5 de noviembre de 2009

EN BCN EL CLIMA CASI NO CAMBIA, DE MOMENTO

.
4.500 delegados llegados de todas las geografías de este mundo conforman y preparan la decisión más importante de la historia humana. Están todos en Barcelona enviados por los gobiernos de sus países para que de 300 páginas más o menos, el primer tratado de una civilización en crisis total, se consensúe en quizas 30, de aquí a unas semanas en Copenhague. Es la esencia de la ONU la que deambula por el pabellón 8 de Fira Barcelona y anexos entre reuniones, diálogos y descansos, y como para nada somos unas naciones unidas más allá de la diplomacia, parece que todavía jugar al monopoly climático es la esencia mayoritaria, o por lo menos de los países más ricos.

Hay suficiente información circulando ya por el mundo para creerse, que a pesar de todas las crisis que nos envuelven por no saber gestionar con inteligencia amorosa el capital de los bienes naturales y su especial laboratorio de la tierra por parte de sus gestores, algo muy gordo está en juego. Sobrevivir bien es mejor que sobrevivir con tensiones, puede parecer que estamos hiriendo a la tierra, a su clima, a su piel, de todo hay, pero los que la estamos cagando descaradamente somos la especie depredante que con sus 6.600 millones de comilones nos zanpamos ya casi el 25% de recursos que les pertenecen a los que tienen que venir. Y como todo ello es injusto, por bulimia en recursos, destacamos no más de una tercera parte de la gran familia y entre emergentes y pobres para siempre quedan el resto. A mediados de septiembre de este año en curso la contabilidad planetaria comenzó a coger de la tierra lo que tendríamos que dejar para el 2010. Y entre pedos y emisiones las partes por millón de CO2 y los otros 5 gases procambio en el cielo suben y suben sabedores de que hay que reducir drasticamente emisiones de todo tipo pero sin muchas ganas de ponernos a ello. Cambiará nuestra temperatura mental algún día?, seguro que si, lástima que igual será por la fuerza e impuesta por una realidad ambiental en punto de no retorno...

Al lado de los delegados políticos y técnicos, que no dudo que muchos de ellos albergan en sus corazones la resolución del fregao de escala planetaria en el que estamos, están los delegados activistas ambientales que no tienen en su mano el poder del cambio directo, de momento, pero que para mi son la fuerza que puede cambiar este mundo de arriba a abajo. Y será con razón y pasión junto a una moral y una ética destacadas. Dicen los expertos en el seguimiento de la que será la primera fuerza postmaterialista del mundo que consigamos obtener, de que más de un millón de organizaciones sociales, ambientales y de derechos humanos está ya en marcha en este mundo. A los que veo por los pasillos, con los que hablo y con los que comparto acciones, a todos ellos los he nombrao para mí, superdelegados de las organizaciones globales por el mejor clima posible para este hermoso planeta.

Llego a la puerta de acceso a la cumbre y me encuentro con más de 200 asistentes con despertador en mano despertando el primer día a los que van a trabajar para decidir el rumbo de la vida humana y las demás especies sobre la tierra.

Al día siguiente me encuentro a activistas de la ciudad bloqueando las puertas de entrada al congreso llamando al orden a los lobbys que también se mueven dentro para influir con sus sucios e injustos intereses en las decisiones que nos afectan a todos. Hoy que es el cuarto día una tormenta de viento y lluvia con truenos, y las correspondientes pancartas pegaban un toque a Zapatero para que se anime contra el cambio climático y otra dedicada a los delegados que llegaban a kurrar: nuestro clima es vuestra decisión, todo salido de dos camiones activistas de Greenpaece.

A su lado y al poco rato los de Intermon Oxfam muestran su visión sobre los que deciden:

En el interior otros llaman de forma creativa a la acción resolutiva valiente y consecuente de los contenidos del tratado en juego. Y los del colectivo CAN / Avazz escenifican cada día con el premio del dia a los más fósiles por la tarde y de forma amena y divertida a los países que putean con sus visiones y presiones los avances del gran documento. El lunes del primer puesto fósil le toco a Canadá y el segundo a Dinamarca. Siguió el tercer día con EE.UU como campeón y se mantiene en el segundo puesto Canada.

Llevo dos días perdiéndome la performance, joer, pero cada mañana retrato los trofeos. A su lado, los responsables y los voluntarios de la campaña de concienciación ambiental global más impactante de nuestra historia, los de la cifra de 350 partes por millón de CO2, que no dejan escapar a ningún delegado, y de entregarles corbata cuando se adhieren a la cifra que inicia la horquilla no de ella muy alejada, las cifraas más importantes de nuestra existencia.

Greenpeace tiene a 50 activistas haciendo lobby, ha presentado un documento a modo del ideal para el nuevo protocolo y están en todas las reuniones de revisión de los textos. Un especial bareto solar donde las cocinas solares, junto a una estación móvil fotovolltaico donde se preparan zumos supremos con frutas ecológicas, muestran que aunque nos cueste admitirlo de momento, el futuro es solar energético o no será. De hecho por aquí pasa mucha gente y también me he perdido pero luego seguido con atención la presentación del proyecto Solartec, para desde donde el sol lanza 2,5 veces más potencia que en España, en el Sahara, donde en 6 horas llega la energía que consumimos en el planeta durante un año, desde ese privilegiado espacio, obtener un porcentaje tremendo de la energía que nos hará falta para cambiar el mundo, mientras guardamos petróleo para movernos inteligentemente por él. Las cocinas del bareto son un homenaje práctico a esa posibilidad y un punto de parada de delegados que ven en la cocina un artefacto de interés.

Ayer a las 17:00 en la puerta de acceso donde todo el que quiso pudo llegar y ser parte del cambio, 1000 puntos leds han mostrado al mundo que los cuentos chinos no valen, que es urgente que nos organicemos para poder disfrutarnos el primer acto de fé en la humanidad de nuestra historia global, el primero de un largo recorrido donde no tendremos más remedio que hacer las paces entre nosotros y con las demás especies, mientras la gran casa nos regula y acondiciona el aire que respiramos y permite la llegada de la energía que precisaremos para seguir soñando el paraíso perdido. Otro paraíso es posible, si no espabilamos no seremos muchos en buenas condciones para gestionarlo, debería tener 350 ppm concentradas de CO2 allá donde muchos sitúan a sus dioses aunque los que manden quieran situarlo en 450 y la frontera de los fatídicos + 2ºC. Ese paraíso poco tiene o nada que ver con el idealizado, ya que para mí es el paraíso que tenemos delante, que se nos escapa de las manos a toda velocidad. Hay 350 y muchas más razones urgentes para decir basta y cambiar el rumbo equivocado. Animate a enredarte en la más apasionante aventura de tu vida, controlar el clima del planeta en los valores más seguros que nos indique la ciencia y cuidado, que hay mucho ladrón del paraíso común atento a nuestrodesanimo, no le des la mínima oportunidad.

Manolo Vilchez
.

No hay comentarios: