22 de diciembre de 2008

la “revolución” científica de Obama

El presidente electo cierra su equipo de gobierno con cuatro investigadores y con la promesa de restaurar el liderazgo de EEUU en el cambio climático

CARLOS FRESNEDA, corresponsal

NUEVA YORK.- Barack Obama decidió cerrar la baraja de su equipo de gobierno con un poker de científicos de alto rango y un órdago a la grande en la cuestión del cambio climático: “Prometo escuchar lo que me digan los científicos, incluso cuando lo que me digan resulte incómodo, especialmente si resulta incómodo”.

“Es el momento de volver a poner la ciencia en lo más alto de nuestra agenda y restaurar el liderazgo de América”, dijo Obama en el mensaje con el que puso el colofón a su futuro gabinete. “Hoy más que nunca, la ciencia tiene la llave para la supervivencia del planeta y para la seguridad y la prosperidad de nuestra nación”.

A su flanco, como asesor de la Casa Blanca y director de la Oficina de Ciencia y Tecnología, estará el físico de Harvard John Holdren, especializado en causas y efectos del cambio climático. La bióloga Jane Lubchenco –especialmente crítica contra el yugo científico que impuso George Bush- dirigirá la Administración Nacional de los Océanos y la Atmósfera.De izquierda a derecha, y de arriba a abajo, John Holdren, Harold Varmus, Jane Lubchenco y Eric Lander. (Fotos: AP)
Como doble apuesta final, y anticipando el impulso a la investigación con células madre, Obama ha decidido poner a dos expertos en investigación genética –el premio Nobel Harold Varmus y el experto en la secuencia del genoma humano Eric Lander- como co-presidentes de su consejo de asesores científicos.

El quinto jinete de la ciencia, ya lo anunció, será el premio Nobel Steven Chu al frente de la Secretaría de Energía. Chu fue pionero en la investigación de técnicas de mitigación del cambio climático y prometió poner a Estados Unidos a la cabeza de la “revolución energética” en el momento de aceptar la nominación.

“El progreso científico se apoya en la evidencia, y los hechos no deben ser nunca retorcidos por razones políticas e ideológicas”, dijo Obama en su mensaje semanal, con referencias muy explícitas a la animosidad de la Administración Bush contra la ciencia y a la pasividad en temas como el cambio climático o la investigación genética.

"Desde el aterrizaje en la Luna a la sencuencia del genoma humano, pasando por la invención del Internet, América ha sido la primera en atravesar la nueva frontera”, recalcó el presidente electo, recordando las palabras de John F. Kennedy. “Hemos sido tradicionalmente los líderes no sólo por invertir en nuestros científicos, sino por ganarnos al mismo tiempo el respeto internacional”.

Obama prometió que usará el báculo de su equipo de científicos –integrado por 40 expertos en multitud de campos- “como un vigoroso consejo asesor” en todos los temas que pretende impulsar su Administración, con especial hincanpié en la política energética.

El presidente electo se refirió al físico John Holdren, su científico de cabecera, como “una de las voces más apasionadas y persistentes de nuestro tiempo en el tema del cambio climático”. Holdren, 64 años, profesor en Harvard, lideró el grupo de la Conferencia de Pugwash sobre Ciencias y Asuntos Internacionales, galardonado con el Nobel en 1995. En 1981 ya recibió la máxima distinción de la Fundación McArthur por su investigación sobre los peligros del armamento nuclear.

El propio Holdren, que llegó a ser presidente de la Asociación Americana por el Avance de la Ciencia, recibió su nombramiento con una breve proclama: “Ninguno de los grandes retos de nuestro tiempo –la economía, la energía, el medio ambiente, la salud o la seguridad- puede resolverse hoy en día sin los avances y las aportaciones de las ciencias físicas, la biología o la ingeniería”.

Hace apenas un año, durante una una conferencia en Harvard, Holdren propuso desterrar el término calentamiento global “porque parece implicar algo gradual, uniforme y hasta cierto punto benigno, cuando la realidad es que está ocurriendo muy rápido, que los daños se están extendiendo ya por el planeta y los efectos los van a sufrir muy directamente nuestros hijos y nietos”.

Otra experta en cambio climático, la bióloga de la Universidad de Oregón Jane Lubchenco, velará por el estado de los mares y de la atmósfera. Lubchenco es también una experta en los efectos la pesca y de la acidificación en los océanos. Hace unos meses acusó a la Administración Bush de rebajar a la clase científica y expresó su confianza en la llegada de un nuevo presidente “que sepa respetar la ciencia y valore las investigaciones con la seriedad que se merecen”.

Harold Varmus, el penúltimo en incorporarse al equipo, compartió el premio Nobel en 1989 por sus estudios sobre las causas genéticas del cáncer y ejerce actualmente como presidente del Centro Memorial Sloan-Kettering de Nueva York. Eric Lander, por último, fue fundador del Broad Center, que desempeñó un papel vital en el Proyecto del Genoma Humano en el 2003.

Publicado en El Mundo
, 22/12/2008

20 de diciembre de 2008

una salida ecológica para la crisis

Como rehabilitar 2.250.000 viviendas y 150.000 edificios, reducir CO2 y crear 390 mil empleos

La burbuja del ladrillo ya comenzaba a dejar victimas a todos los niveles, apretaba el calor allá por julio de este año, un placer fue conocer de primera mano de sus autores la presentación del Plan de Rehabilitación de Edificios 2009-2012 para la mejora de accesibilidad, eficiencia energética, instalación de energías renovables y creación de empleo

Los autores son destacados activistas de las propuestas y políticas de compromiso y acción ecológicas, Carlos Hernández Pezzi, es Presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España. Domingo Jiménez Beltrán fue el primer Director de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Joaquín Nieto es Presidente de Honor de SUSTAINLABOUR. Valdespartera, lo más en ecoconstrucción

Flipaba con los datos y con las perspectivas de viabilidad si los receptores de la propuestas, los mas altos niveles del gobierno central, se pusieran, con valor, a echarle perspectiva a la que nos venia antes encima y la que tenemos ya sobre todos nosotros, la gran crisis que cambiara todo.

Escuchaba atento la visión de estos bioneros, rehabilitar 2.250.000 viviendas y 150.000 edificios para hacerlos más habitables, con mejoras en el comportamiento térmico de su envolvente e instalación de energías renovables, mejoras en la accesibilidad, reducción de la dependencia y factura energéticas así como las emisiones de CO2, y crear 390.000 empleos año que absorban el desempleo como consecuencia de la caída de la vivienda de nueva construcción.
Me he ido directo a los beneficios esperados por los proponentes y desde ya por el que escribe:

· Mejora de las condiciones de habitabilidad en las viviendas y de salud en los centros de trabajo.
· Revitalización y recuperación del tejido urbano consolidado.
· Mejora de la accesibilidad para las personas con discapacidades.
· Reducción de las emisiones de CO2 y otros Gases de Efecto Invernadero: 18 millones de Tm de CO2eq hasta 2012 y 8 millones de Tm/año a partir de 2013 y siguientes. El coste ahorrado de tales emisiones sería de 360 millones € en el período y 160 M€ anuales a
partir de 2013.
· Reducir la dependencia energética de España. El ahorro, en consumo de petróleo, sería de 30 millones de barriles de crudo en el período y 13 anuales a partir de 2013, lo que equivale a 2.700 M€ en el período y 1.170 M€ anuales a partir de 2013.
· Disminución de la factura energética de los usuarios, empresas y administraciones.
· Fomentar la instalación de energías renovables.
· Fomentar la investigación, desarrollo y principalmente la innovación en materia de edificación, nuevos materiales y energías renovables.
· Creación e empleo (390.000 puestos de trabajo/año) absorbiendo parte del desempleo.
· Disminución sustancial de los gastos en desempleo.
· Aumento de los ingresos públicos en IVA, cotizaciones sociales y Seguridad Social.

Que, que te parece, vale la pena ayudar a cambiar el mundo vertical mal hecho. Para saber todo sobre las vitales ideas posibles y necesarias, aquí el pdf del documento oficial. Si estas en paro y con ganas de prepararte para el futuro que viene, no te pierdas los cursos de técnicos de construcción sostenible que ya deben estar a disposición o si no, no tardarán en llegar. Animo, si encuentras me lo dices volao.

Aquí la publicación en Dominio Público del artículo síntensis de la propuesta

Un proyecto estimulador para aplicarse en el bioclimatismo es la urbanización bioclimática de 25 viviendas unifamiliares, promovida por el Instituto Tecnologico de las Energias Renovables (ITER), construidas siguiendo criterios bioclimáticos (aprovechamiento de las condiciones climáticas del emplazamiento, empleo de materiales reciclados y reciclables, etc.) y optimizando las condiciones medioambientales (integración de energías renovables, tratamiento de agua, de residuos, etc..., aquí.

Valdespartera, un barrio de Zaragoza con más de 8.000 viviendas hechas bien

Manolo Vilchez

18 de diciembre de 2008

la crisis es planetaria y la solución es nuestra

Todos sentimos que las cosas están cambiando mucho. Intuimos futuros diversos y, sin dudarlo, complejos, aunque no dudo que emocionantes. Visto desde la reivindicación activista, no es ningún desastre que se fabriquen menos cacharros, se consuman menos cosas innecesarias y se limiten apetitos nada saludables. Tampoco lo es que se deje de ocupar tanto suelo, que las renovables suban porque el precioso petróleo barato se acaba y que los viajes de placer se reconviertan en placeres cercanos. Vamos a cambiar efectos por afectos, que de ellos no vamos sobrados. Debemos adaptarnos al futuro único, el sostenible.
Luis Parejo

Este porvenir tendrá tantos matices como visiones, pero aun sin saber mucho cómo hacerlo, a todo le doy la bienvenida porque los más beneficiados por los cambios venideros son la dolida agua, la intoxicada tierra, el cargado aire, el cambiante clima y todo lo vivo no especulador que habita un planeta saturado de muchas cosas mal hechas. En definitiva, los cambios que llegan deberían ser los cambios que deseamos para que la belleza de este mundo y lo glorioso de la obra humana que queda no se diluya más.

Desde que me enteré de que dos alianzas/anillos de oro dejan en algún lugar del mundo un agujero de tres metros de largo por casi dos de ancho y dos de profundo más un montón de desechos tóxicos bajó mi aprecio por un objeto así. No te digo nada de las aproximadas 25 toneladas que se han movido en decenas de geografías para convertirse en la tonelada y pico que pesa el coche con el que he quemado miles de litros de combustible. O de cómo un mineral de mi móvil, el coltán, genera explotación y guerras en África para que yo pueda consumir comunicación sin hilos, del mismo modo que me visto con ropa tóxica, respiro aire sucio, como pesticidas y genes raros y preparo las vacaciones en el paraíso demasiado lejano y pagado a plazos.

Me toca practicar mi fe en hacer bien mis cosas y animar a mis cercanos. No voy a consumir nada de lo malo y voy a apoyar sólo la economía justa y verde. Permítanme unas recomendaciones. Como lecturas: 'La doctrina del shock'; 'Consumir menos para vivir mejor'; 'Simplicidad radical'.



Para saber más de consumo inteligente: 'La rebelión de los productos'; 'Biohabitat'. Y algún documental: 'La hora 11'; '¡No comprar, pecadores; 'Utopia'. Y acabo recomendando alguna sesión de risoterapia, para reírse de uno mismo y deseando un sostenible y animoso 2009, un buen año para el cambio.

QUIÉN: Manolo Vílchez es colaborador de la Fundación Tierra y facilitador ecológico. Trabaja en equipo diseñando y fabricando aparatos solar-domésticos, es decir, cocinas solares, desde www.alsol.es. Consejos: En este artículo defiende que la llamada crisis económica puede conducirnos a una forma más racional de entender el consumo.

Publicado en el suplemento Natura, nº 31, de El Mundo

15 de diciembre de 2008

¿un proyecto Apolo ”verde”? ¿un New Deal “verde”?


Obama, ante el reto de poner a Estados Unidos en la vanguardia de la “nueva energía”

NUEVA YORK.- El nuevo Progama Apolo despegó silenciosamente hace cuatro años, cuando Barack Obama no era más que una lejana promesa. El objetivo no era esta vez apuntar a la Luna sino más bien poner los pies en la Tierra y embarcar a todo el espectro progresista de la sociedad -empresarios, políticos, investigadores, sindicalistas, ecologistas y líderes comunitarios- en el más difícil todavía: romper la inercia de la era Bush y convertir Estados Unidos en líder mundial de las energías limpias.

“El reto que lanzó en su día Kennedy resuena aún en nuestras mentes y tiene esa capacidad para disparar la imaginación de los americanos”, asegura Keith Schneider, portavoz de la Apollo Alliance. “Lo hicimos una vez y podemos volver a hacerlo. Esto es América, y seguimos siendo el país más industrioso y tecnológicamente avanzado del mundo. Sólo faltaba la voluntad política”.

En el 2004 la Alianza Apolo lanzó su visión de futuro bajo la consigna “Nueva Energía para América”. Cuatro años después, la campaña de Barack Obama hizo suya la bandera de la New Energy for America, tomó prestadas sus líneas maestras y fichó a algunas de sus lumbreras.

“Digamos que ha existido una sinergia y ahora esperamos ver los frutos”, admite Schneider al otro lado del teléfono. Le preguntamos por la poca voluntad de cambio mostrada por Obama en sus nombramientos, y por la tormenta de nieve de la crisis financiera que amenaza con frustrar el despegue del nuevo Apolo...

"¿Hacia qué otro futuro podemos avanzar?”, se pregunta Schneider. “La vieja economía se está cayendo a pedazos, y necesitamos urgentemente otro motor. ¿Dónde vamos a invertir si no es en la nueva energía? ¿Cómo vamos a crear empleo? Habrá grandes turbulencias en los primeros momentos, pero el planeta no puede esperar más: necesitamos un nuevo programa Apolo”.

La Apollo Alliance estima que harán falta 500.000 millones de dólares en la próxima década como “catalizador” del cambio energético (el equipo de Obama lo deja en 150.000 millones, lo que cuestan al año las guerras de Irak y Afganistán). La Alianza propuso hace unos mes un plan de empleo “verde” para la creación de cinco millones de puestos de trabajo (Obama prometió otro tanto durante la campaña). Obama fija finalmente el objetivo del 25% renovables para el 2025 (los impulsores del nuevo Apolo estiman que se podría llegar al 50% forzando la máquina, y Al Gore se acaba de desmarcar con la utopía de 100% renovables en una década).

El caso es que la energía no fue la asignatura fuerte de Obama en los primeros vaivenes de campaña. Hillary Clinton le echó en cara su voto a favor de la ley energética de Dick Cheney, cocida a fuego lento por los lobbys del petróleo y del carbón. Nadie olvida que el estratega David Axelrod fue asesor del gigante nuclear Exelon, uno de los mayores contribuyentes de su campaña (¿de ahí tal vez su apoyo a la energía nuclear?).

La conversión de Obama al credo de las renovables se consumó con el fichaje de John Podesta, el ingeniero-jefe de su equipo de transición. Podesta, ex jefe de Gabinete de Clinton, creó el think tank Centro para el Progreso de América con una idea muy clara: “Ha llegado el momento de revitalizar la economía de la nación y restaurar el liderazgo de América en el mundo. Ha llegado la hora de ponernos a la cabeza en la revolución de las energías limpias”.

El lastre de las energías fósiles es sin embargo insoslayable: las renovables apenas llegan hoy por hoy al 10% de la tarta energética en EEUU (y el 7% procede la energía hidroeléctrica). La energía eólica, pese al despegue experimentado en Texas, California y Oregón, supone el 1% de la producción y la solar –pese a la pujanza de Nevada, Nuevo México, Arizona y de nuevo California- no llega siquiera a esa cifra. La energía geotérmica se ha disparado espectacularmente en estados como Alaska y Hawai, y la biomasa ha experimentado también un notable crecimiento, pero grandes partes del país (empezando por el túnel del viento que arranca en Dakota del Sur) viven ancladas en la era negra de Pozos de ambición.

“Europa nos lleva ventaja, pero este país ha tenido siempre la capacidad de cambiar muy rápido”, sostiene Keith Schneider, de la Alianza Apolo. “La transición definitiva al siglo XXI llega ahora y es inevitable. No tenemos más remedio que pisar el acelerador: la velocidad con la que nos aproximamos al colapso es también vertiginosa”.

Obama anticipó que la economía de la nueva energía sería su prioridad en cuanto llegara al poder, y la semana pasada ya dio indicios. Su Plan de Recuperación Económica prevé la creación de 2,5 millones de puestos de trabajo para “construir granjas eólicas y paneles solares, y fabricar coches eficientes y tecnologías de energía alternativas que nos liberen de la dependencia del petróleo extranjero”.

Su propuesta sonó como una puesta al día de los Civilian Conservation Corps de Roosevelt durante el New Deal, que dio empleo a tres millones de trabajadores jóvenes para modernizar las infraestructuras. Las reglas de New Deal “verde” que se dispone a apadrinar Obama las ha escrito otro pujante líder afroamericano, Van Jones, curtido en las calles de Oakland, donde funcionan desde hace tiempo las Brigadas de Empleo Verde que pronto veremos en otras grandes ciudades norteamericanas.

“Lo que necesitamos es una serie de programas, con el Gobierno como socio, para acelerar la transición a una economía más limpia y más justa, que genere empleo y devuelva la esperanza a nuestras comunidades”, escribe Van Jones en “La economía de Cuello Verde”, el libro con el recorre estos días el país. Jones, miembro de la Alianza Apolo y fundador de Green For All, es el rostro más visible del movimiento de la “justicia ambiental” en el que viajan simultéamente los jóvenes ecologistas, los viejos sindicalistas y los líderes negros e hispanos.

Los grandes empresarios también han arrimado el ascua y han creado el grupo BICEP (Compañías por una Política Innovadora en el Clima y en la Energía), recordándole a Obama su promesa electoral de impulsar el mercado de créditos de carbono y fijar la reducción del 80% de las emisiones en el año 2020.

La presencia en el entorno de Obama de expertos en energía y medio ambiente como el profesor de Berkeley Daniel Kammen –vinculado a Jeremy Rifkin y a su concepto de la “tercera revolución industrial”- han disparado las expectativas. Otros asesores como Jason Grumet (criticado por sus vínculos con la industria y por su defensa de la energía nuclear, el etanol y el carbón “limpio”) han provocado más bien cautela.

Entre los candidatos a la secretaría de Energía destacan la gobernadora de Kansas Kathleen Sebelius –impulsora entusiasta de la energía eólica-, el gobernador de Pensilvania Ed Rendell y el biólogo Dan Reicher, al frente de las iniciativas de energía de la Fundación Google. Para dirigir la Agencia de Medio Ambiente, Obama podría confiar en una activista infatigable como Robert Kennedy Jr., en un abogado moderado como el profesor de Yale Dan Esty o en la artífice de la ley de protección del clima California, Mary Nichols.

La duda a estas alturas, con todos los esfuerzos concentrados en la recuperación económica, es si Obama seguirá adelante con la idea de crear un zar, supervisor o embajador volante del cambio climático, el puesto a la medida de Al Gore que el propio ex vicepresidente parece haber rechazado. No se descarta sin embargo, que Gore pueda ejercer de asesor temporal o de miembro honorario de un Consejo Nacional de Energía, incitando a los norteamericanos a que tengan “el valor de abrazar los cambios necesarios para salvar la economía, el planeta y en última instancia a nosotros mismos”.

artículo en pdf de la edición original

CARLOS FRESNEDA
Publicado en El Mundo, domingo 7 de diciembre 2008

14 de diciembre de 2008

los consejos de una amiga que nunca está en crisis

Merche Mas es de aquí pero vive en Milán con su familia. Activista social incansable, nunca está en crisis, no tiene tiempo para ello, pienso que ahora está más agil y activa, cuando más falta hace. Siente pasión por la cocina solar y se las apaña para que estas lleguen a donde más útiles pueden ser. Son memorables sus propuestas de financiación desde eventos familiares y populares.

Me acaba de hacer llegar unos consejos para los tiempos que corren, aqui los comparto y a Merche, siempre agradecido, sabedor de que en todos ellos se aplica.

Manolo Vilchez


DIEZ CONSEJOS PARA SOBREVIVIR EN TIEMPOS DE CRISIS

 
 
1) Simplifica tus necesidades: no es màs feliz el que tiene màs sino el que necesita menos.

2) No esperes a que te vengan a ofrecer el trabajo: organizate con otras personas para ofrecer o que sabèis hacer. Juntos es màs fàcil.

3) Comparte tus problemas, porque juntos se pueden encontrar soluciones. No te aisles, no te averguence pedir ayuda.

4) Pon tus recursos (tiempo, dinero, capacidades, bienes, experiencias, ideas...) al servicio de la colectividad: los veràs crecer y multiplicarse. Y ademàs, la solidaridad es contagiosa!

5) Recicla, reutiliza, arregla: vestidos, papel, libros,... El "usar y tirar" es caro para todos, aunque no nos demos cuenta.

6) No renuncies a hacer regalos, desarrolla tus capacidades y la imaginaciòn: dibuja, escribe, modela, cose, planta, cocina, crea, compòn, repara, ...

7) No renuncies a la fiesta: si no puedes pagar la entrada a una discoteca o al cine, podràs siempre cantar en compañìa, compartir un pic nic, hacer una fiesta con amigos, pasear por parques y montañas : es gratis!

8) Utiliza la bicicleta, comparte el coche, usa los transportes pùblicos. Saldremos todos ganando.

9) Sìrvete de las bibliotecas, intercambia revistas, discos, libros,...Usa software libre. No renuncies a crecer!

10) Y recuerda que la "crisis" aquí en el Norte no es nada comparada con lo siglos de crisis que soportan tantos hombres y mujeres del Sur del Mundo. Tal vez pensarlo nos ayude a quejarnos menos!

Merche Mas

aqui enlace a espacios donde deja sus creaciones:
http://blogs.periodistadigital.com:80/encristiano.php?cat=4753

10 de diciembre de 2008

¡DIVORCIATE DEL COCHE!

Acabo de ser testigo de un pequeño accidente en el centro de Washington. El coche, un aparatoso Ford Escape, venía toda pastilla por Florida Avenue y derrapó cuando el conductor pisó el freno para no saltarse un semáforo. El mastodonte motorizado se fue a estrellar contra una papelera. El conductor se bajó desairado, comprobó los daños en la parte delantera del parachoques y volvió a subirse a su “tanque” como si nada.

El suceso me pareció una patética metáfora de lo que está ocurriendo estos días con la industria automovilística. Los Tres Grandes –Ford, General Motors y Chrysler- se han dedicado a construir en las últimas dos décadas pura chatarra sobre ruedas. Lo único que importaba era el tamaño -más grande, por favor, más grande- para satisfacer el delirio colectivo y contribuir al naufragio del sueño americano.

En los años noventa tuvieron la ocasión de adelantarse a los tiempos, pero una mano negra -manchada del petróleo- certificó el asesinato prematuro del coche eléctrico. El coche eficiente, limpio y futurista pasó a la historia por decisión de los mismos ejecutivos que ahora piden dinero y perdón por sus malos humos. El mayor engendro de todos ha sido sin duda el monstruoso Hummer, la declaración de guerra al medio ambiente de General Motors, fabricado a la medida de los matones de Blackwater.

un homenaje al hummer en Madrid:


En Detroit, ciudad decrépita donde las haya, los Tres Grandes han purgado estos días sus pecados llevando a los altares al Ford Escape, al Chevy Tahoe y al Chrysler Aspen. El obispo Charles Ellis le ha pedido al Altísimimo que bendiga los coches y tenga piedad con la industria, sobre todo con los trabajadores (víctimas de los delirios de grandeza de los directivos). Si el viejo Henry Ford levantara cabeza, no tardaría tirarles a todos de las orejas y preguntarles por qué no siguieron la fórmula milagrosa de los japoneses: coches más eficientes, menos contaminantes, más sensatos.

El coche ha sido sin duda uno de los inventos más prodigiosos del hombre, pero su uso y abuso nos ha llevado a esta encrucijada. En Estados Unidos, el número de automóviles supera desde hace tiempo al de conductores. Los todoterrenos toman al asalto las ciudades, mientras el transporte público te lleva a ninguna parte. Y en los suburbios, las McMansiones hipotecadas languidecen con sus garajes para dos o tres 4x4.

No, no nos basta con “reinventar” el automóvil, tal y como sugiere Jeremy Rifkin. Hay que ir aún más lejos y replantearnos nuestra relación con la máquina, siguiendo los consejos de Katie Alvord en “Divórciate del coche”... “Nuestro romance, que empezó con gran enstusiamo hace cien años, ha llegado a un punto crítico por culpa de la contaminación, el ruido, la congestión, los accidentes, la dispersión urbana y el alto coste sobre el medio ambiente. Para muchos, dejar el coche o minimizar su uso está siendo la mejor de las terapias”.

Oro libro que indaga en la dramática ruptura entre los americanos y su perpetuo objeto de deseo es “Nación de Asfalto”. “El coche, con su promesa de libertad y movilidad, ha terminado por condicionar el modo en que vivimos”, escribe la autora, Jane Holtz Kay. “El siervo se ha convertido en tirano, y las ciudades se han construido durante décadas a su medida. Lo que necesitamos ahora es recionalizar su uso y volver a un mundo de movilidad humana”.

El futuro, al menos en las ciudades, está sin duda en la bicicleta, en el transporte público o en las flotas de coches híbridos y compartidos como Zipcar. Los conductores particulares lo tendrán cada vez más crudo para circular a sus anchas en las ciudades. Llegará un día en que miraremos atrás y nos parecerá increíble que toda esa jauría motorizada fuera quemando alegremente petróleo por nuestras calles.

enlaces
quién mato al coche eléctrico
Hummer
Divórciate del coche
Nación de Asfalto
Zipcar

aquí
compartir coche
coche compartido
pdf noticias de última hora coche eléctrico como almacén energético

Carlos Fresneda desde Washington


Publicado el 10.12.2008 en el blog Crónicas desde EE.UU

8 de diciembre de 2008

Posicionamiento de las ONG ante la crisis económica global

En estos momentos de cambios tremendos a nivel global el posicionamiento de las ONGs ambientales y de desarrollo, y representando a sus cientos de miles de asociados, alzan la voz ante las posibles perdidas vitales que pueden darse si el trapicheo financiero consigue segir robando el dinero publico y la energía social ante el temor de los gobiernos que no tienen claro que es el momento de, con valentia, preparar y realizar los grandes cambios que no olviden el medioambiente, los derechos humanos, y la soberanía alimentaria.
Colocamos una declaración lúcida y necesaria desde ONGs que permite en una lectura amena entender la actualidad, sus riesgos y anima a defender y activar las exigencias vitales a nuestros gobiernos.

Declaracion conjunta de Amnistia Internacional, Intermón Oxfam y Greenpeace

Madrid, España — Desde hace unas semanas, los ciudadanos del mundo somos testigos de los esfuerzos de los Gobiernos del mundo para socorrer a las entidades financieras y salvarlas de una quiebra anunciada. Primero el gobierno estadounidense, y después los europeos, han puesto sobre la mesa decenas de miles de millones de dólares y de euros de los contribuyentes para ayudar a estas compañías en profunda crisis.

Recientemente, los líderes mundiales se han reunido en Washington para unificar sus estrategias, y continuar actuando en socorro de los bancos y entidades financieras. A estas alturas es ya imposible cuantificar con exactitud cuanto dinero público se está destinando para paliar la crisis financiera global.

Esta situación ha desviado la atención de otras crisis igualmente relevantes para la estabilidad mundial y que afectan directamente a las vidas de cientos de millones de personas: las crisis alimentaria, climática y de derechos humanos. La premura mostrada por los países ricos para atajar el derrumbe financiero contrasta enormemente con su lentitud y sus promesas incumplidas en materia de ayuda al desarrollo, lucha contra la pobreza, derechos humanos y cambio climático, las prioridades centrales para construir un mundo más justo.La Unión Europea debe asumir sus compromisos de reducción efectiva de las emisiones de CO2, hasta alcanzar un 30% menos en el año 2020 (respecto a 1990).
Todavía es pronto para prever con exactitud las dificultades que sufrirán los países más pobres como resultado de la crisis financiera y el consiguiente empeoramiento de la situación económica. Pero es evidente que la reducción de las exportaciones a los países desarrollados, la reducción de las remesas, el descenso de la inversión extranjera y la escasez de liquidez internacional, que afectará especialmente a los países con menos acceso al crédito encareciendo la financiación de su desarrollo, derivarán en menos crecimiento y riqueza para repartir y por tanto menos educación y salud para cientos de millones de personas.

Para quienes viven en los países más pobres del mundo esta situación es literalmente una cuestión de vida o muerte. El aumento de precios de los alimentos, y las cada vez más frecuentes sequías, inundaciones y demás catástrofes meteorológicas derivadas del cambio climático, unidas al desmantelamiento de las redes de protección social promovidas por las instituciones financieras internacionales, están agravando las situaciones de pobreza y hambre. A finales de septiembre, cuando empezaron a salir a la luz pública las quiebras de Wall Street, en una cumbre de la ONU se supo que muy pocos gobiernos cumplirán los compromisos financieros necesarios para alcanzar las metas establecidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio para reducir la pobreza de aquí a 2015.

En lo que se refiere a los derechos humanos, las previsiones no son buenas. No sólo los derechos económicos y sociales –incluido el derecho a la vivienda, la salud y la educación– son objeto de una presión cada vez mayor, sino que existe el peligro de que se perpetren más violaciones de derechos humanos. Si se produce una recesión económica prolongada y los países se aprietan el cinturón, las personas migrantes y refugiadas, y las personas que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad en todos los Estados se verán sumidas en situaciones insostenibles. Podrían aumentar las tensiones sociales, y el consiguiente nerviosismo de los gobiernos podría conducirlos a reprimir la disidencia y a imponer políticas de seguridad pública muy estrictas que restringirían las libertades civiles. La crisis actual podría debilitar aún más a Estados ya frágiles y sumirlos de nuevo en la inestabilidad y la violencia.

En cuanto al cambio climático, también los compromisos comienzan a debilitarse. El liderazgo de la Unión Europea se tambalea, y los acuerdos para una reducción ambiciosa de emisiones podrían peligrar, condenando al mundo a un cambio climático irreversible y de consecuencias catastróficas que afectaría especialmente a las poblaciones más pobres y vulnerables.

Peores cosas podrían suceder aún si los países ricos decidieran utilizar la crisis financiera como un pretexto para disminuir las ayudas y los intercambios comerciales. La historia no da pie para el optimismo. Durante la recesión registrada en 1972 y 1973, el gasto mundial destinado a ayudas disminuyó un 15 por ciento, hasta alcanzar sólo 28.800 millones de dólares. Entre 1990 y 1993, el gasto de los países donantes se redujo en un 25 por ciento durante cinco años, hasta llegar sólo a 46.000 millones de dólares, y hasta 2003 no se volvió a alcanzar el nivel de 1992. La ayuda humanitaria –lo que nos gastamos para ayudar a las víctimas de conflictos y desastres naturales– disminuyó también de forma muy sensible durante un periodo similar como consecuencia directa de la recesión registrada entre 1990 y 1993 (esta tendencia sólo se frenó durante los conflictos de Ruanda y Kosovo). En cuanto a los intercambios comerciales, por ejemplo, los países reaccionaron al desplome de Wall Street de 1929 y a la depresión económica mundial levantando barreras aduaneras, y el comercio mundial se redujo casi en un 70 por ciento.

Si en 2009 se repitiera este patrón, estaríamos ante un desastre de magnitudes extraordinarias para las personas de los países pobres, que pagarían un coste elevadísimo por el descontrol de la burbuja crediticia en Norteamérica y Europa,. A ello se une el impacto que ya está teniendo la reducción en los flujos de remesas, que para algunos países, como Bolivia o Bangladesh, constituyen hasta el 10% del PIB.

España no es una excepción a esta deriva global. Mientras la crisis económica y financiera ocupa la agenda del gobierno de manera prioritaria y casi única, se desdibujan a la misma velocidad los compromisos del gobierno en materia de medio ambiente y derechos humanos y se anuncia el congelamiento en el incremento de la ayuda al desarrollo para 2009.

Los derechos humanos no son un lujo propio de épocas de prosperidad. En tiempos de recesión económica, las obligaciones de derechos humanos de los Estados ni se extinguen, ni se atenúan. Los derechos humanos deben ser una prioridad si la recuperación económica se pretende que sea sólida y sostenible. Por otro lado, la inacción ante el cambio climático no es una opción viable. Y en cuanto a la pobreza, hay que asumir que la pobreza global es la negación de todos los derechos, y además una amenaza a la estabilidad mundial. Los países ricos deben dejar de mirarse el ombligo y asumir su responsabilidad sobre el desarrollo global, ya que son los responsables de la actual crisis y por tanto de sus consecuencias para los más pobres.

No es sólo una cuestión de dinero, sino de atención sostenida, colaboración internacional y decidida voluntad política de abordar los grandes problemas. En el marco del 60º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, los gobiernos deben garantizar a través de una regulación sensata, la adecuada protección de los derechos de las personas que pertenecen a los grupos más vulnerables para prevenir un incremento de la pobreza y una sostenibilidad medioambiental a largo plazo y y. Deben dar muestras de una capacidad de liderazgo sin precedentes para construir una economía global que sea respetuosa con el medio ambiente y en la que la mejora de la vida y de los medios de subsistencia de todas las personas prime sobre un sistema que beneficia sólo a unos pocos privilegiados.

Seis propuestas concretas para el Gobierno español

Por todo ello, Amnistía Internacional, Greenpeace e Intermón Oxfam, desde nuestros respectivos ámbitos de trabajo a favor de los derechos humanos, en defensa del medio ambiente y en la lucha contra la pobreza, instamos al Gobierno español a:

* Adoptar un Plan estatal contra el racismo que ataje el posible incremento de la discriminación, el racismo y la xenofobia en el contexto de la recesión económica. La administración central debe aprovechar la revisión de la Ley de Extranjería para garantizar el respeto de los derechos humanos de las personas extranjeras, independientemente de su situación administrativa y especialmente de las mujeres inmigrantes víctimas de violencia de género. Igualmente, la revisión de la Ley de Asilo debe garantizar el acceso a la protección internacional para las personas que la necesiten.
* La lucha contra la violencia de género debe ser una prioridad para el Gobierno español también en tiempos de crisis. Se debe convocar con urgencia la Conferencia de Presidentes de las Comunidades Autónomas sobre la violencia de género, que ha sido pospuesta sin fecha.
* Asumir el compromiso en el marco de la Unión Europea de una reducción efectiva de las emisiones de CO2, hasta alcanzar una reducción del 30% en el año 2020 (respecto a 1990).
* Introducir los cambios necesarios en la política energética para la sustitución progresiva y completa de las energías fósiles y nuclear, por energías renovables.
* Cumplir el compromiso europeo de destinar el 0,56% del PNB a la AOD en 2010, y el de alcanzar el 0´7% del PNB en 2012.
* Promover y apoyar la reforma profunda del FMI y el Banco Mundial. En el futuro, estas instituciones deberían abandonar la imposición de las políticas neoliberales a los países en desarrollo, políticas que han contribuido a generar la actual situación de crisis.

Greenpeace

5 de diciembre de 2008

fe reforzada

Todo devoto acude a la cita con su redentor. Ayer me ocurrió a mi. La noche era fría, el lugar poco iluminado, no estaba solo, baje las escaleras y tomé asiento, intente entrar en un estado de relajación que me aliviara de las cargas físicas y mentales del día laboral, al igual que yo intuí que muchos de los congregados se encontraba en esa situación de preparación previa a un gran encuentro espiritual.

Una feligresa comunicó con breves palabras y buen tono la presencia y llegada inminente de lo que todos buscábamos. Se fue apagando la luz, el haz blanco luminoso sobre la tribuna se fue languideciendo, el silencio era total mientras el eco de las ultimas palabras rebotaba en mis oidos, ¡No comprar, pecadores¡...Una proyección de imágenes invadió el frontal acompañadas de música celestial mientras el iba mostrándose, y a golpe de salmo laico, el imponente Reverendo Billy arropado por su coro nos vino a presentar su ultima gran obra, ¿que compraría Jesús? ¡ No comprar, pecadores ! ...

Ayer volví a encontrarme con esos personajes activistas sociales, que gracias a las labores de la promotora Paralell 40 llegaron a Manresa en forma de documental que en imágenes magistrales nos mostraron como la ilusión por el cambio y la creatividad para ello, se dan la mano con fuerza en la explosión de comunicación, análisis y acción directa de la obra de la Iglesia del Final de las Compras que tiene como misión animar a consumir con consciencia, atacando las canalladas del mercado y soñando con que algun día, la luz iluminará el camino responsable hacia el consumo de por lo menos todos los norteamericanos.
Atravesar los EE:UU durante un mes, con accidente de tráfico y hospitalizados por medio, varios encarcelamientos del "peligroso" líder de la Iglesia, ese actor como la copa de un pino que es Bill Talen, y todo por trabajar en su misión para salvar la navidad del apocalipsis de las compras: el final de la humanidad como consecuencia del consumismo y de las llamas de la deuda eterna. Invasiones para predicar verdades en Wall Mart, los grandes almacenes globales, en tiendas de Disney, en cafés de Starbucks, en estos tiene prohibida la entrada por decreto empresarial.

Hasta un bautizó contra el consumismo en las puertas de un gran almacén hacen flipar a toda la congregación que cumple su misión cuando invade el día de navidad el templo de la anulación creativa de los más pequeños, se ponen todos a predicar en la gran calle de Disneylandia hasta que los sacan a la fuerza. Una joya del séptimo arte, gracias a los productores, director y a todo el gremio técnico, del buen trabajo de esos 35 artistas, cantantes y musicos internacional residentes en St. Mark's in the Bowary, ese centro de arte en el East Village neoyorquino y de sus esfuerzos por hacer llegar su mensaje allá donde pueden. Ayer la sala del Kursaal en Manresa estaba en silencio, casi ni reía cuando aparecían algunas de las gracias, creo que los que no conocían esta muestra del activismo de la otra América, de la América que viene, no cerraron ni los ojos ni la atención durante los 86 minutos de arte activista. La pregunta de que compraría Jesús en esos días, hace reflexionar a religiosos y curiosos y es grito de guerra de la Iglesia de las No Compras (aqui su templo web) en su acción del 2007. Una curiosidad ilimitada me lleva a mirarme donde están ahora, que hacen , que traman con la que ha caido sobre ellos y sobre todos nosotros, en la América que viene, donde los tiranos han perdido pero no paran de robar y donde el reto de volver a ser lo que quieran ser tiene a lo mejor de la política de ese país a las puertas de una casa que ójala destellee blanca somo símbolo de cordura, ética y solidaridad para todos los que desde ella se rigen y para todos los que desde ella están influidos en nuestra sociedad planetaria.A la salida, me encuentro con los activistas del lugar, miembros de la cooperativa local de consumidores ecológicos Rostoll Verd, que como cada año pero este con inauguración de lujo internacional, han comenzado su campaña contra las compras idiotas de los festejos por llegar, la Operació Nadal, allibera't del consumisme (Operación Navidad, liberate del consumismo).
Unos cartocillos a modo de vales anticrisis, de regalo, para obseguiar afectos me sorprenden por lo bien desarrollados. Nos pillamos el vale de la Ilusión, que promueve evitar que los pequeños la pierdan cuando reciban un alud de regalos. Seguro que valoran mucho mas que juguemos con ellos. El del Beso, informa que estos tonifican el alma y son gratuitos. Mi amistad, no la comprarás en el supermecardo. El tercero es un vale por Justicia, porque se que quieres regalos que no exploten a las personas ni al medio ambiente, te los regalaré ecológicos y de comercio justo. Quedan algunos, todos en su web a la vista y disponibles, me dicen. Llego a casa y me meto en su web, la programación me emociona, este año me apunto a todo lo posible. Quizás te pueda interesar como se organizan en Manresa para decirle desde donde estes y con colectividad. a lo que no nos gusta de estas fechas que nosotros, aunque pocos pero cada vez más, intentamos no pecar.
Gracias Bill y a todos los artistas de Nueva York que se montaron un mes en ruta viajando hacia un mundo donde impere el consumo responsable y donde lo que no nos gusta, mejor que acabe de ser, siempre con una sonrisa en los labios y el alma en Paz.

recomendaciones para estas fechas:
un libro: Supermercados, no gracias
otro: Simplicidad radical
un articulo: Los supermercados y la crisis alimentaria mundial
una campaña local para inspirarse: Nadal, de Rostoll Verd
otra: la rebelión de los productos
y otra: no te comas el mundo
un espacio de arte anticonsumista: Consume hasta morir
Ahora mismo no tengo claro como acceder al DVD, pero seguro que en Paralell 40 nos pueden orientar
Para pillarse online unos pecadillos de ecoregalos inteligentes, puedes conocer algunos aquí
aquí la cita previa, por si quieres conocer más datos de la película, desde enlaces y conocer más obra local de los artistas de EE.UU.

y ahora que ando con mi fé reforzada de estimulos para la acción, sostenible invierno a punto de llegar y animos con todo lo que puedas hacer tu para ser feliz con menos impacto


Manolo Vilchez, desde Manresa

el cambio que no puede esperar

Tal vez se ha dejado el cambio climático en la chistera para la sorpresa final. O tal vez se desmarque Obama con otro de esos tibios nombramientos, ni fríos ni calientes, para contentar sobre todo a los republicanos y dejar las cosas más o menos como están.

Ya puede andarse con tiento esta vez. Ya puede hilar Obama fino a la hora de elegir el secretario de Energía, al director de la Agencia de Medio Ambiente y al embajador volante para el cambio climático, o los ecologistas que han puesto la fe ciega en él no se lo van a perdonar. Si hay un cambio que no puede esperar es precisamente éste, después de estos ocho años de ceguera absoluta e inmovilismo total.
Efectos del calentamiento global en las regiones más frías.

Treinta grupos han unido ya fuerzas para reclamarle a Obama que pase a la acción y ponga a Estados Unidos a la cabeza de la lucha contra el calentamiento global. Miles de ciudadanos han firmado la carta al presidente electo elaborada por Worldchanging y recordándole su compromiso de reducir las emisiones e impulsar las renovables.
La primera prueba de fuego la vemos estos días en la cumbre de Poznan, donde está John Kerry como emisario de Obama, midiéndose a los 'dinosaurios' Vaclav Klaus y Silvio Berlusconi, supervivientes de la era Bush, empeñados en anclar el mundo en el pleistoceno de los combustibles fósiles. Sólo faltaba que ahora que cambian los vientos en Estados Unidos, cambien también las tornas en Europa, pero en sentido contrario.

Dice Kerry que llega a Polonia con la misión de "liderar a la comunidad global a la hora de hacer frente al reto del cambio climático". Pero luego recula y advierte que habrá que "evaluar lo que es posible, dadas las circunstancias económicas". Los titulares agoreros ya lo anticipan: "La crisis puede limitar el movimiento hacia las energías limpias".

Obama anunció hace días el compromiso de crear 2,5 millones de trabajos impulsando la reconversión energética, pero procuró no hablar de un New Deal 'verde' ni exhibir una excesiva pasión. Nunca se ha destacado Obama por su entusiasmo hacia las renovables, todo hay que decirlo. Digamos que se subió sobre la marcha al coche híbrido de John Podesta, que ahora dirige su equipo de transición y que hace unos meses se desmarcó con una llamada a la Recuperación Verde.

Pero en su equipo hay fuerzas ambivalentes. Su estratega de campaña y futuro hombre para todo en la Casa Blanca David Axelrod fue asesor del gigante nuclear Exelon, que contribuyó muy generosamente a su campaña. Uno de sus consejeros más cercanos, Jason Grumet, aspirante a secretario de Energía, es un 'insider' de Washington muy vinculado a los dos partidos y a los lobbys de la industria.

Tiene también Obama asesores a la izquierda como el profesor de Berkeley Daniel Kammen, de la cuerda de Jeremy Rifkin y su tercera revolución industrial. Se habla de candidatos como la gobernadora de Kansas Kathleen Sebelius, impulsora de la energía eólica, o el gobernador de Pensilvania Ed Rendell, o el biólogo Dan Reicher, al frente del departamento de iniciativas energéticas de Google.

Al Gore parece haber dicho ya que no al puesto de embajador volante o 'zar' para el cambio climático. El puesto se lo disputan ahora el propio John Podesta y la ex directora de la Agencia de Medio Ambiente Carol Browner, con el permiso de Arnold Schwarzenegger o de su impagable asesor para asuntos ambientales Terry Tamminen, a quien entrevistamos hace tiempo.

Robert Kennedy es el nombre más deseado para dirigir la Agencia de Medio Ambiente
(pese a su oposición a la central eólica frente a la mansión de los Kennedy en las costas de Massachusetts), aunque la artífice de la Ley del Clima de California, Mary Nichols, viene también pisando fuerte.

El 'cambio' en el que podemos creer tiene una última y acaso definitiva oportunidad. Los molinos siguen girando a la espera.

Carlos Fresneda, desde Nueva York
Publicado el 3 de diciembre de 2008 en el blog Crónicas desde EE.UU

2 de diciembre de 2008

estreno mundial: ¡ no compréis, pecadores !


En un viaje por cuestiones familiares a Nueva York, Carlos me habló de un curioso personaje al que habia entrevistado y me contó que cuando enviaron al fotógrafo de su períodico a realizar el reportaje gráfico quedo como abducido, poseido, transformado por ese precidador de cuello blanco, rubio patena tan a lo yanki, que contaba con un peculiar coro y hasta con su propia iglesia. Flipé en un primer momento mientras Carlos me iba dando pistas apasionantes, me describía sus acciones invadiendo tiendas de Disney, cafes Starbucks y otros lugares, donde seguido de sus devotos boceaba ¡STOP COMPRAS¡ mientras el coro de gospel le acompañaba a ritmo único y como celestial en su predicación de verdades verdaderas contra el consumo que no sirve para nada. Carlos me entregó un peculiar libro sagrado, una especie de biografía del reverendo y su doctrina, llegué a Barcelona y no olvidé sus comentarios, hasta que en una programación festivalera de artístas reivindicadores el padre Billy llego a la ciudad.

Te invito a leer lo sentido aquí y a ver una acción que no podré olvidar nunca, la invasión a un Starbucks en el centro de Barcelona que cambio radicalmente mi visión del activismo social, cai sin remedio en la redes emocionales de la iglesia del no consumo, aquí un repor gráfico, aqui la galería de imágenes, dentro del espacio artistas por la tierra, de ese templo ecológico que es el portal terra.org.

Pero ahora, desde la estación de Chamartín, esperando el tren nocturno que me devuelve otra vez a BCN, me entero de que vuelve el padre de la actitud no consumista, el padre de una verdad incomoda, el predicador que muchos deberian oir para tranquilizar su espiritu, el mensajero de la actitud más sensata en fechas interesantes y en momentos de la historia que me toca vivir que no podré olvidar nunca, el año que cambiaron como nunca he sentido y para bien común, los devenires de una civilización perdida en el universo.

Bien, el día 4 en más de 100 salas distribuidas por Catalunya, Baleares, Madrid, Alicante, Sevilla y Castila, se estrena el último documental llegado como del cielo, sobre esos activistas únicos de New York que lanzan al mundo su credo, y que te recomiendo que no te pierdas, seguro que la moral y los estimulos para cambiar el mundo te llegan como mensaje contra un dios que no ha servido para mucho y que debemos rapido convertir, controlar, cambiar por completo y bajarlo a la tierra de todo lo vivo.

Gracias a la divina tecnología, al paraiso del compromiso por un mundo más justo y solidario, a toda la maquinaría del 7º arte promotora de la cinta, a todos los activistas metidos a actores de la verdad verdadera y a Paralell 40, promotores cada jueves de mes de pases únicos en esas 100 pequeñas salas lejos del cine basura, donde no me corto y te recomiendo consumir sus productos de activismo necesario y vital. Gracias a todos por permitirme encontrarme con una parte de lo más divino que he sentido de los valores de la humanidad palpable y verdadera. ...¡¡ dejaté un rato que el reverendo Billy te acoga en su seno, escucha sus palabras, activa tu alma, dale una patada a todo l que puedas de lo sucio del mundo que no nos hace falta ¡¡...:)

Enlace web de Paralell 40 del documental del mes
para localizar las salas, pincha en el menú superior
ficha técnica y sípnosis aquí
y la página celestial del no consumo, el web del la iglesia de stop compras, con Bill Talen como estrella

Manolo Vilchez
desde tren Estrella de la como bendita Renfe pajarera, reclamando siempre trenes con nocturnidad, a porillo, cómodos y divertidos, hoy en litera superior, cabina mixta, tres abuelas encantadoras en las bajas, un paisano que se ha asustao por no saber sobre la ocupación y ha salio pitando mientras la yayas me han hecho casi mearme de risa, sin bicicleta, cargado de sentires y documentos recogidos en CONAMA9, rumbo a Barcelona, en movimiento con mínimas emisiones