19 de diciembre de 2009

DARYL HANNAH, LA "SIRENA" CONTRA EL CARBON

El carbón es una de las fuentes más sucias e inmundas de energía”

1960. Nace en Chicago. 1970. La diagnostican como “casi autista”. Insomne por naturaleza. Se hace vegetariana. 1978 Debuta en el cine, a las órdenes de Brian de Palma, en “La Furia” 1982 Salta a la fama como la “replicante” Pris en “Blade Runner”. 1984 Hace de sirena en “Splash”. 1992 Se hace novia de John Kennedy Jr. 2006 Se pasa al activismo ecologistas y es detenida en Los Angeles por intentar paralizar la destrucción una granja urbana en Los Angeles. 2009 Se implica en la lucha contra el cambio climático y la campaña contra el carbón. Es detenida en junio en West Virginia en una manifestación contra la destrucción de la montañas para extraer carbón.

Daryl Hannah, durante una de sus protestas. / CORBIS

Too much... Después de ser testigo del romance entre Antonio Banderas y Melanie Griffith, después de vivir su propia historia de amor con John Kennedy Jr., después de luchar a vida o muerte con Harrison Ford en “Blade Runner”, y de rodar a las órdenes de Tarantino en “Kill Bill 2”, y de darse el chapuzón con Tom Hanks en la piel de una sirena (“Splash”), la camaleónica Daryl Hannah ha decidido pasar a la acción contra el cambio climático.

Estoy preparada para la resistencia civil”, dijo el pasado mes de junio, mientras unía fuerzas con el climatólogo de la NASA James Hansen y se dejaba poner las esposas frente a las minas de carbón a cielo abierto de Virginia del Oeste... “El presidente Obama no puede seguir hablando del carbón “limpio”, porque el carbón es una de las fuentes más sucias e inmundas de energía”.
Información general sobre activismo anticarbón.

En los meses que precedieron a Copenhague, y en los que seguirán, Daryl Hannah se ha convertido en “musa” del movimiento contra el carbón que va tomando fuerza en Estados Unidos. En apenas tres años, los activistas han logrado paralizar la construcción de 75 centrales de carbón en la geografía norteamericana. La guerra “sucia” se extiende por una veintena de estados, aunque en ningún lugar es tan palpable como en Virginia del Oeste, donde se han “extirpado” los picos de 500 montañas en los venerados Apalaches para saciar la sed energética de los norteamericanos. iLoveMountains, campaña para salvar las montañas de Virginia del Oeste.

Allí fue donde detuvieron a Daryl Hannah y a una treintena de manifestantes. “Nuestro único propósito era hacer visible el impacto de los combustibles fósiles”, explicaba la actriz, consagrada en la portada de la revista medioambiental “E”, con camiseta ajustada y titular al canto: “¿Es éste el fin del carbón?”.

El carbón es la principal fuente energética que sigue habiendo en el mundo y la responsable número uno de las emisiones de CO2”, palabra de Daryl Hannah. “Las plantas de carbón acortan la vida de 24.000 norteamericanos al año, causan 2.800 muertes por cáncer de pulmón, generam millones de toneladas de residuos, contribuyen a la lluvia ácida y son una de las principales causas de asma”.

La mitad de la energía producida en EEUU proviene del carbón (frente al 17% en España). Aquí están también el 25% de las reservas mundiales, y así se explica la magnitud de la batalla y las seculares resistencias del segundo país más contaminante del mundo (superado ya por China) para acelerar la transición hacia las renovables.

Pero la “sirena” Hannah -convertida en algo así como la Jane Fonda del medio ambiente- ha redoblado sus esfuezos en las últimas semanas, haciendo causa común con Robert Kennedy (el primo “verde” de John John), sumándose a la campaña “Beyond Coal” del Sierra Club o uniendo su voz a la de otras mujeres embarcadas en la misma causa, como Elouise Brown o Julia “Judy” Bonds.

Nuestro aire, nuestro agua y nuestras montañas están en peligro, y el Gobierno no hace lo suficiente para protegernos”, asegura Daryl Hannah. “Tenemos que superar nuestra mortífera adicción a los combustibles fósiles. Tenemos que acelerar el cambio a una energía limpia y renovable”.

Hannah predica con el ejemplo y vive en una casa abastecida al cien por cien por placas fotovoltaicas, a los pies de las Montañas Rocosas. Conduce un Chevy El Camino de 1983 convertido al biodiesel y produce documentales de medio ambiente, en la senda marcada por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt.

Su pasión por la naturaleza y por los animales le viene de niña. Desde los once años no prueba la carne, y se abastece con vegetales crecidos en el jardín y regados con las aguas “grises” de su propia casa. Su maestra de “acción directa” fue Julia Butterfly Hill, la mujer que se pasó más de un año encaramada a una secuoya gigante en California. Y su bautismo de fuego fue la batalla para evitar la destrucción de la mayor granja urbana de Los Angeles, inmortalizada en un documental –“The Garden”- que llegó a competir para los Oscar.

Carlos Fresneda
Publicado en El Mundo, 19.12.09

.

No hay comentarios: