace la vida imposible. Aquí, en el Village, los polis me conocen e incluso me saludan. Aunque procuro evitar la Quinta Avenida para no tener problemas".

Cada día es una nueva aventura para Shaun/Spiderman, y en Nueva York ha descubierto "un buen rollo y una energía que no encuentras en ninguna otra parte del mundo" (además de una novia de película, Alejandra, que le está llevando a explorar la posibilidad de trasladar su aventura a Barcelona).

"Me encantaría llevar mi 'ricksaw' a las Ramblas, pero me han dicho que la policía no se anda allí con chiquitas"...

"Hey, Spiderman, danos una vuelta sin movernos del sitio..."

Esa es precisamente la especialidad de Shaun, capaz de hacer girar el coche-humano como si fuera una peonza, al tiempo que aprovecha el contrapeso de sus dos pasajeras (Anna y Lisa) para impulsarse hacia arriba y marcarse una espectacular voltereta en la barra.

Le preguntamos si hay que tener madera de héroe para atreverse a volar, y se encoge de hombros como si fuera lo más normal: "Tengo 30 años y llevo haciendo esto casi todos los días desde los 23. Imagino que hay que estar un poco en forma, y sobre todo salir a la calle con la voluntad de pasárselo en grande y conocer gente nueva".


Nos lanzamos a la aventura urbana con Spiderman. Arrancamos en calle 9 y serpenteamos a todo tren por el tráfico de la Tercera Avenida. Los ciclistas nocturnos se codean con Shaun; los conductores de 'pedicabs' le miran con complicidad. Los taxistas le animan o le increpan, según les venga. El conductor del autobús mira perplejo por el retrovisor cuando ve al superhéroe trepando en vertical...

Y nosotros, excitados y aturdidos por tanto movimiento, en el enjambre humano y cada vez más asiático de St. Mark's Place, su espacio natural.

"Regla número uno: nunca te subas a un vehículo en movimiento", asegura Shaunm que parece tener ojos en la nuca y un sexto sentido que le protege contra todo, incluido el frío. Una buena noche se cerrará con una decena larga de trepidantes paseos en 'ricksaw', por los que sólo cobrará 'la voluntad'.

Con el mal tiempo, la clientela afloja y la aventura se hace especialmente desafiante. Spiderman esperará en todo caso a Santa Claus, que este año vendrá en bicicleta, y se marchará con su coche de tracción humana al calor de Coconut Grove.

Sus incontables amigos y fans le pedirán que vuelva a Nueva York. Habrá secuela.

Carlos Fresneda, Nueva York
Publicado en blog Crónicas desde EEUU de El Mundo
.

No hay comentarios: