30 de agosto de 2009

LOS "REDENTORES" DE NUEVA ORLEANS

Nueva Orleans.- Robert Green fue de los primeros en echar el ancla junto a los cimientos de su vieja casa, en el desolado Lower Ninth Ward de Nueva Orleans. Las trágicas imágenes de NaiNai –su nieta ahogada- y de su madre Shepard -murió en sus brazos mientras esperaban el rescate en el tejado- vuelven a empañar sus ojos cuando se cumplen cuatro años: “Lo perdí casi todo en el Katrina, pero fue más fuerte el deseo de volver”...

Robert Green en su casa en construcción

Como tantos otros, llevó una vida errante durante meses. Mientras los políticos y los urbanistas debatían si merecía la pena reconstruir el barrio, si no era mejor dejarlo hundir bajo las aguas, Green se acabó instalando en una caseta prefabricada en su calle de toda la vida.

Sus únicos vecinos fueron los fantasmas, hasta que los voluntarios de Common Ground instalaron su cuartel general a la vuelta de la esquina y los “porteadores” de Make It Right (la fundación creada por Brad Pitt para paliar el lacerante abandono del barrio) eligieron precisamente Tennessee Street como el primer pilar de la reconstrucción.

Todo esto se llenó de tiendas e instalaciones de color rosa, como una manera de llamar la atención y recordar a la gente: “Aquí estamos”. No tardamos en ponernos manos a la obra, y gracias a la ayuda de Brad la gente está volviendo. Esto empieza a parecer un vecindario”.

Está muy bien volver a tu hogar”, dice la pancarta que Green, 54 años, ex contable en una inmobiliaria, piensa colgar en su nuevo porche mañana. Tennessee Street –con sus quince casas ecológicas, de diseño rompedor y a prueba de huracanes- amanecerá engalanada “para mostrarle al mundo y recordarle a Obama que Nueva Orleans no se hunde, sino que sale a flote fortalecida y mejor”.

A Green le reconforta la proximidad de sus viejos vecinos, como el pastor Charles Duplessis, que oficia la misa dominical en salón de su casa, mientras les acaban de reconstruir la iglesia. El vecino Collins Foots, que padeció en carne propia la pesadilla de los “refugiados” en el Superdome, practica el arte de repantigarse a los 76 años y en la balconada de su nuevo hogar: “El futuro se ve mucho mejor desde ocho pies de altura”.

Gloria Mae Guy en su casa construida por Make it Right

Ese árbol que ves ahí fue el que me salvó la vida”, recuerda Gloria Mae Guy, 69 años, la primera en estrenar casa “elevada” y con paneles solares en el redimido vecindario. “Pudimos llegar hasta sus ramaas después de saltar de tejado en tejado... Le sigo dando gracias a Dios por habernos dado fuerzas durante toda esta “travesía”, y también por haber puesto a personas maravillosas en nuestro camino”.

Contra los vientos huracanados que no cesan y la marea de la ineficiencia federal, cientos de vecinos han decidido “mojarse” en la reconstrucción del barrio más castigado por el Katrina por su cuenta y riesgo. Apenas 3.000 de los 14.000 residentes que vivían al norte de la Avenida St. Claude han vuelto a echar raíces en el barrio. En algunas zonas, el huracán parece haber pasado tal que ayer: escombros amontonados en las calles, coches quemados, socavones como pozos, casas en ruinas y con la equis de rigor (“un perro muerto, no hay restos humanos”)...

El Ayuntamiento demora y demora las obras de infraestructura, con la excusa de que antes hay que concluir (en el 2012) el refuerzo de los diques y de los sistemas de bombeo hidráulico, para evitar que el amenazante canal que baja del lago Pontchartrain vuelva a derramarse sobre el barrio.

Los vestigios aun palpables del huracan

Pero los vecinos han hecho piña en asociaciones como la Neighborhood Empowerement Network Assocation... “Nos hemos dado cuenta de que el poder estás en nuestra manos, que no podemos esperar a que lluevan las soluciones”, asegura Jenga Mwendo, 31 años, al frente del incipiente movimiento de “backyard farmers” (agricultures urbanos) que está devolviendo el “espíritu de comunidad” al barrio.

Jenga, 31 años, huyó en de Nueva Orleans en cuanto acabó el instituto y estaba en Nueva York, trabajando en un estudio de animación por ordenador, cuando golpeó el Katrina... “Mi vida dejó de tener sentido fuera de mi ciudad. Sentí que había llegado el momento de volver con mi hija. Ya tendrá ella también tiempo para “huir” de Nueva Orleans”.

Entrada al Lower 9th Ward


Nathalie Alexander, 59 años y ex profesora, pasó el “exilio” post-Katrina en Memphis y tampoco ha podido resistir la punzada de su ciudad: “Esta es mi casa y ésta es la lección del huracán: márchate a tiempo, pero vuelve siempre”.


-----

Con la ayuda de Brad Pitt y Branford Marsalis…

NUEVA ORLEANS.- Las quince casas que han brotado en la calle Tennessee no son más que la proa de la reconstrucción. Make It Right, la fundación que lidera Brad Pitt, aspira a construir un total de 150 en el próximo año y a servir de “catalizador” para el renacimiento en Nueva Orleans.

Las ecocasas "low cost" de Make it Right


Pitt cuenta con la asistencia de una quincena de arquitectos de primera. Entre ellos, su amigo Frank Gehry (que ha diseñado un dúplex adaptado a las necesidades de la ciudad) o de William McDonough, cuyo concepto “cradle to cradle” (de la cuna a la cuna) inspira todo el proyecto de casas ecológicas “low cost” (construidas con elementos reciclados o recicables, con paneles solares y con los últimos avances en eficiencia energética).

El precio medio de las casas oscila entre los 100.000 y los 174.000 dólares. Los vecinos ceden el terreno y contribuyen con el seguro de la casa perdida, las becas federales del programa Road Home y sus ahorros personales. Make It Right negocia con todos ellos la contribución personal y ofrece préstamos a fondo perdido de hasta 100.000 dólares (con la ayuda de donaciones privadas y los fondos recaudados en eventos especiales como el que este fin de semana se celebrará con motivo del cuarto aniversario del Katrina).

Todo lo que hice fue poner a trabajar a algunas de las mejores mentes del país para solucionar los problemas”, sostiene Brad Pitt, que decidió afincarse a tiempo parcial en la ciudad hace tres años, cuando vino a rodar “El curioso caso de Benjamin Button”. La lentitud en la reconstrucción, y en particular el abondono del Lower Ninth Ward (el barrio en el que nació Fast Dominó y que está muy unido a la historia musical de la ciudad) le impulsó a dar el paso adelante: “El mérito es la gente que luchó para volver a sus casas: esto les pertenece”.

Al otro lado del canal, en el Upper Ninth Ward, están prácticamente acabadas las 70 casas –mucho más tradicionales- de la Villa de los Músicos. El proyecto lo apadrina Brandford Marsalis y ha sido posible gracias a la labor infatigable de una de las asociaciones que más ha hecho por la reconstrucción de Nueva Orleans: Habitat for Humanity.

Carlos Fresneda, enviado especial

27 de agosto de 2009

LA 30 MARCHA CONTRA GAROÑA

Tienen los aniversarios con decenas como más valor simbólico, en unos días se cumplen 3 decenios del caminar mucha gente honesta y preocupada por el presente y el futuro de la vida en este plácido planeta hasta las puertas de un vieja central nuclear.

No hace mucho, en la Solarquedada de Cortes, he compartido ratos con uno de los pioneros en esa y muchas otras actividades contra el mal sueño nuclear. Mario Gaviria ayudó mucho y de hecho consiguió reducir los sueños de grandeza atómicoguerrera del dictador sobre el territorio que manejo a su antojo durante 4 decenios. Como los tiempos cambian Mario comentaba que si le llegan a decir que el mundo energético seria como hoy es, lleno de posibilidades reales en base a las fuentes de energías limpias y renovables el no se lo hubiera creído. Por un lado tenemos la posibilidad vital de generar una nueva etapa social y energética y por otro asistimos a los coletazos de la que es la más peligrosa, criminal y eternamente costosa de las fuentes sucias y esclavas que hemos puesto a funcionar para hervir agua, mover turbinas y generar electricidad y plutonio histórico para cabezas de bombas de verdad, ...romantico y desinformado pensarán algunos. Tambén estaba en Cortes Alfonso Ribote, profesional técnico en energías renovables y activista antinuclear (se llega a comentar por parte de los pronucleares que los que trabajan en la renovables van contra ellos por intereses, sinverguenzas son lo que asi acusan) que no le he preguntao pero que igual lleva mas de 2 decenios caminando hacia la puerta de la peligrosa nuclear. Su bacalao al pil pil con horno solar lleno de decoración activista, además de haber causao sensación suprema lo interpreté como uno de sus gestos más amables y valiosos para demostrar que la energía electrica nuclear no nos hace falta para nada. Un post con los vídeos de la casa solar de Alfonso en pleno Bilbao, donde el sol siempre está pero menos.

Garoña ha adquirido el valor de simbolo, a punto se ha estado de cerrar cuando le tocaba pero un lobby que incluso llegó a burlase del trabajo de los nada sospechosos por pedir justicia y lógica, los activistas de Greenpeace delante de su sede parodiando la etapa hippie protestona, ese lobby nunca se hará responsable de la gestión de los residuos (25 mil años previstos) ni consegirá que compañía alguna de seguros habra poliza para hacerese cargo de lo que pueda pasar, pero si seguirá bailando en las juntas accionistas electronucleares, repartiendo dividendos importándole un bledo el sentir y las demandas de las mayorias.

Colocamos aquí el comunicado que acabamos de recibir, un valioso documento argumental de esa lucha glocal (global y local) con viaje a la historia de lo acontecido. No podremos estar en unos días caminando hacia la puerta de la central nuclear de Garoña pero desde aquí nos sumamos a esa larga marcha hacia el mejor futuro, libre de centrales nucleares y lleno de inteligencia, razón y pasión. Gracias por vuestro tragajo y vuestra constancia, gracias a todas y a todos los activistas de la Coordinadora contra Garoña, gracias sinceras y lo mejor para todos vosotros.

Manolo Vilchez

CONVOCATORIA DE LA MARCHA CONTRA GAROÑA

La Coordinadora contra Garoña convoca para este domingo 30 de agosto de 2009 la Marcha contra Garoña. La movilización antinuclear partirá a las 12 de la mañana del domingo 30 de agosto desde la localidad burgalesa de Barcina del Barco. A esta manifestación se unirá una marcha en bicicleta que partirá la tarde del viernes 28 desde Bilbao. También se han organizado autobuses desde Bilbao y Vitoria-Gasteiz que saldrán y regresan en el día, gestionados a través del teléfono 649 674 606.

La Marcha contra Garoña es la movilización antinuclear anual que finaliza frente a las puertas de la central nuclear de Garoña para pedir su cierre, y que este año cumplirá 30 años.

La Coordinadora contra Garoña, que agrupa a diversos colectivos ecologistas y sociales de Burgos, La Rioja, y Euskadi, convoca esta manifestación para exigir el cierre inmediato de la vieja y agrietada central nuclear de Santa María de Garoña.


No ha habido debate, sino propaganda e intoxicación

Durante los meses previos a la finalización del permiso de explotación de Garoña del 5 de julio de 2009, la ofensiva mediática del lobby nuclear para evitar su cierre generó gran cantidad de propaganda pronuclear con el fin de presionar al gobierno, encubriendo el pendiente y necesario debate sobre nuestro modelo energético.

En ningún momento de esa ofensiva nuclear se habló del modelo energético, ni de su sostenibilidad, ni de la actual situación de derroche energético, ni de la necesaria participación de la sociedad en su elección.

En vez de racionalizar el debate, se lanzaban constantemente mentiras: como de que dependemos de la electricidad nuclear de Francia (cuando somos exportadores de electricidad), de que subiría la factura eléctrica un 10% si Garoña se cerraba (ya desmentido por María Teresa Costa de la CNE el 15 de julio), o de la inviabilidad de las energías renovables (que ya producen más electricidad que la de origen nuclear, y en el caso de la comunidad Navarra suponen el 70% de su consumo).

También se mintió con el empleo y la influencia de la central nuclear en la comarca, hinchando la cifra de trabajadores hasta el millar (cuando según informes de Nuclenor son 330), y mintiendo descaradamente sobre su influencia en la zona (cuando los pueblos de la zona han sufrido despoblación y visto cerrar muchos negocios desde que se instaló la central atómica).

Continuadamente se hizo demagogia con los puestos de trabajo de Garoña, a pesar de que seguirán siendo necesarios para su desmantelamiento, y pueden ser perfectamente integrados en otras áreas de negocio de sus empresas propietarias (Iberdrola y Endesa). Y mientras se utilizaban los empleos que genera Garoña como medida de presión, se enmudecía ante los más de 27.000 empleos que había perdido el sector fotovoltaico.

El retraso en el cierre de Garoña es un retraso en el camino hacia la sostenibilidad

El incumplimiento del gobierno del PSOE del cierre de las nucleares al final de su vida útil, es un retraso en el tan necesario cambio en el modelo energético. Queremos dejar claro que ninguna decisión sobre el futuro energético, puede ignorar la insostenibilidad de nuestro actual sistema energético.

Nuestra sociedad consume por encima de las posibilidades del planeta, y ese derroche energético está basado mayoritariamente en recursos limitados (combustibles fósiles y mineral de uranio). Por estas razones, cualquier decisión energética de futuro debe de ir encaminada hacia el ahorro y las energías renovables. Toda decisión que se tome basándose en recursos energéticos fósiles o nucleares será un error, y supondrá un tiempo perdido para que la sociedad consiga la ineludible sostenibilidad.

Consideramos necesario y apremiante reconducir nuestra actual situación de derroche energético a parámetros de sostenibilidad, reduciendo nuestro actual despilfarro mediante el ahorro (reduciendo nuestra huella ecológica de los actuales 2,5 planetas a uno). Paralelamente a esta reducción del consumo, es necesario un cambio de modelo energético mediante la sustitución de las actuales fuentes de energía sucia por fuentes de energías renovables.

Un sistema energético 100% renovable, con unos parámetros de consumo sostenibles, servirán como sistema energético para el resto de generaciones venideras al estar basado en fuentes energéticas ilimitadas, por lo que consideramos que tenemos el deber y la responsabilidad de caminar hacia esa dirección. Este objetivo es técnicamente y económicamente viable, como lo han demostrado diferentes estudios, consiguiéndose en un horizonte de pocas décadas si desde ahora caminamos hacia esa dirección.

En este sentido, las decisiones en materia energética deben de ser tomadas por la sociedad, mediante la democracia y la participación política. Por lo tanto descalificamos duramente las críticas a que la decisión sobre el futuro de Garoña sea política, ya que conscientes de las graves consecuencias sociales y medioambientales que tienen las distintas fuentes de energía, no podemos dejar que nuestro futuro lo decidan las empresas privadas según su mayor lucro.


Hay muchas razones para cerrar Garoña de forma inmediata

A pesar de la voraz campaña mediática previa a la decisión de su prórroga, hay múltiples razones que fueron relegadas para cerrar esta planta atómica, y que a continuación exponemos:

- Es la central nuclear más vieja del estado, y la única de primera generación en activo. Se diseñó y construyó para una vida útil de 40 años, tal y como consta en las autorizaciones de la época

- Está sobradamente amortizada por sus propietarios, por lo que su cierre no provoca pérdidas económicas

- La central de Garoña tiene grietas en su reactor al sufrir un grave problema de agrietamiento por corrosión, que afecta a componentes internos de la vasija del reactor, motivo por el cual la seguridad de esta instalación se encuentra seriamente comprometida

- No es una energía barata para la sociedad, ya que a través del pool en el sistema eléctrico, pagamos su producción eléctrica a precio de central eléctrica de ciclo combinado

- Su funcionamiento provoca gastos que no asumen sus propietarios, como la gestión de los peligrosos residuos radiactivos que genera, que pagamos entre todos a través de ENRESA, y como los planes de emergencia del PENBU, que pagamos entre todos a través de las instituciones

- Esta basada en un recurso finito como es el mineral de uranio, del que según informes del IDAE, a este ritmo de consumo podría agotarse en 70 años

- No aporta independencia energética, ya que el estado español importa el 100% del combustible nuclear, por lo que no es una fuente de producción autóctona. La tecnología nuclear es también extranjera, como puede verse en los reactores que operan en España

- Su producción energética es insignificante para el sistema eléctrico, ya que produce el 1,35% de la electricidad que se genera en el estado. El año pasado el sistema eléctrico español exportó a países limítrofes casi el triple de electricidad que produce Garoña, como puede comprobarse en el informe eléctrico de REE en 2008

- Su producción eléctrica se puede sustituir con facilidad por el ahorro de energía, como puede comprobarse en la proposición parlamentaria no de ley para la sustitución total y definitiva de las bombillas incandescentes por otras de bajo consumo, donde el ahorro equivalente sería del 3% del consumo eléctrico (el doble de lo que produce la central nuclear de Garoña con tan solo el cambio de las bombillas)

- Su producción eléctrica ya está sustituida por fuentes de energía renovables, ya que la potencia eólica en Castilla y León suma 3.415 Mw (frente a los 460 Mw de Garoña), y en breve Burgos será autosuficiente mediante energía eólica

- Genera peligrosos residuos radiactivos que permanecen activos durante cientos de miles de años, para los que no hay ninguna gestión satisfactoria, y que tendrán que acarrear miles de generaciones venideras sin haberlo elegido

- No hay ningún problema de suministro eléctrico con su cierre, ya que en el sistema eléctrico español hay 90.000 Mw instalados, frente a los 45.000 Mw de mayor demanda histórica. Además, el consumo eléctrico ha bajado este año un 6%

- La política energética europea camina hacia la eficiencia y las energías renovables, tal y como se indica en el “plan triple 20” de la Comisión Europea, que pone como objetivo para el año 2020 que se reduzcan un 20% la emisiones de CO2, se mejore la eficiencia un 20%, y se genere un 20% de la electricidad por mediante fuentes renovables

- Garoña ha demostrado deficiencias de seguridad, concretamente ha notificado más de 8 incidentes este año (los días 11 y 27 de febrero, y el 4, el 10 y el 21 de marzo). A estos hay que sumarles los otros tres sucesos en el mes de abril: la explosión en uno de los transformadores el día 1, la parada no programada del día 6 y la parada del 23. El último incidente sucedió el pasado 10 de agosto debido a un incendio en un transformador, similar origen al que le costo a la central nuclear de Vandellós 1 su cierre inmediato y definitivo en 1989

- Los puestos de trabajo pueden prolongarse durante los diez años que dura su desmantelamiento, y reciclarse en sectores energéticos emergentes como las energías renovables. En este sentido destacar que Iberdrola Renovables cuenta ya con 2.000 trabajadores en sus pocos años de vida, con expectativas de crecimiento en el futuro

Por todo ello, consideramos que la clausura de la central nuclear de Santa María de Garoña no se puede demorar más, y exigimos el cierre inmediato de esta vieja y agrietada planta atómica. Convocamos a la sociedad que acuda a este domingo 30 de agosto frente a las puertas de la central nuclear de Garoña para reclamar su cierre inmediato y conseguir así dar un paso indispensable hacia un modelo energético sostenible.

Coordinadora contra Garoña / Garoñaren aurkako koordinakundea

Enlaces de años anteriores:
Convocatoria 2003
/ Fotos marcha 2003
Convocatoria 2004 /
Fotos marcha 2004
Convocatoria 2005 /
Fotos marcha 2005
Convocatoria 2006
/ Fotos marcha 2006
Noticia del cierre en El País

Convocatoria 2007 /
Fotos marcha 2007
Convocatoria 2008 /
Fotos marcha 2008

25 de agosto de 2009

LA ECLOSION DE LAS BICICLETAS

Hay una nueva manera de medir el progreso de las ciudades: contando las bicicletas. En Nueva York son ya 200.000 los ciclistas urbanos que un día cualquiera atraviesan el puente de Brooklyn, dan la vuelta a Manhattan o avanzan por los 650 kilómetros de carriles-bici que surcan la ciudad. En Madrid, mientras, seguimos contando con la mano a los intrépidos que deciden adentrarse en la marabunta motorizada o que se consuelan con los 62 escuálidos kilómetros de carriles-bici (los colistas europeos, y a poca honra).


Miles de ciclistas celebran en el "Summer Streets" en la Cuarta Avenida y la calle Ocho de Manhattan

Podríamos haber elegido como ejemplo Barcelona, San Sebastián o Sevilla, tres ciudades que se han subido a todo tren al carro de las dos ruedas. Pero elegimos Nueva York por lo que tiene de poderosa referencia urbana: lo que es posible aquí, es posible en cualquier otra gran ciudad del mundo (y quien intente justificar el retraso de Madrid por las cuestas y los repechos, que se vaya a San Francisco y cuente las bicicletas).


Nueva York ha despedido el verano con la tercera y última orgía ciclista a lo largo de Park Avenue: una serpiente multicolor que llegó a extenderse durante varias horas a lo largo de noventa calles, apurando hasta el último minuto de “libertad” provisional en la jungla de asfalto.


“¡Faltan diez minutos para que vuelva el tráfico!”, advertían por megafonía. Y las bicicletas se echaron a un lado para dar paso al monstruo rugiente, aunque la ciudad quedó ya poseída por ese pelotón cada vez más visible que avanza impetuosamente hacia el otoño (el uso de la bici ha aumentado un 35% en el último año).

“Montar en bicicleta nos devuelve el alma de niño y a la vez nos restituye la capacidad de jugar y el sentido de lo real”, escribe el antropólogo francés Marc Augé en “Elogio de la bicicleta”, de recomendadísima lectura más allá del verano. La bicicleta, según Augé, es “el símbolo de un futuro ecológico para la ciudad del mañana y de una utopía urbana que acabará reconciliando a la sociedad consigo misma”.


El libelo visionario de Augé coincide aquí con la publicación de “The Cyclist Manifesto”, de Robert Hurst, y con el estreno inminente de “No Impact Man”, del que hablaremos a fondo en otra ocasión.


Está cada vez más claro que el futuro de las ciudades está en las dos ruedas, y va siendo hora de que Madrid aproveche su gran ventaja en el transporte público para allanar el camino a las bicicletas y levantar de una vez barreras a los coches. Desde aquí hacemos un lejano llamamiento a los sufridos madrileños para que se sumen a la bici crítica y apoyen la labor de grupos como Pedalibre o asociaciones como Madrid Probici para avanzar silenciosamente y sin humos hacia esa utopía urbana que queda a la vuelta de la esquina.

Summer Streets en Park Avenue


Carlos Fresneda desde Nueva York, texto e imagenes
Publicado en blog Crónicas desde EE.UU de El Mundo