8 de febrero de 2009

“BIONERAS”: COMO RESTAURAR LA MADRE TIERRA

En un lugar llamado Lamy, en una antigua escuela de adobe rodeada de plácidas colinas, anida la tribu ecológica de los bioneros. ¿Su lema? Restaurar la Naturaleza. Aprender de la Madre Tierra. Reparar todo el daño causado por la especie humana usando la sabiduría acumulada en cada surco del planeta. De ahí el nombre: pioneros de la biología. Y también bioneras...

Corría el año 1990 cuando Nina Simons cofundó los Bioneers junto a su marido Kenny Ausubel. Venían de crear una compañía, Seeds of Change, que intentaba preservar la diversidad de las semillas frente a la invasión de los monocultivos y los trasgénicos. Los dos sentían ese vínculo íntimo con la naturaleza, pero necesitaban ir más allá. Convocaron en Santa Fe la primera reunión de los bioneros, y la idea no tardó en polinizar.El otoño pasado llegaron a los 3.000 seguidores, en la gran tienda instalada en la bahía de San Francisco. Su misión es buscar soluciones a la encrucijada ecológica en la que vivimos, ensanchar los horizontes y crear una red donde tengan cabida no sólo los activistas y los científicos, también los inventores y los empresarios, los pensadores y los artistas, y las feministas, y los líderes espirituales, y las culturas indígenas...

Todos estamos conectados es otro de los principios básicos de los Bioneers, y como el micelio que se propaga por los bosques, su mensaje no entiende ya de fronteras. Destacados bioneros y bioneras, como David Suzuki o Janine Benyus, se erigieron en protagonistas de The 11th Hour, el documental producido por Leonardo DiCaprio. Anita Rodick, la fundadora de Body Shop, fue en su día otra de las entusiastas impulsoras del movimiento, alentado también por Vandana Shiva, Terry Tempest Williams o Julia “Butterfly” Hill, la mujer que pasó 738 días encaramada a una secuoya gigante para evitar su tala.

Los Bioneers han roto el molde monolítico de los movimientos ecologistas y han introducido ese espíritu de colaboración y co-creación más acorde con los tiempos que corren. “Estamos asistiendo al retorno del principio femenino, que de alguna manera supone la restauración del equilibrio perdido en el planeta” afirma la bionera mayor, Nina Simons. “En estos momentos de crisis y de grandes cambios es fundamental otro tipo de liderazgo: la mujeres podemos ayudar a enseñar el camino”. Antes de especializarse en Cultivando el Liderazgo Femenino (así se titula su retiro periódico para mujeres empresarias), Nina Simons se dedicó al teatro y a la comunicación. Fue en Nuevo México, la tierra adoptiva de Georgia O’Keeffe, donde sintió ese hermanamiento proverbial entre el paisaje terroso y la cultura indígena... “Un día visité un jardín de biodiversidad y fue como si sintiera un palmadita en la espalda, y escuchara a la naturaleza diciéndome: “Ahora, vas a trabajar para mí””.

En el 2001, y como una tantas ramas que brotan de los Bioneers, Nina Simons participó en el lanzamiento de “UnReasonable Women for the Earth”. Lo de mujeres irrazonables responde a una cita de George Bernard Shaw, adaptada por la bionera texana Diane Wilson durante uno de los cónclaves anuales de la tribu: “Una mujer razonable es aquella que se adapta al mundo; una mujer irrazonable es la que hace que el mundo se adapte ella... Animo a toda las mujeres a ser irrazonables, porque el mundo nos necesita”.
De la misma cepa nació el grupo pacifista Code Pink, co-creado por Medea Benjamin y Jodie Evans. Bajo el paraguas de los Bioneers ha crecido también otra asociación que defiende el derecho a la maternidad como un acto revindicativo: Moms Rising, hijo compartido de Kristin Rowe-Finkbeiner y Joan Blades.

Joan Blades es también la madre de MoveOn, el sitio Web que ha reinventado el arte del activismo político en la era de internet (creado junto su marido Wes Boyd). “Empezamos apenas cien amigos y en poco tiempo éramos ya medio millón”, recuerda. “Entre todos hemos creado un sitio de ciudadanos ordinarios que antes se sentían sin fuerza y ahora están totalmente involucrados en el proceso democrático, reclamando a los gobernantes que presten atención a cuestiones como la sanidad o el cambio climático”.

MoveOn fue la primera plataforma de lanzamiento de Al Gore en su cruzada contra el calentamiento global. Joan Blades ha decidido entre tanto virar hacia un terreno más familiar con ese Manifiesto de la Maternidad que clama por la igualdad de género desde una perspectiva distinta a la del movimiento feminista.

"Las madres ganan un 27% menos que hombres con el mismo nivel educativo y de experiencia,y las madres solteras ganan incluso un 40% menos”, se lamenta Blades. “Está claro porque hay tantas mujeres y niños viviendo en la pobreza, y tan pocas mujeres líderes". Con Moms Rising (Madres en Ascenso), Blades aspira a “cruzar las líneas políticas, económicas y culturales” e introducir de paso la perspectiva a largo plazo en el movimiento ecologista: “Necesitamos gente que piense en sus hijos, en lo que va a quedar para ellos".

Un río inabarcable de ideas y líderes, directa o indirectamente relacionados con el medio ambiente, converge todos los años en el cónclave de los Bioneers. “La nuestra es una propuesta integradora, que intenta conectar todos los puntos y romper con la polarización tan habitual en nuestra sociedad”, recalca Nina Simons, citando a otro destacada bionero, el físico Fritjof Capra, autor de “La red de la vida”.
Confiesa Nina que uno de los momentos más sentidos de este viaje, que dura ya 18 años, fue cuando escuchó a una comadrona tendiendo un puente entre lo que ocurre en un parto y este preciso instante, a escala planetaria: “Hay un momento en todo nacimiento en el que la mujer está abrumada por el dolor, exhausta, y no puede imaginar la manera de seguir adelante y alumbrar un hijo... Ese es el momento en el que estamos: una situación difícil y llena de angustia, miedo y dolor, pero hay una nueva forma de vida que está naciendo entre nosotros. Es un momento apasionante”.

Los jóvenes bioneros tienen también su espacio propio, y quien más ha hecho por alimentar la savia nueva es posiblemente Julia “Butterfly” Hill, la mujer arborescente: más de dos años encaramada a 70 metros de altura para evitar la tala de una secuoya gigante que ella misma bautió con Luna. Desde su nido lanzó aquel mensaje de resistencia y persistencia contra las sierras mecánicas de la Pacific Lumber Company. Al final logró salvar 1,2 hectáreas de coníferas centenarias en el norte de Califonia.

Ahora camina con los pies (descalzos) por la tierra... "¿Qué es lo que le empuja a uno a ir más allá de lo cómodo y adentrarnos en lo incómodo, y darnos cuenta que somos más poderosos y más mágicos de lo que nuestra mente nunca se hubiera imaginado?", se sigue preguntando. Esta idea la llevó a co-fundar Círculo de la Vida (Circle of Life Foundation) y la Red Captar (Engage Network), dedicada a enseñar a la gente a encontrar su fuerza, a través de un programa llamado apropiadamente ¿Cuál es tu árbol?. Hill ha salido en los Simpsons, en canciones y libros, y será protagonista de una película en 2009, con Rachel Weisz haciendo su papel.

Melissa Nelson, de la tribu Turtle Mountain de los indios Chippewa, es otra bionera destacada. Al frente de la Cultural Conservancy, su misión es preservar las tradiciones americanas nativas... “Mi visión es un mundo que celebra la diversidad, cultural y biológica, viviendo en comunidades sostenibles, comiendo alimentos autóctonos de la región, bebiendo agua limpia, educándose mutuamente, cantando y bailando, hablando en lenguas indígenas, compartiendo recursos".
Nelson ejerce también como profesora en la Universidad Estatal de San Francisco, y desde allí vislumbra “la reconciliación entre el colonizador y el colonizado, porque hoy somos todos de raza mixta, para que todos podamos trabajar juntos por un futuro sano y fuerte para nuestros hijos, uno que honre toda la diversidad de nuestro planeta".
La doctora Lucy Boulanger pasó varios años contemplando los estragos de las minas de uranio y de las centrales térmicas en la reserva de los indios navajo en Nuevo México. Junto a su marido, John Fogarty, atendieron el dispensario por el que no dejaban de pasar cientos de nativos, aquejados de enfermedades de pulmón y riñón.

De regreso a Santa Fe, los doctores se pasaron a la prevención directa y crearon New Energy Economy, cuya misión es impulsar las energías renovables en todo el estado, con la mirada puesta sobre todo en la maltrecha reserva, que aún sufre las consecuencias de la contaminación del uranio... “Entendimos que la mejor manera es acercar a los nativos las alternativas limpias, hacerles ver que son viables económicamente y que saldrán ganando con su salud y la salud del planeta”.
Martha Arguello es la directora ejecutiva de Médicos por la Responsabilidad Social en Los Ángeles, y lleva media vida luchando por la justicia ambiental, especializada en la lucha política en el área de pesticidas y calidad de aire, y en el efecto de las toxinas y químicos en la reproducción y el desarrollo.

"Lo más importante que podemos hacer es proteger los derechos de esta y de futuras generaciones al aire, agua, tierra y comida limpios",  explica. "Tenemos que asegurarnos que combatimos el cambio climático de una manera correcta. La nueva economía verde ha de redistribuir la riqueza, creando empleo sano y seguro, y nuevas oportunidades para que la prosperidad económica sea compatible con la salud de nuestro planeta".

Janine Benyus es finalmente la bionera por excelencia, autora de “Biomimetismo: Innovación inspirada por la naturaleza” y punto constante de referencia del movimiento desde su terruño adoptivo de Montana. Benyus suele hablar del respeto “a lo más que humano”, a esa fuerza que vibra en todo lo vivo y donde suelen esconderse casi todas las respuesta.“Somos una especie joven, perlo muy adaptable y capacitada para la imitación”, asegura con optimismo la naturalista. “Podemos aprender lo que otros organismos han hecho: hacer de este planeta un Edén, una casa que es también nuestra pero que tenemos que aprender a compartir con millones de especies”.

Confían en la ecología para salvar el planeta y forman parte de un movimiento de más de 3.000 seguidores en Estados Unidos. Las Bioneers (o bioneras) han roto el molde monolítico de los movimientos ecologistas para introducir un espíritu de colaboración más acorde con los tiempos que corren. ¿Su objetivo? Expandir allá donde vayan sus ideas para cuidar de la Madre Tierra. En España preparan su desembarco de la mano de la Fundación Tierra, que impulsará un encuentro que probablemente se celebre el próximo mes de noviembre entre los simpatizantes españoles y los fundadores de Bioneers en Estados Unidos.

Entre los 'fans' más destacados del movimiento encontramos nombres como el de David Suzuki o Janine Benyus, que se erigieron en protagonistas de 'The 11th Hour' (La hora 11), el documental producido y presentado por Leonardo DiCrapio y cuya versión en castellano se estrenó a finales del año pasado (ver tráiler). En el largometraje, 50 expertos de todo el mundo reflexionan sobre los desafíos más urgentes a los que se enfrenta el planeta. "Hablar de salvar el medio ambiente es incorrecto, porque el medio ambiente sobrevivirá", dice al comienzo del documental Kenny Ausbel, fundador de los Bioneers. "Somos nosotros los que podríamos no sobrevivir. O tal vez lo hagamos en un mundo en el que no queramos estar". Junto al documental se ha editado una guía con una serie de prácticas concretas para un desarrollo sostenible.

Anita Roddick, la fundadora de Body Shop, fue en su día otra de las entusiastas impulsoras del movimiento, alentado también por Vandana Shiva, Terry Tempest Williams o Julia Butterfly Hill, la mujer que pasó 738 días encaramada a una secuoya gigante para evitar su tala.

Enlace a Bionners

Por Carlos fresneda y Nancy Black

Publicado en Yo Dona - El Mundo, sábado 7 de febrero de 2009

No hay comentarios: