17 de octubre de 2009

EL 350, UN NUMERO CON PREMIO GARANTIZADO

Cuando me encontré con el 350 me pasó lo mismo que quizás a ti, ¿350 qué? Cuando vi que la cifra estaba vinculada con el cambio climático lo primero que me pasó por la cabeza era si correspondía con el número de humanos que, a pesar de todas las recomendaciones científicas, lo niegan. O quizá a un listado con dicho número de gestos que alguien había pensado para reducir su propio impacto sobre el clima.

Luego me enteré de que una mente sabia dedujo que en esa cifra el paraíso real que tenemos podría seguir siendo para nosotros y para los que nos sucederán. Todo seguirá igual si las partes por millón (ppm) de CO2 concentradas en la atmósfera no superaran a la que, desde hace meses, es la cifra más presente de todas las que he recordado durante mi existencia. Luego me adentré en la página web, que es líder mundial en el 'ranking' de las más visitadas por la gente preocupada y que siente que ha llegado el momento de dejarse de tonterías y pasar a la acción, por supuesto con ilusión y alegría.

Habrá quien a todo ese sentir lo tache de apostolado o catastrofismo ecologista, pero nada más lejos de la realidad. Parece que el paraíso se acaba. Demasiadas mentes inteligentes llevan decenios pidiendo atención y reducción de emisiones. El paraíso se llama Tierra y si llamas a la NASA te dirán que de momento sólo hay una y que si subimos dos grados la temperatura global planetaria aquí 'flipamos' todos, pero sin diversión. El edén parece que se está acabando. Estamos ya en 387 ppm y vamos hacia las 450, ¡ufff, qué calores!

Ha llegado el momento de la responsabilidad. Y, ¿cómo podemos cada uno de nosotros unirnos para que la Tierra que generemos entre todos no tenga muros que se resistan? Debemos tener la responsabilidad del buen hacer de una vez por todas; la del buen gobierno de la gran casa sin sangre ni ladrones por medio; la suficiente responsabilidad para no caer en manos sucias. Y es que parece que es el momento de cambiar este mundo por completo.

El 24 de octubre es el primer día de acción climática global. Una fecha que acontece poco antes de la gran decisión común para nuestro clima en Copenhague. Ya no será para apagar la luz, sino para generar con fuerza inusitada la energía humana que pueda ayudarnos como especie a dar un paso valiente hacia adelante, a dejar de depredar y convertirnos en jardineros del más fabuloso vergel que existe. De momento no hay otro y te rodea y te cuida y te aporta recursos renovables infinitos. Hay que fijar el termostato en el equivalente a 350 ppm. Hay trabajo para todos, enorme trabajo y del bueno. Yo ya les he dicho a más de 350 colegas que el 24 de octubre hay que remar.

El 350 es, quizás, la cifra más excitante de nuestras vidas y hacer todo lo posible juntos para conseguirla allá en el cielo es el premio más supremo.

Manolo Vilchez
Publicado en Natura, nº40 de El Mundo, 13.10.09
Enlace a suplemento Natura 40 en pdf

No hay comentarios: