24 de marzo de 2009

UNAS CUANTAS CIFRAS PARA EL CAMBIO

En estos tiempos, los números y las cifras astronómicas son tan cotidianas que llegan a espantar al más puesto. A continuación doy cifras importantes para el cambio, cifras modestas y poderosas que visualizan a los trabajadores del bien común y llaman con números concretos a la acción urgente.

RENFE: descuentos web del 40% y 60%

Uno que se conforma con poco tiene como máxima aspiración en desayunos tomar el especial (unos 8 euros) en el Talgo-hotel que sube del sur cada día y llega a Barcelona cuando la mañana despierta. Sobre los raíles, y a la velocidad con menos impacto per cápita de CO2, centenares de viajeros llegamos a destino. Gracias, Renfe, por mantener los trenes nocturnos de calidad. Lástima que sean menos de los necesarios, pero gracias por ofrecer la posibilidad de poder viajar con un 60% de descuento sacando 15 días antes el billete por la 'web' y con el 40% sacándolo una semana antes. 'www.renfe.es'

1,5 metros: mínima distancia

No sé qué diría Darwin en medio de la selva de asfalto que llena este mundo y por donde circulan, principalmente, dos tipos de máquinas: unas impulsadas por energía fósil y otras, por energía humana. Una, la seleccionada artificialmente, es superior en peso, volumen, potencia y velocidad, y la otra, la más frágil, es inferior en casi todo menos en el derecho a ser propulsada por los dones de la selección natural. Esta segunda máquina casi no mata ni ensucia. Qué menos que, para tan noble servicio social, guardar un mínimo de 1,5 metros entre la máquina verde y el vehículo fósil, por respeto y por seguridad para los ciclistas. Es una pequeña campaña y un importante número, lanzada desde la Coordinadora Catalana d' Usuaris de la Bicicleta. 'www.ccub.org'



25 microempresas por el cambio

Nos toca consumir de otra manera, mejor y de forma más responsable. Cada compra es un voto por el mundo que queremos. No existe todavía el gremio de las empresas con altos valores ecológicos, pero 25 microempresas tienen un espacio 'online' para informar a los interesados. Hay desde fabricantes de bicicletas y herramientas para el huerto a papelerías ecológicas y artistas con macroilusiones por un mundo mejor y más ecológico. 'www.icambio.net'

400.000 viviendas para rehabilitar con eficiencia

Mucho del mundo que tenemos no cumple los mínimos de una sociedad sostenible y, allá donde nos cobijamos, los agujeros negros energéticos hacen de las suyas por los desconocimientos del pasado. Un Plan Renove para 400.000 viviendas rehabilitadas con criterios de eficiencia energética no es poco; al contrario, es el comienzo para reducir nuestro impacto casero sobre la Biosfera.

Manolo Vilchez

Publicado en Natura 34, marzo 2009

.

23 de marzo de 2009

EL HUERTO DE MICHELLE

Michelle Obama se calzó las botas de granjera en jefe, agarró el rastrillo y predicó con el ejemplo, rodeada de pequeños aprendices de agricultura urbana. Lo que parecía una utopía hace dos meses, acaba de germinar: queda inaugurado el huerto orgánico de la Casa Blanca.

En este mismo blog lo anticipamos y pocos nos creyeron entonces. Pero ya puede verse y olerse el huerto, desde la verja de calle E, poniendo el contrapunto a la estéril explanada sur. De aquí al verano crecerán las coles, las espinacas, los brécoles, las zanahorias, los guisantes y hasta cinco variedades de lechuga (incluida la arugula, la favorita de Obama). Habrá también árboles frutales, hierbas aromáticas y un extenso surtido de chiles y tomatillos (dada la predilección de la familia por la comida mexicana).
El huerto de Michelle tiene un poderoso valor simbólico, comparable al de Eleanor Roosevelt cuando plantó el primer “jardín de la victoria” como ejemplo de autosufiencia durante la Segunda Guerra Mundial. En pocos meses, los norteamericanos siguieron el ejemplo de la Primera Dama, cogieron el azadón y cultivaron hasta 20 millones de pequeños huertos.

Lo que Michelle abandera ahora es la “revolución local” de los alimentos (no exageramos, lo contaba ayer mismo el New York Times.


Desde hace poco más de una década, el país que inventó el fast food empezó a experimentar un giro radical en la dieta. Los Obama se abonaron ya hace tiempo al Whole Foods, la cadena de supermercados de comida “sana”. En todo el país existen ya más de 5.000 mercados de granjeros y 2.200 granjas “comunitarias”.

El penúltimo eslabón es la explosión de huertas urbanas, con el ex jugador de la NBA y fornido granjero Will Allen trazando surcos de Milwaukee hasta Chicago. Desde Berkeley, entre tanto, la “chef” Alice Waters impulsa la creación de los patios de recreo comestibles en las escuelas.


Pero el máximo responsable de la conversión de los Obama a la cultura “localívora” es sin duda Michael Pollan, el autor de “El detective en el supermercado”, con quien tuvimos el honor de conversar y hacer la compra recientemente. Pollan se desmarcó en plena campaña con una “Carta al Granjero en Jefe” a la que respondió en persona el entonces candidato demócrata.

Alice Waters y Michael Pollan fueron precisamente los primeros impulsores de la campaña para el huerto en la Casa Blanca, que ha costado apenas 200 dólares en semillas, más el sudor de los voluntarios. La cosecha correrá por cuenta de Sam Kass, asistente de la “chef” Cristeta Comerford, volcada desde ahora en los menús locales y de temporada.


Pero no nos engañemos. La mayoría de los norteamericanos no come como los Obama y siguen condenados a la ración diaria de comida basura. Eric Schlosser, el autor de “Fast Food”, vuelve a la acción estos días como productor de una película escalofriante –“Food Inc.”- que muestra a sus compatriotas el lado oculto de todos esos “venenos” que nos venden como comida.


.
Carlos Fresneda de
sde Washington

Publicado en Cronicas desde EE.UU. de El Mundo

22 de marzo de 2009

A MAL TIEMPO, EMPLEO VERDE

Obama aspira a crear cinco millones de empleos gracias a las energías renovables

Dan las doce en el reloj de Richmond (California) y los futuros currantes 'verdes' hacen un alto en la jornada. Humberto Vázquez, que trabajaba como repartidor de DHL hasta que golpeó la crisis, aprende ahora a instalar placas fotovoltaicas. Lefario Hall, que mascaba el tiempo en una tienda de ultramarinos a nueve dólares la hora, aspira a convertirse en experto en eficiencia energética. Michelle Hayhurst, curtida en una fábrica de azulejos, reivindica el papel de las mujeres en la nueva economía 'verde'.

Reuters

«Aunque no será fácil conseguir trabajo tal y como están las cosas, al menos sabemos que el futuro está en nuestras manos y que podemos ayudar a construirlo», asegura a sus 25 años Michelle, aprendiendo todo lo que puede sobre carpintería, construcción y fontanería. «Esperemos que el paquete de estímulos de Obama nos dé el impulso que necesitamos: yo estoy dispuesta a ensanchar el horizonte».

Humberto Vázquez, padre de dos hijos, recuerda las tribulaciones por las que pasó cuando perdió su empleo, pero se hincha al mismo tiempo de orgullo «por formar parte de esa fuerza que va a cambiarle la cara al país y devolver la dignidad al inmigrante».

A Lefario Hall, condenado a esos empleos sin fondo de los guetos negros (cuando no a la cárcel), la oportunidad de reciclarse y conseguir un 'green job' (empleo verde) le parece «un sueño que hace un par de años no podía ni imaginarme».

Todos a una, la treintena de trabajadores de Solar Richmond, con cascos y trajes naranjas, se aferran a un marco gigante de madera y cuadran una 'sonrisa fin de curso' ante el presente incierto. Todos confían también en poder subirse a esa visión de futuro que ha dibujado desde la vecina y combativa Oakland el inefable Van Jones, consejero especial de la Casa Blanca para el Empleo Verde.

Van Jones es a la ecología lo que Obama a la política. Y Oakland, al otro lado de la bahía de San Francisco, ha sido el epicentro de ese terremoto -Green for All- cuya onda expansiva se ha extendido por las grandes ciudades norteamericanas. «Verde para todos» es el sueño de Martin Luther King, reinterpretado y puesto al día por ese líder afroamericano de 40 años que tendrá en sus manos el cometido de inyectar savia nueva en la vieja economía.

«Este movimiento ha creado la oportunidad para que Barack Obama se convierta en una figura histórica», asegura Van Jones. «Y este movimiento, heredero de las luchas por los derechos civiles y por la protección de nuestros recursos naturales, entra ahora en una tercera fase: la inversión en las soluciones para el futuro, de la energía solar a las turbinas de viento, de los coches híbridos a las pilas de combustible, de la eficiencia energética en nuestros edificios a la plantación de árboles en nuestros barrios».

Van Jones es también artífice y cómplice de la red de alianzas -Apollo Alliance, BlueGreen Alliance, Sky1- que ha unido a empresarios, políticos, científicos, sindicatos, activistas y universitarios en eso que Obama empezó a llamar «la economía de la nueva energía» cuando estaba en plena campaña. Su promesa de invertir 150.000 millones de dólares y crear cinco millones de empleos 'verdes' en 10 años se la sirvió en bandeja Van Jones, coronado hace apenas un mes en la cumbre «Good Jobs, Green Jobs» que se celebró en Washington. Post en yo cambio

«La economía y el medio ambiente van a ir a peor antes de que puedan mejorar», advirtió Jones. «Pero hay una manera de solucionar al mismo tiempo las dos crisis. La única parte de la economía que puede crecer a largo plazo es el sector 'verde', y tenemos que lograr que ése sea el espacio no para una minoría privilegiada, sino para la gente corriente... Podemos salvar no sólo a los osos polares sino a los niños negros. Haremos de este país un modelo para el resto del planeta».

En su reciente libro, 'The Green Collard Economy' (La economía de cuello verde), Van Jones propone un 'new deal verde' y desbroza otra idea que pretende impulsar Obama: los 'Clean Energy Corps' (CEC), un plan nacional para crear brigadas de energía limpia, reconvertir hasta 600.000 puestos de trabajo de la construcción en cinco años y movilizar a decenas de miles de voluntarios en la reparación 'verde' de las grandes ciudades.

Lo ecológico, lo social y lo económico se funden mágicamente en este líder negro con un aire a lo Michael Jordan y una capacidad demostrada para a movilizar las 'bases' de costa a costa. De Oakland a Newark, de Nueva Orleans a Milwaukee, la «tercera ola ecológica» comenzó a gestarse en el patio trasero de Washington en plena era Bush y entre los rescoldos del huracán Katrina.

Van Jones es de alguna manera el 'producto' de todo ese activismo emergente, espoleado también por grupos como la Alianza por la Protección del Clima de Al Gore o el Centro para el Progreso Americano de John Podesta. La Alianza Apolo, capitaneada desde California por Phil Angelides, y la Alianza AzulVerde -la convergencia histórica entre grupos ecologistas y sindicatos, dirigida por David Foster- llevan varios años allanando el camino a la revolución del empleo 'verde'.

Omar Freilla, de origen dominicano, hijo del South Bronx, se crió entre los zumbidos y los humos de una autopista elevada y sabe mejor que nadie el trabajo que queda por delante. A sus 34 años, y al frente del Green Worker Coop, está empeñado en impulsar pequeñas cooperativas locales para cambiarle el pálpito al barrio más «desechable» de Nueva York, gangrenado por las cárceles, las centrales térmicas, las depuradoras y los centros de tratamiento de basura (que soportan el paso de 60.000 camiones semanales).

«El cambio de una economía gris a una economía verde lo estamos dando ya nosotros en nuestras comunidades», atestigua Freilla desde el almacén de ReBuilding Source, donde se acumulan puertas, ventanas, cocinas, muebles, moquetas, lavabos, retretes y demás productos de la «deconstrucción». «Dondequiera que haya una demolición, allá vamos, y recuperamos todo lo que esté en buen estado y que de otra manera acabaría en la escombrera. Imagina el potencial que tendrían cooperativas así en todos los barrios».

Las empresas españolas

Omar Freilla se curtió en Sustainable South Bronx, el grupo creado en el 2001 por Majora Carter, pionera del movimiento de la Justicia Ambiental con un lema que ha hecho historia: «Green the Ghetto». Marta Rodríguez, también hija del gueto, se jacta de haber tenido uno de los primeros empleos 'verdes' del barrio: «Mis hijos tienen asma de respirar este aire tóxico y mi empeño es organizar a la comunidad para lograr un entorno más sano, para impulsar planes como la recuperación del río, la instalación de placas solares y los tejados verdes». Cientos de trabajadores han pasado por los cursillos de empleo 'verde' del South Bronx: el 80% ha encontrado trabajo y el 15% se ha enganchado a la enseñanza superior.

A más de 500 kilómetros de Nueva York, en los bosques de Pensilvania, hay otro punto neurálgico en el nuevo mapa 'verde' de Estados Unidos por donde también dejó su estampa Barack Obama: las factorías de Gamesa. La empresa de capital español ha generado más de 1.000 empleos en los dos últimos años en Ebensburg y Fairless Hills y ha traído «una nueva vibración» a los valles desolados del carbón y del acero, como atestigua Troy Galloway.

Con la experiencia forjada durante 15 años como trabajador y sindicalista, Galloway ha vuelto al tajo fabricando hélices para la nueva generación de parques eólicos. «El 50% de la fuerza de trabajo somos viejos trabajadores del acero y el 50% son jóvenes que se incorporan a la economía 'verde'», asegura Galloway. «Ha tenido que venir una empresa española a devolvernos la esperanza, y yo les estoy doblemente agradecidos. Nada me llena más de orgullo que pasar por la granja de viento de camino hacia casa y ver el producto de mi trabajo en acción, por el bien de nuestra comunidad y de todo el planeta».


VAN JONES, TRAS LA ESTELA DE OBAMA LA TERCERA OLA ECOLOGISTA

Nació en el profundo sur (Tennessee, 1968), estudió Derecho en Yale y se curtió en los guetos negros de Oakland, la cuna californiana de los 'Black Panthers'. Siguió una senda paralela a la de Barack Obama, pero decidió echar raíces en los movimientos de base. A los gritos de «Jobs not Jails!» (Empleos, No Cárceles), Van Jones movilizó a miles de jóvenes que denunciaron el abandono y el 'eco-apartheid' de los barrios negros. Se convirtió en el rostro más visible del movimiento de la Justicia Ambiental, heredero de la lucha por los derechos civiles. Ante la crisis del cambio climático, Van Jones decidió que era el momento de atar cabos y crear alianzas. En Green For All cristalizó esa visión amplia, inclusiva y democrática que le faltaba al movimiento ecologista. Con su libro 'The Green Collar Economy' (La Economía de Cuello Verde) abandera ahora la tercera ola ecologista: la inversión en un futuro diferente. El presidente le acaba de designar «consejero especial para el empleo verde, la empresa y la innovación».

Carlos Fresneda desde Oakland

Enlaces:
Gamesa
Green for All

Sustainable South Bronx
Alianza Apolo

Publicado en Natura 34, marzo 2009


18 de marzo de 2009

La energía del SOL, la lámpara fotovoltaica de IKEA y la radio con onda corta de CARREFOUR

Cuando el otro día me hice con una innovadora lamparilla de iluminación led alimentada con energía solar y ofertada en los centros de consumo de la multinacional que vende redecorar nuestras vidas en los cobijos que habitamos, la presenté aquí. En el artículo anuncié que además de iluminar las noches de los afortunados también podríamos pensar en que sirvieran para iluminar el oscuro futuro de los humanos no tan afortunados, que son más en número que los que tenemos la oportunidad de consumir cacharros valiosos.
Y con la que esta cayendo sobre nuestras vidas y sintiendo que todo va a cambiar tanto que igual el recuerdo sólo nos llevará a mucho de lo que ahora es cotidiano, que hace un comunicador ambiental promoviendo el consumo de trastos que no son ni vitales ni del todo necesarios. Pues simplemente soñar y maquinar con un mundo mejor. Ayer el excepcional Roto, en El País, me sorprendió con una de sus creaciones mientras me desplazaba en tren rumbo a una de las Vías Verdes con la bicicleta al lado y un grupo de colegas amantes de la maquina verde de verdad, sus servicios y todas las infraestructuras de este mundo que ayudan a su disfrute y uso.
Hemos olvidado el sol, el mayor activo de nuestra economía global, todavía no hemos dejado que invada nuestro interior, hace falta quizás una gran dosis de amor valiente y material para ello. Enemigo y amigo, es esa estrella energética a la que estamos vinculados por un hilo dorado tan poderoso y sorprendente que curiosamente cuesta de ver. Si sigues nuestro blog veras que al sol y su energía no lo hemos olvidado en nuestras mentes y que quizás este dentro de una forma tan sutil y mágica que por supuesto no sabemos explicarlo.

Durante la semana me di un viaje a la otra multinacional del consumo de cosas que las mayorías llevamos a ocupar igual algunos de los muebles que la anterior ofrece. Lo hice por la comodidad de la múltiple oferta y a la búsqueda de otro cacharro, una pequeña radio multibandas más allá de la FM. Marcada como corporativa una pequeña carcasa aloja vete a saber cuantas geografías de materiales en los componentes de sus circuitos impresos que hace, en este caso de forma digital, que las ondas se conviertan el humano mensaje. También eché mano de otra lámpara solar para realizar el montaje que sigue.


La experiencia

Dispongo de dos lamparas solares SUNNUN, una vez separados los cuerpos energéticos: panel fotovoltaico, regulación y baterías, he procedido a realizar una conexión en serie uniendo con un cable bipolar y en cada extremo de estos un conector tipo fastón macho colocado en el conector hembra de polo positivo de uno y del negativo del otro. En cada uno que queda he situado otros conectores identificando la conectividad del positivo y negativo en relación a un conector tipo jack de 2,5. he marchado el positivo y negativo en las carcasas realizando la comprobación con un tester (multimedidor de valores eléctricos). Los cables ideales son los que tienen uno de ellos marcado generalmente con una linea de color, esto sirve para relacionar la polaridad.

Al cerrar el circuito obtengo en vacío una tensión de unos 7 voltios, que es la suma del 3,6 de cada unidad, que esta formada por 3 baterías recargables de níquel metal hidruro (Nmh) de 1,2 voltios y 800 miliamperios.

Por otro lado la radio elegida con onda corta (ideal para emisiones a gran distancia / wiki) funciona con baterías y también tiene la opción de hacerlo con un alimentador de red eléctrica. Pues bien, directamente conecto el jack que con el cable que traslada la energía solareléctrica almacenada en las baterías hace que cada hora de exposición solar sea algo más de dos horas de radio.

De esta forma, ademas de utilizar las lamparas SUNNUN para lo que son, me saco un extra para poder disponer de horas de comunicación y cultura donde quizás pueda ser agradecida por necesaria e incluso vital, en muchos lugares de este mundo: las ondas sirven para comunicarse desde las emisoras para búsqueda de urgencia, peticiones de ayuda, etc...

Una propuesta

Porque no lanzar a las dos multinacionales la idea de que podrían iluminar e informar de forma nada dependiente de energía cara y poco accesible a muchas personas que estarían sin duda muy agradecidas. Y porque no hacerlo ahora que muchas cosas tienen que cambiar para poder pensar en un mundo justo y equitativo, en una sociedad global sostenible y en paz. El pack puede salir por menos de 45 euros PVP y la instalación de dos puntos de luz y una radio da para que cada día pueda abastecerse de servicios básicos una familia de las que seguro tendrían como un tesoro lo que para nosotros son unos cacharrillos de poca cosa.

No me queda más, que recomendar disfrutar a todos del sol, su energía y su necesaria comunicación, en estos tiempos de cambio total.

Manolo Vílchez

.

11 de marzo de 2009

VERDE PARA TODOS

Green Jobs, Good Jobs es el nombre del reciente encuentro en Washington entre sindicatos y ecologistas,queya estáncolaborando para crear una nueva economía que respete el planeta. Verde para todos es la nueva consigna. Verde para todos es el lema que corean al otro lado del Atlántico los sindicatos y los ecologistas, hermanados ante la crisis, unidos en la lucha por un futuro más justo, más limpio, más esperanzador.
Las fuerzas del capitalismo rampante, las mismas que alimentaron la ciénaga en la que ahora estamos, repitieron hasta la saciedad el mensaje:"Lo que es bueno para el medio ambiente es malo para la economía. Los políticos de pacotilla hicieron eco, y durante más tres décadas lograron aplazar la revolución pendiente, y reforzar nuestra sucia adicción al carbón y al petróleo. Pero la presa se ha roto por fin, y los ríos del sindicalismo y del ecologismo han terminado confluyendo en ese mar que somos todos y en el que también hay sitio para los empresarios con conciencia y para los políticos comprometidos.

El mayor muestrario social de ese complejo y contradictorio país llamado Estados Unidos confluyó a primeros de febrero en Washington, en un encuentro bautizado como Green Jobs, Good Jobs y donde resonó por activa y pasiva el Verde para todos. Allí estuvo por supuesto Van Jones, el fundador de Green for All, algo así como el Obama de la nueva ecología.

Ha llegado el momento de construir una nueva alianza, donde tengan cabida los trabajadores, los activistas y las minorías, y también los empresarios y los políticos que estén dispuestos a reescribir las reglas de la civilización occidental, reiteró Van Jones en el cierre multitudinario del cónclave en Washington. Vivimos en un planeta, y no en una plantación. El modelo de explotación y de conquista que ha primado hasta ahora no nos vale... Todos tenemos el derecho a subirnos y a beneficiarnos de esta nueva ola verde que tiene el poder de cambiar el mundo.

Van Jones, hijo del profundo sur y abogado de profesión, conociómuydecerca las cicatrices de la desigualdad social en los guetos negros. Su primera preocupación fueron las hordas de jóvenes encarcelados, y con ellos trabajó bajo aquel otro lema –Jobs not Jails (Empleos, No Prisiones)– que sacudió las calles de Oakland y otras ciudades maltrechas.

Con el ímpetu heredado del movimiento de los derechos civiles, decenas de líderes negros siguieron la estela de Jones y dieron vida al movimiento de la justicia ambiental, denunciando el eco-apartheid y plantando cara a las incineradoras, a las centrales térmicas de carbón y a los vertederos concentados en los barrios pobres. Así nacieron los Green Corps, que funcionan ya en varias ciudades norteamericanas, donde empezó a gestarse esta incipiente revolución verde años antes de que tuviéramos noticias de un tal Barack Obama.

Van Jones es el fundador de Green for All, que aboga por que estados unidos potencie una economía verde y se convierta en un modelo para el resto del planeta. a la derecha, manifestantes y standsinformativos durante el encuentro Green Jobs, Good Jobs .

Van Jones ha tenido la virtud de encauzar todo ese movimiento en un auténtico caudal que brota a la superficie precisamente ahora, cuando la vieja economía hace aguas y el nuevo inquilino de la Casa Blanca promete ser un socio aventajado. “Tenemos una ocasión única para convertir este país en un modelo para el resto del planeta”, concluyó Jones. “Somos la familia humana que vuelve a sus raíces”.

Los sindicatos y los grupos ecologistas han recogido el envite y han decidido sellar un matrimonio impensable hace tan sólo unos años. Aunque la verdad es que el acercamiento empezó a gestarse en los tiempos de Kioto, cuando los de siempre nadaban en la abundancia y Clinton prefirió mirar hacia otro lado. De aquellos encuentros en la cuerda floja nació el embrión de lo que luego sería la Blue Green Alliance, donde por fin se dan la mano los cuatro mayores sindicatos y los dos grupos ecologistas con más solera: el Sierra Club y el Consejo para la Defensa de los Derechos Naturales.

“Nacimos con el convencimiento de que las respuestas a los problemas económicos y a los retos del cambioclimático son los mismos”, sostiene David Foster, al frente de la Alianza Verde Azul. “El tiempo nos ha dado razón: tenemos que invertir en energías limpias y crear millones de empleos verdes si queremos poner en marcha la economía y salvar el planeta”.

"Vivimos en un planeta, no en una plantación –dijo el ecologista Van Jones–. Esta nueva ola verde tiene el poder de cambiar el mundo"

La alianza convocó la cumbre del Empleo Verde, y allí estuvieron más de 2.500 representantes del ecologismo ydel sindicalismo. Las voces más notorias de los trabajadores, como Richard Trumka o James Hoffa, se alternaron con las de Cathy Zio (mano derecha de Al Gore en la Alianza por la Protección del Clima), Allison Chin (presidenta del Sierra Club) o Phil Agelides, al frente de ese otro grupo de convergencia, la Alianza Apolo.

La nueva directora de la Agencia de Medio Ambiente, Lisa P. Jackson, se dejó caer en la recta final para prometer que el Gobierno hará piña con todos ellos en “la economía de la nueva energía”. Pero la auténtica hermandad fue la que se coció a ras de tierra, entre los currantes verdes como Jon Hobson, 28 años, que antes ponía ladrillos en Washington y ahora se pasea con su master en eficiencia energética; o Cynthia Robins, militante de boquilla hasta hace unos meses, cuando decidió pasar a la acción como reforestadora en New Hampshire; o Tem Blessed, rapero nacido en Guinea Bissau, reclutando jóvenes para la causa en el grupo YouthBuild. La mezcla fue el mensaje: nunca hasta ahora se había producido la vibrante simbiosis de ecologistas y sindicalistas en las escalinatas del Capitolio. Unos y otros vislumbraron el anchísimo horizonte del empleo verde: instalación de placas fotovoltaicas, fabricación de turbinas, mantenimiento de granjas eólicas, expertos en tejados verdes, técnicos en reciclaje, agricultores orgánicos, mecánicos de bicicleta.

Todos a una reclamaron el derecho inalienable de la nueva era que ahora empieza y que está llegando ya a nuestras orillas: “Una economía que funcione para todos”.

Carlos Fresneda

Verde para todos, publicado en la revista Integral nº 351 / Marzo 2009

Artículo original en pdf

Enlaces:
Green Jobs Conference
Green For All
Apollo Alliance
1 sky
Good Jobs First

Más de 2.000 plazas gratuitas para formarse en labores de agricultura y ganadería ecológicas, Vida sana

Cursos de instalador de energías renovables, Censolar y Associacio L'era


Un vistazo a la Ley de Desarrollo Rural Sostenible anima, y mucho, a volver a aprender y cuidar la tierra. El programa Emplea Verde de la Fundación Biodiversidad selecciona y colabora con proyectos vinculados a la generación de empleo verde

10 de marzo de 2009

BICIS PARA EL CAMBIO


La elección más inteligente. Si tenemos en cuenta lo accesible que es para todos y el impacto cero sobre el aire, la tierra y el agua, convendremos en que la bicicleta es un vehículo verde de verdad que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y a la evolución técnica sin perder la esencia de los orígenes.
Su elección debe atender a cuestiones prácticas, como son los pesos que tiene que desplazar rodando y a pulso; la ergonomía, las distancias que vamos a recorrer, la tipología de los entornos por donde circulamos y los biciaparcamientos disponibles. En cuanto a la parte técnica, hay que tener en cuenta la accesibilidad arecambios e instalación de accesorios, la tecnología saludable capaz de incorporar y por que nó, la estética del diseño.
En la ciudad, el sistema más práctico es el de bicicleta plegable, en evolución constante desde hace más de un decenio. Si disponemos de espacios para su custodia y, además, tenemos la posibilidad de usarla más allá de la urbe, existen verdaderas joyas tecnológicas al alcance de todos los bolsillos, aunque el precio suele ser un indicador de la calidad del producto e implica salud para el usuario, ciclo de vida de los materiales y garantía de perdurabilidad.
Hoy en día, el mercado ofrece bicis que responden a todas las necesidades. Puede que vivas en un tercero sin ascensor y que tu ayuntamiento se haya olvidado de colocar párkings de bici en tu zona. En ese caso, la combinación del transporte público con una plegable es la respuesta. Pero si dispones de trastero, aparcamiento asegurado y ganas de irte de viaje de vez en cuando en tren, entonces una urbana compacta combinada como rutera te ayudará a volar. También puede pasar que tengas alguna limitación física y que lo que te convenga sea una bicicleta con apoyo eléctrico de pedaleo. Pero si quieres entrar en un mundo diferente del que no hay retorno, un triciclo reclinado con remolque seguro que te anima a dar más de una vuelta a tus mundos.
MoraBike, robusta y estable.
Hecha 100% en Barcelona bajo criterios de ecodiseño y garantía laboral en puro acero inoxidable tubular. Se plega en menos de diez segundos, ocupa un reducido espacio (0,14 m3) y, aunque sólo pesa diez kilos, es de una gran estabilidad. Facilita el transporte plegada con una sola mano e incorpora componentes como sillín ergonómico, neumáticos antipinchazos de 16” y cambio interno de tres velocidades. Con freno contrapedal, el modelo Raw vale 760 €.

Brompton, en ciudad y carretera
La decana de todas la plegables sorprende por el acierto de su diseño. La altura de su histórico manillar es de 1.015 mm y la ruedas son de 16 pulgadas. La gama ofrece múltiples posibilidades de configuración y colores. El más popular es el M3L, que en los colores estándar, negro o rojo, sale por 964 €. Resulta perfecta en ciudad, pero también da buenos resultados en carretera. Además, dispone de sobrado espacio para las bolsas delanteras.
Dahon Vitesse D3/D7, alta ergonomía
Es una de las más populares de la saga Dahón y combina un cuadro ligero con la tecnología avanzada de plegado. La D7 cuesta 428 € en color rojo, pesa 11,3 kilos y dispone de siete velocidades y cambio tradicional de piñones. El precio de la D3 es un poco más elevado, 495 €, y cuenta con un cambio interno de tres velocidades. Ambos modelos llevan ruedas de 20 pulgadas e incorporan pedales de ergonomía exclusiva.
Triciclo Montseny, para ir a remolque
Fabricado por mecánicos del metal en las faldas del macizo montañoso cercano a Barcelona, combina el fisiológico y estabilizado pedaleo reclinado con materiales de alta calidad. El tubo estructural es de acero inoxidable y se vende en dos versiones: con freno hidráulico (1.975 €) y con freno mecánico (1.850 €). Un exclusivo remolque ofrece una de las joyas de la bici corona made in Spain para circular por y hacia un mundo sostenible.

Fetamà, de artesano
Las bicis de ciudad hechas a mano en Espai Bici incorporan los componentes de última tecnología saludable. Una oferta realmente inteligente capaz de crear bicis exclusivas sin sustituir equipamiento convencional y a buen precio. Tres colores y tamaños de cuadro, sillines Duopower, el sistema de mejora de pedaleo Rotor, cambios internos para reducir esfuerzos, iluminación con dinamo de buje y ergonomía maxima están en la carta.

Sillines Duopower, On'ix / Ittero
Sentarse sobre la bici y ganar salud es realmente fácil con estos sillines, ya que liberan por completo la zona perineal. El Ittero (color negro) y el On'ix (color marrón), fabricados en Barcelona, han sido diseñados para que así sea en las bicis urbanas dentro de la oferta de Duopower. Su gran logro es que no obstruyen la circulación sanguínea ni los nervios, por lo que evitan las afecciones cutáneas y genitales. Se venden a 45.-€ (Ittero) y 47.-€ (On'ix).

Pack de iluminación, Reelight
Cada vez que la rueda de la bicicleta da un giro de 180 grados, un imán asido a los radios se enfrenta a la cabeza luminosa de leds de alto brillo (rojos, los traseros y blancos, delante), donde se genera la tensión suficiente para mantenerlos encendidos de forma continuada. Todo eso se hace para que, sin gastar baterías, podamos ser vistos por los otros conductores con eficientes garantías. El Reelight SL150 Steady Light cuesta 47 euros.
Monty EF-38 LOGIC, con pedaleo asistido
Esta plegable viene con BPA (pedaleo asistido), acelerador y batería de litio. Un motor eléctrico de 250 w permite el apoyo al pedaleo limitándolo a la muy considerable velocidad de 25 km por hora. Las ruedas de 8 pulgadas le aportan gran estabilidad y está equipada con un cambio de siete velocidades. Pesa 17,3 kg, de los cuales, dos corresponden al cuerpo de batería. Todas las ventajas de la bici con reducción garantizada de sudadas a 1.239.-€
Clikfix,para llevar de todo
Es la mejor manera de colocar bolsos, cestas y demás en el manillar o en la tija del sillín. De funcionamiento intuitivo y con una resistencia sorprendente, los sistemas de fijación ClickFix, fabricados en Alemania, garantizan una alta calidad, resistencia, duración y un seductor diseño. El soporte básico de fijación sin llave vale 16,95.-€ y con llave, 23,95.-€. Las cestas se pueden adquirir desde 14,95.-€ hasta 59,95.- (para llevar mascotas).
Pack de reflectores Brilla
Más allá de los sistemas de iluminación eléctricos, los reflectores pasivos son un gran solución para cumplir el reglamento de circulación y proteger la vida cuando se camina y pedalea en la penumbra. El pack de Brilla ofrece ocho cintas reflectantes con tensión para enrollar en brazos y piernas, un juego de divertidos reflectantes catadiópticos para mochilas y chaquetas y cuatro reflectores en espiral para enroscar en los radios de las ruedas por 42.-€
Manolo Vílchez
Bicis para el cambio, publicado en revista Integral nº 351 / Marzo 2009
-----------------
Integral práctica / Bicis para el cambio

Contactos bicicletas:
•Bicicleta urbana FETAMA: Espai Bici / tel.: 935 323 143
•Brompton: Bike Tech, tel.: 932 138 000
•Morabike/Plegabike: tel.: 937 122 226
•Tricilo Montseny: JM Bicicletas y tricilos, tel.: 938 676 214
•Dahon Vitesse D7: Dahon España
•Dahon Vitesse D3: Espai Bici, tel.: 935 323 143
•Monty EF-38 LOGIK: tel.: 936 325 989 Red de distribuidores de Monty


Contactos accesorios:
•Reflectantes Brilla, tel.: 977 601 803
•Sillín Duopower Onix, tel.: 93 410 73 22
ReeLight: Distribuidor: Monty y en tiendas comentadas
•Sistema de mejora de pedaleo Rotor
•Aceites MOTOREX, de alta calidad medioambiental, para engrase y mantenimiento de bicicletas
•Cuentakilómetros BLUEBIRD inalámbrico y con célula solar
Contar los km en bici ayuda a medir nuestra acción ecológica y a sorprendernos de la eficiencia del movimiento sin emisiones

Bicis urbanas peculiares:
Strida: plegable de diseño espectacular
Genius: otra plegable de diseño inteligente
•Phanter: bicicletas urbanas y de cicloturismo hechas en Alemania, de calidad-precio insuperables. El modelo Polaris TR555 lo distribuye Espai Bici

Biciredes vitales:
CONBICI y todas las organizaciones asociadas dedicadas a la promoción de la bicicleta como medio de transporte
Amics de la bici, Barcelona

Blogs y webs de biciculto:
EBProject, blog de expertos en mecánica, tecnología y actualidad de la bicicleta urbana.
Biciplegable: Bicicletas plegables y ciclismo urbano por una ciclista valenciana.
Bizibidaia : viajar en bici es algo más que transporte u ocio, es ante todo ilusión. El blog de una familia que realiza sus viajes en bicicleta. En el último, titulado Un viaje en busca de la felicidad, cuentan una bella experiencia de plantación de un manzano y un roble con una distancia de 275 km entre sí. Una de las bicicletas es el innovador tándem semireclinado Hase Pino, del que existe un proyecto local de nombre Liliana
The Folding Society : más sobre el mundo de las bicis plegables cuesta de encontrar concentrado en un espacio online, en inglés y para todos
Bicicletas en Fundación Terra : rigurosos análisis y comentarios sobre el mundo de los vehículos sostenibles y un excelente apartado dedicado a las bicicletas urbanas y de transporte

Actividades bicicleteras:
BikeShow: Feria de la Bicicleta en Barcelona (13-14 junio)
La Criticona 2009 (30 abril-3 mayo en Madrid)
Masa Crítica Interplanetaria: masas críticas del mundo y ciclistas urbanos cosmopolitas juntos durante 3 días pedaleando en Madrid demostrando que ¡SOMOS TRÁFICO! Con la llamada: ¡¡Bicis de todas partes acudid a la más grande Critical Mass!!

Bibliografía recomendada:
•La física de la bici. Un libro extraordinario en contenido gracias a la sabiduría de un viejo profesor que comenzó a explicar todos los principios de la física con una bicicleta en la clase. Bicigracias póstumas a José Sánchez Real. El libro original está disponible aquí. Un trabajo actualizado en base a la obra original, disponible en pdf en catalán
• Diario fotográfico de un payaso en África: Alvaro Neil, conocido como el biciclown, lleva más de 1.540 días, 49 países y 57.000 km a golpe de pedal alrededor de la Tierra, como haciendo cosquillas con su arte clown. De su primer continente bicicleteado, de una parte de lo visto y retratado, encontramos imágenes y textos para recorrer esos mundos a velocidad natural en Paquebote (libros Alvaro)

20 Km/h: Revista online y papel de BikeTech disponible en su web, con novedades y noticiario
biciurbano
Selección de tiendas online:
Plegabike: punto de venta del catálogo de la marca Dahon, destacado para la Mora Bike y con sección especial para los bicipeques
Espai Bici: tienda y taller en Barcelona, de visita obligada, templo de la bici urbana, plegables, trailers y triciclos y de ciudad. Diseñadores del concepto Fetamá.
Bike Tech: tienda especializada en bicicleta urbana y con una gran oferta en bicicletas de transporte, reclinadas e infantiles.
Modular systems: diseño y fabricación de sistemas de biciparking y sistemas de Seguridad, diseño creativo y fabricación de bicicletas urbanas (URBIKES) y proyectos bicisociales, por Eduard Sentis.


Campañas destacadas:
Bicis al tren: Los ciclistas se merecen poder subir al tren con sus limpios y sostenibles vehículos cuando les sea necesario. Esta campaña reclama una regulación facilitadora y una adecuación de trenes para unir dos medios de transporte llamados a una relación compartida y eterna.
No Oil : un grito silencioso surgido a modo de bicimatrícula cuando nos dio por ir a robar el petróleo a Irak. Iniciativa de sensibilización ambiental de la Fundación Terra, con pegatina e instrucciones de montaje incluidas.

Pon salud en tu bicicleta: La mayoría de las bicicletas comentadas disponen de cambio interno. Si a esto le sumamos un sistema de pedaleo que elimina el punto muerto, el rotor, sillines liberadores y la dinamo de buje, junto con una buena dosis de ergonomía, la aportación de salud del pedaleo es insuperable.


Elogio al gremio bicicletero:
nos faltan muchos fabricantes de bicicletas y accesorios y todas las tiendas del mundo dedicadas a la venta y reparación de bicicletas, presentes en todas las ciudades españolas. A ellas y a sus empresarios y mecánicos, un elogio merecido y una invitación a que los localices y conozcas.

Bicis para el cambio, publicado en revista Integral nº 351 / Marzo 2009

...

6 de marzo de 2009

...Y EL CLIMA CAMBIA

Unos dicen que es mentira, que la Tierra no se está calentado sino que se está enfriando. Otros admiten que el “calentamiento” existe, pero aseguran que es debido a las “fluctuaciones” del sol, y no a la actividad humana. Hay quienes sostienen que un poco más de calor no nos vendría mal, que “el hielo es el enemigo de la vida”. Y el más notorio de todos ellos, Vaclav Klaus, afirma que la mayor amenaza a la que se enfrenta el planeta es al azote global de los “ecologistas”, capitaneados por Al Gore.


Gore ha sido el pérfido Gran Hermano en la cumbre de los escépticos del cambio climático que se ha celebrado esta semana en Nueva York http://www.heartland.org/events/NewYork09/newyork09.html. “Yo no creo que sea tan malvado como dicen algunos”, reconoce el cineasta irlandés Phelim McAleer, director de “Not evil just wrong” http://noteviljustwrong.com/. “Pero puedo asegurarte que está terriblemente equivocado: el mundo ha prosperado con el carbón y el petróleo; lo que necesitamos es descubrir nuevos combustibles fósiles”.


La mofa, burla y escarnio de Al Gore ha sido el deporte favorito de los “escépticos”, con el congresista republicano Tom McClintock llevando la batuta: “Yo fui el primero en descubrir que el calentamiento global causó la extinción de los dinasaurios, pero mi profesora no me nominó para el Premio Nobel”.


Los científicos que decidieron hacer piña con los “escépticos” –del atronauta Jack Schmitt al astrofísico Nir Joseph Shavi- se vieron al final eclipsados por la demagogia de los políticos “en vías de extinción”, que no han parecido entender que Bush es ya historia y que el clima ha cambiado radicalmente en Estados Unidos.


Todo olía como a otro tiempo en el salón de convenciones del Marriott Marquis. La Heritage Foundation, el Cato Institute y otros “think tanks” de la derecha dura ya no cuentan apenas nada. Las teorías conspiratorias de Sovereignty International http://sovereignty.net/, alegando que el cambio climático es un complot de la ONU para garantizar el “Gobierno Global”, suenan a elucubraciones de Dick Cheney.


Hasta el gigante petrolífero ExxonMobil, que alimentó durante años las arcas de los “escépticos” con 600.000 dólares, ha decidido saltar por la borda. El presidente del Heartland Institute, Joseph Blast, sostiene sin embargo que sus “expertos” -31.478, según los últimos cálculos- son “el último bastión de honestidad en la cuestión del cambio climático”.


Pero el clima ha cambiado ya en Washington, a pesar de las últimas nieves que deslucieron la anticipada primavera de Powershift, el encuentro que convocó a más de 10.000 jóvenes activistas reclamando el “giro” inaplazable a las renovables http://www.powershift09.org/espanol. La semana discurrida entre una conferencia y otra se me antoja como un viaje vertiginoso del futuro al pasado.


El “no” sistemático de los últimos “escépticos” del clima me recueda también a las resistencias de ciertos republicanos a admitir la teoría de la evolución al cabo de 150 años. Por no hablar de la ceguera ante la recesión que se nos venía encima. O al boicot sistemático a cualquier intento de inyectar dinero público en la economía.


La “crisis del clima” es un invento, la última vuelta de tuerca de la propaganda comunista, puesta al día por Al Gore y sus secuaces. Eso es lo que sostiene Vaclav Klaus, que propone “adaptarse” a lo que venga y acusa a los ecologistas de “frenar el desarrollo económico y dar una marcha atrás de varios siglos”. Afortunadamente, el mundo gira, y el presidente “rotatorio” de la Unión Europea dejará de serlo en unos meses.


Dudar es de sabios. Quedarse parados es de indolentes (e ignorantes) .

Carlos Fresneda desde Nueva York


...

5 de marzo de 2009

¿ALCALDE BILLY?

Por su collarín blanco y su cabellera rubia le conoceréis. Y por su defensa infatigable de las causas perdidas, desde la plaga de los Starbucks y los McDonald’s a la privatización los espacios públicos, como éste de Union Square desde el que acaba de lanzar su candidatura: "¡Votad al Reverendo Billy como alcalde de Nueva York!".
'Mitin' del Reverendo Billy en Central Park

De la obra y milagros de Bill Talen, más conocido como el Reverendo Billy, hemos dado cumplida cuenta en este blog, Crónicas desde EE.UU.

El popularísimo predicador/actor/activista, detenido cincuenta veces en el cumplimiento de su "misión" contra las fuerzas del consumismo, aspira ahora a rematar la función de su vida con un último acto de impostura política...

"Queridos amigos, hoy lanzo mi campaña para alcalde de Nueva York. Nos dedicaremos a la labor de alimentar y reforzar nuestra riqueza común, la herencia de nuestra ciudad, nuestros amados parques, nuestras calles y barrios, y la gente que vive en ellos. Esta ciudad nos perteneció una vez, y volverá a ser nuestra de nuevo".

Los mítines del Reverendo Billy pueden acabar en sesiones apócrifas de exorcismo, como tantas veces hemos podido comprobar en la iglesia profana de San Marcos. Pero su candidatura va en serio, con los colores del Partido Verde, que piensa aprovechar el tirón del cómico para poner contra las cuerdas al alcalde Bloomberg y denunciar el expolio de la ciudad.

"Todos sabemos cuáles son los tres pilares del millonario Bloomberg: los turistas, el ladrillo y Wall Street", proclamó el reverendo a megáfono abierto en el momento de anunciar su candidatura. "Los tres pilares se desmoronan ahora con la crisis ¿Y qué nos queda? Quedamos nosotros, los barrios y los vecinos de Nueva York, los mismos a los que cantaron Walt Whitman y Allen Ginsberg".

Bill Talen llegó tarde a Nueva York, todo hay que decirlo. Aterrizó en el 94, cuando Rudoph Giuliani barrió las calles en el nombre de la "tolerancia cero". Limpió la ciudad, es cierto, pero acabó lanzando el alma de la Gran Manzana por la borda de río Hudson. Times Square se convirtió en sucursal de Disneylandia, Manhattan degeneró en coto de los nuevos ricos y el puente de Brooklyn fue testigo de la diáspora que no cesa.

El Reverendo Billy se curtió por aquella época, con la hilarantes procesiones de Mickey Mouse cruficado en Times Square. El aspirante a alcalde se ha empeñado en desenmascarar ahora a su futuro rival: "No os dejéis engañar, la peatonalización de Times Square no es más que otra concesión a los turistas. La verdadera batalla es la que se libra aquí, en Union Square, que siempre ha sido la auténtica Plaza del Pueblo". El reverendo Billy, durante una de sus ceremonias. (Foto: C.F.)

En Union Square fuimos testigos de la penúltima detención del Reverendo Billy
, cuando protestaba pacíficamente contra la privatización del parque (una cuarta parte quedará en manos del magnate local de la restarauacíon, Danny Meyer). Las pancartas y los gritos de "¡Nuestro parque no está a la venta!" se sucedieron durante la cacerolada que arropó a la procesión. Culminada la escenificación, Bill Talen se dejó poner mansamente las esposas y subió al furgón policial.

Preguntamos a los agentes que cuáles eran los cargos. "Alteración del orden público", respondieron. Y amenazaron con llevarse a comisaría a todo el que se pusiera "gallito". Así se las gastaba la policía en la era de Giuliani y así siguen funcionando en la era de Bloomberg. Nos preguntamos si ahora que es casi candidato (sólo le faltan recoger las 7.500 firmas), el reverendo Billy merecerá un trato algo más respetuoso.

Con él en liza, y con Obama en Washington, las elecciones de noviembre prometen ser históricas en Nueva York. El multimillonario Bloomberg, que aspira a su tercer mandato, tendrá que hacer frente al anatema del predicador, compartido por decenas de miles de vecinos: "¡Esta ciudad no está a la venta!"

(P.S.: Ojalá tuviéramos en Madrid un Reverendo Billy que le clavara un aguijón a nuestro alcalde. Madrid tiene un transporte público que es la envidia de media Europa, es cierto, pero ese avance no ha ido acompañado de una propuesta seria para poner coto al coche, como se ha hecho en Londres con el peaje de congestión o como se hizo en Barcelona cuando se peatonalizó el barrio gótico. Otro indicio: Madrid es hoy por hoy una de las capitales más hostiles para la bicicleta, y no hay vuelta de hoja. Desde aquí animamos al alcalde a que siga el ejemplo valiente de Sevilla y cambie el pálpito de la ciudad en dos años, como recomienda el ex alcalde de Curitiba, Jaime Lerner. Todo lo demás es humo en el agua del Manzanares)

Carlos Fresneda desde Nueva York
Publicado el 4 de febrero 2009 en Crónicas desde EE.UU de El Mundo

Publicado en este blog estreno mundial: ''¡¡no compréis pecadores!! con más datos del reverendo Billy y enlaces a materiales disponibles

2 de marzo de 2009

ENTREVISTA A LESTER BROWN


Fue el primero en tomarle el pulso al planeta, pionero del "desarrollo sostenible" y faro imprescindible del ecologismo americano. Al cabo de cuatro décadas de chequeo implacable, Lester Brown sostiene que hara falta una "movilización de guerra” para transformar la economía y salvar de paso la civilización.

 EDAD: 74 años OCUPACION: Director del Earth Policy Institute, autor de “La eco-economía”y ”Salvar el planeta: Plan B”. FORMACION: Licenciado de Ciencia Agrícola en Rutgers, master de agricultura económica en Maryland y en Administración Pública en Harvard. CREDO: La capacidad de la sociedad para “movilizarse” ante los grandes retos SUENO: La erradicación del hambre y la pobreza

“Hace falta una “movilización de guerra” para transformar la economía y salvar la civilización”

En su luminoso despacho cuelga una foto en la que se le ve de joven, estrechando la mano de Lyndon B. Johnson. En aquellos tiempos ejercía de asesor del Departamento de Agricultura, con la experiencia de campo que se trajo de la India rural, donde vivió muy de cerca los efectos de la sobrepoblación, la pobreza, el hambre y el deterioro ambiental... “Si queremos construir un mundo más justo y salvar el planeta, deberíamos escuchar los consejos de Lester Brown”, dijo bastante tiempo después Bill Clinton.

Ahora, al oreo del presidente Obama, la voz notoria y pausada de este ecologista de surco y semilla –reconocido por el Washington Post como “uno de los pensadores más influyentes del mundo”- vuelve a sonar con pujanza renovada en medio de la crisis económica y del debate sobre el cambio climático.

Fundador del Worldwatch Institute en 1974 (el primer instituto en explorar las tendencias globales del medio ambiente), autor de medio centenar de libros como “La eco-economía” o “Salvar el planeta: Plan B”, Lester Brown otea el mundo desde el mirador del Earth Policy Institute y cree vislumbrar las primeras y positivas señales de esa “movilización” que considera “inaplazable”. PREGUNTA: Usted ha advertido que la naturaleza y la política están librando una carrera, con el futuro del planeta en juego ?Quién va ganando?

RESPUESTA: Ahora mismo, todos estamos perdiendo. Las tendencias medioambientales que hemos seguido las últimas décadas -deforestación, erosión del suelo, retracción de los glaciares, expansión de los desiertos, subida de los niveles de CO2- avanzan implacables. No hemos conseguido dar la vuelta a una sola de estas tendencias, pero aún nos cuesta hablar del declive y del colapso de nuestra civilización. Es mucho más fácil hablar del colapso de los sumerios o de los mayas que mirar hacia el futuro y darnos cuenta de que estamos avanzando hacia un colapso global, que no podemos seguir indefinidamente por el mismo camino.

P: ¿Y hasta qué punto la crisis económica está ganando ya la partida a la lucha contra el cambio climático?

R: La prioridad del presidente Obama será estabilizar la economía, y le llevará tiempo poder hacerlo. El proceso se va ralentizar unos meses, pero su apuesta ha sido muy clara: la recuperación económica y la reconversión a la nueva energía van juntas. Obama ha prometido potenciar el “empleo verde”, porque es bueno para el medio ambiente y bueno para la economía. Cada mil millones de dólares invertidos en granjas eólicas sirven para crear 3.350 puestos de trabajo, frente a los 870 creados con la misma inversión en una central térmica de carbón.

P: Usted ayudó acuñar en los años setenta el concepto de “desarrollo sostenible”, pero últimamente parece renegar de él...

R: No es que renuncie a él, pero ahora admito que es un término demasiado académico, que no ha sabido trasmitir la urgencia del momento. Quizás había que hacer más hincapié en el “desarrollo insostenible”, que es lo que tenemos ahora, y plantear claramente una alternativa, lo que yo llamo el “Plan B”... Lo que necesitamos es un plan para salvar la civilización, ni más ni menos. Los ecologistas hablamos mucho de “salvar el planeta”, pero tampoco es un término acertado: el planeta puede sobrevivir sin nosotros.

P: Un senador, con cierta sorna, le preguntó la semana pasada a Al Gore que cuánto tiempo nos queda de “civilización”...

R: Nadie puede decirlo exactamente, pero comparto esa sensación de “alerta planetaria” que tiene Al Gore. La meta del año 2050 para reducir las emisiones de CO2 un 80% es muy lejana. Esa meta debería alcanzarse en el 2020, acompañada por una campaña masiva de reforestación y restauración de los sistemas naturales, y con dos objetivos sociales muy ligados: la estabilización de la población y la erradicación de la pobreza. Tenemos que avanzar hacia una “eco-economía” que funcione en beneficio de la Tierra y en beneficio de la gente. Lo económico, lo ecológico y lo social deben ir necesariamente juntos, como quedará patente en la cuarta puesta al día del “Plan B” en la que estoy trabajando.

P: ¿El plan de estímulo será suficiente?

R: Creo que en el capítulo de las energías renovables es un paso en la dirección adecuada. Hay que mantener las exenciones fiscales al viento y al sol para que sigan experimentado el crecimiento vertical de los últimos años, pese a la situación económica.

P: Y aun así, usted insiste en que hace falta una “gran movilización”, como la que puso en marcha Roosevelt en 1942 ¿Escucharemos Obama decir aquello de que “nadie diga que no se puede hacer”?

R: Acabará diciendo algo parecido, si de verdad queremos salvar la civilización... Roosevelt ordenó en 1942 la reconversión de la industria automovilística para fabricar maquinaria de guerra. Y fijó unos objetivos en tres años que nadie se podía creer entonces: fabricar 45.000 tanques, 60.000 aviones, 6 milonesFord. Y si lo hicimos una vez, podemos volver a hacerlo ¿Acaso no sería posible reconvertir una parte de la industria automovilística para fabricar turbinas de viento? Hace falta una “movilización de guerra” para transformar la economía y hacer frente al cambio climático. Podemos hacer las cosas mucho más rápido de lo que creemos; sólo nos falta entender la gravedad del problema.

P: Pero aún hay líderes como el presidente checo Vaclav Klaus que consideran que el cambio climático es un “camelo” y que podemos para seguir como hasta ahora...

R: Ese tipo de líderes pertenecen ya a otro tiempo. La sociedad va por otro camino.

P: Perdone por la insistencia.... ¿Los nubarrones económicos no han hecho mella en su optimismo?

R: Mi experiencia me dice que los cambios políticos y sociales ocurren a veces muy rápido, sin que nadie los vea venir, y creo que estamos en uno de esos momentos, agravado si cabe por la situación económica... Yo considero que hay tres modelos fundamentales de cambio social: el modelo Pearl Harbour, el modelo Muro de Berlín y el modelo “sandwich”. El primero lo precipita un suceso catrastrófico, como el que llevó a este país a movilizarse durante la Segunda Guerra Mundial. El segundo ocurre cuando la insatisfacción y la frustración de la gente va desgastando el sistema, como ocurrió con el derribo simbólico del muro y el “levantamiento” de Europa del Este. El modelo “sandwich” es lo que está sucediendo en este país: hay una subida desde abajo, movimientos de base que van labrando el terreno, hasta que llega un liderazgo político que comparte esos objetivos, se pone a la altura y puede hacer posible el cambio. La capacidad de Obama para movilizar a los votantes ha quedado muy clara; creo que está perfetamente capacitado para movilizar ahora al país en la dirección correcta.

P: Las últimas encuestas demuestran también que la crisis está sirviendo para reordenar las “prioridades” de los norteamericanos. La preocupación por el medio ambiente ha pasado a segundo o tercer plano...

R: Pese a la imagen que este país ha proyectado los último años, lo cierto es que se han puesto muchas cosas en marcha, y una de ellas es el movimiento para frenar la construcción de nuevas centrales térmicas. Estamos asistiendo al principio del fin del carbón, y esto es algo que no tiene que ver con Kioto. El movimiento empezó a nivel local, con el Sierra Club coordinando las acciones a escala nacional. El resultado ha sido fulminante: todos los planes para construir hasta 150 nuevas centrales de térmicas de carbón se han paralizado. En el Congreso está esperando una ley, auspiciada por Henry Waxman y Edward Markey, que condiciona la contrucción de nuevas plantas al desarrollo de la tecnología para capturar el carbono. Si la ley se aprueba, será de hecho una moratoria casi indefinida. Y el siguiente paso será seguramente reclamar el cierre paulatino de las centrales en uso. Nadie quiere que se siga quemando carbón en sus cercanías... Este movimiento puede ser la primera piedra de una movilización sin precedentes.

P: ¿Ocurrirá lo mismo con las centrales nucleares?

R: No hará ni siquiera falta. Hay bastantes razones ambientales para opernerse a la energía nuclear, pero hay otra razón muy poderosa y puramente económica: la energía nuclear no puede competir con la eólica. El coste del kilovatio hora es casi el doble, y eso es algo que tienen muy en cuenta los inversores de Wall Street. En los últimos 30 años no se han construido nuevos reactores en Estados Unidos por un argumento así de simple: no son rentables y nadie quiere invertir en ellos. ¡Se acabó la partida para la energía nuclear!

P: Pero no podemos olvidar que las renovables apenas representan el 3% de la tarta energética en EEUU ¿hasta qué punto es realista la transición que usted plantea?

R:Todo está ocurriendo a un paso y a una escala que no era imaginable hace apenas un año. Pensemos en lo que está sucediendo en el patio trasero de George Bush, en el estado petrolero por excelencia. Texas ha adelantado a California en la producción de energía eólica, tiene hoy por hoy una capacidad de 6.000 megavatios y tiene planes para llegar a 45.000 megavatios, el equivalente de 45 centrales térmicas, suficientes para abastecer de sobra a sus 24 millones de habitantes. Pensemos en Dakota del Sur, donde BP y Clipper Windpower han planeado la mayor granja eólica del mundo, de 5.050 megavatios, que puede generar cinco veces las necesidades de energía de sus 780.000 residentes. En el oeste norteamericano se ha desatado una auténtica “fiebre” del viento y del también del sol, como bien lo saben las compañías españolas. Y no hablemos del “boom” de la energía geotérmica, con 96 plantas en construcción. Las renovables están experimentando un crecimiento casi vertical.

P: Muchos expertos sostienen que el verdadero “test” de la civilización será China. Usted mismo escribió un libro sobre el tema “¿Quién alimentará a China?”...

R: En China hay tantos signos preocupantes como alentadores. La producción de energía limpia se está duplicando en los últimos años. En el 2010, adelantará seguramente a EEUU en fabricación de turbinas de viento. Hay 40 millones de hogares en China que tienen el agua caliente con placas foltovoltaicas... Tanto China como India están empezando a plantearse muy seriamente los efectos del cambio climático. La retracción de los glaciares del Himalaya puede tener un impacto tremendo en las cosechas, el Ganges podría convertirse en un río estacional... Los países en vías de desarrollo están dando ya pasos muy importantes en la transición a la nueva energía, como la apuesta de Indonesia por la geotérmica, o la de Turquía por la eólica, o la de Argelia con la solar.

P: ¿Qué cabe esperar de la cumbre del cambio climático en Copenague?

R: He llegado a la conclusión de que los acuerdos internacionales sobre el clima se han quedado posiblemente obsoletos. Como premisa, pocos países están dispuestos a ceder a menos que lo hagan los otros, y eso lleva invariablemente a rebajar los objetivos... Los tratados internacionales siguen siendo necesarios, pero el proceso es muy lento: pueden pasar años mientras se negocian y más años para ratificarlos. Cuando queremos ponerlos en marcha resulta que se han quedado viejos.


Carlos Fresneda / Corresponsal Washington
Publicado en El Mundo, sábado 28 de febrero 2009

-----

La Fundacion Terra traduce desde hace unos años la alertas planetarias que lanza el Earth Policy Institute. Recientemente a traducido el documento "Time for Plan B: cutting carbon emissions 80% by 2020", un plan para reorientar la acción política hacia la reducción real y útil de emisiones / El Momento del Plan B (aqui pdf)

El libro SALVAR EL PLANETA. Plan B: ecología para un mundo en peligro está editado en España por Paidos