22 de octubre de 2009

BYE BYE, AMERICA (ecoeeuu...)

Nueva York es una ciudad con una fuerza especial, más de 8 millones de almas deambulan por ella con que se yo cuantos turistas y visitantes varios. Manhattan aloja en sus verticales a muchos de ellos y entre la mezcla de sus quehaceres y espacios diversos los dos primeros días de estancia te entrega la ciudad energía a tope, a partir del tercero te la pide y depende de que vayas cuando te vas de ella el balance siempre suele quedar positivo por los pelos o por las melenas.

Haciendo paquetones llenos de herramientas para el cambio y las mudas y calzados básicos he temblao con el supuesto coste por sobrepeso que me iba a caer por la tarde allá en el aeropuerto. Acompañando a Carlos y sus hijos a supercole público donde se realizan, Halloween envolvía por todas partes, y algunos papis con un puesto en la puerta vendían los tickets para el fiestorro por llegar estos días y que intuyo como el carnaval norteamericano.

Observando al personal me encuentro con un jodido Hummer, esos tanques fuera de lugar que se pasean por la ciudad, esta vez igual para traer a uno de los nenes, y me entran ganas de activar algún aviso al humanote que hay dentro paque recapacite y deje de ser un cochino (por aquello de si los que van por el mar los llamamos marinos a los que van con sucios coches les llamaremos... pues eso).

Menos mal que me encuentro a un saltibamqui disfrazao de spiderman a pies pedales y flipo, por moderado coste te monta en el carromato y a base de de saltos y contrapesos con su propio peso realiza piruetas con los clientes sentaos, un espectaculo a pedales inexperado, como tantas cosas en el gran manzanón.

Camino de una especial oficina al lao de la zona cero donde un día cambio el mundo Carlos para a visitar al equipo de grabación de televisión por satélite que en un rato lo tendrá a él enfocao como corresponsal en EEUU de El Mundo, que hoy hace 20 años, tiene un fiestorro preparao del compón, con muchos de sus corresponsales por el mundo en directo desde su VEO TV, que junto a la radio hacen del grupo un multimedia total. Pero lo que más nos pone es que hoy también inauguran web para todo el continente y en ella el blog “in the green round” donde el maestro comunicador dejará a partir de ahora mucha de su obra de la América del cambio y que na más que este online vendrá a este blog redirigida. Hoy para inaugurar les ha tocao a dos ecoheroes que esta recorriendo EEUU a lomos de sus bicis visitando muchos de los lugares que Carlos ya conoce y muchos otros que no ha podio visitar. La sinergía entre ambas partes es de elogios mutuos e intercambio de vivencias.

Pero en la oficina citada no es poco lo que ocurre, visitamos a la plana mayor de la mayor acción ambiental global de nuestra historia, la oficina del 350 donde May Boeve y su equipo nos reciben y nos cuentan maravillas sobre la actualidad de la campaña que pretende informar al máximo de humanos de esa cifra en partes por millón de concentración de CO2 es la atmósfera la tenemos que conseguir como sea para seguir anhelando la felicidad global. La campaña ya ha llegado a casi todos los países del mundo, y cuenta en Spain con más de 70 acciones y en China, atención con más de 300, en EEUU van por 1700 y de esto y más Carlos tendrá ya colocado hoy a disposición de todos su post. Cojo el móvil con llamada desde radio Euskadi pidiendo precisamente que hable el viernes de la campaña (soy un apasionado declarado) y les digo que ni flores, que les paso a los hispanoparlantes que flipan con la conexión, hoy a las 21 horas en antena, desde esa oficina central y a unas horas del comienzo del gran momento una portavoz lanzará emocionantes datos sobre como vamos a comenzar a cambiar este mundo por completo y de abajo a arriba camino a Copenhague en unas semanas donde se decidirá si lo del cambio climático que es el cambio de nuestro modelo de vida energético ipsofacto, va en serio o no.

Al salir, paseo por Wall Street, ese lugar donde unos días antes en pleno estreno de lo último de Michael Moore, Capitalismo, unas historia de amor, me lo veo al menda envolviendo con cinta de aquellas de la policia la valla del lugar, no pasar, delito, gritando que no se está mal en la carcel del condado y pidiendo que él no se quiere ir de su país, que alguien haga algo. Yo para reconocerle sólo se me ha ocurrido una vez en el lugar de los hechos de unos buenos y de tantos chungos posar para con el dedo a lo muy yanki, decirle a esa institución que no mola nada. Me siento por un rato un poco Moore.

Enseguida pruebas del corresponsal en la zona cero vía satélite, mientras el blog está alumbrando. Fotos a lo que será la torre más visitada del mundo que ahora en esqueleto de acero no pasa del segundo piso y a toda pastilla a por los bultos y con taxi en la puerta rumbo a preparar el vuelo. 100 pavos (así le llaman aquí a los dolares) cuesta la broma de llevarme más de lo que me toca según contrato. Al venir fueron dos cocinas alSol las traídas sin problemas por los pelos y ahora van dos sistemas de pedaleo para generar vatios que como solardomésticos futuros de alSol pintan que dan gusto y pensan un quintal, como diría mi padre.

A 10470 metros de altura, a 970 Km por hora y con -51ºC fuera, el impacto de mi vuelo en emisiones de CO2 no me va a dejar tranquilo una buena temporada, y sin seguir podiendo atravesar el oceáno a lomos de un delfín, acaba en unas horas un viaje EpiCO para el alma y para el cambio, faltaría, ahora toca compensar trasladando lo aprendido, sentido y oteado desde mi más intima localidad. No se si volveré algún día a EEUU, me espero a que los aviones chuten con hidrógeno, mi tasa de kms a volar me de pa ello (esto es un invento deseo) y la América del cambio sigan llegando magistralmente (como estando en ella) de las manos y la creatividad de un ecoheroe muy especial del yo cambio.

No hay comentarios: